Ir al contenido principal

¿Cómo están usteeeedes? Pues un poco tristes, la verdad



Salir de la cama siempre es una putada (sea lo que sea que hayas hecho dentro de ella), pero levantarte un domingo, más o menos temprano y que la primera noticia que veas es la muerte de una de las personas que más te ha hecho reír en tu infancia, es aún peor.  

No recuerdo la televisión sin algún miembro de la familia Aragón. Primero fueron Gaby, Fofó, Miliki y Fofito, luego llegó Milikito, después Rody… Pero siempre fueron Los Payasos de la Tele, los de verdad.  Ahora hay muchos más payasos en la televisión, casi ninguno de la familia Aragón, y todos sin hacerme ni puta gracia.  

Para esos niños de 30 años a los que cantaba Miliki hace más de 13 años (a ver esas matemáticas…), escuchar el famoso Había una vez, un circo, era lo más.  Lo que llevabas esperando toda la semana (así de simples éramos). Sinceramente, no recuerdo qué día de la semana lo ponían, tenía 5 añitos (sí, había tele en aquella época), pero recuerdo ver a tres señores con una camisa gris (más tarde supe que era roja) por las rodillas y otro más serio con un frac diciendo ¿Cómo están ustedes?… Todos, hasta mi abuela, aunque estuviera resfriada y se había pasado el día diciendo que estaba muy mala, gritando como una loca, ¡Bieeeeeen!



La secuencia era siempre la misma, todos y cada uno de ellos, soltaban la misma frase para que los niños perdieran la voz.  Después la actuación de algún domador, mago, alguien haciendo juegos “calamares” (como diría Miliki), la aventura con el Sr. Chinarro (aquel calvito que siempre terminaba malamente) y el cierre con alguna canción. No sé si el orden era exactamente ese, pero la aventura era tan esperada como el último capítulo de Lost (y además mucho mejor).



Da igual la edad que tengas, pero si eres español (ya sé que me leéis muchos desde fuera de España y se os agradece muchííííísimo, pero seguro que les conocéis también) has oído y cantado alguna, aunque sólo sea una, de sus canciones.  Y aquí, es donde estoy convencido, de que estos señores se metían algo para componer esas letras.  Se habla mucho de las drogas y los Rolling o Los Beatles, y toda esa panda de ye-yés, pero estos eran de la época y esas letras no se escriben con una cervecita y un Ducados únicamente.  Con todo el respeto que les tengo, estos señores se “drojaban”, esas narices postizas ocultaban algo y si no, ¿cómo es posible lo siguiente?
  • En la canción de Hola Don Pepito y Don José, dos tipos requete finos y medio chiflaos. ¿A quién se le ocurre una conversación como esta?  ¿Qué enredos tenía la abuela de Don Pepito con Don José (¿o era al revés). Sospechoso cuando menos. 
  •  ¿Y el ratón de Susanita? ¿Pero dónde se ha educado esa niña para alimentar un bicho así?  Normal, que el bicho le diera por bailar tangos y rock & roll, si le has inflado a azúcar al bicho con el chocolate, el turrón y las bolitas de anís.  En los últimos análisis tenía la tensión por las nubes y está a base de Danacol.  De Susanita no se han vuelto a tener noticias. 
  • ¿Y el auto feo? No me importa porque llevo ¿Torta? Esto lo coge Iker Jiménez y te hace un programa entero con la letra. El viajar es un placer que nos suele suceder… Vale, lo que tú digas.
  • La de los chinos de amol también tenía su miga. Ahora que se ven tantos chinos en sus tiendas de chinos, nunca he oído esta conversación. Puede ser que no lo pille porque hablan en su idioma, pero por el tono no se les ve muy enamorados. Al menos en los chinos donde yo compro.  Sólo dicen, “son tles cualenta” (todo cuesta lo mismo, independientemente de lo que compre). 
  • En el Dale Ramón, la historia termina bien, el chaval de tanto chutar fuerte, llegó a Primera División.  No sé a qué equipo, pero para mí, que nos han engañado.  En la colección de cromos nunca he visto a ningún Ramón.
  • Otra es la de la escoba y Pepe.  Seguro que el Instituto del Infante prohibiría la canción.  ¿Dónde se ha visto a alguien pedirle la escoba para darle con ella?  Pepe trae la escoba que te doy con ella.  Este Pepe, debía ser el padre de Don Pepito, que luego se lió con la abuela de Don José.
  • ¿Y qué me decís de Manuela, porompompón? ¿Qué rima con Manuela?  Pues Cazuela ¡Qué gran idea! ¡Vamos a hacer una canción sobre una cocinera que se llama Manuela y si me hace buenos guisos, yo le compro un piso!  Si no os creéis la letra, aquí la tenéis: http://seronoser.free.fr/payasos/letras.htm#manuela


¿Véis como, casi siempre, mis teorías están fundamentadas?  Estos señores eran unos cracks (y va sin doble sentido). Si habéis tenido la suerte de disfrutar con ellos, entenderéis que aunque me levanté un poco triste, siempre es mejor recordar al gran Emilio Aragón (el otro es alto, pero no es tan grande) con una sonrisa.


 

Comentarios

  1. Una completamente cierta. Sitúate en Bodega La Ardosa de Conde de Peñalver, 16, hace más de 30 años. Chicho y yo jugando por la calle junto a la casa de mi abuela que vivía en el 18. De repente sale de La Ardosa, Chinarro.
    Nos recorrimos 30 números de la calle detrás de él, diciendo:

    - nananinonainonai Chinarro cabrón, Chinarro calvo jojojojojo

    Hasta que el susodicho, pelín molesto, se dio la vuelta y casi nos calza una hostia de tres pares.
    Estoy seguro que no hace falta que te jure que era verdad.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Gracias por leer el blog y dejarme un comentario!

Entradas populares de este blog

La generación gominola o estos chicos no aguantan ná

Los jóvenes de ahora no aguantan nada. Son muy blandos. Cuando yo era joven… Y detrás de estas tres frases prepárate para escuchar toda clase de exageraciones variadas.  Aunque esto no es nuevo. Va pasando de generación en generación.

Ya lo decía Aristó…. ¿O era Platon? Bueno, algún señor con barbas, túnica y sandalias que decían cosas que te hacían pensar.¿Te imaginas a Rajoy de esa guisa diciendo cosas que hacen pensar? El caso es que…

Como ya tengo una edad en la que puedo decir eso de que la juventud de ahora …. (inserte cualquier queja en la línea de puntos), yo también voy a aportar mis reflexiones. 

Vamos allá

Carta del Ministerio de Hacienda y otras 9 cosas que dan más miedo que Halloween

Ya os conté hace mucho, mucho tiempo, cosas sobre el Jalogüín, y cómo se había puesto de moda lo de que la gente se disfrazara de calabazas, te metieran un truco, y que los niños hicieran tratos… Quizá no sea exactamente así, pero ya sabéis a lo que me refiero.
Cuando en España no había McDonalds, sí amigos, éramos un país muy pobre, y las hamburguesas se llamaban filetes rusos (lo único ruso que nos dejaban hacer en aquel entonces), la noche de Halloween no había disfraces ni truco, ni trato, ni hostias. Y el día siguiente a llevar flores al cementerio. No me digáis que no da mucho más miedo que plantar tres telarañas y vestirte de bruja piruja (siempre quise escribir lo de bruja piruja todo junto).

Y es que no hace falta que sea Halloween ni que vengan los americanos a decirte cuándo pasar miedo. Como si no tuviéramos nosotros nuestras cosas para cagarnos por la pata abajo (en el extranjero no tienen una expresión que describa el terror mejor que esta). ¿Quieres ejemplos de cosas que…

Empanaos sin fronteras

Antes de nada vamos con la definición de empanao. Es muy probable que seas uno de ellos y no lo sepas. Es como los zombis, que no lo saben, como no tienen televisión ni van al cine... O los cansinos, que no se dan cuenta que lo son. La RAE recoge empanada mental como confusión de ideas, pero no define el término empanao.

No es aquel que está recubierto de pan rallado y huevo antes de realizar una fritura con aceite o estas guarrerías que hacen algunos con la mantequilla. Seguimos hablando de la cocina y freír cosas, que ya os veo venir y empezáis a imaginar a gente usando mantequilla para…. Paro que si no os lo estábais imaginando, ya os doy ideas. El caso es que un empanao es el que no se entera, el que está distraído, que está más pallá que pacá (esta definición no es la más técnica, pero es la que más se acerca a la definición real).

Y hay empanaos en todas partes del mundo. Aquí no hay discriminación por sexo, raza, religión, credo o avemaría cuando serás mía. ¿Pero cómo reconocerl…