Ir al contenido principal

Propósitos 2013


Antes de nada, ¡Feliz 2013!  

Por cierto, ¿Hasta cuándo se acepta lo de encontrarte con alguien,  hablar por teléfono o escribir un correo/whatsApp y felicitar el año? ¿A finales de enero? ¿Después de Semana Santa? ¿Cada vez que veas a alguien por primera vez desde que llegó el 2013 aunque sea noviembre? En serio, es un tema que me preocupa… en realidad no me importa, pero es por no parecer un antisocial.

Como todos los primeros días del año, todo el mundo tiene la lista de propósitos o como dicen los extranjeros de fuera, la resolution list (que viene a ser lo mismo, pero suena diferente). Los clásicos siempre tienen algo que ver con el gimnasio, el inglés y el tabaco. ¿Quién no ha pensado o incluso escrito “De este año no pasa, apunto a mi profesor de inglés a un gimnasio y aprendo a fumar”? (o algo parecido).


Fuente: @Yoriento

Todos los primeros de enero de todos los años, nos proponemos una serie de cosas, que al llegar diciembre casi nunca hemos cumplido. Han sacado aplicaciones para hacer un seguimiento de lo que te has propuesto.  Yo creo que es mejor no apuntarlo en ningún sitio para no tener la obligación de volver a verlo y no deprimirnos. ¿He dejado de fumar? No ¿Mi inglés ha mejorado? No.

Lo del gimnasio, lo cumplimos a rajatabla. ¿Apuntarme al gimnasio? SÍ ¿Hemos ido? No, pero oye, que apuntarme, me he apuntado y pago religiosamente la cuota que me ha salido tirada de precio, gracias a la oferta tan “güena”.  “Ven todo el año y paga sólo 10 meses”.  ¡Vaya ganga!  Y tú vas corriendo a apuntarte con la bolsa de deportes “fashion ideal de la muerte” con todos los complementos (zapatillas de deporte de última generación con rebote incorporado, mallas ultrachic que te reducen la lorza, tu aplicación del iPhone o Android para medir las calorías gastadas, te grabas las canciones de Flashdance para amenizar las sesiones del gimnasio, tu botellita de agua con bifidus activo y células isotónicas que suavizan la garganta y despejan la nariz).  Total, te has gastado una pasta y seguirás sin ir a perder peso.  Que si salgo tarde del trabajo, que si hoy me he liado, me duele un poco la costilla intercostal, que mi perro se ha comido las mallas, que has quedado con los del club de bádminton…no hay excusas suficientes para no ir, pero no vas.

Lo del inglés también tiene tela.  Vale, no me apunto a clases, pero ahora, como puedo ver las películas y series en versión original, voy tirando. Me voy unos días a Londres y me apaño, Para al final, ver La que se Avecina, y el viaje a Londres termina siendo un fin de semana en Benidorm (que allí también hay muchos guiris y algo hablaré). Total, otro año perdido.

¿Dejar de fumar?  Si es que el tabaco está carísimo y además como me he apuntado al gimnasio, pues ya aprovecho y lo dejo.  Llega el día 10 de enero y te dices: “Venga ahora sí”… y dejas de comprar tabaco.  Te pasas pidiendo tabaco a todo el mundo con la misma cara que el corderito de Norit para dar pena y explicando que lo estás dejando y si empiezas a comprar…. Al tercer cigarro, cuando tus compañeros de trabajo te miran con cara de “casiprefieroquevuelvasafumar”, no puedes más y vas corriendo al estanco a comprar un paquete.  Cuando ya estás en el estanco, te entra el síndrome Escarlata O’Hara y te dices a ti mismo, al fín y al cabo mañana será otro día, y te compras un cartón.

Hay tantas resoluciones de nuevo año, como gente en el mundo… o no… Igual me he pasado.  No veo yo a los indios del Amazonas pensando en apuntarse al gimnasio o a un granjero de Wisconsin diciéndose:  “Mary Ann, este año nos tenemos que poner a aprender español, no vaya a ser que cuando vayamos a Miami no nos entiendan cuando pidamos la mantequilla de cacahuete y el de la tienda no nos entienda”… Quizá esto no es tan descabellado, ya que en Miami hablan más español que en Mallorca.

¿Sabéis a qué conclusión he llegado después de varios años?  Que mejor no pienso y no hago planes a principios de año.  Como dicen los entrenadores de fútbol, voy partido a partido.  

En 2012 ya me puse con el blog, algo que llevaba años pensando. Lo del gimnasio, sigo con ello y este año he nadado más que Michael Phelps (y además, yo no me meo en la piscina como él, que es un guarro). Veo todas las series y películas en versión original (en checo y subtituladas en finés, para ampliar mi conocimiento de idiomas).  Lo de dejar de fumar, ya me pondré con ello, lo prometo…. Pero es que tendría que cambiar el nombre del blog (excusas, excusas).

¿Cuáles son vuestros propósitos para este año?

Comentarios

  1. "Si ya sabes lo que tienes que hacer y no lo haces entonces estás peor que antes"

    Confucio

    ResponderEliminar
  2. Gracias Confucio :-) No pretendo escribir un blog de autoayuda. Ya hay bastantes mejor escritos que el mío.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Gracias por leer el blog y dejarme un comentario!

Entradas populares de este blog

¡Qué haríamos sin vosotras! 10 cosas que existen gracias a las mujeres

¡Menuda historia! ¡Qué injusta ha sido con las mujeres! Los historiadores venga a hablar de señores que han hecho poco, tirando a nada. Por ejemplo, la de reyes que hay en los libros de historia. Todos con el mismo nombre, pero con su numerito (como las señoras mayores en el mercado… cuando no se cuelan). Felipe I, II, III, VI (el del Atleti Ortiz) y González (no es rey pero vive mejor que ellos), o Papas... Hay hasta 16 Benedictos y 23 Juanes... ¿Y las mujeres qué? ¿Cuántas Juanas famosas hay? Sólo dos. Una que terminó loca del todo y la otra, la del arco (y sin flechas), quemada en la hoguera. Qué malamente se portan con las mujeres.

Como os iba diciendo, no se ha dado importancia al papel de la mujer en la historia. Han pasado de vosotras completamente. Si no fuera por las mujeres, el mundo sería muy distinto. Y no es sólo con vuestro papel de madres, que también. Es mucho más que eso. Y como alcalde vuestro que soy, os voy a dar la explicación que os debo.


Imaginad por un momento qu…

10 cosas positivas de la caída de Whatsapp

¿No hay guasap? ¿Ni Instagram? ¿Qué se ha caído Facebook? ¿Desde muy alto? ¿Se ha roto? Es muy posible que vivas en otro planeta y no te hayas enterado de que la semana pasada Facebook, Messenger, Instagram y WhatsApp tuvieron algún problemilla durante unas horas. La gente entró en pánico. Hubo familias que no pudieron ver el último vídeo del nieto tirando los macarrones. ¿Cómo sabremos ahora si toda esa gente que publica fotos de comida está viva? Personas que no pudieron criticar al partido al que nunca votarán… Incluso alguno tuvo que hablar, ¡en persona! con sus amigos. Pensaréis que exagero, pero hubo gente que descubrió cómo funcionaba un libro. Que en su casa vivía más gente, sí, personas humanas, incluso que se puede vivir sin tener que contestar en menos de un minuto a ese mensaje poniendo jajajaja (los hay que ponen ajajajaj y no se sabe si están riendo o ahogándose). Es mejor pensar en positivo, nunca en negativo. No hay necesidad de pasar un mal rato. Y como todo tiene su pa…

Estar malito no es estar o cosas que pasan cuando estás enfermito

Dicen que el cuerpo humano es muy sabio. No sé en qué se basan, pero hay gente muy lista que lo dice y tampoco es plan de empezar el año (por cierto ¡Feliz 2016!) llevando la contraria a la gente. Pues debe ser el cuerpo de los demás, porque lo que es el mío no es muy listo que se diga. ¿Pues no va y se pone malo en vacaciones? En plenas Navidades, cuando más rico está todo, y te pones hasta arriba de turrón, mazapán, y bolitas de anís (como el ratón de Susanita).
Y es que estar malito no es estar. Como la canción de Sergio Dalma. Y cuando te encuentras mal se te pone la misma voz que al cantante de canciones musicales. Ronca, muy ronca. Pero no tienes ganas de cantar, ni de bailar pegado, ni despegado, ni ná de ná.

Y es que una navidad sin un constipado, una pequeña gripe, una indigestión, resaca o aunque sea un padrastro, no es Navidad. ¿No os habéis fijado que en le tele sólo había anuncios de colonia o de medicinas? Casi todas para gente con la nariz tapada. La colonia para oler b…

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


10 superpoderes que me gustaría tener

Hace tiempo os decía que no me gustan los superhéroes. Sigo en mis trece. No me gustan. Ni ellos, ni sus películas, ni sus series de televisión, ni los cómiz (sí, lo escribo como suena, ¿qué pasa?), ni sus trajes, ni sus problemas y movidas. Que todos tenemos problemas y no vamos disfrazados de mamarrachos por la calle… ¿o sí?

Sinencambio (también se escribe como suena… mal, pero así suena), sí me gustaría tener algunos de sus superpoderes. Y no, seguro que no acertáis con mis preferidos.
Estoy convencido de que todo el mundo diría que le gustaría volar (pues no hace frío arriba), o ser invisible (y nada más que los utilizaríais para hacer maldades o ver a la gente sin ropa ni nada) o tener la fuerza de los mares, o el ímpetu del viento (creo que me estoy confundiendo de canción).

¿Quieres saber qué superpoderes me pido? Vamos allá.

San Patricio ¿Por qué?

No era irlandés, no se llamaba Patricio y los méritos que se le atribuyen tampoco están muy claros. Nació en Escocia, se llamaba Maewyn y lo de expulsar a las serpientes de la verde Irlanda… hummm. Es como si a San Isidro le atribuyéramos que expulsó a los canguros de Madrid, a San Fermín que no haya llamas en Pamplona o a San Mamés que hayan desaparecido los diablos de Tasmania de la ría de Bilbao.
¡Empezamos bien!  De verdad que no tengo nada en contra de este hombre. Es más, incluso me cae bien, como casi todos los santos, sobre todo si en su día es festivo.  No he tenido el gusto de conocerle, y me parece estupendo que sea un día dedicado para darse a la bebida (como los peces del Villancico, los irlandeses beben y beben y vuelven a beber… y no sólo durante San Patricio), pero creo que nos estamos pasando con la celebración.  Es una de las fiestas más internacionales del mundo y se me ocurre porqué.  Básicamente consiste en hacer un desfile con gente vestida de verde y beber (alco…