Entradas

Rápido, siga a ese coche

Imagen
En “Mujeres al borde de un ataque de nervios”, el personaje que interpreta Carmen Maura se sube a un taxi y dice: “Siga a ese Taxi”. El taxista, que probablemente no sepa que está en una película, contesta. “Creía que eso sólo pasaba en las películas”. “¡Siga a ese taxi!”, “¿Hay algún médico en la sala?”, “¡Corta el cable rojo!”. “Tiene derecho a permanecer en silencio…” Hoy vamos a hablar de esas frases que, es muy probable que, en la vida real, no tengamos la posibilidad de decirlas. Que tampoco vengo yo a coartar tu libertad. Puedes decir estas frases y las que quieras. ¡Faltaría más! Hay gente que dice cosas más raras. Y en la tele… y no hace falta que sean políticos. Cosas de la democracia Siga a ese coche No me digas que no has tenido nunca la tentación de hacerlo en un taxi. Lo de pedir que sigan a un coche, me refiero. ¡Rápido! No le pierda. Y ese taxista raudo y veloz, pisando el acelerador mientras te dice, “ Le advierto que a estas horas el centro está fatal. En real

Como si fuera esta noche la primera vez

Imagen
Ya sé que la canción habla de la última vez. La bella tonada también hace referencia a besar, pero todavía no están las cosas para ir dando besos a Troche y Moche (que no sé quiénes son, aunque pudieran ser los primos de las hormigas de Pablo Motos) ni por primera, ni última vez. Tampoco os voy a hablar de sexo, que hay que guardar las distancias. En Madrid podemos tomar cañas después del curro y en Barcelona hacen orgias. Punto pa Barcelona. pic.twitter.com/hn62Td3vkj — Me llamo Mulo (@AbreCesar23) April 29, 2021 En el post de esta semana os quería hablar de las primeras veces. No tienes muy claro qué hacer, cómo comportarte, esto se mete por aquí, dónde hay que tocar para que funcione…. Siento decepcionaros, sigo sin hablar de orgías, ni manteniendo, ni sin mantener distancia…. Que ya me contaréis cómo lo haces en una orgía. A no ser qué… ¡Que no! ¡Que no hablo de orgías! ¿Cómo te sientes cuando utilizas por primera vez un teclado?   No sabes dónde están las letras, los númer

No sé si contesto

Imagen
Ahora tienes que estar a favor o en contra de algo. No te queda otra. La opción de no sabe, no contesta , no vale. Ni siquiera la de   no sé si contesto . Otra postura sería,   mejor no contesto, no sea que se sepa . Opinas “de que”: De que sí De que no No sepo no respondo Total paqué Rápido: playa o montaña, carne o pescado, rosa o azul, vegano o “inviegno”… Y todo hay que decidirlo en un santiamén. Por cierto, que santiamén es una medida de tiempo que habría que especificar. ¿Un segundo? ¿Cinco? Sin rima, por favor, que esto es muy serio y aún no te has decidido. ¡Contesta! Ojo, lo digo desde ya, NO ESTOY DICIENDO QUE NO OPINES. Opina, o no pines , lo que tú decidas. Lo que quiero decir es que no es necesario hacerlo. Eso también es libertad de opinión. No opinar es una opción válida y sobre todo cuando nos obligan hacerlo a toda leche (también es una medida de tiempo, incluso más corta que el santiamén). También nos podemos ir hacia al otro lado, que no tiene por qué se

Ventana, pasillo y un apartamento en Torrevieja

Imagen
Los que peináis canas, si os que os quedan canas, o pelos para peinar, recordaréis que el Apartamento en Torrevieja, Alicante, era uno de los regalos estrella en el Un, Dos Tres (programa de televisión. De la única televisión que había en España). También podía ser un Seat 124 con 4 puertas, que igual te servía para llegar al apartamento o para robar un banco con los colegas de el Vaquilla, alegre bandolero, o el Torete… Habían soltado todo el ganado en aquella época.   Los 80 fueron muy jodíos. Antes de seguir con mi exposición de señor mayor, también quiero aclarar que hace años había más de una tele en España. No es que todos estuviéramos juntos viendo la misma, que eso une mucho, quiero decir que sólo había una cadena. Con dos canales, eso sí. Ya te lo cuenta Sabina, cuando todavía tenía voz. A lo que voy, que siempre me lío. ¿No tenéis la sensación de que ahora las empresas venden de todo? Con Movistar tienes Internet, televisión, seguros de vida, de muerte, y un teléfono móvi

Julio César vente pa Madrid

Imagen
Pero vamos a ver Julio César, que has estado a 70 kilómetros de Madrid y no te has pasado ni a decir aquí estoy, ni un “guasap”, ni pasarte a tomar un café o una cerveza, con lo bien que tiran las cañas. Que igual no eres tú mucho de cervezas, de Whatssap o de salir por la noche. Es posible que tampoco te guste el café, pero estando tan cerquita, no darte una vuelta por Madrid, no está bien por muy Julio César que seas. Tampoco quiero yo provocar un incidente diplomático, pero está feo. Es posible que no sepáis de qué estoy hablando. Incluso que ni siquiera conozcáis a Julio César. Yo personalmente tampoco, pero ya os adelanto que no estoy hablando de ningún jugador brasileño que no ha querido fichar por algún equipo de Madrid. De hecho, ya hubo un futbolista que se llamaba así en el Real Madrid. Me estoy refiriendo al emperador Julio César. Que, en aquella época, en los 60 (A.C. antes del Aire Acondicionado), cuando se pasó por España, aún no era emperador, ni pez espada, siqui