Ir al contenido principal

¿Fa, es lejos en inglés y re, selvático animal?



¿Os acordáis de la película que incluye esta bella tonada? Si ya nos liábamos con el inglés, esta canción también nos jode el español.  Y no acaba ahí la cosa…realmente, ya empieza mal. En vez de poner el título de la película como es debido, el señor que se encargó de ¿traducir? El Sonido de la Música (título original en inglés), no se le ocurrió poner otra cosa que decir  ¿Y si ponemos Sonrisas y Lágrimas?  Y van y le hacen caso. Si la caga con el título ¿qué no se le ocurriría para joder todas las canciones también?  

Ahí te ves, hablando de cine con guiris y cambiando los títulos de las películas. Cuando me preguntaron unos amigos daneses si había visto The Sound of Music, yo les miré como las vacas al tren.  Ni idea de qué estaban hablando… hasta que me cantaron la cancioncilla y ahí estaba yo (presumiendo de saber de cine) y con mi mejor acento inglés de Carabanchel Bajo  (mucho más sofisticado que el Alto).  “Ah sí Smiles and tears!”. (No se os ocurra repetirlo si no queréis que se descojonen).

¿Y todo esto a qué viene?  Pues realmente no tiene mucha relación con lo que paso a relatar a continuación, o quizá un poco sí, pero sólo en parte.  El caso es que escuchando canciones viejunas en Spotify (según mi padre, el “putifai”), me he acordado de algunas en inglés que cantaba (o trataba de hacerlo) sin tener ni idea de lo que decían.  Ahora entiendo un poco más, pero tampoco mucho más, de lo que dicen.  De todas maneras hay algunas en español que tampoco las comprendo del todo (Georgie Dann, has hecho mucho daño, ¡mamón! Sólo tenéis que ver este ejemplo).  Os pongo la letra, no quiero torturaros con el vídeo.  



Pues eso, ¿Quién no ha cantado canciones en inglés diciendo únicamente forever and ever, “chugueder”?  También está el guachi, guachi, pero es menos sofisticado.  Cuando sabes lo que dicen, casi siempre te gustan menos.  ¿Habéis visto la letra traducida de alguna canción de los Beatles?  Aquí os dejo una.



Toma ya poesía. Y que conste que me encantan los Beatles, aunque no tanto como mi grupo preferido, los maravillosos Milli Vanilli (¡Qué voces! ¡Qué saber estar! ¡Qué sinvergüenzas!).  Estos son como la mayoría de nosotros al intentar cantar en inglés, mueves la boca, pero…  Al menos estos morenazos sabían bailar. Dentro vídeo, por si no os acordabais de ellos. 


Como iba diciendo, el Spotify te encuentra casi todo tipo de música. Hay hasta un concierto de El Fary en el Madison Square Garden con los “Airon Meiden”, o el álbum inédito de sevillanas de Leonard Cohen (con qué alegría canta el prenda) y no quiero olvidarme del disco de rancheras de Mick Jaeger.  Por cierto, si vais a buscar estos tesoros ya me los he bajado yo y seguro que ya no están. 

Al final Spotify es como el armario de la ropa.  Tienes mil camisas, camisetas, “jerseles” y 20 pantalones (si eres tía, son blusas.  ¡Qué palabra más horrorosa!), pero al final siempre te pones lo mismo.  Tienes toda la música a tu alcance, pero al final siempre escuchas las mismas canciones.  Sí, hasta esas que nunca confesarías que te gustan.  Las que no pondrías en el “radiocasete” del coche si vas acompañado.

Yo como soy un tío muy tolerante, respeto los gustos de todo el mundo.  ¿Habéis oído a alguien que diga que tiene mal gusto? Quitando a Pedro J. Ramírez y Agatha Ruiz de la Prada, claro está. En la música también, pero hay cosas que nunca pondría en las listas de mi “putifai”.  El heavy me resulta un poco cansino (tengo alergia al metal y esto es verídico), la Tuna (otros señores mayores con mallas y encima sólo tocan la pandereta y dan brincos), el Rap (hacer rimas mola, pero me gustó más el libro) y tampoco incluiría a los Secretos (para cosas tristes ya están los telediarios).

Las que siempre estarán en mis listas son “Chivirugüey” de los “Re Jot chili pepe” (cortesía de mi compañero Patri) 



Y por supuesto la versión búlgara del Ken Lee (sponsored by Carlos Arias, que me estará escuchando)
 



Bueno, chavales, después de este despliegue de canciones, inglés, putifay y otras hierbas, va siendo hora de cerrar el Chiringuito.

“Japy Niu Yiar”!  (que sepáis que está permitido felicitar el año hasta finales de enero, según fuentes bien informadas).

 

Comentarios

Publicar un comentario

¡Gracias por leer el blog y dejarme un comentario!

Entradas populares de este blog

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


Yo os maldigo, jodíos móviles

No sé si os acordáis de Charlton Heston en El Planeta de los Simios en la escena final, más cabreao que una mona y “maldijiendo” a todos. Pues yo igual, maldigo a los móviles, que tienen la culpa de todo lo que sucede. Antes no había teléfonos inteligentes, ni siquiera un poco listos, y no pasaba lo que está pasando ahora. Si no, cómo os explicáis, que haya llegado Trump a ser Presidente. Pues por los móviles.

Y no sólo lo digo yo. También lo dicen los programas de la tele, y los de la radio y en los artículos de revistas y periódicos (por si no lo recuerdas, son esas cosas que venden en las tiendas con hojas… las lechugas, no, lo otro).

Pues eso, que lo dice todo el mundo. Todo el día nada más que “de mirar” el móvil y no hacemos otras cosas, no como antes que hacíamos…. por ejemplo… Dejadme pensar y ahora vengo.

¿Si pruebo con poesía aunque sea sólo un día?

En el blog he escrito sobre muchos temas. 6 años dan para muchas chorradas.  Cosas que me ocurren, otras que me podrían haber ocurrido, alguna que otra invención, noticias, entrevistas de actualidad, temas candentes (que vete tú a saber qué significa candente… Es algo sobre cómo cocinar los espaguetis para que queden perfectos ¿No?).

Pero nunca he escrito poesía. Jamás. Never, ever. Ni en el blog, ni en un cuaderno, ni ná de ná. Ni siquiera en el cole cuando me gustaba una niña (que se llamara Carlota, no ayudaba en las rimas), o en las puertas de los baños cuando era adolescente, que es cuando se escriben poesías con sentimiento.

Alguna vez tenía que ser la primera. Así que vamos a intentarlo, pero eso sí, no pidáis virguerías… No esperéis sonetos, romances, o versos enciclopédicos (o como quiera que se llamen los versos)… Eso sí, también prometo que no voy a tirar de rimas fáciles, usando el número 5 o con agua Bezoya y partes del cuerpo masculinas.

Dejadme que utilice algunas licenc…

Las cosas de la edad

Hace unos años un grupo llamado Modestia Aparte, también conocido como “molestia, aparta”, “cantaba” una canción llamada Cosas de la Edad. Digo “cantaba” y en el vídeo vais a entender por qué. No os perdáis la actitud del público y la voz melodiosa del “cantante”.
El caso es que las “personas humanas” nunca estamos contentos con lo que tenemos. Y entre las cosas que tenemos está lo de la edad y sus cosas. Si tenemos mucha edad queremos tener menos. Cuando tenemos pocos años, queremos tener más. Llega un momento en el que no queremos cumplir más, que incluso nos quitamos años. Un lío, ¿no? A ver si os explico bien lo de las edades del hombre, la mujer, la temporada otoño-invierno… Vamos allá. Tres meses, dos semanas, un día y un desayuno En el principio no hay años. La edad se cuenta en días, luego pasamos a semanas, meses… Que parecen condenas de la cárcel. Hay tiernos infantes que tienen 124 semanas y como no seas experto en matemáticas, no sabes si sigue en la cuna o está a punto de cas…

Carta del Ministerio de Hacienda y otras 9 cosas que dan más miedo que Halloween

Ya os conté hace mucho, mucho tiempo, cosas sobre el Jalogüín, y cómo se había puesto de moda lo de que la gente se disfrazara de calabazas, te metieran un truco, y que los niños hicieran tratos… Quizá no sea exactamente así, pero ya sabéis a lo que me refiero.
Cuando en España no había McDonalds, sí amigos, éramos un país muy pobre, y las hamburguesas se llamaban filetes rusos (lo único ruso que nos dejaban hacer en aquel entonces), la noche de Halloween no había disfraces ni truco, ni trato, ni hostias. Y el día siguiente a llevar flores al cementerio. No me digáis que no da mucho más miedo que plantar tres telarañas y vestirte de bruja piruja (siempre quise escribir lo de bruja piruja todo junto).

Y es que no hace falta que sea Halloween ni que vengan los americanos a decirte cuándo pasar miedo. Como si no tuviéramos nosotros nuestras cosas para cagarnos por la pata abajo (en el extranjero no tienen una expresión que describa el terror mejor que esta). ¿Quieres ejemplos de cosas que…