Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de julio, 2018

303, 1500, 27000

No es la contraseña de mi ordenador, ni los números de la lotería, ni las coordenadas para encontrar el mapa del tesoro. No tampoco es la dirección IP de ningún ordenador.
303 es el número de post que llevo escritos en el blog. Aproximadamente 1500 páginas en word y más de 27.000 palabras. También tengo que decir que algunas palabras las he repetido, no son todas diferentes. Aún tengo tiempo de llegar a utilizar todas las palabras del diccionario. Teniendo en cuenta que hay más de 80 mil en el diccionario. Cervantes, que tenía más tiempo libre que yo, porque no tenía Netflix, ni iba al gimnasio, ni iba de vacaciones, usó casi 23.000 palabras diferentes en el Quijote.

No sé cuántas palabras diferentes he usado yo, pero en cada post hay más o menos 900, y muchas letras. Eso sí, he utilizado desde la A hasta la Z, pasando por la h, que aunque sea muda, yo estoy siempre por la inclusión. Amiguitos, utilizad la h, “hos”, lo agradecerá. Cada post es de más o menos 5 páginas de Word, y todos en …

Santas y santos, el retorno

Previously (que es algo que dicen mucho en las series para hacer un resumen), en Un Cigarrito y a la Cama hablábamos sobre santos y santas. Algunos tan famosos como San Són, patrón de la canción ligera, San Griento, el de las películas de Tarantino, o San Seacabó, el último santo. También os contaba algunos detalles sobre Santa Lucía y cómo se hizo rica con una agencia de seguros y Santa Claus, también conocido como “maricrismas”. Pero hay más santas y santos, y me parecía injusto no hablar de ellos. Además, así os doy ideas por si estáis buscando nombre para vuestros hijos e hijas. Ya está bien de “Yesis” y de “Kevins”, que así no les va a quedar más remedio que participar en Gran Hermano 57 o en “Mujeres y hombres que comen berzas”. Y sin más “dilatación” comenzamos con los santos y santas. San Toral
Es el que les lleva la agenda al resto de santos; a los santos inocentes y a los que no son tan inocentes. Les recuerda cuando es su día, qué han hecho para llegar a ser santos…. Es como el…

Fulanito y menganito: Por trece razones

Las personas humanas, a diferencia de las que no son humanas, somos daltónicos. No vemos colores. Realmente vemos dos, blanco y negro. A veces sólo vemos nuestros colores, y nada más.

Después de estos momentos filosóficos patrocinados por esos señores que escriben frases para poner en las paredes (las frases, no a los señores, que igual también), os voy a contar la historia de fulanito y menganito Pues resulta de que (siempre quise comenzar una frase así) Fulanito y Menganito son amigos desde la infancia. Les gustan las mismas cosas, son “fanses” del mismo grupo de música, les encanta leer, juegan juntos en el mismo equipo de petanca, votan al mismo partido político, pero hay algo en lo que no se pueden poner de acuerdo. Han intentado acercar posiciones, pero imposible. Incluso han ido a hacer cursos de terapia de pareja. Fulanito trata de convencer a Menganito. Menganito le envía información sobre por qué Fulanito está equivocado, y discuten a todas horas. Nada, ninguno da su brazo a t…

Querida Tertulia, no eres tú, soy yo.

No me digáis que no es bonita la palabra tertulia. Algunos podréis decir que parece el nombre de una señora mayor de pueblo, la Tía Tertulia. Otros que suena a un plato de comida. Tertulia a la francesa, por poner un ejemplo. Realmente el nombre proviene de las reuniones para leer y discutir las obras de Tertuliano. Luego ya los tertulianos dejaron de leer y se han dedicado a discutir, casi siempre a gritos, y lo único que importa es quién chilla más rápido, más alto, más fuerte, como en las olimpiadas. Hubo un tiempo en que la gente hablaba para mostrar diferentes puntos de vista, opinar sobre temas interesantes, llegar a acuerdos… ¡Qué tiempos! Y la gente se hablaba con educación, se respetaban los turnos de palabra… Aquello era como una convención de los osos amorosos en el país de la piruleta. Pero todo cambió y os voy a contar algunas cosas que no me gustan de las tertulias, ni de los tertulianos, nanianos (siempre había querido usarlo en una frase). ¡Allá vamos! (prometo ser breve)…