Ir al contenido principal

Querida Tertulia, no eres tú, soy yo.

No me digáis que no es bonita la palabra tertulia. Algunos podréis decir que parece el nombre de una señora mayor de pueblo, la Tía Tertulia. Otros que suena a un plato de comida. Tertulia a la francesa, por poner un ejemplo.
Realmente el nombre proviene de las reuniones para leer y discutir las obras de Tertuliano. Luego ya los tertulianos dejaron de leer y se han dedicado a discutir, casi siempre a gritos, y lo único que importa es quién chilla más rápido, más alto, más fuerte, como en las olimpiadas.
Hubo un tiempo en que la gente hablaba para mostrar diferentes puntos de vista, opinar sobre temas interesantes, llegar a acuerdos… ¡Qué tiempos! Y la gente se hablaba con educación, se respetaban los turnos de palabra… Aquello era como una convención de los osos amorosos en el país de la piruleta.
Pero todo cambió y os voy a contar algunas cosas que no me gustan de las tertulias, ni de los tertulianos, nanianos (siempre había querido usarlo en una frase). ¡Allá vamos! (prometo ser breve).
Los payasos de la tele
Antes cuando decías que ibas a ver los payasos de la tele, todo el mundo tenía muy claro que te referías a Gaby, Fofo, Miliki, Fofito y Finiquito (quizá no se llamaba así exactamente). Ahora dile a alguien eso y te preguntan que a qué payasos te refieres. Si vas a ver a esos señores gritando sobre fútbol, o sobre unos que están encerrados en una casa, los que están en una isla, políticos… Quizá deberíamos encerrarlos a todos.
¿Hace falta saber del tema para hablar?
Cuando salía gente en la tele dando una opinión o comentando alguna cuestión entendías que la persona sabía de lo que hablaba. ¿Ahora? ¿Por qué hablar de algo que controlas? Yo digo lo que me la gana. ¿No hay libertad de expresión? Pues digo lo que quiero. A ver si ahora vas a venir tú a decirme lo que puedo o no decir en televisión. ¡Ya está bien!
Hablemos de la Unión Europea. Me pienso de que…
Hay tertulianos nanianos que pueden hablar lo mismo de fútbol, política, de temas internacionales, de derecho, del revés… Lo que te imagines. Y de todo saben el doble que tú. Si tú no sabes nada, ellos no saben nada de nada. Pero ahí les tienes, hablando, y rellenando tiempo.
Quesito naranja, deportes
Podríamos pensar que los señores que hablan de deportes se han informado del tema. Saben quiénes juegan, las reglas del juego, conocen detalles de los diferentes equipos, tienen información de los jugadores. Efectivamente, podríamos pensarlo, pero aquí no estamos para pensar. Se presentan como los chavales en el colegio cuando les ponen un examen sorpresa. ¿Había que estudiar? ¡Nadie me dijo que teníamos examen! Pero da igual, si lo importante no es aprobar o suspender, lo que de verdad importa es…
¡Pelea, pelea!
Pongo a un periodista, a un político, a un ex-jugador, un experto (del latín “ex” -que antes sí, “perto” –me lo sabía pero se me ha olvidado). Da igual a quién lleves y que sepa de lo que habla. Lo fundamental es que defienda una opción, y que grite. Luego a otro, que también grite y que defienda lo contrario. Cuanto más distanciados en sus ideas, mejor. ¡Y a jugar! Ya tenemos programa, uno contra el otro. “Porque tu más, y anda que tú, pues lo tuyo sí que es grave y así hasta el infinito y más allá” y así durante una hora por lo menos, sin contar los anuncios. He visto niños de tres años discutir por un juguete con más argumentos que muchos tertulianos.

Ese bajito parece que juega bien
Una suposición, o como dicen los médicos, un supositorio; pongamos que estamos viendo el mundial de fútbol. Esperas que los señores que estén comentando el partido conozcan a los jugadores (no personalmente pero al menos los nombres y cómo juegan)… Y la esperanza es lo último que se pierde, pero hay veces que es desesperante. Os prometo que he oído a comentaristas en la tele irlandesa durante un partido del Barcelona: “El bajito este, el 10, no juega mal ¿verdad?”. Mi abuela tampoco conocía a muchos jugadores, eso es verdad. Pero ella no era comentarista deportiva. Y molaba mucho más.  
¿Tormenta en el Mar de Alborán?
¿Os imagináis tertulias sobre el tiempo? Así en general. Gente que está en contra de que haya borrascas o que el anticiclón venga de las Azores. “¡Ya está bien¡ “¿No podría venir de otro sitio?” “Mesocurre” una idea para un programa. Gente en un ascensor hablando del tiempo. Hasta aquí nada rompedor ni novedoso, pero aquí está el giro. Comienzan a hablar sobre si el día se ha levantado fresquito o lloverá un poco más tarde y ahí comienza la discusión. Que si ayer hizo menos calor, que si el otro día hacía más frío y llovió, que te pongas la rebequita… y ya está el lío armado. Y volvemos a la pelea. Ríete tú de un Barça-Real Madrid. Chubascos frente a  isobaras. La lucha final.
No seamos injustos, también hay tertulianos buenos
A veces me gusta exagerar un poco, pero en realidad hay algunos tertulianos que saben de lo que hablan, se preparan los temas, saben escuchar a los adversarios y los rebaten con datos, no opiniones… Aquí tenéis un ejemplo.
Ya os digo que seguramente es cosa mía, y que habrá tertulias buenas en las que la gente sepa de qué habla, estén basados en datos, no sólo opiniones, que respeten los turnos de palabra, no griten…. Creo que ya tengo el programa perfecto. ¡Y además, te enseñan a bailar! Ya os iré contando.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Carta del Ministerio de Hacienda y otras 9 cosas que dan más miedo que Halloween

Ya os conté hace mucho, mucho tiempo, cosas sobre el Jalogüín, y cómo se había puesto de moda lo de que la gente se disfrazara de calabazas, te metieran un truco, y que los niños hicieran tratos… Quizá no sea exactamente así, pero ya sabéis a lo que me refiero.
Cuando en España no había McDonalds, sí amigos, éramos un país muy pobre, y las hamburguesas se llamaban filetes rusos (lo único ruso que nos dejaban hacer en aquel entonces), la noche de Halloween no había disfraces ni truco, ni trato, ni hostias. Y el día siguiente a llevar flores al cementerio. No me digáis que no da mucho más miedo que plantar tres telarañas y vestirte de bruja piruja (siempre quise escribir lo de bruja piruja todo junto).

Y es que no hace falta que sea Halloween ni que vengan los americanos a decirte cuándo pasar miedo. Como si no tuviéramos nosotros nuestras cosas para cagarnos por la pata abajo (en el extranjero no tienen una expresión que describa el terror mejor que esta). ¿Quieres ejemplos de cosas que…

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


Empanaos sin fronteras

Antes de nada vamos con la definición de empanao. Es muy probable que seas uno de ellos y no lo sepas. Es como los zombis, que no lo saben, como no tienen televisión ni van al cine... O los cansinos, que no se dan cuenta que lo son. La RAE recoge empanada mental como confusión de ideas, pero no define el término empanao.

No es aquel que está recubierto de pan rallado y huevo antes de realizar una fritura con aceite o estas guarrerías que hacen algunos con la mantequilla. Seguimos hablando de la cocina y freír cosas, que ya os veo venir y empezáis a imaginar a gente usando mantequilla para…. Paro que si no os lo estábais imaginando, ya os doy ideas. El caso es que un empanao es el que no se entera, el que está distraído, que está más pallá que pacá (esta definición no es la más técnica, pero es la que más se acerca a la definición real).

Y hay empanaos en todas partes del mundo. Aquí no hay discriminación por sexo, raza, religión, credo o avemaría cuando serás mía. ¿Pero cómo reconocerl…