Ir al contenido principal

Santas y santos, el retorno

Previously (que es algo que dicen mucho en las series para hacer un resumen), en Un Cigarrito y a la Cama hablábamos sobre santos y santas. Algunos tan famosos como San Són, patrón de la canción ligera, San Griento, el de las películas de Tarantino, o San Seacabó, el último santo. También os contaba algunos detalles sobre Santa Lucía y cómo se hizo rica con una agencia de seguros y Santa Claus, también conocido como “maricrismas”. 
Pero hay más santas y santos, y me parecía injusto no hablar de ellos. Además, así os doy ideas por si estáis buscando nombre para vuestros hijos e hijas. Ya está bien de “Yesis” y de “Kevins”, que así no les va a quedar más remedio que participar en Gran Hermano 57 o en “Mujeres y hombres que comen berzas”.
Y sin más “dilatación” comenzamos con los santos y santas.
San Toral

Es el que les lleva la agenda al resto de santos; a los santos inocentes y a los que no son tan inocentes. Les recuerda cuando es su día, qué han hecho para llegar a ser santos…. Es como el Facebook de antes, que si no es por él no te acuerdas de ningún cumpleaños. Aunque tampoco te puedes fiar de nadie. 
San Guijuelas

No tengo muy claro por qué le hicieron santo, si no hacía más que chuparle la sangre a la gente. Quizá porque antaño (que quiere decir antes, pero en fino) pensaban que así se curaba todo. Que tenías fiebre, sanguijuelas. Un esguince, sanguijuelas. Algunos dicen que es un santo un poco arrastrado… que le gusta más el suelo que a Neymar.
San Terior
Es un santo del pasado. No tan antiguo como San Tediluviano, que se extinguió junto a los dinosaurios, pero también tiene sus años. Es como el George Clooney de los santos, que va mejorando a medida que cumple años. Eso sí, no le des mucho café que luego se pone inaguantable. A Clooney, no a San Terior. 
Santo Porciento
Es el santo de los números y las matemáticas. Todo el mundo ha visto imágenes de San Sebastián o San Francisco (del santo, no de las ciudades, que también), pero no se conoce mucho de este santo, pero es famoso por ser de los pocos que tienen su propio símbolo, % que quiere decir que… ¡Yo que sé, que quiere decir! Siempre se me dieron mal los números. 
Santa Armónica
Muchos la confunden con un lugar de Estados unidos cerca de Los Ángeles que tiene una playa y está siempre llena de gente. Esta santa tiene entre 10 y 12 agujeros (que ya son muchos agujeros incluso para una santa), y se puede soplar por cada uno de ellos. Yo creo que la hicieron santa por eso, porque aguantar tanto soplido no es fácil.
San Eamiento
Limpio como ninguno este santo, y salubre (qué bonita palabra) y buena persona pero esta es otra historia. ¡Y qué familia! Un ejemplo para la comunidad. Cuanto tenemos que agradecer a San Eamiento y a sus hermanos San Idad y San Ear. 
San Tuario
Nombre bonito, bonito, no es. No pondría yo a mi hijo Tuario por muy buena persona que haya sido el santo, pero oye, que en gustos no hay nada escrito. Mira los nombres tan raros que les ponen a los muebles de Ikea y la gente los compra. Pero como santo es ideal, la gente va a verle, y le reza.

San Muel Etóó
A los que nos gusta el fútbol, tenemos mucho cariño a este santo. El milagro es que siga jugando con más años que la puerta de una pirámide. Ahí sigue, con un par. Llegó a coincidir con otro santo futbolero, San Mamés. ¿Sabíais se lo comieron los leones? A San Mamés. San Muel que no se descuide, que todo podría ser.
San Ticiclón
Se cree que nació en las Azores, unas islas portuguesas y es un santo muy bueno porque hace que tengamos buen tiempo en España y Portugal durante el verano y así puedan venir los guiris a ponerse colorados como cangrejos y tirarse por los balcones. Lo último no es cosa del santo, es cosa de los extranjeros que como son unos ateos, pues así les va. 
Santa Enderina
Seguimos con santos ibéricos, como el jamón, y el “san chichón” (el más famoso era de Vic, como los bolígrafos). Bueno, que me lío. Esta santa es del norte de España de la provincia de Cantabria. Su hermano Tander, también se hizo muy famoso. Empezó a ahorrar y ahorrar y a guardar el dinero de los demás y ahora tiene uno de los bancos más famosos del mundo mundial.

San Choa
Si hablamos de Cantabria no podíamos dejar de lado a este santo. Pequeñín, pero muy salado. En algunos sitios, los amigos le llaman boquerón y es conocido porque aunque sea bastante mayor, se conserva muy bien. Le encantan las pizzas… creo.

San Sumg.
No todos los santos son españoles. También los hay de otros sitios. Es el patrón de los electrodomésticos. Su madre era coreana (una señora, no un abrigo de esos que tienen capucha con piel de ardilla y que te hace imposible cruzar una calle sin tener un riesgo bastante alto de morir atropellado). Su padre era de un país muy pequeño que ahora no recuerdo (y no me lo voy a inventar, que esto es muy serio), y como no paraba de viajar en barco, le llamaban Marino. Además era muy buena persona, y se quedó con San Marino.  
San Casao
Es el patrón de los matrimonios. Y de los patrimonios, que aquí estamos a favor de que se case todo el mundo con quien quiera. Preferiblemente de dos en dos. Quiero decir que me parece bien que se casen parejas. Aunque si llegan a un acuerdo y se casan tres a la vez, pues también me parece estupendo. Lo importante es que se quieran entre ellos. Y si no se quieren casar, tampoco pasa nada.
San Wich
Es el patrón de los picnics y de las "meriendascenas" (palabra bonita donde las haya). También se le conoce como San Güis o emparedado, pero es más difícil de pronunciar. Hay gente que dice que no es un santo muy listo y que está un poco empanado, pero a mí me parece uno de los más ricos.
San Dalia
Del latín sandalium (palabrita del niño Jesús) es el patrón de los alemanes en la costa del sol y de los romanos en Roma y doquiera que fueron (Doquiera significa en todas partes). El caso es que es un santo muy veraniego y familia de la chancleta.
San Gría
Hablando de verano, no podía faltar este santo, de los más típicos de España. Le encanta el vino, el azúcar, limón, naranja y toda clase de frutas. A veces puede ir un poco cargado y de ahí la expresión, llevar un melocotón. El consumo excesivo de sangría puede provocar que los guiris se tiren de los balcones y que se bañen pasadas las 12 de la noche… Y todos sabemos que son como los Gremlins, que no hay que darles de beber tan tarde (ni pronto).
Ya está bien de santos y santas. Ahora a la piscina, a la playa, a leer un libro, o tirarte sin hacer nada. A relajarte, y dejar la mente en blanco…. Pero estate atento, no vaya a ser que se te vaya el santo al cielo (lo siento, lo tenía que hacerJ



Comentarios

Entradas populares de este blog

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


Yo os maldigo, jodíos móviles

No sé si os acordáis de Charlton Heston en El Planeta de los Simios en la escena final, más cabreao que una mona y “maldijiendo” a todos. Pues yo igual, maldigo a los móviles, que tienen la culpa de todo lo que sucede. Antes no había teléfonos inteligentes, ni siquiera un poco listos, y no pasaba lo que está pasando ahora. Si no, cómo os explicáis, que haya llegado Trump a ser Presidente. Pues por los móviles.

Y no sólo lo digo yo. También lo dicen los programas de la tele, y los de la radio y en los artículos de revistas y periódicos (por si no lo recuerdas, son esas cosas que venden en las tiendas con hojas… las lechugas, no, lo otro).

Pues eso, que lo dice todo el mundo. Todo el día nada más que “de mirar” el móvil y no hacemos otras cosas, no como antes que hacíamos…. por ejemplo… Dejadme pensar y ahora vengo.

¿Si pruebo con poesía aunque sea sólo un día?

En el blog he escrito sobre muchos temas. 6 años dan para muchas chorradas.  Cosas que me ocurren, otras que me podrían haber ocurrido, alguna que otra invención, noticias, entrevistas de actualidad, temas candentes (que vete tú a saber qué significa candente… Es algo sobre cómo cocinar los espaguetis para que queden perfectos ¿No?).

Pero nunca he escrito poesía. Jamás. Never, ever. Ni en el blog, ni en un cuaderno, ni ná de ná. Ni siquiera en el cole cuando me gustaba una niña (que se llamara Carlota, no ayudaba en las rimas), o en las puertas de los baños cuando era adolescente, que es cuando se escriben poesías con sentimiento.

Alguna vez tenía que ser la primera. Así que vamos a intentarlo, pero eso sí, no pidáis virguerías… No esperéis sonetos, romances, o versos enciclopédicos (o como quiera que se llamen los versos)… Eso sí, también prometo que no voy a tirar de rimas fáciles, usando el número 5 o con agua Bezoya y partes del cuerpo masculinas.

Dejadme que utilice algunas licenc…

Las cosas de la edad

Hace unos años un grupo llamado Modestia Aparte, también conocido como “molestia, aparta”, “cantaba” una canción llamada Cosas de la Edad. Digo “cantaba” y en el vídeo vais a entender por qué. No os perdáis la actitud del público y la voz melodiosa del “cantante”.
El caso es que las “personas humanas” nunca estamos contentos con lo que tenemos. Y entre las cosas que tenemos está lo de la edad y sus cosas. Si tenemos mucha edad queremos tener menos. Cuando tenemos pocos años, queremos tener más. Llega un momento en el que no queremos cumplir más, que incluso nos quitamos años. Un lío, ¿no? A ver si os explico bien lo de las edades del hombre, la mujer, la temporada otoño-invierno… Vamos allá. Tres meses, dos semanas, un día y un desayuno En el principio no hay años. La edad se cuenta en días, luego pasamos a semanas, meses… Que parecen condenas de la cárcel. Hay tiernos infantes que tienen 124 semanas y como no seas experto en matemáticas, no sabes si sigue en la cuna o está a punto de cas…

Carta del Ministerio de Hacienda y otras 9 cosas que dan más miedo que Halloween

Ya os conté hace mucho, mucho tiempo, cosas sobre el Jalogüín, y cómo se había puesto de moda lo de que la gente se disfrazara de calabazas, te metieran un truco, y que los niños hicieran tratos… Quizá no sea exactamente así, pero ya sabéis a lo que me refiero.
Cuando en España no había McDonalds, sí amigos, éramos un país muy pobre, y las hamburguesas se llamaban filetes rusos (lo único ruso que nos dejaban hacer en aquel entonces), la noche de Halloween no había disfraces ni truco, ni trato, ni hostias. Y el día siguiente a llevar flores al cementerio. No me digáis que no da mucho más miedo que plantar tres telarañas y vestirte de bruja piruja (siempre quise escribir lo de bruja piruja todo junto).

Y es que no hace falta que sea Halloween ni que vengan los americanos a decirte cuándo pasar miedo. Como si no tuviéramos nosotros nuestras cosas para cagarnos por la pata abajo (en el extranjero no tienen una expresión que describa el terror mejor que esta). ¿Quieres ejemplos de cosas que…