Ir al contenido principal

Cien posts sin soledad o los 100 desmontaditos

Todavía recuerdo lo jóvenes que erais cuando empecé con el blog. Un grupo de mozalbetes que correteabais alegres por el prado como Heidi tras Copito de Nieve.

Por error, hemos tomado una imagen en la que Copito de Nieve no corre delante de Heidi. “Lamentamos las disculpas”.

Parece que fue ayer y ya vamos por el post número 100. Casi ya dos años desde que os explicaba por qué decidí llamar al blog Un Cigarrito y a la Cama. Ahora ya no hay cigarrito (sí que hay, pero ya no fumo. Cama sigue habiendo, y lo dejamos ahí) pero no es plan de andar mareando con el cambio de nombre. ¿O se cambia de nombre Puri después de cometer actos impuros? ¿Soledad se llamó de forma diferente el día que contrajo matrimonio? ¿Y Ascensión cuando baja en…? Ya paro. Creo que pilláis por dónde voy.



Durante este tiempo he intentado no hablar demasiado de los políticos. Aunque algo he dicho sobre “Peranzaguirre” o Ana B. (menos de lo que se merecían), creo que he sido demasiado bueno con ellos (mejor que ellos con nosotros). También se me han escapado algunas frases cariñosas a nuestro querido presidente (no Cerezo, no, el otro.  ¡Jodé! Florentino tampoco). Da igual.


Los que me conocéis, sabéis que el fútbol es una de mis perdiciones (perdiciones viene de perder casi siempre). También me propuse no hablar demasiado del tema, pero se me escapó algún post. He intentado no meterme con los que sois de otro equipo distinto al mío (y sigo sin entender por qué sois de otros equipos. ¡Inconcebible!). Lo de no hablar de fútbol es porque ya tenemos horas y horas en la tele y miles de páginas en los periódicos sobre si el balón la dio con la mano, si el portero estaba en fuera de juego o la chilena del entrenador (¿o era el entrenador chileno?). Si le dedicáramos el mismo tiempo a otras cosas… 


Solo quería daros las gracias a todos por leer el blog. Os agradezco que os sigan interesando las cosas que me pasan, las que me invento, y a veces, hasta me enviáis ideas para que las destroce aquí. Pero como decía el señor lobo (mejor abrís el link que mi madre no me deja decir palabrotas).


Algunos diréis… Qué morro tiene el pollo este. “Como no se le ocurría nada esta semana, se pone a dar las gracias y a hacer un refrito de las cosas que ha escrito antes”.  Y como sois más listos que el hambre, acertaréis. Pero esto lo hacen en las series de televisión de las “güenas” como en Como Conocí a Big Bang y a la Madre de los tronos y nadie dice nada (seguro que también lo decís, pero os hacen el mismo caso que yo).


Y como ya no hay vuelta atrás, en vez de hacer el resumen de lo que más os ha gustado os hago un top 5 (Mamá, no es ninguna guarrería sexual) de los menos leídos. Y ya de paso, os los leéis.



¿Os los habéis leído de nuevo? Mira que os estoy vigilando y habéis tardado muy poquito… No me hagáis levantar… que tengo una edad y me cuesta.


¡¡¡¡GRASIAS D ANTEBRASO!!!

Comentarios

Entradas populares de este blog

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


Yo os maldigo, jodíos móviles

No sé si os acordáis de Charlton Heston en El Planeta de los Simios en la escena final, más cabreao que una mona y “maldijiendo” a todos. Pues yo igual, maldigo a los móviles, que tienen la culpa de todo lo que sucede. Antes no había teléfonos inteligentes, ni siquiera un poco listos, y no pasaba lo que está pasando ahora. Si no, cómo os explicáis, que haya llegado Trump a ser Presidente. Pues por los móviles.

Y no sólo lo digo yo. También lo dicen los programas de la tele, y los de la radio y en los artículos de revistas y periódicos (por si no lo recuerdas, son esas cosas que venden en las tiendas con hojas… las lechugas, no, lo otro).

Pues eso, que lo dice todo el mundo. Todo el día nada más que “de mirar” el móvil y no hacemos otras cosas, no como antes que hacíamos…. por ejemplo… Dejadme pensar y ahora vengo.

Perrerías y otras putadas que les hacemos a los animales

Una perrería no es dónde se venden perros, sino algo que se hace con maldad, jugarreta (bonita palabra también, suena como un jugador de la Real Sociedad o del Alavés). Aunque vender perros también está muy feo.  Estamos de acuerdo ¿No?


A todos nos gustan mucho los animales pero os voy a dar algunos ejemplos de lo malamente que nos portamos con ellos, y no sólo nosotros sino también la madre naturaleza, que a veces se pasa un poco. 

La madre que los parió

Seguramente hayáis oído la noticia del mexicano que intentó robar a los pasajeros de un autobús y se encontró con su madre. Lo que pasó después, le sorprendió 😊. El caso es que a la madre, por lo que fuera, no le hacía gracia que le robaran. También es verdad que si alguien te va a quitar dinero, mejor que lo haga un hijo y todo queda en familia. Pero esta señora mexicana no quería entrar en razón y por mucha pistola que llevara su hijo, no hay quien pueda con la zapatilla de una madre. Si jugaran al piedra, papel, tijera, la zapatilla de la madre ganaría siempre. Hoy vamos a hablar de qué hubiera pasado si la madre que parió a todos estos personajes hubiera estado al quite, como la madre mexicana. Cristóbal Colón No se sabe realmente dónde nació, pero madre seguro que tuvo. Lo que no tenemos claro es cómo le hablaba, si en italiano, portugués, castellano, catalán o por whatsapp… El caso es que seguro que le dijo algo así: “¿Cómo que te vas a ver a los reyes de España a pedirles dinero?…

¿Si pruebo con poesía aunque sea sólo un día?

En el blog he escrito sobre muchos temas. 6 años dan para muchas chorradas.  Cosas que me ocurren, otras que me podrían haber ocurrido, alguna que otra invención, noticias, entrevistas de actualidad, temas candentes (que vete tú a saber qué significa candente… Es algo sobre cómo cocinar los espaguetis para que queden perfectos ¿No?).

Pero nunca he escrito poesía. Jamás. Never, ever. Ni en el blog, ni en un cuaderno, ni ná de ná. Ni siquiera en el cole cuando me gustaba una niña (que se llamara Carlota, no ayudaba en las rimas), o en las puertas de los baños cuando era adolescente, que es cuando se escriben poesías con sentimiento.

Alguna vez tenía que ser la primera. Así que vamos a intentarlo, pero eso sí, no pidáis virguerías… No esperéis sonetos, romances, o versos enciclopédicos (o como quiera que se llamen los versos)… Eso sí, también prometo que no voy a tirar de rimas fáciles, usando el número 5 o con agua Bezoya y partes del cuerpo masculinas.

Dejadme que utilice algunas licenc…