Ir al contenido principal

20 años no es nada ¿seguro?


La letra de uno de los tangos más famosos de Carlos Gardel (sin buscar en San Google, ¿Alguien sabría decirme algún otro cantante de tangos? No me vale Calamaro, éste los destroza, ni Malevaje que son más de uno), dice, después de que sentiiiiiir que es un soplo la vida, que 20 años no es nada.  Para algunos los tangos son como las frases de Paulo Coelho (más sinvergüenza que Calatrava, el de los puentes), ejemplos a seguir, trozos de vida. ¡Pues no!  Aquí Gardel no tiene razón.  20 años es mucho, y la diferencia entre los 20 y los 40 es una burrada, excepto para Demi Moore, que le gustan los yogures recién hechos (no como al Ministro que se los come caducados). 

Ya sabéis que me gusta generalizar. No es bueno, pero me gusta, aunque sólo sea en el blog. Ya en la vida real no lo hago, pero como el blog es mio… Y es que es mucho más divertido jugar con los estereotipos.  Hay jóvenes de 40 años y viejos de 20. También hay tíos de 20 con más sentido común que uno de 80, pero vamos a lo que vamos.  

En  este post, nos centramos en las cosas que hacías o decías a los 20 y que ahora ni se te pasa por la cabeza volver a hacerlas. Habrá alguno que sí, y en ocasiones, echas de menos hacerlas, pero ni tienes el cuerpo, ni las ganas. Vamos allá. 

¿Pero qué me estás contando?
A los 20, todo lo que te diga un tío mayor (todo aquel que tenga 2 años más que tú, ya es un viejuno), será una chorrada y por defecto, será ignorado. A los 40, todo lo que te diga uno de 20, será una chorrada y por defecto, será ignorado.  No, no me he equivocado y se me ha ido la mano con el “copipeist”. Esto es así.

¿Que sabrá este mocoso sobre la vida?
Si a tus cuarenta años, viene un niñato de 20 (pongo en boca del cuarentón, lo de niñato), a explicarte algo nuevo, la reacción será: “Chaval, no tienes ni $%? idea de lo que estás hablando”.  Aunque el niñato sea doctor en física y te esté explicando la teoría de cuerdas, le mirarás con aire de superioridad, esbozarás una sonrisa irónica y le espetarás (que no es tirarle una sardina al careto facial, sino Decir a uno bruscamente algo que le sorprende o molesta). “¡Tú qué coño sabes de la vida!  La teoría de cuerdas es, quiero decir, es como si, pongamos como ejemplo el..” y te podrás tirar 20 minutos sin parar de decir chorradas para no dar tu brazo a torcer.

Pues yo me acuerdo de…
 Si uno de 40 empieza con esta frase, échate a temblar. Si es de más de 40, no tiembles, ¡huye! Al final terminará diciendo que todo esto (sea donde sea, incluso dentro del Estadio Santiago Bernabeu) era campo.  Si lo dice el de 20, el de 40 años, esbozará una sonrisa… y vuelve al párrafo anterior, lo del espeto y el coño y la teoría de cuerdas.

¿Y a esto lo llamas Música?
No lo intentes, nunca llegarás a un acuerdo. La música que os gusta, a los de 20 y a los de 40 no tendrá nada que ver.  ¿No os da un poco de vergüencita volver a escuchar grupos o canciones que escuchabas en vuestra juventud?  Bon Jovi (no me gustó ni antes, ni ahora), parece su propia madre, da un poco de grima. Ahora que todo está grabado, estoy esperando a que se avergüencen las crías de 20 años cuando vean el vídeo del concierto de la niña ésta del pelo corto que canta raro, sí hombre… Justin Bieber.

Tocan los Guachis and the Night en Kuala Lumpur
Allí te ves con 20 años, preparando tu viaje, lo más barato posible para poder ir al concierto de Los Guachis and the Night (no lo busquéis en la Wikipedia, se separaron hace tiempo y no fueron muy famosos, pero vuelven con sus “grites jis”). Ahora, si tocan cerca de casa, puedes dejar el coche al lado, y no es un sitio demasiado grande, te lo piensas 50 veces, antes de comprar las entradas.

¿Hay gente que va de vacaciones a un camping?
Con 20 años, con tal de salir de casa y librarte de tus padres, eres capaz de ir a un camping de vacaciones. Y cuanta más gente entre en la tienda de campaña, mejor.  Con 40 sólo irías si te participas en un programa de esos de Telecinco: “Conocidos por la Selva”, “Los Famosos se han perdido” o cualquiera similar, y sabes que te van a dar una pasta gansa, hagas lo que hagas. A los 20 vas de camping con 2 camisetas, un bañador y un pantalón largo (por si acaso).  A los 40 vas a un hotel, con dos maletas y un bañador (por si acaso). A los 20 llegas a Benidorm y ¡Jodó qué de p.m. cuánta gente, mooola!  A los 40 vas a Benidorm y “Coño, aquí hay demasiada gente”, y te vas a Calpe. 


¿Pero a mí qué me va a pasar?
A los 20 eres un superhéroe, o eso te crees. No te puede pasar nada, eres invencible (excepto si eres del Atleti, que lo aprendes rápido).  A los 40, sabes que te puedes caer y que en cualquier momento, te harás daño. Se te cae hasta el pelo que parecía tan bien agarrado, ¿no te vas a caer tú entero?

Si sólo son las 11.  ¿Las 11 ya?
Con 20 años, a las 11 estás vistiéndote para salir de marcha.  Con 40, te estás poniendo el pijama para ir a la cama.  Vale que hay gente que sigue saliendo, pero los bomberos, enfermeras y el resto de trabajadores a turnos, no cuentan.

¿Que me parezco a quién? 
A los 40 ya tienes claro que vas a ser igual que tu padre o tu madre. No sólo físicamente, que también, sino en la forma de reaccionar y comportarte. Si a uno de 20 le dicen que, no tardando mucho, será igual que esos señores mayores que le hacen la vida imposible… A los 40 te sorprendes dando consejos (que los jóvenes obviarán) como los que te daban tus padres, a los de 20, volverán al primer punto de qué me estás contando.

El garito estaba hasta arriba
Según quién lo diga es bueno o malo.  Con 20 años lo que quieres es ir a un sitio que haya mucha gente (la cola del paro, no vale). A los 40 pagarías por no ir a ese mismo sitio e ir a aquella sala de fiestas (mis padres siguen diciéndolo y me mola la expresión) en la que había música tranquila y se podía hablar.  Como dice mi amigo Jose Miguel, a los 20 botellón y a los 40 botellín (y uno solo porque al segundo no llegas).

¡Pero qué ropa llevan!
Da igual que hablemos de la actualidad (los de los pantalones cagaos), en los 80 (aquellos calentadores de lana (parecían la Gallina Caponata)… Los de 20 nunca se pondrían la ropa de los cuarentones (fuera de la temporada de Carnaval). Eso sí, tienen que pasar dos generaciones para lo que se llevaba hace 40 años, se vuelva a poner de moda, y las niñas irán vestidas como iban sus abuelas (de ahí que haya tanto viejo verde).


¿Veis como Gardel se equivocaba? Y es que no hay que creerse todo lo que digan las canciones, ni al que os diga “pues todo esto antes era campo”.

Y si no conocías la canción, o quieres volver a escucharla, aquí te dejo el vídeo de Don Carlos (y sí, es más viejo que yo, que al final alguno dirá que es de mi quinta :-))


Comentarios

  1. Una delicia, como siempre, leerte Javier. Y hablando de "otros" cantantes de tango, y aunque su abanico musical es infinitamente más amplio, no dejes de escuchar a mi adorada Nacha Guevara y su "Cambalache". Es antológico...
    Besotes gordos.
    Isabel

    ResponderEliminar
  2. ¡Gracias Isabel! La verdad es que me encanta el tango. Conozco poco (mea culpa), pero a Nacha Guevara, si que me gusta.

    Me encanta que disfrutes con el blog. Ya me ha dicho Tavy que eres una fan incondicional. ¡Gracias!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Gracias por leer el blog y dejarme un comentario!

Entradas populares de este blog

Yo os maldigo, jodíos móviles

No sé si os acordáis de Charlton Heston en El Planeta de los Simios en la escena final, más cabreao que una mona y “maldijiendo” a todos. Pues yo igual, maldigo a los móviles, que tienen la culpa de todo lo que sucede. Antes no había teléfonos inteligentes, ni siquiera un poco listos, y no pasaba lo que está pasando ahora. Si no, cómo os explicáis, que haya llegado Trump a ser Presidente. Pues por los móviles.

Y no sólo lo digo yo. También lo dicen los programas de la tele, y los de la radio y en los artículos de revistas y periódicos (por si no lo recuerdas, son esas cosas que venden en las tiendas con hojas… las lechugas, no, lo otro).

Pues eso, que lo dice todo el mundo. Todo el día nada más que “de mirar” el móvil y no hacemos otras cosas, no como antes que hacíamos…. por ejemplo… Dejadme pensar y ahora vengo.

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


Perrerías y otras putadas que les hacemos a los animales

Una perrería no es dónde se venden perros, sino algo que se hace con maldad, jugarreta (bonita palabra también, suena como un jugador de la Real Sociedad o del Alavés). Aunque vender perros también está muy feo.  Estamos de acuerdo ¿No?


A todos nos gustan mucho los animales pero os voy a dar algunos ejemplos de lo malamente que nos portamos con ellos, y no sólo nosotros sino también la madre naturaleza, que a veces se pasa un poco. 

13 cosas que pasan en las películas de miedo

Seguro que vosotros sí que os habíais dado cuenta de que en las películas de miedo, (horror movies que dicen en inglés, y que tampoco es que sean tan horrorosas) pasan siempre las mismas cosas. También podríais decir que en casi todas las películas pasan las mismas cosas. Estamos de acuerdo que en todos los géneros cinematográficos hay elementos comunes. En las pelis del oeste, la gente está en el oeste y los indios casi siempre llevan las de perder. En las bélicas la gente suele estar en guerra y de nuevo, casi siempre ganan los americanos. En las de acción salen actores con muchos músculos. En realidad tienen los mismos músculos que el resto de la gente, pero se les nota que se apuntaron al gimnasio y además van a menudo. Las musicales se caracterizan porque la gente en cuanto tiene ocasión se pone a cantar y a bailar. En los dramas, sin embargo, la gente no está de humor y bailan poco. Luego hay películas de género tonto, pero ahí no me voy a meter. Pero como acabamos de pasar de pa…

¿Has visto las noticias? ¿Las de dónde?

Según el mundo en el que vivas puede que las noticias más importantes sean que Cristiano Ronaldo se ha “enfurruñao” con sus compañeros. O que Isabel Pantoja sale de la cárcel. Que a Paquirrín, Pantojín Jr,  habría que meterle en la cárcel por la música que hace, y que la próxima semana seguiremos hablando del gobierno.


Pero en otros mundos, que también los hay, no saben si Paquirrín es el próximo Presidente. Si les dicen que Cristiano Ronaldo está en la cárcel, no sabrán de quién le hablamos y no les extrañaría que Pantoja fuera la máxima goleadora de la liga de fútbol, o participará en las próximas Olimpiadas o si se ha “enfurruñao”.

Las noticias que, como ahora se dice, hacen arder las redes, puede que no merezcan ni una línea en “The Country” (El País en Estados Unidos) o un comentario en “The Reason” (La Razón de UK)y ni siquiera dirán nada en “Antenna Three” de Australia. Mejor te cuento algunos ejemplos