Ir al contenido principal

Amigo Félix, cuando llegues al cielo



Los viejunos como yo, os acodaréis de una canción de Enrique y Ana (dúo musical infantil formado por una niña y un sinvergüenza) que se llamaba Amigo Félix (la canción, no el sinvergüenza).  Sobre la canción y lo que voy a escribir sólo hay dos puntos en común, el amigo Félix y el cielo.  Por si no os acordabais o nunca la habéis escuchado, aquí os dejo un vídeo de la canción (si os acordáis, os podéis ahorrar el mal trago). 



El amigo Félix sobre el que quiero hablaros, no es el mismo al que se refería el conjunto músico-vocal (Gomaespuma dixit).  El de la canción era otro. Si hombre, el que nos hablaba de los lirones caretos, los abejarucos, el buitre “Leonardo” y demás fauna ibérica.   Vamos a hablar de otro que también ha ido al cielo pero de distinta manera… además éste ha vuelto (a toda leche, eso sí). 

El amigo Félix es el del apellido impronunciable que se tiró desde “tóloalto” y rompió la barrera del sonido (ahora que vuelva a subir y la arregle).  ¿Que no sabéis quién es? El que se disfrazó unos días antes de “Jalogüín” para pegar un salto y tuvo a medio mundo, y algo más, pendiente del salto para abajo.

Y yo me pregunto ¿Qué mérito tiene un salto para abajo? Si total, se ha dejado caer. Vale, desde 39 kilómetros, pero para abajo.  Si hubiera sido en la modalidad de salto “parriba”, lo entendería… ¡Qué injusta es la vida!  Harto me tiene el señor Baumgra, Baunglan…. ¡Cojones, ya! ¿No podía llamarse López o Rodríguez como cualquier persona de bien?  Os lo dice uno que tiene apellidos fáciles (Merchán y Ayllón).  

¿Por qué no creo que tenga mérito?  He vuelto a hacer un estudio concienzudo para exponer mis razones.  
  • Vale, que puede tener mérito tirarse desde ahí arriba, pero es que ibas dopado con Red Bull.  Por cierto,  que las alas se las habrán dado a otro, porque este iba con un paracaídas  (¡Así cualquiera!). 
  •  Se tira con las condiciones climatológicas adecuadas. Si hubiera sido español, ni lluvia, ni tormenta, ni nieve ni nada. Anda que no se lo pensó para tirarse, si hasta tuvieron que suspender un salto.  A un español o latino en general, no hacia falta más que decir ¿A qué no hay c…?  Antes de terminar la palabra cojones ya está saltando. 
  • Como es austriaco, y sabemos que estos señores no quieren a sus madres, ni siquiera se llevó una rebeca para subirse tan alto.  Eso sí, un casco y un traje de papel albal.  Ya me imagino a su madre diciéndole:
-  “Si vas de traje, vas de traje, con tu americana y tu corbata como Dios manda, pero salir así. ¿No te da vergüenza ir con un chándal blanco que te queda grande y publicidad por todas partes?   ¡Ayyy, si tu padre levantara la cabeza!”.  
-  Mama, si es por la temperatura.  
-  ¡Pues te pones el jersey gordo de ochos que te regaló la tía Gertrud en Navidad y santas pascuas!  Y además, ¿te irás sin haberte tomado la merienda?
-  Mamaaaaaa, que me dan una bebida isotónica (por no hacer publicidad :-) ). 
-  Ni isótopos, ni isótopas, te tomas un vaso de leche caliente y las madalenas.  
 
  • Y la mujer. ¿Es que no ha pensado en su mujer?  “Sufriendo por el capricho del hombre éste y los dichos saltitos.  Que si ahora me tiro desde las Torres Petronas, ahora cruzo el Canal de la Mancha… ¿Y tirar la basura? Eso no mola, ¿verdad?  ¡Pues llévate la bolsa y la tiras desde arriba y así aprovechas el viaje!”.
  • Lo mejor del tal Félix ha sido una cuenta de Twitter de coña Señor Baumgartner™  con joyas tales como:
  • Hola, ¿está Felix Baumgartner? —Sí, ahora baja.        
  • Sergio Ramos me acaba de enviar una petición de amistad en Tuenti preguntándome si he visto por algún lado su balón...
  • Untar mi espalda de mantequilla para ver de qué lado caigo...
  • "Os juro que la barrera del sonido ya estaba rota cuando yo llegué" Felix Baumgartner 2012.
  • A la única persona que veo desde aquí arriba es a Falete.
  • Tendría su gracia que tras saltar desde 36 km aterrizara en el aeropuerto de Castellón...
  • Éste salto será un pequeño paso para la humanidad, pero un hostión del copón para mí.
  • Sara, ¿qué tal está cayendo Felix Baumgartner? —De momento a todos muy bien. Es gracioso y muy majo —Gracias Sara.
  • Verás que ahora llega un Angry Bird y se carga mi globo...
Ahora podréis decir, que ha servido para demostrar la efectividad del traje (ya puede ser bueno, para lo feo que era), o que se han batido varios récords (caída libre, romper la barrera del sonido y vuelo tripulado en globo al punto más alejado).  ¡Vale y qué! Pues anda que no hay récord chorras y un libro entero para poner las tontás (el de un tal Ginés y sus récords).  

A ver quién mejora éstos (más baratos y sin tanta cobertura televisiva): Lanzamiento de güito de aceituna, el eructo más largo y ruidoso, comer 100 hamburguesas en un minuto, romper latas con un látigo, coleccionar conos de tráfico… Eso sí que es mérito y no las del amigo Félix, cuando subió al cielo.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


Yo os maldigo, jodíos móviles

No sé si os acordáis de Charlton Heston en El Planeta de los Simios en la escena final, más cabreao que una mona y “maldijiendo” a todos. Pues yo igual, maldigo a los móviles, que tienen la culpa de todo lo que sucede. Antes no había teléfonos inteligentes, ni siquiera un poco listos, y no pasaba lo que está pasando ahora. Si no, cómo os explicáis, que haya llegado Trump a ser Presidente. Pues por los móviles.

Y no sólo lo digo yo. También lo dicen los programas de la tele, y los de la radio y en los artículos de revistas y periódicos (por si no lo recuerdas, son esas cosas que venden en las tiendas con hojas… las lechugas, no, lo otro).

Pues eso, que lo dice todo el mundo. Todo el día nada más que “de mirar” el móvil y no hacemos otras cosas, no como antes que hacíamos…. por ejemplo… Dejadme pensar y ahora vengo.

¿Si pruebo con poesía aunque sea sólo un día?

En el blog he escrito sobre muchos temas. 6 años dan para muchas chorradas.  Cosas que me ocurren, otras que me podrían haber ocurrido, alguna que otra invención, noticias, entrevistas de actualidad, temas candentes (que vete tú a saber qué significa candente… Es algo sobre cómo cocinar los espaguetis para que queden perfectos ¿No?).

Pero nunca he escrito poesía. Jamás. Never, ever. Ni en el blog, ni en un cuaderno, ni ná de ná. Ni siquiera en el cole cuando me gustaba una niña (que se llamara Carlota, no ayudaba en las rimas), o en las puertas de los baños cuando era adolescente, que es cuando se escriben poesías con sentimiento.

Alguna vez tenía que ser la primera. Así que vamos a intentarlo, pero eso sí, no pidáis virguerías… No esperéis sonetos, romances, o versos enciclopédicos (o como quiera que se llamen los versos)… Eso sí, también prometo que no voy a tirar de rimas fáciles, usando el número 5 o con agua Bezoya y partes del cuerpo masculinas.

Dejadme que utilice algunas licenc…

Las cosas de la edad

Hace unos años un grupo llamado Modestia Aparte, también conocido como “molestia, aparta”, “cantaba” una canción llamada Cosas de la Edad. Digo “cantaba” y en el vídeo vais a entender por qué. No os perdáis la actitud del público y la voz melodiosa del “cantante”.
El caso es que las “personas humanas” nunca estamos contentos con lo que tenemos. Y entre las cosas que tenemos está lo de la edad y sus cosas. Si tenemos mucha edad queremos tener menos. Cuando tenemos pocos años, queremos tener más. Llega un momento en el que no queremos cumplir más, que incluso nos quitamos años. Un lío, ¿no? A ver si os explico bien lo de las edades del hombre, la mujer, la temporada otoño-invierno… Vamos allá. Tres meses, dos semanas, un día y un desayuno En el principio no hay años. La edad se cuenta en días, luego pasamos a semanas, meses… Que parecen condenas de la cárcel. Hay tiernos infantes que tienen 124 semanas y como no seas experto en matemáticas, no sabes si sigue en la cuna o está a punto de cas…

Carta del Ministerio de Hacienda y otras 9 cosas que dan más miedo que Halloween

Ya os conté hace mucho, mucho tiempo, cosas sobre el Jalogüín, y cómo se había puesto de moda lo de que la gente se disfrazara de calabazas, te metieran un truco, y que los niños hicieran tratos… Quizá no sea exactamente así, pero ya sabéis a lo que me refiero.
Cuando en España no había McDonalds, sí amigos, éramos un país muy pobre, y las hamburguesas se llamaban filetes rusos (lo único ruso que nos dejaban hacer en aquel entonces), la noche de Halloween no había disfraces ni truco, ni trato, ni hostias. Y el día siguiente a llevar flores al cementerio. No me digáis que no da mucho más miedo que plantar tres telarañas y vestirte de bruja piruja (siempre quise escribir lo de bruja piruja todo junto).

Y es que no hace falta que sea Halloween ni que vengan los americanos a decirte cuándo pasar miedo. Como si no tuviéramos nosotros nuestras cosas para cagarnos por la pata abajo (en el extranjero no tienen una expresión que describa el terror mejor que esta). ¿Quieres ejemplos de cosas que…