Ir al contenido principal

303, 1500, 27000

No es la contraseña de mi ordenador, ni los números de la lotería, ni las coordenadas para encontrar el mapa del tesoro. No tampoco es la dirección IP de ningún ordenador.
303 es el número de post que llevo escritos en el blog. Aproximadamente 1500 páginas en word y más de 27.000 palabras. También tengo que decir que algunas palabras las he repetido, no son todas diferentes.
Aún tengo tiempo de llegar a utilizar todas las palabras del diccionario. Teniendo en cuenta que hay más de 80 mil en el diccionario. Cervantes, que tenía más tiempo libre que yo, porque no tenía Netflix, ni iba al gimnasio, ni iba de vacaciones, usó casi 23.000 palabras diferentes en el Quijote.

No sé cuántas palabras diferentes he usado yo, pero en cada post hay más o menos 900, y muchas letras. Eso sí, he utilizado desde la A hasta la Z, pasando por la h, que aunque sea muda, yo estoy siempre por la inclusión. Amiguitos, utilizad la h, “hos”, lo agradecerá.
Cada post es de más o menos 5 páginas de Word, y todos en total, equivaldrían a 700 páginas de un libro, sin contar el prólogo, prefacio, Facio, logo y bibliografía. La mitad de El Señor de los Anillos, (que es más largo que la infancia de Heidi). 700 páginas serían como algunos de los libros de Harry Potter. Que por si no lo sabíais, no los escribe él, por muy mago que sea, los escribe una señora. Al menos, los posts, los hago yo, sin ayudas de señoras o de magos o varitas (ni siquiera de merluza).
Más de 6 años hace ya que escribía el primer post. El 1 de mayo de 2012 os explicaba el porqué de su nombre. Se podía haber llamado de otra forma, por ejemplo, Jacinto, que sirve como nombre de un señor, o de una planta, pero me decidí por lo del Cigarrito.

En esos 6 años he dejado de fumar, vivo en otro país, aunque me sigo yendo tarde a la cama. Ahora con otra excusa, otro capítulo en el libro que estoy leyendo, o un episodio más de alguna de las mil series que estoy viendo a la vez.
Cuando empecé a escribir el blog, España era todavía Campeona del Mundo de fútbol. Mourinho era entrenador del Madrid, la gente estaba indignada ese mayo de 2012. Nada que ver con el blog, ni con Mourinho. Creo.
Se descubrió el Boson de Higgs, Obama fue reelegido, 4 more years, Rajoy era presidente del Gobierno, el Rey era Juan Carlos Primero, Felipe después (dos años después), dimitió Esperanza Aguirre (luego dimitiría más veces), y se hundió el crucero Concordia, nada que ver con Rajoy, ni Esperanza Aguirre, que se sepa.
Ahora tenemos otro rey (y dos reinas, que esto se parece a una partida de mus), otro presidente en Estados Unidos (le podéis llamar joker, para seguir con el símil de las cartas), el Madrid fue otra vez campeón de Europa (tienen más copas que Ortega Cano antes de coger el coche).
Tenemos otro presidente del Gobierno, otro líder de la oposición, otro líder que se opone a la oposición, y otro que se opone a casi todo. Todos hombres y con pinta de trabajar en la planta de caballeros de El Corte Inglés.
Como declaración de intenciones, me prometí hablar de casi todo, menos fútbol y política. Y no lo cumplí. Bueno, sí que cumplí con lo de hablar de todo. En lo del fútbol y política no, también se me escaparon algunos posts. Tengo menos palabra que las primeras películas de Charlot.
El caso es que espero que no me tengáis en cuenta no haber cumplido con mi palabra, y que sigáis ahí durante al menos otros 6 años más, y pueda llegar a escribir otros 303 posts por lo menos, aunque voy a intentar que sean algo más cortos, que me salen más largos que las vacaciones de Pocholo.
Y hablando de vacaciones. Me vais a permitir que me tome unos días en agosto, ¿verdad? Estad atentos, porque volveré. Y no olviden super vitaminarse  y mineralizarse.




Comentarios

Entradas populares de este blog

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


Yo os maldigo, jodíos móviles

No sé si os acordáis de Charlton Heston en El Planeta de los Simios en la escena final, más cabreao que una mona y “maldijiendo” a todos. Pues yo igual, maldigo a los móviles, que tienen la culpa de todo lo que sucede. Antes no había teléfonos inteligentes, ni siquiera un poco listos, y no pasaba lo que está pasando ahora. Si no, cómo os explicáis, que haya llegado Trump a ser Presidente. Pues por los móviles.

Y no sólo lo digo yo. También lo dicen los programas de la tele, y los de la radio y en los artículos de revistas y periódicos (por si no lo recuerdas, son esas cosas que venden en las tiendas con hojas… las lechugas, no, lo otro).

Pues eso, que lo dice todo el mundo. Todo el día nada más que “de mirar” el móvil y no hacemos otras cosas, no como antes que hacíamos…. por ejemplo… Dejadme pensar y ahora vengo.

Vuelve la vuelta al cole

Quizá el título no lo aprobarían en un periódico serio. También es verdad que cada vez quedan menos periódicos serios. Realmente,  tampoco es que haya demasiados periódicos y es mejor no tomarse las cosas demasiado en serio.
El caso es que estamos otra vez con la vuelta al cole. Cualquier producto es bueno para aprovechar la idea. Aquí no tenemos muy claro cuál es el público potencial. ¿Los padres? ¿Los profesores? ¿Los tiernos infantes? El caso, es que no está mal de precio.


Hoy vamos a hablar de las cosas que pasan cada vez que nos referimos a la vuelta al cole. Es como la vuelta a España. Tiene cuestas, gente sufriendo, uniformes… pero aquí no te puedes echar la siesta como cuando ves el ciclismo.

Una Navidad “inmóvil”

Nos quieren “inmovilizar” estas Navidades. Y esta vez no es culpa de Carmena… O no sólo culpa de ella. ¿Pues no quieren que dejemos de utilizar el móvil? No sé si habéis visto alguna de estas campañas en las que te dicen que tenemos que vernos más (hay gente a la que me gustaría ver menos, pero eso es otra historia) o que sabemos muy poco de la familia. Eso pasa porque la gente pone cada vez menos cosas suyas en Facebook o en Twitter. ¿Qué queréis? ¿Que hablemos entre nosotros? Como si estuviéramos en la Edad Media. ¿Qué será lo próximo? ¿Que nos mandemos cartas? ¿O que hablemos por teléfono? Hablando un poco más en serio. ¿De verdad pensáis que es culpa del teléfono que sepamos muy poco de las cosas importantes de la familia? ¿O que pasamos tanto tiempo conectados a las redes sociales, que hemos desconectado de la gente que tenemos a nuestro alrededor? Sinceramente, creo que no hay una respuesta única. No todo es blanco o negro, como las cebras o los pingüinos. Hay gente que gracias a l…

Empanaos sin fronteras

Antes de nada vamos con la definición de empanao. Es muy probable que seas uno de ellos y no lo sepas. Es como los zombis, que no lo saben, como no tienen televisión ni van al cine... O los cansinos, que no se dan cuenta que lo son. La RAE recoge empanada mental como confusión de ideas, pero no define el término empanao.

No es aquel que está recubierto de pan rallado y huevo antes de realizar una fritura con aceite o estas guarrerías que hacen algunos con la mantequilla. Seguimos hablando de la cocina y freír cosas, que ya os veo venir y empezáis a imaginar a gente usando mantequilla para…. Paro que si no os lo estábais imaginando, ya os doy ideas. El caso es que un empanao es el que no se entera, el que está distraído, que está más pallá que pacá (esta definición no es la más técnica, pero es la que más se acerca a la definición real).

Y hay empanaos en todas partes del mundo. Aquí no hay discriminación por sexo, raza, religión, credo o avemaría cuando serás mía. ¿Pero cómo reconocerl…