Entradas

Espejito, espejito mágico

Imagen
¿Sabías cuantas veces nos miramos al espejo? Yo tampoco. Pero si dijéramos que más de 3, ya estaríamos acertando. Cada vez que nos limpiamos los dientes, como si no supiéramos que están en la boca. Cuando te peinas. Al hacerte un “seflie” (cuidadito con lo que se refleja en el espejo).
Hoy voy a dar a los espejos la importancia que se merecen. Y nada mejor que dejarles a ellos mismos que nos cuenten sus problemas. Demos paso a algunos de sus  representantes. Con ustedes los portavoces de la JODE (Junta Organizada de Espejos). El espejito del bolso
¡Qué mal nos ha tratado la vida moderna! Qué tiempos aquellos en los que siempre estábamos en el bolso junto a nuestro amigo el cepillo, un bolígrafo bic cristal que escribe normal, la agenda, la crema de manos, las gafas de sol, un chihuahua… ¿Y ahora? Ahora todo el día con el móvil, mirándoos en esa pantalla en la que salís muy malamente, trá, trá y nos habéis olvidado. Ya nos necesitaréis, ya…
Espejos de gimnasio Mañana, tarde, moche, fines de…

Andares, las Spice Girls y el crusaíto

Imagen
Hace unos días vi a las Spice Girls, a todas, y me acordé de uno de los motes más divertidos, e hijoputas, que he oído nunca. Tengo que aclarar que no me une ningún vínculo con ninguna de las cantantas. Las vi en la tele, que aquí hay que aclararlo todo. Hace mucho tiempo en una galaxia muy lejana había dos personas en la empresa en la que trabajaba. Había más gente, pero estos tenían una particularidad. Los dos eran cojos. Uno de la pierna derecha y otro de la izquierda. Palabrita del niño Jesús. A lo que vamos. Estos dos compañeros que iban juntos a todas partes eran conocidos como las Spice Girls por su cadencia armoniosa al caminar. Eso sí, cada uno por su lado para evitar accidentes. El cojo zurdo a la izquierda, y el diestro, a la derecha para no chocarse constantemente en su bamboleo, bambolea, porque mi vida yo la he aprendido a vivir así. También había muchas risas cuando iban juntos por un pasillo. Más de una vez se ha oído: “¡Cuidado con los extintores!”. Como sabéis, en nues…

Vamos a hablar del tiempo

Imagen
Con todas las cosas de las que hemos hablado (es un decir, porque aquí no hablo más que yo, que a veces pienso que sois muy tímidos), nunca habíamos dicho nada sobre el tiempo. Puede ser que no nos hayamos encontrado en ningún ascensor, que parece ser el foro más propicio para entablar una conversación sobre el tema. Aparte de para tener conversaciones en el ascensor, saber qué tiempo va a hacer es vital para saber que ponerte cuando salgas al espacio exterior (asomarte a la ventana no es siempre la mejor opción, aunque luego te pueda servir para ver a la chica de ayer y componer una canción). Otra utilidad muy útil, a la par que amena y divertida, es saber el tiempo que hace en sitios a los que no vas a ir nunca. Pero, aunque no vayas, es muy importante saber que a la Antártida no puedes ir sólo con unos pantalones cortos y con sandalias (aquí sí es preferible que sea con calcetines). Es posible ir, pero no es recomendable. Ni siquiera en verano a la hora de la siesta. Allí refresca. …

En todas partes cuecen habas

Imagen
En todos los países del mundo pasan cosas parecidas. Puede que tengan al hombre del saco, o a la chica de la curva. Lo que pasa es que está en otra curva diferente. En unos lugares la curva es a la izquierda, en otros a la derecha. Ya os digo yo que la chica no es de centro. Como ya os conté en episodios anteriores del Cigarrito, lo que viene siendo un previously, ahora vivo en Suiza. Ya os adelanté algunas cosas sobre CH, Chuiza, o Confederación Helvética (nada que ver con un equipo sevillano que empieza por Er y termina por Beti). A lo que vamos. Que en Suiza también cuecen habas, pero ellos lo dicen en otro idioma. Hierbenfaben en alemán, Hervelejudié en francés o Cucinandofagioli en italiano. (No os pongáis exquisitos con la traducción porque ya os adelanto que me las he inventado todas). Podrías pensar que aquí sólo hay gente de mucho dinero, comiendo queso y chocolate, haciendo relojes y subiendo montañas. También las bajan, que ahí arriba hace un frío que pela. Y no sólo hacen rel…