Ir al contenido principal

20 años no es nada ¿seguro?


La letra de uno de los tangos más famosos de Carlos Gardel (sin buscar en San Google, ¿Alguien sabría decirme algún otro cantante de tangos? No me vale Calamaro, éste los destroza, ni Malevaje que son más de uno), dice, después de que sentiiiiiir que es un soplo la vida, que 20 años no es nada.  Para algunos los tangos son como las frases de Paulo Coelho (más sinvergüenza que Calatrava, el de los puentes), ejemplos a seguir, trozos de vida. ¡Pues no!  Aquí Gardel no tiene razón.  20 años es mucho, y la diferencia entre los 20 y los 40 es una burrada, excepto para Demi Moore, que le gustan los yogures recién hechos (no como al Ministro que se los come caducados). 

Ya sabéis que me gusta generalizar. No es bueno, pero me gusta, aunque sólo sea en el blog. Ya en la vida real no lo hago, pero como el blog es mio… Y es que es mucho más divertido jugar con los estereotipos.  Hay jóvenes de 40 años y viejos de 20. También hay tíos de 20 con más sentido común que uno de 80, pero vamos a lo que vamos.  

En  este post, nos centramos en las cosas que hacías o decías a los 20 y que ahora ni se te pasa por la cabeza volver a hacerlas. Habrá alguno que sí, y en ocasiones, echas de menos hacerlas, pero ni tienes el cuerpo, ni las ganas. Vamos allá. 

¿Pero qué me estás contando?
A los 20, todo lo que te diga un tío mayor (todo aquel que tenga 2 años más que tú, ya es un viejuno), será una chorrada y por defecto, será ignorado. A los 40, todo lo que te diga uno de 20, será una chorrada y por defecto, será ignorado.  No, no me he equivocado y se me ha ido la mano con el “copipeist”. Esto es así.

¿Que sabrá este mocoso sobre la vida?
Si a tus cuarenta años, viene un niñato de 20 (pongo en boca del cuarentón, lo de niñato), a explicarte algo nuevo, la reacción será: “Chaval, no tienes ni $%? idea de lo que estás hablando”.  Aunque el niñato sea doctor en física y te esté explicando la teoría de cuerdas, le mirarás con aire de superioridad, esbozarás una sonrisa irónica y le espetarás (que no es tirarle una sardina al careto facial, sino Decir a uno bruscamente algo que le sorprende o molesta). “¡Tú qué coño sabes de la vida!  La teoría de cuerdas es, quiero decir, es como si, pongamos como ejemplo el..” y te podrás tirar 20 minutos sin parar de decir chorradas para no dar tu brazo a torcer.

Pues yo me acuerdo de…
 Si uno de 40 empieza con esta frase, échate a temblar. Si es de más de 40, no tiembles, ¡huye! Al final terminará diciendo que todo esto (sea donde sea, incluso dentro del Estadio Santiago Bernabeu) era campo.  Si lo dice el de 20, el de 40 años, esbozará una sonrisa… y vuelve al párrafo anterior, lo del espeto y el coño y la teoría de cuerdas.

¿Y a esto lo llamas Música?
No lo intentes, nunca llegarás a un acuerdo. La música que os gusta, a los de 20 y a los de 40 no tendrá nada que ver.  ¿No os da un poco de vergüencita volver a escuchar grupos o canciones que escuchabas en vuestra juventud?  Bon Jovi (no me gustó ni antes, ni ahora), parece su propia madre, da un poco de grima. Ahora que todo está grabado, estoy esperando a que se avergüencen las crías de 20 años cuando vean el vídeo del concierto de la niña ésta del pelo corto que canta raro, sí hombre… Justin Bieber.

Tocan los Guachis and the Night en Kuala Lumpur
Allí te ves con 20 años, preparando tu viaje, lo más barato posible para poder ir al concierto de Los Guachis and the Night (no lo busquéis en la Wikipedia, se separaron hace tiempo y no fueron muy famosos, pero vuelven con sus “grites jis”). Ahora, si tocan cerca de casa, puedes dejar el coche al lado, y no es un sitio demasiado grande, te lo piensas 50 veces, antes de comprar las entradas.

¿Hay gente que va de vacaciones a un camping?
Con 20 años, con tal de salir de casa y librarte de tus padres, eres capaz de ir a un camping de vacaciones. Y cuanta más gente entre en la tienda de campaña, mejor.  Con 40 sólo irías si te participas en un programa de esos de Telecinco: “Conocidos por la Selva”, “Los Famosos se han perdido” o cualquiera similar, y sabes que te van a dar una pasta gansa, hagas lo que hagas. A los 20 vas de camping con 2 camisetas, un bañador y un pantalón largo (por si acaso).  A los 40 vas a un hotel, con dos maletas y un bañador (por si acaso). A los 20 llegas a Benidorm y ¡Jodó qué de p.m. cuánta gente, mooola!  A los 40 vas a Benidorm y “Coño, aquí hay demasiada gente”, y te vas a Calpe. 


¿Pero a mí qué me va a pasar?
A los 20 eres un superhéroe, o eso te crees. No te puede pasar nada, eres invencible (excepto si eres del Atleti, que lo aprendes rápido).  A los 40, sabes que te puedes caer y que en cualquier momento, te harás daño. Se te cae hasta el pelo que parecía tan bien agarrado, ¿no te vas a caer tú entero?

Si sólo son las 11.  ¿Las 11 ya?
Con 20 años, a las 11 estás vistiéndote para salir de marcha.  Con 40, te estás poniendo el pijama para ir a la cama.  Vale que hay gente que sigue saliendo, pero los bomberos, enfermeras y el resto de trabajadores a turnos, no cuentan.

¿Que me parezco a quién? 
A los 40 ya tienes claro que vas a ser igual que tu padre o tu madre. No sólo físicamente, que también, sino en la forma de reaccionar y comportarte. Si a uno de 20 le dicen que, no tardando mucho, será igual que esos señores mayores que le hacen la vida imposible… A los 40 te sorprendes dando consejos (que los jóvenes obviarán) como los que te daban tus padres, a los de 20, volverán al primer punto de qué me estás contando.

El garito estaba hasta arriba
Según quién lo diga es bueno o malo.  Con 20 años lo que quieres es ir a un sitio que haya mucha gente (la cola del paro, no vale). A los 40 pagarías por no ir a ese mismo sitio e ir a aquella sala de fiestas (mis padres siguen diciéndolo y me mola la expresión) en la que había música tranquila y se podía hablar.  Como dice mi amigo Jose Miguel, a los 20 botellón y a los 40 botellín (y uno solo porque al segundo no llegas).

¡Pero qué ropa llevan!
Da igual que hablemos de la actualidad (los de los pantalones cagaos), en los 80 (aquellos calentadores de lana (parecían la Gallina Caponata)… Los de 20 nunca se pondrían la ropa de los cuarentones (fuera de la temporada de Carnaval). Eso sí, tienen que pasar dos generaciones para lo que se llevaba hace 40 años, se vuelva a poner de moda, y las niñas irán vestidas como iban sus abuelas (de ahí que haya tanto viejo verde).


¿Veis como Gardel se equivocaba? Y es que no hay que creerse todo lo que digan las canciones, ni al que os diga “pues todo esto antes era campo”.

Y si no conocías la canción, o quieres volver a escucharla, aquí te dejo el vídeo de Don Carlos (y sí, es más viejo que yo, que al final alguno dirá que es de mi quinta :-))


Comentarios

  1. Una delicia, como siempre, leerte Javier. Y hablando de "otros" cantantes de tango, y aunque su abanico musical es infinitamente más amplio, no dejes de escuchar a mi adorada Nacha Guevara y su "Cambalache". Es antológico...
    Besotes gordos.
    Isabel

    ResponderEliminar
  2. ¡Gracias Isabel! La verdad es que me encanta el tango. Conozco poco (mea culpa), pero a Nacha Guevara, si que me gusta.

    Me encanta que disfrutes con el blog. Ya me ha dicho Tavy que eres una fan incondicional. ¡Gracias!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Gracias por leer el blog y dejarme un comentario!

Entradas populares de este blog

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


¿Has visto las noticias? ¿Las de dónde?

Según el mundo en el que vivas puede que las noticias más importantes sean que Cristiano Ronaldo se ha “enfurruñao” con sus compañeros. O que Isabel Pantoja sale de la cárcel. Que a Paquirrín, Pantojín Jr,  habría que meterle en la cárcel por la música que hace, y que la próxima semana seguiremos hablando del gobierno.


Pero en otros mundos, que también los hay, no saben si Paquirrín es el próximo Presidente. Si les dicen que Cristiano Ronaldo está en la cárcel, no sabrán de quién le hablamos y no les extrañaría que Pantoja fuera la máxima goleadora de la liga de fútbol, o participará en las próximas Olimpiadas o si se ha “enfurruñao”.

Las noticias que, como ahora se dice, hacen arder las redes, puede que no merezcan ni una línea en “The Country” (El País en Estados Unidos) o un comentario en “The Reason” (La Razón de UK)y ni siquiera dirán nada en “Antenna Three” de Australia. Mejor te cuento algunos ejemplos

¡Qué haríamos sin vosotras! 10 cosas que existen gracias a las mujeres

¡Menuda historia! ¡Qué injusta ha sido con las mujeres! Los historiadores venga a hablar de señores que han hecho poco, tirando a nada. Por ejemplo, la de reyes que hay en los libros de historia. Todos con el mismo nombre, pero con su numerito (como las señoras mayores en el mercado… cuando no se cuelan). Felipe I, II, III, VI (el del Atleti Ortiz) y González (no es rey pero vive mejor que ellos), o Papas... Hay hasta 16 Benedictos y 23 Juanes... ¿Y las mujeres qué? ¿Cuántas Juanas famosas hay? Sólo dos. Una que terminó loca del todo y la otra, la del arco (y sin flechas), quemada en la hoguera. Qué malamente se portan con las mujeres.

Como os iba diciendo, no se ha dado importancia al papel de la mujer en la historia. Han pasado de vosotras completamente. Si no fuera por las mujeres, el mundo sería muy distinto. Y no es sólo con vuestro papel de madres, que también. Es mucho más que eso. Y como alcalde vuestro que soy, os voy a dar la explicación que os debo.


Imaginad por un momento qu…

Cosas de los americanos

Según los americanos muy americanos, el resto de americanos deberían irse fuera de América… Aunque los otros sean más americanos y desde hace mucho más tiempo.
A ver si me explico. En el post de hoy os voy a contar cosas de los americanos de Estados Unidos. No de todos y cada uno de ellos porque sería un post larguísimo y tampoco los conozco a todos. En mi defensa tengo que decir que tenerlos a todos de amigos de Facebook no sería muy práctico… Roberto Carlos, el que no jugaba al fútbol, decía que quería tener un millón de amigos, pero es que 300 millones (4 mil billones, según los organizadores), ya me parecen muchos para invitarles a un cumpleaños.
A pesar de no conocerlos a todos, me voy a arriesgar y os voy a contar algunas cosas sobre ellos.
Son grandes Muy grandes. Muchos de ellos son 3D. Alto, ancho y más anchos. Por eso necesitan esos coches tamaño autobús. Como tuvieran que aparcar en Toledo con un coche de los suyos, iban listos. Y es que no son mucho de andar, ni de hacer ejerc…

Vuelve la vuelta al cole

Quizá el título no lo aprobarían en un periódico serio. También es verdad que cada vez quedan menos periódicos serios. Realmente,  tampoco es que haya demasiados periódicos y es mejor no tomarse las cosas demasiado en serio.
El caso es que estamos otra vez con la vuelta al cole. Cualquier producto es bueno para aprovechar la idea. Aquí no tenemos muy claro cuál es el público potencial. ¿Los padres? ¿Los profesores? ¿Los tiernos infantes? El caso, es que no está mal de precio.


Hoy vamos a hablar de las cosas que pasan cada vez que nos referimos a la vuelta al cole. Es como la vuelta a España. Tiene cuestas, gente sufriendo, uniformes… pero aquí no te puedes echar la siesta como cuando ves el ciclismo.

10 superpoderes que me gustaría tener

Hace tiempo os decía que no me gustan los superhéroes. Sigo en mis trece. No me gustan. Ni ellos, ni sus películas, ni sus series de televisión, ni los cómiz (sí, lo escribo como suena, ¿qué pasa?), ni sus trajes, ni sus problemas y movidas. Que todos tenemos problemas y no vamos disfrazados de mamarrachos por la calle… ¿o sí?

Sinencambio (también se escribe como suena… mal, pero así suena), sí me gustaría tener algunos de sus superpoderes. Y no, seguro que no acertáis con mis preferidos.
Estoy convencido de que todo el mundo diría que le gustaría volar (pues no hace frío arriba), o ser invisible (y nada más que los utilizaríais para hacer maldades o ver a la gente sin ropa ni nada) o tener la fuerza de los mares, o el ímpetu del viento (creo que me estoy confundiendo de canción).

¿Quieres saber qué superpoderes me pido? Vamos allá.