Ir al contenido principal

Yes I can

O sería mejor decir, Yes I could. ¡Lo conseguí! ¡Lo he dejado!
  • ¡No jodas!
  • ¿En serio?
  • ¿Qué tal lo llevas?
  • ¡Me alegro un montón!
  • ¿Cómo lo has hecho?
  • ¡No puede ser!
  • ¿Ves como podías?
  • ¡Bien!
  • ¿Te ha costado mucho?

Algunas de estas frases, o todas a la vez, son las que llevo escuchando desde hace más de un mes. Exactamente desde el mismo día que decidí contarle a mi familia, amigos y conocidos (sin usar Facebook, Twitter o cualquier otra red social) que lo había conseguido. ¡He desinstalado Candy Crush del teléfono!


¿Qué? ¿Cómo se te ha quedado el cuerpo? Esto sí que no lo esperabas. Fuerza de voluntad que se llama. Envidia ¿eh? Yo solito. Sin ayuda ni nada. Ni sesiones de hipnosis, libros de autoayuda, ni medicamentos, sin parches, sin alcohol, sin aditivos. Así a pelo. Pasaré unos días en un centro de rehabilitación, y en breve estaré con vosotros de nuevo.  


Vale. No sabes, y te da exactamente igual, qué cojones es Candy Crush. Pues es un juego que… (¡Coño! Poned algo de vuestra parte y buscadlo en Google. O también mirad el link de arriba y ya de paso, le echáis un ojo a esta noticia). Si notáis que estoy un poco más irritable que de costumbre, puede ser porque he dejado de fumar, y seguro que algo influye.


Sí amigos, dos éxitos al precio de uno. Ya, ya sé que no tiene nada que ver una cosa con la otra. Ni punto de comparación. No os podéis imaginar lo difícil que es dejar algo que llevas mucho tiempo haciendo y en lo que piensas a todas horas. Te levantas pensando en este jodío vicio. Tienes un rato libre y lo dedicas a esta adicción. Vuelves a mirar el reloj para ver cuánto ha pasado desde la última vez… toda tu vida gira en torno a esto. No quieres dejarlo. Sudores fríos, temblores, ansiedad….y además, también está lo del tabaco.

Como de Candy Crush ya han escrito los de El País, os cuento algo más sobre “lo del tabaco”.

36, 650, 144,
No, no es la combinación de una caja fuerte, ni los números de la lotería primitiva, ni las medidas de la Duquesa de Alba… (Aunque pensándolo bien podría ser. 36 de pecho a la altura del pecho, 650 de cintura contando el pecho, 144 de cadera…).

Estos números son: 36 días que llevo sin fumar, 650 cigarros que no he fumado (¡Qué poético! Esta frase podría servir para una canción de Pablo Alborán) y 144 euros que he ahorrado desde que lo dejé. Ya sabéis que soy muy malo con los números. Tengo un programa en el móvil que me lo dice… Pero no, no estoy obsesionado con ello.


Más numeritos
Cuando decidí dejar de fumar, pero de verdad (no valía eso de: “a ver si lo dejo”), me puse a hacer números. Seguramente no sean del todo correctos, pero esto es lo que me salió teniendo en cuenta que llevo fumando desde hace casi 30 años. ¡Jodó!

DINERO GASTADO: Un cojón de las antiguas pesetas y la hostia puta en euros (no sé a cuanto está el cambio exactamente). Me daría, más o menos, para regalaros un montón de vidas del Candy Crush a todos los españoles y portugueses... (para los brasileños ya no, que son muchos).  

NUMERO DE CIGARRILLOS FUMADOS: Pffff. Ni a Julio Iglesias le hubiera dado tiempo a fumarse tantos después de… y mira que Julito ha tenido “después des”.

TIEMPO EMPLEADO EN FUMAR: El mismo que lleva Rajoy dando por saco al personal… una eternidad.

Podríamos sacar más estadísticas, pero todas serían igual de inútiles… Os avisé que era muy malo con los números.

¿Por qué?
¿Por qué lo he dejado? ¿Por qué no lo he dicho antes? ¿Por qué ahora? ¿No os parece que son demasiadas preguntas? ¿Y además, no sabéis que los que dejamos de fumar se nos agría un poco el carácter? Mira Fernando Fernán Gómez.


¿Y qué tal lo llevas?
Muy bien. De verdad. No me acuerdo del tabaco en ningún momento. Termino de comer, y no me apetece un cigarro. ¿Un cafetito? Y tampoco me acuerdo.  ¿Veo a mis amigos fumar? Y nada, no me fumaría ninguno ¿Me voy a la cama?  ¡A LA MIERDA! ¿A quién quiero engañar? Claro que me acuerdo, pero….. (tiempo para respirar profundamente), lo llevo bien.


¿Cómo?
Para que una noticia sea completa debe responder a estas 5 preguntas ¿Qué? ¿Quién? ¿Cómo? ¿Cuándo? ¿Dónde? El qué, quién, cuándo ya lo sabéis. Dónde, da un poco igual en este caso. Lo importante es el cómo. Pues ahora voy y no contesto si no es en presencia de mi abogado… Ya hablando en serio. Lo importante es querer dejarlo. Si quieres, ya tienes la mayor parte del camino, pero ya sabes, la fama cuesta.

Algunos os estaréis preguntando (no tengo ninguna duda de todos los que me leéis sois más listos que el hambre), si voy a cambiar el nombre al blog. ¿Y ahora que no hay cigarrito va a ser “Y a la Cama”? Vamos a dejarlo como está. Si se llamara así, parecería el blog de Julio Iglesias. Aunque no creo que este hombre pierda el tiempo en escribir lo que hace en la cama. Julito hace las cosas, o no las hace.




Comentarios

  1. ¡Bravo, Javier! ¡Mucho ánimo! ¡Tú eres fuerte! ¡Adelante!
    Besotes,
    Isabel

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Gracias por leer el blog y dejarme un comentario!

Entradas populares de este blog

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


Yo os maldigo, jodíos móviles

No sé si os acordáis de Charlton Heston en El Planeta de los Simios en la escena final, más cabreao que una mona y “maldijiendo” a todos. Pues yo igual, maldigo a los móviles, que tienen la culpa de todo lo que sucede. Antes no había teléfonos inteligentes, ni siquiera un poco listos, y no pasaba lo que está pasando ahora. Si no, cómo os explicáis, que haya llegado Trump a ser Presidente. Pues por los móviles.

Y no sólo lo digo yo. También lo dicen los programas de la tele, y los de la radio y en los artículos de revistas y periódicos (por si no lo recuerdas, son esas cosas que venden en las tiendas con hojas… las lechugas, no, lo otro).

Pues eso, que lo dice todo el mundo. Todo el día nada más que “de mirar” el móvil y no hacemos otras cosas, no como antes que hacíamos…. por ejemplo… Dejadme pensar y ahora vengo.

Vuelve la vuelta al cole

Quizá el título no lo aprobarían en un periódico serio. También es verdad que cada vez quedan menos periódicos serios. Realmente,  tampoco es que haya demasiados periódicos y es mejor no tomarse las cosas demasiado en serio.
El caso es que estamos otra vez con la vuelta al cole. Cualquier producto es bueno para aprovechar la idea. Aquí no tenemos muy claro cuál es el público potencial. ¿Los padres? ¿Los profesores? ¿Los tiernos infantes? El caso, es que no está mal de precio.


Hoy vamos a hablar de las cosas que pasan cada vez que nos referimos a la vuelta al cole. Es como la vuelta a España. Tiene cuestas, gente sufriendo, uniformes… pero aquí no te puedes echar la siesta como cuando ves el ciclismo.

Una Navidad “inmóvil”

Nos quieren “inmovilizar” estas Navidades. Y esta vez no es culpa de Carmena… O no sólo culpa de ella. ¿Pues no quieren que dejemos de utilizar el móvil? No sé si habéis visto alguna de estas campañas en las que te dicen que tenemos que vernos más (hay gente a la que me gustaría ver menos, pero eso es otra historia) o que sabemos muy poco de la familia. Eso pasa porque la gente pone cada vez menos cosas suyas en Facebook o en Twitter. ¿Qué queréis? ¿Que hablemos entre nosotros? Como si estuviéramos en la Edad Media. ¿Qué será lo próximo? ¿Que nos mandemos cartas? ¿O que hablemos por teléfono? Hablando un poco más en serio. ¿De verdad pensáis que es culpa del teléfono que sepamos muy poco de las cosas importantes de la familia? ¿O que pasamos tanto tiempo conectados a las redes sociales, que hemos desconectado de la gente que tenemos a nuestro alrededor? Sinceramente, creo que no hay una respuesta única. No todo es blanco o negro, como las cebras o los pingüinos. Hay gente que gracias a l…

Empanaos sin fronteras

Antes de nada vamos con la definición de empanao. Es muy probable que seas uno de ellos y no lo sepas. Es como los zombis, que no lo saben, como no tienen televisión ni van al cine... O los cansinos, que no se dan cuenta que lo son. La RAE recoge empanada mental como confusión de ideas, pero no define el término empanao.

No es aquel que está recubierto de pan rallado y huevo antes de realizar una fritura con aceite o estas guarrerías que hacen algunos con la mantequilla. Seguimos hablando de la cocina y freír cosas, que ya os veo venir y empezáis a imaginar a gente usando mantequilla para…. Paro que si no os lo estábais imaginando, ya os doy ideas. El caso es que un empanao es el que no se entera, el que está distraído, que está más pallá que pacá (esta definición no es la más técnica, pero es la que más se acerca a la definición real).

Y hay empanaos en todas partes del mundo. Aquí no hay discriminación por sexo, raza, religión, credo o avemaría cuando serás mía. ¿Pero cómo reconocerl…