Ir al contenido principal

Yes I can

O sería mejor decir, Yes I could. ¡Lo conseguí! ¡Lo he dejado!
  • ¡No jodas!
  • ¿En serio?
  • ¿Qué tal lo llevas?
  • ¡Me alegro un montón!
  • ¿Cómo lo has hecho?
  • ¡No puede ser!
  • ¿Ves como podías?
  • ¡Bien!
  • ¿Te ha costado mucho?

Algunas de estas frases, o todas a la vez, son las que llevo escuchando desde hace más de un mes. Exactamente desde el mismo día que decidí contarle a mi familia, amigos y conocidos (sin usar Facebook, Twitter o cualquier otra red social) que lo había conseguido. ¡He desinstalado Candy Crush del teléfono!


¿Qué? ¿Cómo se te ha quedado el cuerpo? Esto sí que no lo esperabas. Fuerza de voluntad que se llama. Envidia ¿eh? Yo solito. Sin ayuda ni nada. Ni sesiones de hipnosis, libros de autoayuda, ni medicamentos, sin parches, sin alcohol, sin aditivos. Así a pelo. Pasaré unos días en un centro de rehabilitación, y en breve estaré con vosotros de nuevo.  


Vale. No sabes, y te da exactamente igual, qué cojones es Candy Crush. Pues es un juego que… (¡Coño! Poned algo de vuestra parte y buscadlo en Google. O también mirad el link de arriba y ya de paso, le echáis un ojo a esta noticia). Si notáis que estoy un poco más irritable que de costumbre, puede ser porque he dejado de fumar, y seguro que algo influye.


Sí amigos, dos éxitos al precio de uno. Ya, ya sé que no tiene nada que ver una cosa con la otra. Ni punto de comparación. No os podéis imaginar lo difícil que es dejar algo que llevas mucho tiempo haciendo y en lo que piensas a todas horas. Te levantas pensando en este jodío vicio. Tienes un rato libre y lo dedicas a esta adicción. Vuelves a mirar el reloj para ver cuánto ha pasado desde la última vez… toda tu vida gira en torno a esto. No quieres dejarlo. Sudores fríos, temblores, ansiedad….y además, también está lo del tabaco.

Como de Candy Crush ya han escrito los de El País, os cuento algo más sobre “lo del tabaco”.

36, 650, 144,
No, no es la combinación de una caja fuerte, ni los números de la lotería primitiva, ni las medidas de la Duquesa de Alba… (Aunque pensándolo bien podría ser. 36 de pecho a la altura del pecho, 650 de cintura contando el pecho, 144 de cadera…).

Estos números son: 36 días que llevo sin fumar, 650 cigarros que no he fumado (¡Qué poético! Esta frase podría servir para una canción de Pablo Alborán) y 144 euros que he ahorrado desde que lo dejé. Ya sabéis que soy muy malo con los números. Tengo un programa en el móvil que me lo dice… Pero no, no estoy obsesionado con ello.


Más numeritos
Cuando decidí dejar de fumar, pero de verdad (no valía eso de: “a ver si lo dejo”), me puse a hacer números. Seguramente no sean del todo correctos, pero esto es lo que me salió teniendo en cuenta que llevo fumando desde hace casi 30 años. ¡Jodó!

DINERO GASTADO: Un cojón de las antiguas pesetas y la hostia puta en euros (no sé a cuanto está el cambio exactamente). Me daría, más o menos, para regalaros un montón de vidas del Candy Crush a todos los españoles y portugueses... (para los brasileños ya no, que son muchos).  

NUMERO DE CIGARRILLOS FUMADOS: Pffff. Ni a Julio Iglesias le hubiera dado tiempo a fumarse tantos después de… y mira que Julito ha tenido “después des”.

TIEMPO EMPLEADO EN FUMAR: El mismo que lleva Rajoy dando por saco al personal… una eternidad.

Podríamos sacar más estadísticas, pero todas serían igual de inútiles… Os avisé que era muy malo con los números.

¿Por qué?
¿Por qué lo he dejado? ¿Por qué no lo he dicho antes? ¿Por qué ahora? ¿No os parece que son demasiadas preguntas? ¿Y además, no sabéis que los que dejamos de fumar se nos agría un poco el carácter? Mira Fernando Fernán Gómez.


¿Y qué tal lo llevas?
Muy bien. De verdad. No me acuerdo del tabaco en ningún momento. Termino de comer, y no me apetece un cigarro. ¿Un cafetito? Y tampoco me acuerdo.  ¿Veo a mis amigos fumar? Y nada, no me fumaría ninguno ¿Me voy a la cama?  ¡A LA MIERDA! ¿A quién quiero engañar? Claro que me acuerdo, pero….. (tiempo para respirar profundamente), lo llevo bien.


¿Cómo?
Para que una noticia sea completa debe responder a estas 5 preguntas ¿Qué? ¿Quién? ¿Cómo? ¿Cuándo? ¿Dónde? El qué, quién, cuándo ya lo sabéis. Dónde, da un poco igual en este caso. Lo importante es el cómo. Pues ahora voy y no contesto si no es en presencia de mi abogado… Ya hablando en serio. Lo importante es querer dejarlo. Si quieres, ya tienes la mayor parte del camino, pero ya sabes, la fama cuesta.

Algunos os estaréis preguntando (no tengo ninguna duda de todos los que me leéis sois más listos que el hambre), si voy a cambiar el nombre al blog. ¿Y ahora que no hay cigarrito va a ser “Y a la Cama”? Vamos a dejarlo como está. Si se llamara así, parecería el blog de Julio Iglesias. Aunque no creo que este hombre pierda el tiempo en escribir lo que hace en la cama. Julito hace las cosas, o no las hace.




Comentarios

  1. ¡Bravo, Javier! ¡Mucho ánimo! ¡Tú eres fuerte! ¡Adelante!
    Besotes,
    Isabel

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Gracias por leer el blog y dejarme un comentario!

Entradas populares de este blog

10 cosas positivas de la caída de Whatsapp

¿No hay guasap? ¿Ni Instagram? ¿Qué se ha caído Facebook? ¿Desde muy alto? ¿Se ha roto? Es muy posible que vivas en otro planeta y no te hayas enterado de que la semana pasada Facebook, Messenger, Instagram y WhatsApp tuvieron algún problemilla durante unas horas. La gente entró en pánico. Hubo familias que no pudieron ver el último vídeo del nieto tirando los macarrones. ¿Cómo sabremos ahora si toda esa gente que publica fotos de comida está viva? Personas que no pudieron criticar al partido al que nunca votarán… Incluso alguno tuvo que hablar, ¡en persona! con sus amigos. Pensaréis que exagero, pero hubo gente que descubrió cómo funcionaba un libro. Que en su casa vivía más gente, sí, personas humanas, incluso que se puede vivir sin tener que contestar en menos de un minuto a ese mensaje poniendo jajajaja (los hay que ponen ajajajaj y no se sabe si están riendo o ahogándose). Es mejor pensar en positivo, nunca en negativo. No hay necesidad de pasar un mal rato. Y como todo tiene su pa…

¡Qué haríamos sin vosotras! 10 cosas que existen gracias a las mujeres

¡Menuda historia! ¡Qué injusta ha sido con las mujeres! Los historiadores venga a hablar de señores que han hecho poco, tirando a nada. Por ejemplo, la de reyes que hay en los libros de historia. Todos con el mismo nombre, pero con su numerito (como las señoras mayores en el mercado… cuando no se cuelan). Felipe I, II, III, VI (el del Atleti Ortiz) y González (no es rey pero vive mejor que ellos), o Papas... Hay hasta 16 Benedictos y 23 Juanes... ¿Y las mujeres qué? ¿Cuántas Juanas famosas hay? Sólo dos. Una que terminó loca del todo y la otra, la del arco (y sin flechas), quemada en la hoguera. Qué malamente se portan con las mujeres.

Como os iba diciendo, no se ha dado importancia al papel de la mujer en la historia. Han pasado de vosotras completamente. Si no fuera por las mujeres, el mundo sería muy distinto. Y no es sólo con vuestro papel de madres, que también. Es mucho más que eso. Y como alcalde vuestro que soy, os voy a dar la explicación que os debo.


Imaginad por un momento qu…

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


Estar malito no es estar o cosas que pasan cuando estás enfermito

Dicen que el cuerpo humano es muy sabio. No sé en qué se basan, pero hay gente muy lista que lo dice y tampoco es plan de empezar el año (por cierto ¡Feliz 2016!) llevando la contraria a la gente. Pues debe ser el cuerpo de los demás, porque lo que es el mío no es muy listo que se diga. ¿Pues no va y se pone malo en vacaciones? En plenas Navidades, cuando más rico está todo, y te pones hasta arriba de turrón, mazapán, y bolitas de anís (como el ratón de Susanita).
Y es que estar malito no es estar. Como la canción de Sergio Dalma. Y cuando te encuentras mal se te pone la misma voz que al cantante de canciones musicales. Ronca, muy ronca. Pero no tienes ganas de cantar, ni de bailar pegado, ni despegado, ni ná de ná.

Y es que una navidad sin un constipado, una pequeña gripe, una indigestión, resaca o aunque sea un padrastro, no es Navidad. ¿No os habéis fijado que en le tele sólo había anuncios de colonia o de medicinas? Casi todas para gente con la nariz tapada. La colonia para oler b…

San Patricio ¿Por qué?

No era irlandés, no se llamaba Patricio y los méritos que se le atribuyen tampoco están muy claros. Nació en Escocia, se llamaba Maewyn y lo de expulsar a las serpientes de la verde Irlanda… hummm. Es como si a San Isidro le atribuyéramos que expulsó a los canguros de Madrid, a San Fermín que no haya llamas en Pamplona o a San Mamés que hayan desaparecido los diablos de Tasmania de la ría de Bilbao.
¡Empezamos bien!  De verdad que no tengo nada en contra de este hombre. Es más, incluso me cae bien, como casi todos los santos, sobre todo si en su día es festivo.  No he tenido el gusto de conocerle, y me parece estupendo que sea un día dedicado para darse a la bebida (como los peces del Villancico, los irlandeses beben y beben y vuelven a beber… y no sólo durante San Patricio), pero creo que nos estamos pasando con la celebración.  Es una de las fiestas más internacionales del mundo y se me ocurre porqué.  Básicamente consiste en hacer un desfile con gente vestida de verde y beber (alco…

10 superpoderes que me gustaría tener

Hace tiempo os decía que no me gustan los superhéroes. Sigo en mis trece. No me gustan. Ni ellos, ni sus películas, ni sus series de televisión, ni los cómiz (sí, lo escribo como suena, ¿qué pasa?), ni sus trajes, ni sus problemas y movidas. Que todos tenemos problemas y no vamos disfrazados de mamarrachos por la calle… ¿o sí?

Sinencambio (también se escribe como suena… mal, pero así suena), sí me gustaría tener algunos de sus superpoderes. Y no, seguro que no acertáis con mis preferidos.
Estoy convencido de que todo el mundo diría que le gustaría volar (pues no hace frío arriba), o ser invisible (y nada más que los utilizaríais para hacer maldades o ver a la gente sin ropa ni nada) o tener la fuerza de los mares, o el ímpetu del viento (creo que me estoy confundiendo de canción).

¿Quieres saber qué superpoderes me pido? Vamos allá.