Ir al contenido principal

Propósitos 2013


Antes de nada, ¡Feliz 2013!  

Por cierto, ¿Hasta cuándo se acepta lo de encontrarte con alguien,  hablar por teléfono o escribir un correo/whatsApp y felicitar el año? ¿A finales de enero? ¿Después de Semana Santa? ¿Cada vez que veas a alguien por primera vez desde que llegó el 2013 aunque sea noviembre? En serio, es un tema que me preocupa… en realidad no me importa, pero es por no parecer un antisocial.

Como todos los primeros días del año, todo el mundo tiene la lista de propósitos o como dicen los extranjeros de fuera, la resolution list (que viene a ser lo mismo, pero suena diferente). Los clásicos siempre tienen algo que ver con el gimnasio, el inglés y el tabaco. ¿Quién no ha pensado o incluso escrito “De este año no pasa, apunto a mi profesor de inglés a un gimnasio y aprendo a fumar”? (o algo parecido).


Fuente: @Yoriento

Todos los primeros de enero de todos los años, nos proponemos una serie de cosas, que al llegar diciembre casi nunca hemos cumplido. Han sacado aplicaciones para hacer un seguimiento de lo que te has propuesto.  Yo creo que es mejor no apuntarlo en ningún sitio para no tener la obligación de volver a verlo y no deprimirnos. ¿He dejado de fumar? No ¿Mi inglés ha mejorado? No.

Lo del gimnasio, lo cumplimos a rajatabla. ¿Apuntarme al gimnasio? SÍ ¿Hemos ido? No, pero oye, que apuntarme, me he apuntado y pago religiosamente la cuota que me ha salido tirada de precio, gracias a la oferta tan “güena”.  “Ven todo el año y paga sólo 10 meses”.  ¡Vaya ganga!  Y tú vas corriendo a apuntarte con la bolsa de deportes “fashion ideal de la muerte” con todos los complementos (zapatillas de deporte de última generación con rebote incorporado, mallas ultrachic que te reducen la lorza, tu aplicación del iPhone o Android para medir las calorías gastadas, te grabas las canciones de Flashdance para amenizar las sesiones del gimnasio, tu botellita de agua con bifidus activo y células isotónicas que suavizan la garganta y despejan la nariz).  Total, te has gastado una pasta y seguirás sin ir a perder peso.  Que si salgo tarde del trabajo, que si hoy me he liado, me duele un poco la costilla intercostal, que mi perro se ha comido las mallas, que has quedado con los del club de bádminton…no hay excusas suficientes para no ir, pero no vas.

Lo del inglés también tiene tela.  Vale, no me apunto a clases, pero ahora, como puedo ver las películas y series en versión original, voy tirando. Me voy unos días a Londres y me apaño, Para al final, ver La que se Avecina, y el viaje a Londres termina siendo un fin de semana en Benidorm (que allí también hay muchos guiris y algo hablaré). Total, otro año perdido.

¿Dejar de fumar?  Si es que el tabaco está carísimo y además como me he apuntado al gimnasio, pues ya aprovecho y lo dejo.  Llega el día 10 de enero y te dices: “Venga ahora sí”… y dejas de comprar tabaco.  Te pasas pidiendo tabaco a todo el mundo con la misma cara que el corderito de Norit para dar pena y explicando que lo estás dejando y si empiezas a comprar…. Al tercer cigarro, cuando tus compañeros de trabajo te miran con cara de “casiprefieroquevuelvasafumar”, no puedes más y vas corriendo al estanco a comprar un paquete.  Cuando ya estás en el estanco, te entra el síndrome Escarlata O’Hara y te dices a ti mismo, al fín y al cabo mañana será otro día, y te compras un cartón.

Hay tantas resoluciones de nuevo año, como gente en el mundo… o no… Igual me he pasado.  No veo yo a los indios del Amazonas pensando en apuntarse al gimnasio o a un granjero de Wisconsin diciéndose:  “Mary Ann, este año nos tenemos que poner a aprender español, no vaya a ser que cuando vayamos a Miami no nos entiendan cuando pidamos la mantequilla de cacahuete y el de la tienda no nos entienda”… Quizá esto no es tan descabellado, ya que en Miami hablan más español que en Mallorca.

¿Sabéis a qué conclusión he llegado después de varios años?  Que mejor no pienso y no hago planes a principios de año.  Como dicen los entrenadores de fútbol, voy partido a partido.  

En 2012 ya me puse con el blog, algo que llevaba años pensando. Lo del gimnasio, sigo con ello y este año he nadado más que Michael Phelps (y además, yo no me meo en la piscina como él, que es un guarro). Veo todas las series y películas en versión original (en checo y subtituladas en finés, para ampliar mi conocimiento de idiomas).  Lo de dejar de fumar, ya me pondré con ello, lo prometo…. Pero es que tendría que cambiar el nombre del blog (excusas, excusas).

¿Cuáles son vuestros propósitos para este año?

Comentarios

  1. "Si ya sabes lo que tienes que hacer y no lo haces entonces estás peor que antes"

    Confucio

    ResponderEliminar
  2. Gracias Confucio :-) No pretendo escribir un blog de autoayuda. Ya hay bastantes mejor escritos que el mío.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Gracias por leer el blog y dejarme un comentario!

Entradas populares de este blog

La generación gominola o estos chicos no aguantan ná

Los jóvenes de ahora no aguantan nada. Son muy blandos. Cuando yo era joven… Y detrás de estas tres frases prepárate para escuchar toda clase de exageraciones variadas.  Aunque esto no es nuevo. Va pasando de generación en generación.

Ya lo decía Aristó…. ¿O era Platon? Bueno, algún señor con barbas, túnica y sandalias que decían cosas que te hacían pensar.¿Te imaginas a Rajoy de esa guisa diciendo cosas que hacen pensar? El caso es que…

Como ya tengo una edad en la que puedo decir eso de que la juventud de ahora …. (inserte cualquier queja en la línea de puntos), yo también voy a aportar mis reflexiones. 

Vamos allá

Carta del Ministerio de Hacienda y otras 9 cosas que dan más miedo que Halloween

Ya os conté hace mucho, mucho tiempo, cosas sobre el Jalogüín, y cómo se había puesto de moda lo de que la gente se disfrazara de calabazas, te metieran un truco, y que los niños hicieran tratos… Quizá no sea exactamente así, pero ya sabéis a lo que me refiero.
Cuando en España no había McDonalds, sí amigos, éramos un país muy pobre, y las hamburguesas se llamaban filetes rusos (lo único ruso que nos dejaban hacer en aquel entonces), la noche de Halloween no había disfraces ni truco, ni trato, ni hostias. Y el día siguiente a llevar flores al cementerio. No me digáis que no da mucho más miedo que plantar tres telarañas y vestirte de bruja piruja (siempre quise escribir lo de bruja piruja todo junto).

Y es que no hace falta que sea Halloween ni que vengan los americanos a decirte cuándo pasar miedo. Como si no tuviéramos nosotros nuestras cosas para cagarnos por la pata abajo (en el extranjero no tienen una expresión que describa el terror mejor que esta). ¿Quieres ejemplos de cosas que…

Empanaos sin fronteras

Antes de nada vamos con la definición de empanao. Es muy probable que seas uno de ellos y no lo sepas. Es como los zombis, que no lo saben, como no tienen televisión ni van al cine... O los cansinos, que no se dan cuenta que lo son. La RAE recoge empanada mental como confusión de ideas, pero no define el término empanao.

No es aquel que está recubierto de pan rallado y huevo antes de realizar una fritura con aceite o estas guarrerías que hacen algunos con la mantequilla. Seguimos hablando de la cocina y freír cosas, que ya os veo venir y empezáis a imaginar a gente usando mantequilla para…. Paro que si no os lo estábais imaginando, ya os doy ideas. El caso es que un empanao es el que no se entera, el que está distraído, que está más pallá que pacá (esta definición no es la más técnica, pero es la que más se acerca a la definición real).

Y hay empanaos en todas partes del mundo. Aquí no hay discriminación por sexo, raza, religión, credo o avemaría cuando serás mía. ¿Pero cómo reconocerl…