Entradas

Mostrando las entradas etiquetadas como dinero

Como si fuera esta noche la primera vez

Imagen
Ya sé que la canción habla de la última vez. La bella tonada también hace referencia a besar, pero todavía no están las cosas para ir dando besos a Troche y Moche (que no sé quiénes son, aunque pudieran ser los primos de las hormigas de Pablo Motos) ni por primera, ni última vez. Tampoco os voy a hablar de sexo, que hay que guardar las distancias. En Madrid podemos tomar cañas después del curro y en Barcelona hacen orgias. Punto pa Barcelona. pic.twitter.com/hn62Td3vkj — Me llamo Mulo (@AbreCesar23) April 29, 2021 En el post de esta semana os quería hablar de las primeras veces. No tienes muy claro qué hacer, cómo comportarte, esto se mete por aquí, dónde hay que tocar para que funcione…. Siento decepcionaros, sigo sin hablar de orgías, ni manteniendo, ni sin mantener distancia…. Que ya me contaréis cómo lo haces en una orgía. A no ser qué… ¡Que no! ¡Que no hablo de orgías! ¿Cómo te sientes cuando utilizas por primera vez un teclado?   No sabes dónde están las letras, los númer

Deseando los mejores deseos

Imagen
Ya estoy de vuelta. Año nuevo, post nuevo. Y empezamos el año deseando cosas. ¿Os habéis dado cuenta de que siempre “deseamos los mejores deseos”? Con nuestros mejores deseos, deseo todo lo mejor, espero que se cumplan todos tus deseos. Como se nota que son gratis.  Deseamos a todos un año feliz, la paz en el mundo, que acabe el hambre, trabajo para todos. Como si fuéramos Miss Universo. Eso sí, que no me hablen de Confucio, que me hago un lío. Yo además de salud, dinero y amor, por un euro más, os voy a desear más cosas. Como en los mcmenuses , o en los anuncios de la teletienda. Y a los primeros dos millones de lectores que entren en el blog, les regalo los deseos. Y además podéis leer el resto de posts sin recargo adicional. Todo son ventajas… Que se cumplan los deseos, ya no está garantizado. Si no quedas satisfecho, tampoco te devuelvo el dinero. Lo dicho, vamos con mis mejores deseos. Había otros, pero ya no son tan buenos.   Que nunca se te acabe la batería en el móvil, jamás.

Papeleo, Internez y la madre que parió a los formularios

Imagen
Vamos a empezar como si fuera un monólogo de un cómico. El otro día (tomando el otro día por cualquier momento que oscile entre ayer y otro día de la historia de la humanidad) tuve que ir a arreglar papeles.   Bonita expresión lo de arreglar papeles. Parece que los papeles se me habían roto, que no funcionaran. O que tuviera que darles con el destornillador de estrella (el plano no funciona para estos casos). Cuando decimos arreglar, queremos decir renovar, pagar, domiciliar… todas estas acciones que nos encanta hacer a todo el mundo. Tanto como madrugar para ir al dentista, o chupar una lija al mediodía en agosto… en Sevilla. Hoy voy a contarte algunas cosas que pasan cuando estás papeleando . Seguro que la RAE no recoge este término, porque ya sabemos que está lleno de señores que no les gusta recoger cosas nuevas, ni viejas, que lo tienen todo perdido. Vamos que me lío y no quiero cabrear a Pérez Reverte... aunque igual ya venía enfadado de serie. Vamos al

¿Y si los políticos se pasaran por Carabanchel?

Imagen
Cuando empecé a escribir en el blog me propuse no hablar de ciertas cosas, como por ejemplo el fútbol, religión o política. Pero ya sabéis cómo son estas cosas, que la noche te confunde, y al final te hacen hablar aunque no quieras. De fútbol ya os he hablado alguna vez, de religión también un poquito, y hoy os voy a hablar sobre los políticos, no de todos, sólo de algunos. Prometo que termino rápido. ¿Vamos allá? No te duermas Ángela, que esto va también contigo. 

Los bancos: ¿Y si al final hay que quererlos?

Imagen
Amiguitos, hoy vamos a hablar de los bancos. Son esos sitios en los que en las películas del oeste los malos entraban a robar con la cara tapada, llegaba el “cherif” cogía a los malos y los ponía entre rejas. Las cosas han cambiado. Ni siquiera hace falta ir al banco, ahora vienen ellos a ti… y tampoco está tan claro quiénes son los malos, y si te defiende alguien. Yo, que, de economía tengo conocimientos a nivel de usuario (es el nivel que se pone en los currículos para decir que tienes entre poca y nada idea del tema) tengo muchas dudas sobre los bancos… Más dudas que un disco de los Panchos.   A ver si entre todos podemos aclarar las dudas.

Si es que te tienes que reír, aunque no tenga gracia

Imagen
Quedarte sin pensión no es que sea un tema de mucha risión que digamos. Menos gracia que un guiri bailando flamenco o que el recibo de la luz. Lo que sí es para descojo esbozar una sonrisa, son las soluciones que han dado los señores que mandan.   ¡Que ahorres! Si es que sois unos manirrotos, estáis gastando por encima de vuestras posibilidades. Y no sólo te dan solución, que ya es todo un detalle, sino que te dan diferentes alternativas. Y yo, que mando poco, también os voy a dar algunas ideas. No, no me deis las gracias. Es lo menos que puedo hacer por vosotros. Eso sí, os tenéis que leer el post. Es el precio que tenéis que pagar. Vamos con las ideas

Yes I can

Imagen
O sería mejor decir, Yes I could. ¡Lo conseguí! ¡Lo he dejado! ¡No jodas! ¿En serio? ¿Qué tal lo llevas? ¡Me alegro un montón! ¿Cómo lo has hecho? ¡No puede ser! ¿Ves como podías? ¡Bien! ¿Te ha costado mucho? Algunas de estas frases, o todas a la vez, son las que llevo escuchando desde hace más de un mes. Exactamente desde el mismo día que decidí contarle a mi familia, amigos y conocidos (sin usar Facebook, Twitter o cualquier otra red social) que lo había conseguido. ¡He desinstalado Candy Crush del teléfono! ¿Qué? ¿Cómo se te ha quedado el cuerpo? Esto sí que no lo esperabas. Fuerza de voluntad que se llama. Envidia ¿eh? Yo solito. Sin ayuda ni nada. Ni sesiones de hipnosis, libros de autoayuda, ni medicamentos, sin parches, sin alcohol, sin aditivos. Así a pelo. Pasaré unos días en un centro de rehabilitación, y en breve estaré con vosotros de nuevo.   Vale. No sabes, y te da exactamente igual, qué cojones es Candy Crush. Pues es un juego que… (¡Coñ

Ya lo entenderás

Imagen
¿Cuántas veces de pequeño te han dicho Cuando seas mayor lo entenderás ? A mí, muchas, y ahora estoy convencido de que a) ellos tampoco sabían la respuesta y b) se estaban quitando el muerto de encima y como todavía quedaba tiempo para que fueras mayor, pensaban que no te acordarías… Y me acuerdo, pero sigo sin entenderlo. Por ejemplo “¿Por qué los políticos hablan tan raro?” (y no, no me refería a Fraga, sino a todos en general) y ahí te decían la frase (papá, mamá, no es nada personal,  los profes, y el resto de mayores también nos lo decían). Lo de las abejas y la polinización tampoco lo he pillado todavía… ¿Los zánganos se zumban a las abejas antes o después de recoger el polen?  La reina y un zángano Ahora hay más cosas que no entiendo , pero hoy os dejo 10 cosas que no comprendía cuando era pequeño. Había muchas otras, tampoco es plan de abrumar con mi ignorancia. Razón: Portero Nada que ver con Casillas o Diego López, o un anuncio de venta del ¿periódico? La