Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de 2018

Bares, qué lugares, para echar de menos

Una de las cosas que echas de menos cuando sales de España son sus bares. Que no es que no hayan puesto sitios en el extranjero para tomar un café, o una cerveza con los amigos, pero no hay torreznos, ni señores leyendo el Marca, ni otras muchas cosas que echas de menos de los bares, qué lugares, tan gratos para conversar. Yo soy un poco como los señores de la canción, que también me gustan los bares. Calor, amor y bar. Deben ser las primeras palabras que aprenden los guiris. ¿Dónde mejor que un bar para practicar la frase preferida de los señores que vienen del extranjero a un país en el que se hable español? “Dous cervezas” por favor. Hace poco entré a tomar un café en uno de esos bares típicos, de los de toda la vida. Un bar al “azahar”. Sólo quería que hubiera café… y me di cuenta que hay mucho más que café, y que los echo de menos más de lo que yo creía. Hoy te cuento por qué los echo de menos.

Papeleo, Internez y la madre que parió a los formularios

Vamos a empezar como si fuera un monólogo de un cómico. El otro día (tomando el otro día por cualquier momento que oscile entre ayer y otro día de la historia de la humanidad) tuve que ir a arreglar papeles.

Bonita expresión lo de arreglar papeles. Parece que los papeles se me habían roto, que no funcionaran. O que tuviera que darles con el destornillador de estrella (el plano no funciona para estos casos). Cuando decimos arreglar, queremos decir renovar, pagar, domiciliar… todas estas acciones que nos encanta hacer a todo el mundo. Tanto como madrugar para ir al dentista, o chupar una lija al mediodía en agosto… en Sevilla.

Hoy voy a contarte algunas cosas que pasan cuando estás papeleando. Seguro que la RAE no recoge este término, porque ya sabemos que está lleno de señores que no les gusta recoger cosas nuevas, ni viejas, que lo tienen todo perdido. Vamos que me lío y no quiero cabrear a Pérez Reverte... aunque igual ya venía enfadado de serie.

Vamos al papeleo.

Roma, la ciudad en la que te eternizas

Si alguna vez te has preguntado por qué llaman a Roma la ciudad eterna, ya te lo digo yo, porque te puedes tirar horas esperando. Esperas para ver un monumento, entrar en un museo, hacerte una foto sin que haya otros dos millones de personas con el palo selfie a tu alrededor, comer en un sitio decente, pedir un helado… Es el precio de la fama, yla fama cuesta, y aquí es dónde vais a empezar a pagar (una pasta por cierto). Y ahora que ya sabéis lo de la ciudad eterna, la fama y demás zarandajas (qué me gusta la palabra zarandaja… no para ponérsela a una persona, pero por ejemplo a una ensalada, o a una tienda de chuches, o a un pueblo con pocos habitantes), os voy a contar cosas sobre Roma. Sube que te llevo. 

Turistas Go Home! O cosas que hacen los turistas

Me vais a perdonar que el post de esta semana sea un poco más tarde… pero es que he estado turisteando. Lo bueno es que así me ha dado tiempo para sacar algunas ideas para éste y próximos posts. Me perdonáis ¿Verdad? No es que odie a los turistas. Al fin y al cabo todos somos turistas en algún momento. Y cuando somos turistas somos un poco odiosos. Sí, tú también. Aunque no lo creas. Ahora viene la parte en la que me explico. Si estáis esperando una explicación razonada y con sentido común, no es el sitio. ¿No le pedís explicaciones a los políticos, a los que pagamos entre todos, y venís aquí a reclamar que esto es todo gratis?¡Pues eso! Hay muchas razones para decir que los turistas somos odiosos. No es nada personal, lo somos. Da igual que seamos españoles, chinos, rusos o franceses. Bueno si son franceses, igual son un poco más odiosos, pero es que vienen con el odio de serie, aunque no sean turistas. A lo que vamos. Cosas que hacemos los turistas cuando no estamos en casa, que es una …

El sol: ¿Por qué? Relación si la hubiera…

Seguro que muchos recordáis el examen sobre las ingles en Amanece que no es poco. Yo no os voy a hacer ningún examen ni tampoco voy a hablar de ingles, ni de las brasileñas, ni de idiomas. Voy a hablar del sol.

Algunos ya sabréis que vivo en Irlanda. Ese país en el que fabrican la lluvia, y luego la exportan para el resto del mundo. Aquí se llenan las botellas de agua para el extranjero… y ellos se beben la cerveza.

¿Y qué tiene que ver Amanece que no es poco, Irlanda, la cerveza y el sol?

¿Y si los políticos se pasaran por Carabanchel?

Cuando empecé a escribir en el blog me propuse no hablar de ciertas cosas, como por ejemplo el fútbol, religión o política. Pero ya sabéis cómo son estas cosas, que la noche te confunde, y al final te hacen hablar aunque no quieras. De fútbol ya os he hablado alguna vez, de religión también un poquito, y hoy os voy a hablar sobre los políticos, no de todos, sólo de algunos. Prometo que termino rápido. ¿Vamos allá? No te duermas Ángela, que esto va también contigo.

Cosas que no sabías del italiano porque a lo mejor no todas son verdad

Que hablar italiano es “molto facile e divertente” está claro, sobre todo para los italianos. A ellos les sale natural, casi sin pensar. Aunque lo de hablar sin pensar no siempre sale bien. 

Pero vamos a lo que vamos, con el italiano. No, no sobre un señor en especial, sino al idioma. Y es que hay muchas cosas que quizá no sabías sobre el italiano. Algunas, puede, que no tengan un respaldo científico, o dicho de otro modo, me lo he inventado, pero otras son tan ciertas, como que los políticos se descojonan de nosotros.

Alora… Andiamo!

Que quiere decir, vamos tirando que si no, no empezamos nunca.

Los bancos: ¿Y si al final hay que quererlos?

Amiguitos, hoy vamos a hablar de los bancos. Son esos sitios en los que en las películas del oeste los malos entraban a robar con la cara tapada, llegaba el “cherif” cogía a los malos y los ponía entre rejas.

Las cosas han cambiado. Ni siquiera hace falta ir al banco, ahora vienen ellos a ti… y tampoco está tan claro quiénes son los malos, y si te defiende alguien.

Yo, que, de economía tengo conocimientos a nivel de usuario (es el nivel que se pone en los currículos para decir que tienes entre poca y nada idea del tema) tengo muchas dudas sobre los bancos… Más dudas que un disco de los Panchos.

A ver si entre todos podemos aclarar las dudas.

Stephen Hawking, Napoleón, Marco Polo y los del Chiringuito

Si no sabéis quiénes son los del Chiringuito, eso que ganáis. Si sólo sabéis quiénes son los del Chiringuito y no conocéis a Hawking, Napoleón y Marco Polo, puede que estéis en el blog equivocado. 

El resumen del Chiringuito, es que un montón de señores se ponen a hablar de fútbol, como en el bar, pero televisado, que eso no es lo grave. Lo peor es que hay gente que le interesa lo que dicen estos señores algo menos inteligentes que “Stifen Joaquin”.

Os voy a ahorrar un vídeo de los señores del Chiringuito o de los que hablan de fútbol en el bar, pero sí que vamos a dejarles un espacio para que nos describan a algunos personajes de la historia. 


Stephen Hawking
¿El de la silla eléctrica que habla? Pobre hombre. Se nos ha ido sin haber ganado ni un Goya, ni una medalla en los Juegos Olímpicos, ni nada… ¿Y este hombre qué méritos tiene? Hablar de los agujeros negros e investigar el universo. No, si para perder el tiempo sí que hay dinero. ¿A quién le importan los agujeros ni negros, ni blanc…

El día del hombre y otras cosas que no son necesarias

Una de mis películas favoritas, tiene una escena que podría servir para contestar a todos estos idiotas e “idiotos” (de cualquier sexo, raza y religión) que aún van por ahí con lo de ¿Para cuándo el día del hombre?”.
Con esto podría acabar el post y quedarme más a gusto que en brazos, pero soy como nuestro presidente del gobierno, que al final hace lo imposible y se lía.

Como ya habido gente con más conocimiento que yo explicando por qué era necesario que las mujeres se manifestaran y reivindicaran sus derechos el pasado 8 de marzo, vengo yo a decirte lo que no es necesario… Y esto vale para el 8, el 9, 13, 14, 15 y 16, todos iguales para mi seréis… Obsérvese (que quiere decir, que os fijéis), que hoy es Martes y 13. Dentro vídeo.


Y esta explicación que os debo os la doy después de la publicidad. Prometo que dura menos que las pausas de Antena 3.


Ya estamos de vuelta. Y ahora voy con lo que no es necesario.

El mundo es mucho mejor con estas palabras y frases

Ya sabéis que me gustan las palabras. No todas, que hay algunas feas y esas no se dicen. Y otras que tampoco se dicen son las palabras grandes, las palabrotas, pero esas no las digo porque me enseñaron de pequeño que está muy feo y claro, yo siempre hago caso.

Pero las bonitas hay que decirlas más. Incluso dedique un par de capítulos a algunas de mis palabras favoritas, de la A a la M, entre las que se encuentra birlibirloque, estupefacto y lepidóptero… y de la N a la Z. Algunos ejemplos son pepitoria, tiquismiquis, vesícula… Más bonitas que un cesto lleno de gatos.

Pero hay otras palabras que hacen que el mundo sea mucho mejor. He aquí un ejemplo.
Yo no he ido nunca a Nairobi, pero sí me he montado en una bici epiléptica en el “ginasio”.
Vamos con algunas de estas palabras que hacen que el mundo sea maravilloso.

Si es que te tienes que reír, aunque no tenga gracia

Quedarte sin pensión no es que sea un tema de mucha risión que digamos. Menos gracia que un guiri bailando flamenco o que el recibo de la luz. Lo que sí es para descojo esbozar una sonrisa, son las soluciones que han dado los señores que mandan.

¡Que ahorres! Si es que sois unos manirrotos, estáis gastando por encima de vuestras posibilidades. Y no sólo te dan solución, que ya es todo un detalle, sino que te dan diferentes alternativas. Y yo, que mando poco, también os voy a dar algunas ideas. No, no me deis las gracias. Es lo menos que puedo hacer por vosotros.

Eso sí, os tenéis que leer el post. Es el precio que tenéis que pagar.

Vamos con las ideas

Juegos Olímpicos de invierno: ¿Por qué?

Se me agolpan las preguntas cuando veo a esas criaturas en la tele con el frío que hace. Me refiero a los Juegos de Invierno, no a los presentadores del tiempo cada vez que nieva, que también me hago preguntas. ¿Es que no se fían del muchacho cuando dice que hace frío y tienen que ponerle a punto de nieve?

Todo se podría resumir a ¿Por qué hay Juegos Olímpicos de Invierno? Es probable que no tengas sentimientos y te parezca bien que la juventud se dedique a pegar brincos en la nieve, y andar con “esquises” o trineos en mitad de la ventisca, expuestos a una gripe y ponerse enfermos. Que vale, que es mejor eso que la droga, pero es que algunos también se ponen jeringas con porros o fuman cafeína para ir más rápido patinando. O para no caerse.

En estilo le daría un menos 5, pero el mérito de no caerse y las calorías que ha gastado para mantenerse en pie…le damos un 8.5 en total.

Aquí te expongo mis razones para estar en contra de los Juegos Olímpicos Invernales de Invierno.

Manuales de instrucciones para hombres

Siento defraudar a los que esperabais que escribiera un manual de instrucción para saber cómo manejar a los hombres. Realmente tampoco hacen falta muchas instrucciones para eso. Somos muy simples.

La mayoría de los hombres no necesitan leer las instrucciones de ningún electrodoméstico. Quizá debería comenzar la frase otra vez. La mayoría de los hombres piensan que no necesitan leer las instrucciones de nada. Ni electrodoméstico, ni un coche, ni un “cobete”, ni nada. Que un tío llega a una nave espacial y da a cuatro botones y aquello comienza a funcionar. Y si no, le damos un par de golpes que así se arregla todo. Para eso somos hombres.

A pesar de que estoy seguro de que muchos no lo vais a leer, (de hecho ni siquiera un 0.0001 % de la población masculina leerá este post, lo que refuerza mi teoría), yo por si acaso os voy a contar algunos de los problemas que tenemos los hombres con las instrucciones. Parece mentira que os tenga que instruir.

Palabras equivocadas o que no significan lo que deberían

Creo que es momento para utilizar este blog para denunciar hechos que están sucediendo desde hace mucho tiempo y que nadie, repito NADIE, está haciendo nada para solucionarlo. (Léase con tono de indignación, como si te importara de verdad lo que estás leyendo)

Siempre he sido una persona que me ha gustado luchar contra la injusticia y espero que me apoyéis en este tema. Necesitamos acabar con cosas así. Como ya habréis visto en el título me gustaría convencer a una serie de palabras que reconsideren su actitud y que de una vez por todas, signifiquen lo que tienen que significar. ¿Quién está conmigo?



Espero que los señores y señoras de la RAE se tomen su trabajo con seriedad y tomen nota sobre lo que ya es un clamor en las redes (igual clamor es algo exagerado, pero hay que meterles presión).  


Estas son las palabras que deberían deponer su actitud y cambiar de significado

¿Si pruebo con poesía aunque sea sólo un día?

En el blog he escrito sobre muchos temas. 6 años dan para muchas chorradas.  Cosas que me ocurren, otras que me podrían haber ocurrido, alguna que otra invención, noticias, entrevistas de actualidad, temas candentes (que vete tú a saber qué significa candente… Es algo sobre cómo cocinar los espaguetis para que queden perfectos ¿No?).

Pero nunca he escrito poesía. Jamás. Never, ever. Ni en el blog, ni en un cuaderno, ni ná de ná. Ni siquiera en el cole cuando me gustaba una niña (que se llamara Carlota, no ayudaba en las rimas), o en las puertas de los baños cuando era adolescente, que es cuando se escriben poesías con sentimiento.

Alguna vez tenía que ser la primera. Así que vamos a intentarlo, pero eso sí, no pidáis virguerías… No esperéis sonetos, romances, o versos enciclopédicos (o como quiera que se llamen los versos)… Eso sí, también prometo que no voy a tirar de rimas fáciles, usando el número 5 o con agua Bezoya y partes del cuerpo masculinas.

Dejadme que utilice algunas licenc…