Ir al contenido principal

Entradas

¿Y si los políticos se pasaran por Carabanchel?

Cuando empecé a escribir en el blog me propuse no hablar de ciertas cosas, como por ejemplo el fútbol, religión o política. Pero ya sabéis cómo son estas cosas, que la noche te confunde, y al final te hacen hablar aunque no quieras. De fútbol ya os he hablado alguna vez, de religión también un poquito, y hoy os voy a hablar sobre los políticos, no de todos, sólo de algunos. Prometo que termino rápido. ¿Vamos allá? No te duermas Ángela, que esto va también contigo.
Entradas recientes

Cosas que no sabías del italiano porque a lo mejor no todas son verdad

Que hablar italiano es “molto facile e divertente” está claro, sobre todo para los italianos. A ellos les sale natural, casi sin pensar. Aunque lo de hablar sin pensar no siempre sale bien. 

Pero vamos a lo que vamos, con el italiano. No, no sobre un señor en especial, sino al idioma. Y es que hay muchas cosas que quizá no sabías sobre el italiano. Algunas, puede, que no tengan un respaldo científico, o dicho de otro modo, me lo he inventado, pero otras son tan ciertas, como que los políticos se descojonan de nosotros.

Alora… Andiamo!

Que quiere decir, vamos tirando que si no, no empezamos nunca.

Los bancos: ¿Y si al final hay que quererlos?

Amiguitos, hoy vamos a hablar de los bancos. Son esos sitios en los que en las películas del oeste los malos entraban a robar con la cara tapada, llegaba el “cherif” cogía a los malos y los ponía entre rejas.

Las cosas han cambiado. Ni siquiera hace falta ir al banco, ahora vienen ellos a ti… y tampoco está tan claro quiénes son los malos, y si te defiende alguien.

Yo, que, de economía tengo conocimientos a nivel de usuario (es el nivel que se pone en los currículos para decir que tienes entre poca y nada idea del tema) tengo muchas dudas sobre los bancos… Más dudas que un disco de los Panchos.

A ver si entre todos podemos aclarar las dudas.

Stephen Hawking, Napoleón, Marco Polo y los del Chiringuito

Si no sabéis quiénes son los del Chiringuito, eso que ganáis. Si sólo sabéis quiénes son los del Chiringuito y no conocéis a Hawking, Napoleón y Marco Polo, puede que estéis en el blog equivocado. 

El resumen del Chiringuito, es que un montón de señores se ponen a hablar de fútbol, como en el bar, pero televisado, que eso no es lo grave. Lo peor es que hay gente que le interesa lo que dicen estos señores algo menos inteligentes que “Stifen Joaquin”.

Os voy a ahorrar un vídeo de los señores del Chiringuito o de los que hablan de fútbol en el bar, pero sí que vamos a dejarles un espacio para que nos describan a algunos personajes de la historia. 


Stephen Hawking
¿El de la silla eléctrica que habla? Pobre hombre. Se nos ha ido sin haber ganado ni un Goya, ni una medalla en los Juegos Olímpicos, ni nada… ¿Y este hombre qué méritos tiene? Hablar de los agujeros negros e investigar el universo. No, si para perder el tiempo sí que hay dinero. ¿A quién le importan los agujeros ni negros, ni blanc…

El día del hombre y otras cosas que no son necesarias

Una de mis películas favoritas, tiene una escena que podría servir para contestar a todos estos idiotas e “idiotos” (de cualquier sexo, raza y religión) que aún van por ahí con lo de ¿Para cuándo el día del hombre?”.
Con esto podría acabar el post y quedarme más a gusto que en brazos, pero soy como nuestro presidente del gobierno, que al final hace lo imposible y se lía.

Como ya habido gente con más conocimiento que yo explicando por qué era necesario que las mujeres se manifestaran y reivindicaran sus derechos el pasado 8 de marzo, vengo yo a decirte lo que no es necesario… Y esto vale para el 8, el 9, 13, 14, 15 y 16, todos iguales para mi seréis… Obsérvese (que quiere decir, que os fijéis), que hoy es Martes y 13. Dentro vídeo.


Y esta explicación que os debo os la doy después de la publicidad. Prometo que dura menos que las pausas de Antena 3.


Ya estamos de vuelta. Y ahora voy con lo que no es necesario.

El mundo es mucho mejor con estas palabras y frases

Ya sabéis que me gustan las palabras. No todas, que hay algunas feas y esas no se dicen. Y otras que tampoco se dicen son las palabras grandes, las palabrotas, pero esas no las digo porque me enseñaron de pequeño que está muy feo y claro, yo siempre hago caso.

Pero las bonitas hay que decirlas más. Incluso dedique un par de capítulos a algunas de mis palabras favoritas, de la A a la M, entre las que se encuentra birlibirloque, estupefacto y lepidóptero… y de la N a la Z. Algunos ejemplos son pepitoria, tiquismiquis, vesícula… Más bonitas que un cesto lleno de gatos.

Pero hay otras palabras que hacen que el mundo sea mucho mejor. He aquí un ejemplo.
Yo no he ido nunca a Nairobi, pero sí me he montado en una bici epiléptica en el “ginasio”.
Vamos con algunas de estas palabras que hacen que el mundo sea maravilloso.

Si es que te tienes que reír, aunque no tenga gracia

Quedarte sin pensión no es que sea un tema de mucha risión que digamos. Menos gracia que un guiri bailando flamenco o que el recibo de la luz. Lo que sí es para descojo esbozar una sonrisa, son las soluciones que han dado los señores que mandan.

¡Que ahorres! Si es que sois unos manirrotos, estáis gastando por encima de vuestras posibilidades. Y no sólo te dan solución, que ya es todo un detalle, sino que te dan diferentes alternativas. Y yo, que mando poco, también os voy a dar algunas ideas. No, no me deis las gracias. Es lo menos que puedo hacer por vosotros.

Eso sí, os tenéis que leer el post. Es el precio que tenéis que pagar.

Vamos con las ideas