Ir al contenido principal

Querida Tertulia, no eres tú, soy yo.

No me digáis que no es bonita la palabra tertulia. Algunos podréis decir que parece el nombre de una señora mayor de pueblo, la Tía Tertulia. Otros que suena a un plato de comida. Tertulia a la francesa, por poner un ejemplo.
Realmente el nombre proviene de las reuniones para leer y discutir las obras de Tertuliano. Luego ya los tertulianos dejaron de leer y se han dedicado a discutir, casi siempre a gritos, y lo único que importa es quién chilla más rápido, más alto, más fuerte, como en las olimpiadas.
Hubo un tiempo en que la gente hablaba para mostrar diferentes puntos de vista, opinar sobre temas interesantes, llegar a acuerdos… ¡Qué tiempos! Y la gente se hablaba con educación, se respetaban los turnos de palabra… Aquello era como una convención de los osos amorosos en el país de la piruleta.
Pero todo cambió y os voy a contar algunas cosas que no me gustan de las tertulias, ni de los tertulianos, nanianos (siempre había querido usarlo en una frase). ¡Allá vamos! (prometo ser breve).
Los payasos de la tele
Antes cuando decías que ibas a ver los payasos de la tele, todo el mundo tenía muy claro que te referías a Gaby, Fofo, Miliki, Fofito y Finiquito (quizá no se llamaba así exactamente). Ahora dile a alguien eso y te preguntan que a qué payasos te refieres. Si vas a ver a esos señores gritando sobre fútbol, o sobre unos que están encerrados en una casa, los que están en una isla, políticos… Quizá deberíamos encerrarlos a todos.
¿Hace falta saber del tema para hablar?
Cuando salía gente en la tele dando una opinión o comentando alguna cuestión entendías que la persona sabía de lo que hablaba. ¿Ahora? ¿Por qué hablar de algo que controlas? Yo digo lo que me la gana. ¿No hay libertad de expresión? Pues digo lo que quiero. A ver si ahora vas a venir tú a decirme lo que puedo o no decir en televisión. ¡Ya está bien!
Hablemos de la Unión Europea. Me pienso de que…
Hay tertulianos nanianos que pueden hablar lo mismo de fútbol, política, de temas internacionales, de derecho, del revés… Lo que te imagines. Y de todo saben el doble que tú. Si tú no sabes nada, ellos no saben nada de nada. Pero ahí les tienes, hablando, y rellenando tiempo.
Quesito naranja, deportes
Podríamos pensar que los señores que hablan de deportes se han informado del tema. Saben quiénes juegan, las reglas del juego, conocen detalles de los diferentes equipos, tienen información de los jugadores. Efectivamente, podríamos pensarlo, pero aquí no estamos para pensar. Se presentan como los chavales en el colegio cuando les ponen un examen sorpresa. ¿Había que estudiar? ¡Nadie me dijo que teníamos examen! Pero da igual, si lo importante no es aprobar o suspender, lo que de verdad importa es…
¡Pelea, pelea!
Pongo a un periodista, a un político, a un ex-jugador, un experto (del latín “ex” -que antes sí, “perto” –me lo sabía pero se me ha olvidado). Da igual a quién lleves y que sepa de lo que habla. Lo fundamental es que defienda una opción, y que grite. Luego a otro, que también grite y que defienda lo contrario. Cuanto más distanciados en sus ideas, mejor. ¡Y a jugar! Ya tenemos programa, uno contra el otro. “Porque tu más, y anda que tú, pues lo tuyo sí que es grave y así hasta el infinito y más allá” y así durante una hora por lo menos, sin contar los anuncios. He visto niños de tres años discutir por un juguete con más argumentos que muchos tertulianos.

Ese bajito parece que juega bien
Una suposición, o como dicen los médicos, un supositorio; pongamos que estamos viendo el mundial de fútbol. Esperas que los señores que estén comentando el partido conozcan a los jugadores (no personalmente pero al menos los nombres y cómo juegan)… Y la esperanza es lo último que se pierde, pero hay veces que es desesperante. Os prometo que he oído a comentaristas en la tele irlandesa durante un partido del Barcelona: “El bajito este, el 10, no juega mal ¿verdad?”. Mi abuela tampoco conocía a muchos jugadores, eso es verdad. Pero ella no era comentarista deportiva. Y molaba mucho más.  
¿Tormenta en el Mar de Alborán?
¿Os imagináis tertulias sobre el tiempo? Así en general. Gente que está en contra de que haya borrascas o que el anticiclón venga de las Azores. “¡Ya está bien¡ “¿No podría venir de otro sitio?” “Mesocurre” una idea para un programa. Gente en un ascensor hablando del tiempo. Hasta aquí nada rompedor ni novedoso, pero aquí está el giro. Comienzan a hablar sobre si el día se ha levantado fresquito o lloverá un poco más tarde y ahí comienza la discusión. Que si ayer hizo menos calor, que si el otro día hacía más frío y llovió, que te pongas la rebequita… y ya está el lío armado. Y volvemos a la pelea. Ríete tú de un Barça-Real Madrid. Chubascos frente a  isobaras. La lucha final.
No seamos injustos, también hay tertulianos buenos
A veces me gusta exagerar un poco, pero en realidad hay algunos tertulianos que saben de lo que hablan, se preparan los temas, saben escuchar a los adversarios y los rebaten con datos, no opiniones… Aquí tenéis un ejemplo.
Ya os digo que seguramente es cosa mía, y que habrá tertulias buenas en las que la gente sepa de qué habla, estén basados en datos, no sólo opiniones, que respeten los turnos de palabra, no griten…. Creo que ya tengo el programa perfecto. ¡Y además, te enseñan a bailar! Ya os iré contando.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Yo os maldigo, jodíos móviles

No sé si os acordáis de Charlton Heston en El Planeta de los Simios en la escena final, más cabreao que una mona y “maldijiendo” a todos. Pues yo igual, maldigo a los móviles, que tienen la culpa de todo lo que sucede. Antes no había teléfonos inteligentes, ni siquiera un poco listos, y no pasaba lo que está pasando ahora. Si no, cómo os explicáis, que haya llegado Trump a ser Presidente. Pues por los móviles.

Y no sólo lo digo yo. También lo dicen los programas de la tele, y los de la radio y en los artículos de revistas y periódicos (por si no lo recuerdas, son esas cosas que venden en las tiendas con hojas… las lechugas, no, lo otro).

Pues eso, que lo dice todo el mundo. Todo el día nada más que “de mirar” el móvil y no hacemos otras cosas, no como antes que hacíamos…. por ejemplo… Dejadme pensar y ahora vengo.

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


CEO, Fundador, Máster del universo, Administrador y Portero Delantero o cómo darse importancia

¿Os podéis creer que hay gente que incluyen en sus CVs (también conocido como curriculucucú paloma) títulos, cursos, estudios que es probable, o muy posible, que no tengan o no hayan cursado nunca? Increíble, ¿Verdad? Hay algunos que incluso incluyen entre sus conocimientos habilidades que no tienen. Todos hemos leído en los curriculums, lo de nivel alto de inglés. Y ni nivel, ni alto, y lo más cerca de saber inglés es escuchar a Michael Robinson... en español. Con saber decir “gudmornin”, ya es nivel avanzado, si dicen “vulevú cuché avemua” ya tienen un francés nivel usuario. Hay algunos que acaban de montar su empresa y se hacen su tarjeta con más títulos que el Real Madrid y el Barça juntos. Son CEO, Fundador, “Entrepiernur”, Visionario, Máster del universo, Consejero y Máximo accionista de, pongamos, la empresa Pérez González y Asociados Cuando Los Haya SL. Pero hay otros, que no les gusta darse tanto pisto, o les da un poco de vergüenza mostrar todas sus habilidades y no incluyen to…

El infiernillo o no te deseo el mal pero ojalá vivas rodeado de gente que…

No sé cómo está el tema del cielo o el infierno ahora según la iglesia. Esto es como con los ministros de Educación, cada vez que hay uno nuevo cambian las leyes. Los papas hacen lo mismo. No hay cielo. Ahora sí, pero diferente, y sin San Pedro, ni San Miguel, ni ninguna otra cerveza. Ya no hay purgatorio. El infierno está privatizado y sólo funciona para los malos malísimos. Y así con todo.

Pero estoy convencido que hay un infiernillo. No me refiero al aparatejo este que servía para calentar leche, el café, o un huevo. Te recomiendo que lo uses con cuidado y que los huevos no sean de personas humanas. Es más como un sitio al que vaya gente que tampoco es que merezca un castigo divino, pero sí que se lleve un pequeño escarmiento. Un infierno pequeño. Como un rincón de pensar para los mayores, y que aprendan la lección.

¿Y quién merece ir al infiernillo? Yo voy a dar mis ideas y luego ya votamos entre todos para ver si les castigamos o no.Allá vamos.

¿Has visto las noticias? ¿Las de dónde?

Según el mundo en el que vivas puede que las noticias más importantes sean que Cristiano Ronaldo se ha “enfurruñao” con sus compañeros. O que Isabel Pantoja sale de la cárcel. Que a Paquirrín, Pantojín Jr,  habría que meterle en la cárcel por la música que hace, y que la próxima semana seguiremos hablando del gobierno.


Pero en otros mundos, que también los hay, no saben si Paquirrín es el próximo Presidente. Si les dicen que Cristiano Ronaldo está en la cárcel, no sabrán de quién le hablamos y no les extrañaría que Pantoja fuera la máxima goleadora de la liga de fútbol, o participará en las próximas Olimpiadas o si se ha “enfurruñao”.

Las noticias que, como ahora se dice, hacen arder las redes, puede que no merezcan ni una línea en “The Country” (El País en Estados Unidos) o un comentario en “The Reason” (La Razón de UK)y ni siquiera dirán nada en “Antenna Three” de Australia. Mejor te cuento algunos ejemplos