Ir al contenido principal

La carretera no es lo que era

Como si os estuviera viendo. “Ya está aquí el Alcántara para contarnos que las carreteras de antes molaban más”. “Donde estén esos viajes con la familia, 6 personas en un 124…”.  ¡Pues no! O, un poquito sí. Pero tampoco es así del todo…


Mejor empiezo y al final me decís (soy más listo que el hambre, ahora os hago leer el blog entero… No contabais con mi astucia… Y ahora es cuando dejáis de leer). 

Bueno, pues si todavía estáis ahí, yo sigo. Iba diciendo que las carreteras de antes no son como las de ahora. Son diferentes, y más antiguas, y con más curvas, y peor asfaltadas, y no (que os conozco), no están todas en España.

Carretera en Irlanda del Norte

Pero como el post se me quedaría un poco corto si sólo hablara de las carreteras, vamos a hablar de cómo hacíamos los viajes antes y ahora.

Antes, cuando viajábamos con papá y mamá, nuestros 7 hermanos (todavía sin las 7 novias…), las abuelas, la colchoneta para la playa (por supuesto hinchada… éramos así de listos antes) y el canario (no, no me refiero a Alfredo Kraus ni a Pedro el del Barça). Y ahora con el GPS, aire acondicionado, el depósito lleno (que cuesta lo mismo que los coches de antes) y con un monovolumen o un Todoterreno porque en un coche normal no caben dos adultos y dos niños.



Vamos que nos vamos

Antes: Salimos a las 4 de la mañana para que no nos coja “lacaló”. Da igual que fueras al pueblo a 50 kilómetros (así llegamos prontito) o a Barcelona (que antes estaba mucho más lejos). ¿No os habéis dado cuenta de que han acercado Barcelona? Yo creo que por eso algunos se quieren separar otra vez.

Ahora: ¿Qué más da a la hora que salgamos? Tenemos aire acondicionado y de todas maneras vamos a pillar atasco. Hay gente a cualquier hora.


Entrando al coche

Antes: Parecía que íbamos a atracar un banco. Todo en silencio, las 4 de la mañana… Y ahí estabas tú con la colchoneta hinchada y el cabeza de familia organizando el maletero (también conocido como Tetris. El maletero, no el cabeza de familia). El momento de meterse en el coche también tenía su historia. ¿Ventana o pasillo? Y empezaba la movida con todos tus hermanos y las abuelas (el canario no tenía derecho a voto).



Ahora: Ya no vamos con la colchoneta hinchada (y dicen que no evolucionamos), pero la movida del maletero es la misma. Y es que llevamos la bici de montaña, la de paseo, la de carretera, la estática, la ropa de deporte, y el casco… (Por favor, no montéis en bici sin poneros el casco… No, en la estática no hace falta).

¿Sabes ir?

Antes: Con un buen mapa de carreteras se llega a cualquier sitio… Literalmente, a cualquier sitio. Luego tenías que ir preguntando cómo llegar a tu destino. ¿O los hombres de antes tampoco preguntaban?


Ahora: ¿Mapa? ¿De papel? No hombre. Ya lo hemos superado. Ahora llevamos a una señora que nos va diciendo por dónde ir. La mayoría de las veces acierta… lo difícil es seguirla. Y como no la hagas caso, se enfada muchísimo. La nuestra es extranjera y lee todo como la mujer de Michael Robinson… Aquí tenéis la prueba.

(Imaginad lo fácil que es seguir sus indicaciones por las calles de Madrid)

Que se entretengan los niños (casi parece una canción de Perales)

Antes: El único entretenimiento era vomitar (éramos muy punkis en aquella época. Las carreteras no ayudaban demasiado) y preguntar 3 millones de veces si falta mucho. A veces con pausas para tener alguna pelea.

Ahora: Las peleas, la “vomitación” y la pregunta no han cambiado. “Sin en cambio” los niños pueden ¿entretenerse? viendo todos los capítulos de Vicky Esponja y Bob el Vikingo (¿o es la esponja vikinga?).



Música maestro

Antes: ¿Ponemos la radio o un casete? El DJ era el señor conductor o la copilota (siempre era mamá). Salías con Radio Madrid (en mi caso particular) y a los 10 minutos ya estabas intentando buscar una emisora que se oyera decentemente. La opción casete era peor. Mari Trini y Mocedades en el mejor de los casos o los chistes de Arévalo.



Ahora: Puedes escuchar Radio Albacete en cualquier lugar del mundo. Vas por la W-30 (en Wisconsin) y ahí tienes la última canción de Bustamante, cantando en perfecto español (no confundir con cantar perfectamente en español). O sea, que el futuro era esto…

Cierra un poquito la ventana

Antes: El aire acondicionado consistía en hacer girar una manivela y abrir la ventanilla. Ni se te ocurriera hacerlo cuando tu madre había ido a la peluquería. En verano hacía calor y en invierno frío. Así fue siempre.


Ahora: Ahora puedes controlar la temperatura que le llega al conductor, al copiloto, a los de atrás y a la izquierda, a la derecha, un movimiento sexy… (perdón, me he dejado llevar por la emoción y el swing).

El mapa

Antes: Ya hemos hablado de él, pero ahora vamos a tratar de doblarlo de nuevo. Es como la pasta de dientes. Prueba a meterla de nuevo (seguimos hablando de la pasta… de dientes). Ni de coña… Bueno, pues ya que estamos vamos a seguir las indicaciones… Estás en Jaén y seguimos por la Nacional X hasta Granada, pasa a la página 50.  Y cuando estás en la 50, no encuentras la jodida (tengo que dejar de ver películas americanas) carretera X. Está en un rinconcito que te manda a la página 30, y de ahí… ¡COÑO ya! Que no es el mapa del tesoro, que es una fucking carretera.

Ahora: ¿Pues no hemos quedado que ya no hay mapa? La señora sigue diciéndonos por dónde ir y he tomado la segunda a la izquierda en la tercera rotonda cuando x tiende a infinito (como para entenderlo a la primera). Está recalculando… ¡Qué cabreo se ha cogido! ¡Ni que tuviera que hacer ella la carretera de nuevo!


Preguntemos a este amable aldeano

Antes: ¿Por favor, me podría indicar el camino a…? Y el señor te lo indicaba, bien o mal, pero lo hacía.

Ahora: ¿Ahora? Saca la cabeza por la ventanilla y no te hacen caso ni las señoritas que van ligeras de ropa (para los que son aún más viejos que yo. No me refiero a las azafatas del Un Dos Tres ni a las Mamá Chicho).

Me meo

Antes: Perdón por ser tan explícito, pero es que tenía que parar. Y se hacía (la micción y la parada) en los bares de carretera. Estos bares en los que te vendían los casetes de Arévalo, las navajas de Albacete (si estabas en Albacete) y las rosquillas propias de la región.

Ahora: Las carreteras ya no pasan por casi ningún pueblo. Las gasolineras tienen el bar y el baño incorporado, las rosquillas, las navajas y si te descuidas te venden a Arévalo.

Y que todavía no haya visto este espectáculo….¡Inconcebible!

¿Ya hemos llegado?

Antes: Después del viaje salías del coche con peor cuerpo que si hubieras venido corriendo todo el camino. Y hay que sacar todo lo del maletero… Era mejor no haber llegado.

Ahora: Los coches son tan cómodos que el viaje se te ha pasado rapidísimo y después de la paradita para ir al baño ha sido mucho más tranquilo…. ¿Niños? ¿Niños?


Os tengo que dejar que me ha surgido un asuntillo. ¡Buen viaje!

Comentarios

  1. Lo has calcado tío. De estos viajes te puedo decir mucho ya que "entonces" todos los viajes eran "ansí" de guays. Gracias por recordándonos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Gracias por leer el blog y dejarme un comentario!

Entradas populares de este blog

La generación gominola o estos chicos no aguantan ná

Los jóvenes de ahora no aguantan nada. Son muy blandos. Cuando yo era joven… Y detrás de estas tres frases prepárate para escuchar toda clase de exageraciones variadas.  Aunque esto no es nuevo. Va pasando de generación en generación.

Ya lo decía Aristó…. ¿O era Platon? Bueno, algún señor con barbas, túnica y sandalias que decían cosas que te hacían pensar.¿Te imaginas a Rajoy de esa guisa diciendo cosas que hacen pensar? El caso es que…

Como ya tengo una edad en la que puedo decir eso de que la juventud de ahora …. (inserte cualquier queja en la línea de puntos), yo también voy a aportar mis reflexiones. 

Vamos allá

Carta del Ministerio de Hacienda y otras 9 cosas que dan más miedo que Halloween

Ya os conté hace mucho, mucho tiempo, cosas sobre el Jalogüín, y cómo se había puesto de moda lo de que la gente se disfrazara de calabazas, te metieran un truco, y que los niños hicieran tratos… Quizá no sea exactamente así, pero ya sabéis a lo que me refiero.
Cuando en España no había McDonalds, sí amigos, éramos un país muy pobre, y las hamburguesas se llamaban filetes rusos (lo único ruso que nos dejaban hacer en aquel entonces), la noche de Halloween no había disfraces ni truco, ni trato, ni hostias. Y el día siguiente a llevar flores al cementerio. No me digáis que no da mucho más miedo que plantar tres telarañas y vestirte de bruja piruja (siempre quise escribir lo de bruja piruja todo junto).

Y es que no hace falta que sea Halloween ni que vengan los americanos a decirte cuándo pasar miedo. Como si no tuviéramos nosotros nuestras cosas para cagarnos por la pata abajo (en el extranjero no tienen una expresión que describa el terror mejor que esta). ¿Quieres ejemplos de cosas que…

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.