Entradas

En todas partes cuecen habas

Imagen
En todos los países del mundo pasan cosas parecidas. Puede que tengan al hombre del saco, o a la chica de la curva. Lo que pasa es que está en otra curva diferente. En unos lugares la curva es a la izquierda, en otros a la derecha. Ya os digo yo que la chica no es de centro. Como ya os conté en episodios anteriores del Cigarrito, lo que viene siendo un previously, ahora vivo en Suiza. Ya os adelanté algunas cosas sobre CH, Chuiza, o Confederación Helvética (nada que ver con un equipo sevillano que empieza por Er y termina por Beti). A lo que vamos. Que en Suiza también cuecen habas, pero ellos lo dicen en otro idioma. Hierbenfaben en alemán, Hervelejudié en francés o Cucinandofagioli en italiano. (No os pongáis exquisitos con la traducción porque ya os adelanto que me las he inventado todas). Podrías pensar que aquí sólo hay gente de mucho dinero, comiendo queso y chocolate, haciendo relojes y subiendo montañas. También las bajan, que ahí arriba hace un frío que pela. Y no sólo hacen rel…

La historia es terminable

Imagen
El título no tiene nada que ver con aquel libro de Michael Ende. O a lo mejor sí, porque cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia. ¡Cómo cambia la historia! Según quién te la cuente, las cosas pueden ser muy diferentes. Por ejemplo, a las perdices los finales felices no les hace ni puta gracia. En la mayoría de las historias hay guerras, ganadores, perdedores, buenos, malos, regulares, luces, sombras, gente con pocas luces, dragones… Y no todos ganan. Esto no es como después de las elecciones, que todos están contentos.
No tenía muy claro cómo titular este post. Historia interminable, terminable, exterminable… ¿Os imagináis un grupo de cucarachas contando su propia historia? “Tuvimos que enfrentarnos a muchos peligros. El mundo tal y como lo conocieron nuestros antepasados ya no es el mismo. Nuestros hermanos los escarabajos no sobrevivieron. Ni nuestras hermanas las mariquitas. Intentaron acabar con todas nosotras. A muchas nos arrancaron las dos patitas de atrás para qu…

Si pudieras o pudieses decidir

Imagen
Ya está bien de hablar de política y de políticos. Todo el día con lo mismo. En la radio, en la tele, los periódicos, en el feisbu, el tuister. Que si quieren exhumar a los catalanes, si Franco se quiere independizar, que ahora vamos al Brexit a votar… Ya está bien, hombre, ya está bien. Me encanta esta expresión. Nótese, que hay que remarcarlo. Para mostrar que estás hasta los ****** (es que no quería poner cojones, no vaya a ser que lo censuren) hay que repetir, lo de ya está bien. Así que hoy nada de política, vamos a jugar a un juego. Valga la redundancia. Vamos (me encanta este plural. Es como cuando en casa me dicen que tendríamos que tirar la basura. Ya sé que me toca a mí) a jugar a las elecciones. Que tú dirás: “¿Pues no habías dicho que no íbamos a hablar de política? ¿Otra vez elecciones?”. También es posible que no te lo hayas preguntado. Es probable que seas uno de esos locos que no habla solo, ni se monta películas. El juego es muy sencillo. Consiste en elegir una de las dos…

Ripit plis, por favor

Imagen
No sé si os habéis visto en la situación de estar en un lugar en el que no entiendes nada. No me refiero a un mitin de un partido político, sino en un sitio en el que no hablan tu idioma. Como en China, o por no irnos tan lejos, en Murcia. Y es que en el extranjero hablan raro. Incluso los que dicen que hablan tu idioma no lo hablan igual. No pronuncian bien las palabras. Las frases son diferentes. Tienen sonidos que nunca podrás pronunciar…. En el post de hoy os voy a contar algunas cosas que pasan cuando estás en un país en que no hablan (pobres, no tienen estudios), tu idioma . Follou me! Yo soy, buenos días Empecemos por el principio. Lo primero que te enseñan en cualquier idioma es a presentarte. Como si fueras a un casting de OT. Buenos días, me llamo Pepito o don José, y vengo a cantar Despacito. Y todo lo dices con mucha educación… Por favor, podría… Seguimos siendo muy educados. Todo se pide por favor, y se da las gracias. Los profesores son como tu madre cuando tenías tres años. …