Ir al contenido principal

El Efecto Ladilla


Cuando empecé con el blog mi idea principal era divertirme escribiendo, y si era posible, sacaros alguna sonrisa.  De momento, primera parte cumplida, me lo paso como un enano, y si además os reís, pues miel sobre hojuelas (toma topicazo y además ¿Qué coño son las hojuelas?), Como todo no va ser buen rollito, y además tampoco quiero que os dé un subidón de azúcar y me demandéis a las autoridades (cada vez menos competentes), hoy vamos a hablar sobre esas pequeñas cosas que nos cabrean sólo un poquito.
Personalmente hay muy pocas cosas que me enfaden, pero a medida que te haces mayor cada vez hay más actitudes, situaciones o cosas que te tocan los huevos que pasamos a llamar El Efecto Ladilla.  A este ritmo ya me veo en el próximo “rimeik” del “Muppet Show” como uno de los dos personajes de la imagen (el pelo ya lo voy teniendo igual).  


Como hay tantos efectos ladilla, como personas en el mundo mundial, vamos a hacer una pequeña selección y las dividiremos tal que así:

En casa 
  • 9 y media de la noche suena el teléfono fijo y te dicen: “¿Quién eres?” Contestas: ¿Y tú? Y cuelgan.
  • 21:32 vuelven a llamar, y ni siquiera te dan la opción de mandarles a tomar por saco. Ya han colgado.
  • Señores de Vodafone, Canal +, El Corte Inglés, Vomistar o cualquier otra empresa que tengas contratada que te llaman por teléfono para decirte que como eres buen cliente “de repente” (tal cual) te quieren hacer una oferta que no podrás rechazar.  Aquí es cuando te dan ganas de cortarle la cabeza a un caballo y metérselo entre las sábanas.
  • Te haces un bocadillo y lo que más te apetece es poner kétchup o mayonesa. Pues nunca hay. Sin “en cambio”, el día que no quieras ponerte nada, tendrás 20 botes y variedades de salsas para todo tipo de comida.
  • Tienes 200 canales de Televisión y no hay un programa que merezca la pena. Al final te sorprendes llorando por la muerte de una foca macho en un combate a muerte con el líder de la manada o viendo una competición de billar a tres bandas en Kazahstan (o como quiera que se escriba este país del demonio).
  • 12 de la noche. Estás muerto de sueño, tan cansado que te quedas sopinstant en el sofá.  A los 10 minutos te despiertas sobresaltado, te echas un cigarrito, te lavas los dientes y ya estás listo para otras 4 horas sin pegar ojo.  
  


En el espacio exterior
  • Cine con 1000 butacas y sólo 20 ocupadas.  Pues llega el listo y se sienta a tu lado.  ¿No tienes suficiente con 980 asientos libres?  ¿Y por qué siempre eres un tío y no una maciza? Iba a hacer lo mismo. NADA. Pero al menos si no te gusta la peli, te la montas tú solo (la peli, no a la maciza).
  • Vas a un restaurante. Lees la carta de postres y todo tiene una pinta cojonuda.  Al cabo de 10 minutos te decides por esa tarta de chocolate que has visto a la amable dama de cabellos plateados de la mesa de al lado, pero ¡Ay mísero de mí, ay infelice! Ya no les queda… ¡Así se atragante la vieja! 
  • ¡Qué limpio está el extranjero!  Es que los guiris (en su país) no tiran las cosas al suelo. La cantidad de papeleras es directamente proporcional al número de guarros.
  • Paso de cebra. Reduces la velocidad y dejas pasar a un grupo de chavales.  ¿No os joden esas personas que van más despacio y te miran directamente a los ojos como si estuvieras en un duelo a muerte en una peli del Oeste?  
  • Estás en el supermercado. Como siempre, no llevas carro, porque ¿para qué? Si sólo voy a comprar 200 kilos de cualquier cosa.  Cargado como un mulo con la bolsita reciclada del “carreflur” te diriges a la caja para efectuar el pago.  Siempre me adelanta una señora mayor que podría pasar perfectamente el casting de la tía de Norman Bates.  Cualquiera le dice nada, pero te toca la moral.
  • Uno de los efectos ladilla más irritantes es el de: “Huy, no te había visto, si no me dices nada, paso de largo”.  Mamón/a, llevas caminando de frente desde hace 10 minutos y ¿tienes que bajar la cabeza cuando te cruzas conmigo? La próxima vez paso de ti y… Nunca pasas porque eres una persona educada.
  • ¿No odiáis a los que bajan o suben las escaleras para no darte charleta en el ascensor?  Yo no. Ellos, se lo pierden. Tendríamos una conversación inolvidable de 1 minuto sobre la situación meteorológica. Quizá me enfada un poquito, pero no mucho. Pues no sé yo nada de líneas isobaras, sensación térmica, el anticiclón de las Azores y los Churrascos del Cantábrico. 
  • Entras a un baño público con la velocidad de quien tiene verdadera necesidad de miccionar.  Otro sale a la misma velocidad y te pegas el susto de tu vida.  Se te corta no sólo las ganas de mear, sino hasta la respiración. 
  • Vale, ya te has pegado el susto y has orinado (¿os dáis cuenta como manejo los sinónimos?).  Sales del baño y te cruzas con un tío que entra a toda leche.  ¿Dónde irá el cabrón con tanta prisa? ¿Pues no va y se asusta de verme? 
En el trabajo 

  • Estás terminando un documento Excel. Sabes que la fórmula está mal, pero no sabes cómo arreglarla. Pides ayuda y ese botón que se había ocultado durante más de una hora, aparece como por arte de magia cuando tu compañero se acerca al PC.
  • Vas al baño, te pegas el susto correspondiente al cruzarte con el compañero que te hace el relevo.  Haces aguas menores (I’m on fire! ¡otro sinónimo!). Vuelves, y el ordenador se ha reiniciado por la puta actualización de Güindows (El Sistema Operativo, al Ministro no hay quien le actualice, ni le desinstale).
  • El ordenador no arranca, haces mil pruebas, tocas todos los botones, hasta que alguien te dice con aire de superioridad ¿Lo has enchufado? Le miras con los ojos inyectados en sangre, y cuando estás a punto de decirle: “¿Tú te crees que soy imbécil?”, miras de reojo para ver el cable y respuesta afirmativa. Eres imbécil, no estaba enchufado.
  • Sales de la oficina y te cruzas con los de la empresa de enfrente. Nunca saludan y si pueden salen corriendo para no bajar contigo en el ascensor. Con el buen rato que podríamos pasar hablando del tiempo.
Seguro que hay mil cosas que te provocan el efecto ladilla, pero tampoco es cuestión de darle más bola de la necesaria.  Vamos a relajarnos, intentar no enfadarnos demasiado porque es uno de los propósitos del año que sí quiero cumplir (aunque no lo apunté y seguramente no pasa nada si no lo cumplo), y ya nos cabrearemos por las cosas que de verdad tienen importancia.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


Yo os maldigo, jodíos móviles

No sé si os acordáis de Charlton Heston en El Planeta de los Simios en la escena final, más cabreao que una mona y “maldijiendo” a todos. Pues yo igual, maldigo a los móviles, que tienen la culpa de todo lo que sucede. Antes no había teléfonos inteligentes, ni siquiera un poco listos, y no pasaba lo que está pasando ahora. Si no, cómo os explicáis, que haya llegado Trump a ser Presidente. Pues por los móviles.

Y no sólo lo digo yo. También lo dicen los programas de la tele, y los de la radio y en los artículos de revistas y periódicos (por si no lo recuerdas, son esas cosas que venden en las tiendas con hojas… las lechugas, no, lo otro).

Pues eso, que lo dice todo el mundo. Todo el día nada más que “de mirar” el móvil y no hacemos otras cosas, no como antes que hacíamos…. por ejemplo… Dejadme pensar y ahora vengo.

¿Si pruebo con poesía aunque sea sólo un día?

En el blog he escrito sobre muchos temas. 6 años dan para muchas chorradas.  Cosas que me ocurren, otras que me podrían haber ocurrido, alguna que otra invención, noticias, entrevistas de actualidad, temas candentes (que vete tú a saber qué significa candente… Es algo sobre cómo cocinar los espaguetis para que queden perfectos ¿No?).

Pero nunca he escrito poesía. Jamás. Never, ever. Ni en el blog, ni en un cuaderno, ni ná de ná. Ni siquiera en el cole cuando me gustaba una niña (que se llamara Carlota, no ayudaba en las rimas), o en las puertas de los baños cuando era adolescente, que es cuando se escriben poesías con sentimiento.

Alguna vez tenía que ser la primera. Así que vamos a intentarlo, pero eso sí, no pidáis virguerías… No esperéis sonetos, romances, o versos enciclopédicos (o como quiera que se llamen los versos)… Eso sí, también prometo que no voy a tirar de rimas fáciles, usando el número 5 o con agua Bezoya y partes del cuerpo masculinas.

Dejadme que utilice algunas licenc…

Las cosas de la edad

Hace unos años un grupo llamado Modestia Aparte, también conocido como “molestia, aparta”, “cantaba” una canción llamada Cosas de la Edad. Digo “cantaba” y en el vídeo vais a entender por qué. No os perdáis la actitud del público y la voz melodiosa del “cantante”.
El caso es que las “personas humanas” nunca estamos contentos con lo que tenemos. Y entre las cosas que tenemos está lo de la edad y sus cosas. Si tenemos mucha edad queremos tener menos. Cuando tenemos pocos años, queremos tener más. Llega un momento en el que no queremos cumplir más, que incluso nos quitamos años. Un lío, ¿no? A ver si os explico bien lo de las edades del hombre, la mujer, la temporada otoño-invierno… Vamos allá. Tres meses, dos semanas, un día y un desayuno En el principio no hay años. La edad se cuenta en días, luego pasamos a semanas, meses… Que parecen condenas de la cárcel. Hay tiernos infantes que tienen 124 semanas y como no seas experto en matemáticas, no sabes si sigue en la cuna o está a punto de cas…

Carta del Ministerio de Hacienda y otras 9 cosas que dan más miedo que Halloween

Ya os conté hace mucho, mucho tiempo, cosas sobre el Jalogüín, y cómo se había puesto de moda lo de que la gente se disfrazara de calabazas, te metieran un truco, y que los niños hicieran tratos… Quizá no sea exactamente así, pero ya sabéis a lo que me refiero.
Cuando en España no había McDonalds, sí amigos, éramos un país muy pobre, y las hamburguesas se llamaban filetes rusos (lo único ruso que nos dejaban hacer en aquel entonces), la noche de Halloween no había disfraces ni truco, ni trato, ni hostias. Y el día siguiente a llevar flores al cementerio. No me digáis que no da mucho más miedo que plantar tres telarañas y vestirte de bruja piruja (siempre quise escribir lo de bruja piruja todo junto).

Y es que no hace falta que sea Halloween ni que vengan los americanos a decirte cuándo pasar miedo. Como si no tuviéramos nosotros nuestras cosas para cagarnos por la pata abajo (en el extranjero no tienen una expresión que describa el terror mejor que esta). ¿Quieres ejemplos de cosas que…