Ir al contenido principal

Sobre mí

Nací en el seno de una familia en mayo de 1968, aunque tengo poco de revolucionario.  Pasé mi infancia y media adolescencia en Carabanchel en unos años bastante chungos (finales de los 70, principios de los 80).  Ya sé, todos los de Carabanchel tenemos que decir que somos de allí. No es que me sienta ni más ni menos orgulloso, pero tengo muy buenos recuerdos de un barrio muy vivo, con muchos amigos, jugando al fútbol,  todo el día en la calle y pasándolo muy bien.

En 1985, me fui con mis padres y hermana a vivir a Tres Cantos (Madrid). Cuando llegué allí éramos sólo 2.000 habitantes y nos conocíamos todos.  Hasta 2010 he vivido allí, ahora estoy en Alcobendas, pero sigo yendo por este pueblo-ciudad, con todos los pros y contras de un pueblo grande o una ciudad pequeña, en la que ya viven más de 50.000 personas.

Estudié Ciencias Audiovisuales, o como se llamaba antes Imagen y Sonido. Quería ser director de cine (hacer la mejor película después de El Padrino) o guionista de series de TV (digamos que Farmacia de Guardia no me marcó demasiado, me gustaba más Cheers).  Empecé a escribir guiones con algunos amigos, pero o no eran suficientemente buenos o no dimos con la tecla. 

En 1995 me fui a Inglaterra a trabajar y estudiar para “perfeccionar” mi inglés.  Lo perfeccioné bastante, fui sin saber hablar casi nada y no entender un carajo y ahora, al menos puedo pedir una cerveza en un pub y que no me pongan un café.  También he estudiado en Los Angeles, para tratar de entender a los americanos… me refiero a su inglés, su forma de pensar , ya es otra cosa.

He trabajado en diferentes Departamentos de PR de empresas como Operama, ONCE y Panda Security. 

Entradas populares de este blog

La generación gominola o estos chicos no aguantan ná

Los jóvenes de ahora no aguantan nada. Son muy blandos. Cuando yo era joven… Y detrás de estas tres frases prepárate para escuchar toda clase de exageraciones variadas.  Aunque esto no es nuevo. Va pasando de generación en generación.

Ya lo decía Aristó…. ¿O era Platon? Bueno, algún señor con barbas, túnica y sandalias que decían cosas que te hacían pensar.¿Te imaginas a Rajoy de esa guisa diciendo cosas que hacen pensar? El caso es que…

Como ya tengo una edad en la que puedo decir eso de que la juventud de ahora …. (inserte cualquier queja en la línea de puntos), yo también voy a aportar mis reflexiones. 

Vamos allá

Carta del Ministerio de Hacienda y otras 9 cosas que dan más miedo que Halloween

Ya os conté hace mucho, mucho tiempo, cosas sobre el Jalogüín, y cómo se había puesto de moda lo de que la gente se disfrazara de calabazas, te metieran un truco, y que los niños hicieran tratos… Quizá no sea exactamente así, pero ya sabéis a lo que me refiero.
Cuando en España no había McDonalds, sí amigos, éramos un país muy pobre, y las hamburguesas se llamaban filetes rusos (lo único ruso que nos dejaban hacer en aquel entonces), la noche de Halloween no había disfraces ni truco, ni trato, ni hostias. Y el día siguiente a llevar flores al cementerio. No me digáis que no da mucho más miedo que plantar tres telarañas y vestirte de bruja piruja (siempre quise escribir lo de bruja piruja todo junto).

Y es que no hace falta que sea Halloween ni que vengan los americanos a decirte cuándo pasar miedo. Como si no tuviéramos nosotros nuestras cosas para cagarnos por la pata abajo (en el extranjero no tienen una expresión que describa el terror mejor que esta). ¿Quieres ejemplos de cosas que…

Empanaos sin fronteras

Antes de nada vamos con la definición de empanao. Es muy probable que seas uno de ellos y no lo sepas. Es como los zombis, que no lo saben, como no tienen televisión ni van al cine... O los cansinos, que no se dan cuenta que lo son. La RAE recoge empanada mental como confusión de ideas, pero no define el término empanao.

No es aquel que está recubierto de pan rallado y huevo antes de realizar una fritura con aceite o estas guarrerías que hacen algunos con la mantequilla. Seguimos hablando de la cocina y freír cosas, que ya os veo venir y empezáis a imaginar a gente usando mantequilla para…. Paro que si no os lo estábais imaginando, ya os doy ideas. El caso es que un empanao es el que no se entera, el que está distraído, que está más pallá que pacá (esta definición no es la más técnica, pero es la que más se acerca a la definición real).

Y hay empanaos en todas partes del mundo. Aquí no hay discriminación por sexo, raza, religión, credo o avemaría cuando serás mía. ¿Pero cómo reconocerl…