Ir al contenido principal

Todos iguales para mi seréis, 13, 14, 15 y 16



Si no lo sabéis, ya os lo digo yo.  Una de mis películas favoritas es La Venganza de Don Mendo y mi actor preferido siempre ha sido Fernando Fernán Gómez (QEPD)… No confundir el acrónimo con Que Está Pidiendo Dinero (que seguro que también lo pedía el hombre).

Ya sé que no es la mejor película del mundo. He visto decorados mejores en las funciones de mi colegio (que no hacíamos teatro por cierto), pero me encanta y creo que es una de las más divertidas. Además, me sirve para hablar de una cifra fatal, que por suerte ya ha pasado, el Martes y 13 (no temáis, prometo no hablar de la pareja humorística).  Esta fecha fatal (Don Mendo dixit), se considera un día de mala suerte en muchos países (si queréis saber en cuáles exactamente, vais a la Wikipedia.  Que os lo tengo que dar todo hecho ¡coño ya!). Para otros es el Viernes 13, pero esa es otra “movie”. He aquí un fragmento de la peli sobre la fecha en cuestión.



Como ya ha pasado la cifra fatal, y no me ha pasado nada extraño, o eso creo, vamos hablar un poco de las supersticiones y de la mala suerte.   No tengo especiales manías, ni creo que nada (no voy a decir ni nadie, porque de eso no estoy tan seguro) te pueda dar mala o buena suerte.  Ni siquiera todas esas cosas, que se hacen por si acaso (tocar madera, santiguarse antes de un viaje, mirar a los dos lados antes de cruzar la calle...).  He pasado por debajo de un gato negro.  Se me ha caído la sal en una escalera y nada… pero creo que me estoy liando con el tema.

Si lo piensas fríamente, ¿Qué tiene que ver que se rompa un espejo (ya es de por sí una putada tener que recoger los cristales) con tener 7 años de mala suerte?  ¿De verdad crees que derramar la sal o llevar ropa de un determinado color te va a acarrear alguna desgracia?   Mira Agatha Ruiz de la Prada la ropa que hace y se ha forrado (no hablo de su suerte en el resto de cosas…no hay más que pensar en su marido).

Hay quién cree que llevar una pata de conejo da buena suerte. ¡Pregúntaselo al conejo!  (me refiero al que le falta la pata… que os conozco).  Otros llevan amuletos o piensan que encontrar una herradura también augura algo positivo (a menos que tengas caballos, seas herrero o te llames Sarah Jessica Parker).




Hay otras muchas cosas que son signos de mala suerte o directamente una putada y no se habla de ello ¿Casualidad?  No lo creo :-).  Os voy a poner unos ejemplos (algunas parecen maldiciones gitanas):

  • Que tus vecinos sean “fanes” de Camela o les guste la gasolina (Dame más Gasooooliiiina) y pongan la ¿música? a todo trapo

  • Encontrarte por la calle a Justin Bieber y no llevar un arma inciso punzante (que no sé lo que es, pero asusta…) para provocarle una “pupa” inciso “confusa”  
  • Subir en el ascensor con la representante de Avón con todo el catálogo puesto en el “careto facial” (es un hecho verídico y autobiográfico).  El olor no desaparece en 15 días ni aunque hagas una sardinada y una olla de repollo en el ascensor.
  • Que se te estropee la tele y que el único canal que puedas ver sea Telemadrid
  • Ver cómo se marcha el último tren (y no es una metáfora)
  • Depender de los mapas del iPhone para llegar a algún sitio
  • Que se te acabe la batería del móvil cuando necesitas hacer una llamada (¿alguien utiliza el Smartphone para hablar?)
  • Que se te ponga en la fila de delante del cine Marge Simpson
  • Que no haya papel higiénico en el baño, ni un triste Marca que llevarte al...
  • Tener que hacerte un sándwich con la última rebanada del pan Bimbo
  • Andar descalzo y golpearte el dedo pequeño (realmente da igual el dedo que reciba el piñazo, pero es que es tan indefenso…)
  • Tener que abrir una lata o cualquier envase con la palabra abrefácil (los cojones sí que se abren fácil)
  • No encontrar el mechero para fumarte el cigarrito de antes de ir a la cama
Aunque no creo que los Martes y 13 den mala suerte, ya os aviso que no viviremos ninguno más (según los Mayas)…. Por si acaso, si tampoco os creéis la profecía de estos señores, el próximo martes y 13 será en agosto de 2013 (13/08/13), y volveré a ver la misma escena de la Venganza de Don Mendo (mayas mediante).

Comentarios

Entradas populares de este blog

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


Yo os maldigo, jodíos móviles

No sé si os acordáis de Charlton Heston en El Planeta de los Simios en la escena final, más cabreao que una mona y “maldijiendo” a todos. Pues yo igual, maldigo a los móviles, que tienen la culpa de todo lo que sucede. Antes no había teléfonos inteligentes, ni siquiera un poco listos, y no pasaba lo que está pasando ahora. Si no, cómo os explicáis, que haya llegado Trump a ser Presidente. Pues por los móviles.

Y no sólo lo digo yo. También lo dicen los programas de la tele, y los de la radio y en los artículos de revistas y periódicos (por si no lo recuerdas, son esas cosas que venden en las tiendas con hojas… las lechugas, no, lo otro).

Pues eso, que lo dice todo el mundo. Todo el día nada más que “de mirar” el móvil y no hacemos otras cosas, no como antes que hacíamos…. por ejemplo… Dejadme pensar y ahora vengo.

¿Si pruebo con poesía aunque sea sólo un día?

En el blog he escrito sobre muchos temas. 6 años dan para muchas chorradas.  Cosas que me ocurren, otras que me podrían haber ocurrido, alguna que otra invención, noticias, entrevistas de actualidad, temas candentes (que vete tú a saber qué significa candente… Es algo sobre cómo cocinar los espaguetis para que queden perfectos ¿No?).

Pero nunca he escrito poesía. Jamás. Never, ever. Ni en el blog, ni en un cuaderno, ni ná de ná. Ni siquiera en el cole cuando me gustaba una niña (que se llamara Carlota, no ayudaba en las rimas), o en las puertas de los baños cuando era adolescente, que es cuando se escriben poesías con sentimiento.

Alguna vez tenía que ser la primera. Así que vamos a intentarlo, pero eso sí, no pidáis virguerías… No esperéis sonetos, romances, o versos enciclopédicos (o como quiera que se llamen los versos)… Eso sí, también prometo que no voy a tirar de rimas fáciles, usando el número 5 o con agua Bezoya y partes del cuerpo masculinas.

Dejadme que utilice algunas licenc…

Las cosas de la edad

Hace unos años un grupo llamado Modestia Aparte, también conocido como “molestia, aparta”, “cantaba” una canción llamada Cosas de la Edad. Digo “cantaba” y en el vídeo vais a entender por qué. No os perdáis la actitud del público y la voz melodiosa del “cantante”.
El caso es que las “personas humanas” nunca estamos contentos con lo que tenemos. Y entre las cosas que tenemos está lo de la edad y sus cosas. Si tenemos mucha edad queremos tener menos. Cuando tenemos pocos años, queremos tener más. Llega un momento en el que no queremos cumplir más, que incluso nos quitamos años. Un lío, ¿no? A ver si os explico bien lo de las edades del hombre, la mujer, la temporada otoño-invierno… Vamos allá. Tres meses, dos semanas, un día y un desayuno En el principio no hay años. La edad se cuenta en días, luego pasamos a semanas, meses… Que parecen condenas de la cárcel. Hay tiernos infantes que tienen 124 semanas y como no seas experto en matemáticas, no sabes si sigue en la cuna o está a punto de cas…

Carta del Ministerio de Hacienda y otras 9 cosas que dan más miedo que Halloween

Ya os conté hace mucho, mucho tiempo, cosas sobre el Jalogüín, y cómo se había puesto de moda lo de que la gente se disfrazara de calabazas, te metieran un truco, y que los niños hicieran tratos… Quizá no sea exactamente así, pero ya sabéis a lo que me refiero.
Cuando en España no había McDonalds, sí amigos, éramos un país muy pobre, y las hamburguesas se llamaban filetes rusos (lo único ruso que nos dejaban hacer en aquel entonces), la noche de Halloween no había disfraces ni truco, ni trato, ni hostias. Y el día siguiente a llevar flores al cementerio. No me digáis que no da mucho más miedo que plantar tres telarañas y vestirte de bruja piruja (siempre quise escribir lo de bruja piruja todo junto).

Y es que no hace falta que sea Halloween ni que vengan los americanos a decirte cuándo pasar miedo. Como si no tuviéramos nosotros nuestras cosas para cagarnos por la pata abajo (en el extranjero no tienen una expresión que describa el terror mejor que esta). ¿Quieres ejemplos de cosas que…