Ir al contenido principal

El amor en los tiempos del Tuenti



Exterior Noche- Estadio Vicente Calderón

Tres chicos jóvenes de unos 14 o 15 años gritando desde la grada a una periodista a pie de campo

Tres jóvenes al unísono (que quiere decir “todosalavez”)

¡Rubiaaaaaaaa, pásame el tuenti!!!!

La periodista rubia, sin girar la cabeza, hace caso omiso (que quiere decir ni puto caso) de los jóvenes que se desgañitan repitiendo la frase una y otra vez.

Palabrita del niño Jesús, que no me he inventado esta escena. Lo mejor de todo es que los chavales estaban indignados porque la rubia en cuestión no les hacía ni caso.  ¿Qué esperábais que fuera hacer la muchacha?


A – ¿Que os oyera mientras otros 50.000 tíos animando a su equipo y os gritara su perfil de Tuenti?

B – ¿Que se enamorara de los tres a la vez al veros tan apuestos y educados y corriera rauda y veloz a vuestro encuentro para salvar la distancia de 50 metros y os propusiera relaciones estables?

C - ¿Qué sólo se enamorara de uno de los tres, pero había que intentarlo?

D.- Ninguna de las tres primeras y echaros unas risas

Probablemente apostarían por la cuarta, pero ¿y si cuela?  Al fin y al cabo, ellos sólo pedían el tuenti de la rubia.  Luego todo lo demás, sería coser y cantar. Una vez tienes su perfil, la chica ya está en el bote.

¿Os acordáis cuando no había tuenti, ni Facebook, ni Twitter, ni Whattsapp, ni “ná de ná”? Por no haber, no había ni móviles.  No os estoy hablando de cuando todavía se entendía a la Duquesa de Alba al hablar.  Hace menos de 20 años de todo esto.  ¿Te gustaba una chavala?  Pues te jodías y tenías que llamarla por teléfono. Sí, sí, a ese teléfono fijo que todavía algunos tienen en su casa y que no suena más que para que un comercial te llame a las 10 de la noche para venderte algo. 



Los números de teléfono, si era en tu provincia sólo tenían 7 dígitos.  Si te molaba alguien de otra parte de España, estabas jodido, tenías que saberte 9 números.   ¿Quién se sabe ahora el móvil de otra persona?  Sin embargo me acuerdo del fijo de todos mis amigos (aunque no les llame nunca a casa).

A lo que iba, que siempre me pasa igual. Si te gustaba una jovenzuela, o ya te habías liado con ella, la primera prueba de fuego era conseguir hablar con ella por teléfono.  Ibas a una cabina (ese sitio donde se cambia Supermán), y llamabas.  Siempre, siempre, siempre, el teléfono iba a ser respondido por una voz masculina (las madres solo cogen las llamadas en las películas).  Había dos opciones, el padre, con voz de padre y poco simpático, o el hermano, en teoría más simpático, pero tirando a hijoputa.

En cualquier caso, la secuencia era siempre la misma. Tú con voz temblorosa, dirías, 
- Tú: Por favor, ¿podría hablar con “ponga aquí el nombre de su amada”? 
-Hermano:  ¡Pili! (¿Me habré equivocado?  ¡Me había dicho que se llamaba
 Pilar!).  “Te llama tu novio”.   
 – Tú: “No, que no soy tu novio, sólo somos…”

Pero ya estás hablando solo… o peor, ya estás hablando con ella y lo ha oído todo.
Si es el padre el que contesta, sería. 

–Padre: “¿Tú quien eres? “
- Tú: “Pues soy fulanito” (en el mismo momento que dices tu nombre, te cambia la voz y vuelves a tener cinco años).

Cuando contestaba el padre, la chica no estaba en casa, es una regla no escrita y te toca hablar más de la cuenta con un señor con una voz de más mala hostia que Fernando Fernán Gómez firmando autógrafos.

Una vez que lograbas dar con tu chica, o medio novia (tu quieres ser su novio, pero ella no), había que pasar un nuevo suplicio.  La velocidad con la que la cabina se tragaba las monedas.  Tenías 100 pesetas en monedas de 5 y aquello iba más rápido que Forrest Gump en los sanfermines.  Si se cortaba, tenías que volver a conseguir cambio y empezar el proceso de nuevo.

Había dos opciones, la carta (cuando aquello ya iba en serio) o los teléfonos.  Ahora, tienen todas las posibilidades de contactar con la chavala, o el chaval (que también ellas tienen derecho a entrar a los tíos).  Tienen el tuenti (menos el de la rubia de nuestra primera escena), Facebook, Twitter, Google+, whattsapp… mil y una posibilidades… Y con todas estas posibilidades, ¿lo único que se te ocurre es llamarla ¡Rubiaaaaaaa!?  Dios da pan a quien no tiene pañuelos (otra vez me he vuelto a liar).

En próximos capítulos explicaremos más a fondo las posibilidades del amor en los tiempos del Tuenti, o no...

Comentarios

Publicar un comentario

¡Gracias por leer el blog y dejarme un comentario!

Entradas populares de este blog

10 cosas positivas de la caída de Whatsapp

¿No hay guasap? ¿Ni Instagram? ¿Qué se ha caído Facebook? ¿Desde muy alto? ¿Se ha roto? Es muy posible que vivas en otro planeta y no te hayas enterado de que la semana pasada Facebook, Messenger, Instagram y WhatsApp tuvieron algún problemilla durante unas horas. La gente entró en pánico. Hubo familias que no pudieron ver el último vídeo del nieto tirando los macarrones. ¿Cómo sabremos ahora si toda esa gente que publica fotos de comida está viva? Personas que no pudieron criticar al partido al que nunca votarán… Incluso alguno tuvo que hablar, ¡en persona! con sus amigos. Pensaréis que exagero, pero hubo gente que descubrió cómo funcionaba un libro. Que en su casa vivía más gente, sí, personas humanas, incluso que se puede vivir sin tener que contestar en menos de un minuto a ese mensaje poniendo jajajaja (los hay que ponen ajajajaj y no se sabe si están riendo o ahogándose). Es mejor pensar en positivo, nunca en negativo. No hay necesidad de pasar un mal rato. Y como todo tiene su pa…

¡Qué haríamos sin vosotras! 10 cosas que existen gracias a las mujeres

¡Menuda historia! ¡Qué injusta ha sido con las mujeres! Los historiadores venga a hablar de señores que han hecho poco, tirando a nada. Por ejemplo, la de reyes que hay en los libros de historia. Todos con el mismo nombre, pero con su numerito (como las señoras mayores en el mercado… cuando no se cuelan). Felipe I, II, III, VI (el del Atleti Ortiz) y González (no es rey pero vive mejor que ellos), o Papas... Hay hasta 16 Benedictos y 23 Juanes... ¿Y las mujeres qué? ¿Cuántas Juanas famosas hay? Sólo dos. Una que terminó loca del todo y la otra, la del arco (y sin flechas), quemada en la hoguera. Qué malamente se portan con las mujeres.

Como os iba diciendo, no se ha dado importancia al papel de la mujer en la historia. Han pasado de vosotras completamente. Si no fuera por las mujeres, el mundo sería muy distinto. Y no es sólo con vuestro papel de madres, que también. Es mucho más que eso. Y como alcalde vuestro que soy, os voy a dar la explicación que os debo.


Imaginad por un momento qu…

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


Estar malito no es estar o cosas que pasan cuando estás enfermito

Dicen que el cuerpo humano es muy sabio. No sé en qué se basan, pero hay gente muy lista que lo dice y tampoco es plan de empezar el año (por cierto ¡Feliz 2016!) llevando la contraria a la gente. Pues debe ser el cuerpo de los demás, porque lo que es el mío no es muy listo que se diga. ¿Pues no va y se pone malo en vacaciones? En plenas Navidades, cuando más rico está todo, y te pones hasta arriba de turrón, mazapán, y bolitas de anís (como el ratón de Susanita).
Y es que estar malito no es estar. Como la canción de Sergio Dalma. Y cuando te encuentras mal se te pone la misma voz que al cantante de canciones musicales. Ronca, muy ronca. Pero no tienes ganas de cantar, ni de bailar pegado, ni despegado, ni ná de ná.

Y es que una navidad sin un constipado, una pequeña gripe, una indigestión, resaca o aunque sea un padrastro, no es Navidad. ¿No os habéis fijado que en le tele sólo había anuncios de colonia o de medicinas? Casi todas para gente con la nariz tapada. La colonia para oler b…

San Patricio ¿Por qué?

No era irlandés, no se llamaba Patricio y los méritos que se le atribuyen tampoco están muy claros. Nació en Escocia, se llamaba Maewyn y lo de expulsar a las serpientes de la verde Irlanda… hummm. Es como si a San Isidro le atribuyéramos que expulsó a los canguros de Madrid, a San Fermín que no haya llamas en Pamplona o a San Mamés que hayan desaparecido los diablos de Tasmania de la ría de Bilbao.
¡Empezamos bien!  De verdad que no tengo nada en contra de este hombre. Es más, incluso me cae bien, como casi todos los santos, sobre todo si en su día es festivo.  No he tenido el gusto de conocerle, y me parece estupendo que sea un día dedicado para darse a la bebida (como los peces del Villancico, los irlandeses beben y beben y vuelven a beber… y no sólo durante San Patricio), pero creo que nos estamos pasando con la celebración.  Es una de las fiestas más internacionales del mundo y se me ocurre porqué.  Básicamente consiste en hacer un desfile con gente vestida de verde y beber (alco…

10 superpoderes que me gustaría tener

Hace tiempo os decía que no me gustan los superhéroes. Sigo en mis trece. No me gustan. Ni ellos, ni sus películas, ni sus series de televisión, ni los cómiz (sí, lo escribo como suena, ¿qué pasa?), ni sus trajes, ni sus problemas y movidas. Que todos tenemos problemas y no vamos disfrazados de mamarrachos por la calle… ¿o sí?

Sinencambio (también se escribe como suena… mal, pero así suena), sí me gustaría tener algunos de sus superpoderes. Y no, seguro que no acertáis con mis preferidos.
Estoy convencido de que todo el mundo diría que le gustaría volar (pues no hace frío arriba), o ser invisible (y nada más que los utilizaríais para hacer maldades o ver a la gente sin ropa ni nada) o tener la fuerza de los mares, o el ímpetu del viento (creo que me estoy confundiendo de canción).

¿Quieres saber qué superpoderes me pido? Vamos allá.