Ir al contenido principal

Cien posts sin soledad o los 100 desmontaditos

Todavía recuerdo lo jóvenes que erais cuando empecé con el blog. Un grupo de mozalbetes que correteabais alegres por el prado como Heidi tras Copito de Nieve.

Por error, hemos tomado una imagen en la que Copito de Nieve no corre delante de Heidi. “Lamentamos las disculpas”.

Parece que fue ayer y ya vamos por el post número 100. Casi ya dos años desde que os explicaba por qué decidí llamar al blog Un Cigarrito y a la Cama. Ahora ya no hay cigarrito (sí que hay, pero ya no fumo. Cama sigue habiendo, y lo dejamos ahí) pero no es plan de andar mareando con el cambio de nombre. ¿O se cambia de nombre Puri después de cometer actos impuros? ¿Soledad se llamó de forma diferente el día que contrajo matrimonio? ¿Y Ascensión cuando baja en…? Ya paro. Creo que pilláis por dónde voy.



Durante este tiempo he intentado no hablar demasiado de los políticos. Aunque algo he dicho sobre “Peranzaguirre” o Ana B. (menos de lo que se merecían), creo que he sido demasiado bueno con ellos (mejor que ellos con nosotros). También se me han escapado algunas frases cariñosas a nuestro querido presidente (no Cerezo, no, el otro.  ¡Jodé! Florentino tampoco). Da igual.


Los que me conocéis, sabéis que el fútbol es una de mis perdiciones (perdiciones viene de perder casi siempre). También me propuse no hablar demasiado del tema, pero se me escapó algún post. He intentado no meterme con los que sois de otro equipo distinto al mío (y sigo sin entender por qué sois de otros equipos. ¡Inconcebible!). Lo de no hablar de fútbol es porque ya tenemos horas y horas en la tele y miles de páginas en los periódicos sobre si el balón la dio con la mano, si el portero estaba en fuera de juego o la chilena del entrenador (¿o era el entrenador chileno?). Si le dedicáramos el mismo tiempo a otras cosas… 


Solo quería daros las gracias a todos por leer el blog. Os agradezco que os sigan interesando las cosas que me pasan, las que me invento, y a veces, hasta me enviáis ideas para que las destroce aquí. Pero como decía el señor lobo (mejor abrís el link que mi madre no me deja decir palabrotas).


Algunos diréis… Qué morro tiene el pollo este. “Como no se le ocurría nada esta semana, se pone a dar las gracias y a hacer un refrito de las cosas que ha escrito antes”.  Y como sois más listos que el hambre, acertaréis. Pero esto lo hacen en las series de televisión de las “güenas” como en Como Conocí a Big Bang y a la Madre de los tronos y nadie dice nada (seguro que también lo decís, pero os hacen el mismo caso que yo).


Y como ya no hay vuelta atrás, en vez de hacer el resumen de lo que más os ha gustado os hago un top 5 (Mamá, no es ninguna guarrería sexual) de los menos leídos. Y ya de paso, os los leéis.



¿Os los habéis leído de nuevo? Mira que os estoy vigilando y habéis tardado muy poquito… No me hagáis levantar… que tengo una edad y me cuesta.


¡¡¡¡GRASIAS D ANTEBRASO!!!

Comentarios

Entradas populares de este blog

Carta del Ministerio de Hacienda y otras 9 cosas que dan más miedo que Halloween

Ya os conté hace mucho, mucho tiempo, cosas sobre el Jalogüín, y cómo se había puesto de moda lo de que la gente se disfrazara de calabazas, te metieran un truco, y que los niños hicieran tratos… Quizá no sea exactamente así, pero ya sabéis a lo que me refiero.
Cuando en España no había McDonalds, sí amigos, éramos un país muy pobre, y las hamburguesas se llamaban filetes rusos (lo único ruso que nos dejaban hacer en aquel entonces), la noche de Halloween no había disfraces ni truco, ni trato, ni hostias. Y el día siguiente a llevar flores al cementerio. No me digáis que no da mucho más miedo que plantar tres telarañas y vestirte de bruja piruja (siempre quise escribir lo de bruja piruja todo junto).

Y es que no hace falta que sea Halloween ni que vengan los americanos a decirte cuándo pasar miedo. Como si no tuviéramos nosotros nuestras cosas para cagarnos por la pata abajo (en el extranjero no tienen una expresión que describa el terror mejor que esta). ¿Quieres ejemplos de cosas que…

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


Empanaos sin fronteras

Antes de nada vamos con la definición de empanao. Es muy probable que seas uno de ellos y no lo sepas. Es como los zombis, que no lo saben, como no tienen televisión ni van al cine... O los cansinos, que no se dan cuenta que lo son. La RAE recoge empanada mental como confusión de ideas, pero no define el término empanao.

No es aquel que está recubierto de pan rallado y huevo antes de realizar una fritura con aceite o estas guarrerías que hacen algunos con la mantequilla. Seguimos hablando de la cocina y freír cosas, que ya os veo venir y empezáis a imaginar a gente usando mantequilla para…. Paro que si no os lo estábais imaginando, ya os doy ideas. El caso es que un empanao es el que no se entera, el que está distraído, que está más pallá que pacá (esta definición no es la más técnica, pero es la que más se acerca a la definición real).

Y hay empanaos en todas partes del mundo. Aquí no hay discriminación por sexo, raza, religión, credo o avemaría cuando serás mía. ¿Pero cómo reconocerl…