Ir al contenido principal

Rafaella Carrá bailando un pasodoble en un Tractor Amarillo o la música en las bodas

La música es una de esas cosas de las que todo el mundo entiende. Da igual que te guste la clásica, seas un yeyé con el pelo largo, e incluso si disfrutas con la Oreja de Van Gogh. No me voy a poner a juzgar si disfrutas jugando con orejas de señores difuntos.


Todos creemos que tenemos buen gusto musical. Pasa como con la ropa. Tú te pones unos leggins de leopardo (no os recomiendo que le quitéis los pantalones al bicho… y al leopardo tampoco) y una camiseta ajustada y vas tan elegante como para ir a un concierto (en algunos puede que tengas problemas para entrar… y para salir), o salir de compra, o incluso ir a una boda. Que a las bodas va gente muy elegante. Seguro que causas sensación.


A lo que iba. Que estábamos hablando de música y bodas. Ya puede ser el enlace de los Altomontano-Quijoso de los Valles con los Gil de Biedma-Oriol (por poner apellidos largos, que esta gente suele tener pasta) o la boda de la Jenny con el Yonatan. Siempre hay el mismo tipo de música. Que los novios se pondrán muy estupendos y te digan eso de que es su boda y eligen lo que quieren… Muy bien, pues no invitéis a nadie y bailad solos en casa. Pero esto es una fiesta.


Y es que no es tu boda. Es una fiesta para los invitados (y alguno que se cuele) y tiene que haber música molona superchachi para mover el body (definición de un cuñado de cómo tiene que ser la música). Vamos con los ejemplos de música. 



¿Bailamos un vals o qué?

Pues cada vez más los novios optan por la segunda opción. El qué. Quiero decir que siempre se bailaba un vals; y hasta lo ensayaban para que quedara bien en el vídeo con el que torturan a la familia; y el novio no pisara a la novia ni se cayeran y salieran en otros vídeos (en los de Primera, algo viejuno me está quedando esto). Pues ahora ya hay otra moda. Y es que los novios bailan su canción favorita. Y ahí empiezan los problemas, porque no siempre se tiene buen gusto. Y puede ser algo de La Tuna, o cualquier otro horror.


Sevilla-Las Palmas

Esta categoría de música está presente en todas las bodas de España. Puede que sólo haya una canción, pero que va a haberla, la habrá. La de la peregrina que estaba en un pino a la sombra, la de mirar a la cara que es la primera, la del color especial de Sevilla… y algunos bailarán. Unos bien, y otros mal, y otros tocarán las palmas… casi todos mal.


Allende los mares

Hace muchos, muchos años, sólo había tangos y rancheras, peeeero, vino el Caribe Mix y Juan Luis Guerra y sus amigos, y el café en el campo, la bilirrubina, y la cumbia y la bachata y el arroz con leche (esto creo que ya se me ha colado), y el hijo de Julio Iglesias que es muy cansino y quiere estar contigo, vivir contigo, hacer la compra y la declaración de la renta juntos…


¡Asuuuucar!

Si suena una canción de Celia Cruz en una boda, tiene que haber alguien gritando lo de asúcar y los que hayan ido de vacaciones al Caribe y tengan el certificado de dos clases de salsa, se liarán a dar vueltas a las “agraciadas” que se atrevan a bailar. Las señoras peonza les llaman. Un tío que no hace más que darles vueltas…


¡Que viva España!

Estamos en la fase de exaltación de la amistad y tiene que haber pasodobles. Antes de que se vayan los mayores a la cama, les ponen un par de bailes para que los tíos del novio o la novia pillen cacho con las amigas jovencitas. “¡Vamos rubia! Que esto sí que es música de verdad”. Y se enganchan a la moza como si su vida dependiera de ello. Y serán los 3 minutos más largos en la vida de la “jóvena”. Y también se animarán las señoras y bailarán entre ellas… Toda una orgía, vamos.


El guateque

Según la RAE un guateque es una fiesta celebrada en un local privado o casa en la que se ponían canciones de Marisol y todo era una Tómbola, tom tom tómbola y las chicas eran yeyés y tenían mucho ritmo y cantaban en inglés (Concha Velasco dixit) y los chicos llevaban chaqueta y se parecían a Jose Luis López Vázquez. Y se intentaba pillar cacho. (Puede que sea, sólo puede, una interpretación de la definición de la RAE).  Pues también se bailan este tipo de canciones en las bodas… y  a veces dan tanta vergüencita como verles cantar ahora a esos grupos.



Canciones Ikea o pasos militares

Todas las que vienen con instrucciones. Esas que llevan en su bonita melodía cosas como una mano arriba, movimiento sexy, “folou the Lidl”, izquierda, derecha, un pasito “palante” María, y un pasito “patrás”. Pues ni así habrá gente que las baile correctamente. Como ya no hay mili pues no hay disciplina ni nada (y eso que hemos ganado).


Internacional

Llega el momento de darle caña al body (estamos en una boda y se oirán expresiones peores que estas). Y ahí es cuando el señor pinchadiscos (otra viejunez) pone los 40 “siempre iguales” y la gente se vuelve loca en la pista… o no, pero con un par de cuba libres (es lo que pedirá un señor mayor en la barra), se anima cualquiera. Y llegará alguno que pida lo último de esta chica que baila y canta raro y que está casada o juntada con el jugador del Barcelona y tiene dos hijos…. Sí, hombre… ¡la “Chaquira”! Y habrá quien no esté contento con la decisión.


Clásicos populares

No hay boda en la que no esté Rafaella Carrá. Físicamente no, que no le daría tiempo. Sus canciones. Y Rafael, Camilo Sesto, y Nino Bravo. Karaoke boda guateque style, todo mezclado y todos gritando, como si quisieras demostrar que te las sabes todas (seguimos hablando de las canciones). Por eso, viene lo de los grites jits (que significa berrear a pleno pulmón en inglés) Pero lo malo es que no nos ponen los letreros para seguir la letra… Esos bellos vídeos de karaoke.


A echarnos unas risas

No entiendo muy bien el humor de alguna gente y les parece gracioso bailar el Tractor Amarillo o la Macarena, o el achilipú (¿o es el aserejé?). Sin embargo, soy muy fan del Sarandonga nos vamos a comer un arroz con bacalao, cuchiviri, cuchiviri. ¡Qué letra! Y ya si lo bailas como si hicieras que sabes flamenco, es la pera limonera (no se acaban las expresiones antiguas).


Para todos los públicos

En algún momento tiene que aparecer Little Francis, the Chocolate Maker (o Paquito el Chocolatero en versión española), los Pajaritos o cualquier otra ¿canción? para que bailen los niños, los jóvenes, y se parta la cadera la abuela. Ya sé que podríamos ahorrarnos este mal trago, pero hay que pasar por él. Y casi que cuanto antes mejor. Y ya aprovechamos y formamos una conga.


Me he dejado muchas en el tintero, como la Lambada, el rock and roll de la plaza del pueblo de Tequila, Miguel Ríos dando la Bienvenida, el señor epiléptico de Boney M, alguna canción de los dibujos animados que les haga recordar a los novios que son mayores, el suavemente besamé, Georgie Dann, los “vilas pipol”, la Danza “toduro”, y muchas más, pero no queremos que la boda dure más de 2 días ¿verdad? Con esto tenéis para ir tirando… De nada J. Nos vemos en la próxima boda… o no.





Comentarios

  1. Para ir a una boda hay que prepararse a fondo, ademas de ponerse guapo/a hay que dejarse aconsejar, para elegir bailes y cantes. Gracias a éste blog podremos salir del guateque bien bailados

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Gracias por leer el blog y dejarme un comentario!

Entradas populares de este blog

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


¿Has visto las noticias? ¿Las de dónde?

Según el mundo en el que vivas puede que las noticias más importantes sean que Cristiano Ronaldo se ha “enfurruñao” con sus compañeros. O que Isabel Pantoja sale de la cárcel. Que a Paquirrín, Pantojín Jr,  habría que meterle en la cárcel por la música que hace, y que la próxima semana seguiremos hablando del gobierno.


Pero en otros mundos, que también los hay, no saben si Paquirrín es el próximo Presidente. Si les dicen que Cristiano Ronaldo está en la cárcel, no sabrán de quién le hablamos y no les extrañaría que Pantoja fuera la máxima goleadora de la liga de fútbol, o participará en las próximas Olimpiadas o si se ha “enfurruñao”.

Las noticias que, como ahora se dice, hacen arder las redes, puede que no merezcan ni una línea en “The Country” (El País en Estados Unidos) o un comentario en “The Reason” (La Razón de UK)y ni siquiera dirán nada en “Antenna Three” de Australia. Mejor te cuento algunos ejemplos

¡Qué haríamos sin vosotras! 10 cosas que existen gracias a las mujeres

¡Menuda historia! ¡Qué injusta ha sido con las mujeres! Los historiadores venga a hablar de señores que han hecho poco, tirando a nada. Por ejemplo, la de reyes que hay en los libros de historia. Todos con el mismo nombre, pero con su numerito (como las señoras mayores en el mercado… cuando no se cuelan). Felipe I, II, III, VI (el del Atleti Ortiz) y González (no es rey pero vive mejor que ellos), o Papas... Hay hasta 16 Benedictos y 23 Juanes... ¿Y las mujeres qué? ¿Cuántas Juanas famosas hay? Sólo dos. Una que terminó loca del todo y la otra, la del arco (y sin flechas), quemada en la hoguera. Qué malamente se portan con las mujeres.

Como os iba diciendo, no se ha dado importancia al papel de la mujer en la historia. Han pasado de vosotras completamente. Si no fuera por las mujeres, el mundo sería muy distinto. Y no es sólo con vuestro papel de madres, que también. Es mucho más que eso. Y como alcalde vuestro que soy, os voy a dar la explicación que os debo.


Imaginad por un momento qu…

Cosas de los americanos

Según los americanos muy americanos, el resto de americanos deberían irse fuera de América… Aunque los otros sean más americanos y desde hace mucho más tiempo.
A ver si me explico. En el post de hoy os voy a contar cosas de los americanos de Estados Unidos. No de todos y cada uno de ellos porque sería un post larguísimo y tampoco los conozco a todos. En mi defensa tengo que decir que tenerlos a todos de amigos de Facebook no sería muy práctico… Roberto Carlos, el que no jugaba al fútbol, decía que quería tener un millón de amigos, pero es que 300 millones (4 mil billones, según los organizadores), ya me parecen muchos para invitarles a un cumpleaños.
A pesar de no conocerlos a todos, me voy a arriesgar y os voy a contar algunas cosas sobre ellos.
Son grandes Muy grandes. Muchos de ellos son 3D. Alto, ancho y más anchos. Por eso necesitan esos coches tamaño autobús. Como tuvieran que aparcar en Toledo con un coche de los suyos, iban listos. Y es que no son mucho de andar, ni de hacer ejerc…

Vuelve la vuelta al cole

Quizá el título no lo aprobarían en un periódico serio. También es verdad que cada vez quedan menos periódicos serios. Realmente,  tampoco es que haya demasiados periódicos y es mejor no tomarse las cosas demasiado en serio.
El caso es que estamos otra vez con la vuelta al cole. Cualquier producto es bueno para aprovechar la idea. Aquí no tenemos muy claro cuál es el público potencial. ¿Los padres? ¿Los profesores? ¿Los tiernos infantes? El caso, es que no está mal de precio.


Hoy vamos a hablar de las cosas que pasan cada vez que nos referimos a la vuelta al cole. Es como la vuelta a España. Tiene cuestas, gente sufriendo, uniformes… pero aquí no te puedes echar la siesta como cuando ves el ciclismo.

10 superpoderes que me gustaría tener

Hace tiempo os decía que no me gustan los superhéroes. Sigo en mis trece. No me gustan. Ni ellos, ni sus películas, ni sus series de televisión, ni los cómiz (sí, lo escribo como suena, ¿qué pasa?), ni sus trajes, ni sus problemas y movidas. Que todos tenemos problemas y no vamos disfrazados de mamarrachos por la calle… ¿o sí?

Sinencambio (también se escribe como suena… mal, pero así suena), sí me gustaría tener algunos de sus superpoderes. Y no, seguro que no acertáis con mis preferidos.
Estoy convencido de que todo el mundo diría que le gustaría volar (pues no hace frío arriba), o ser invisible (y nada más que los utilizaríais para hacer maldades o ver a la gente sin ropa ni nada) o tener la fuerza de los mares, o el ímpetu del viento (creo que me estoy confundiendo de canción).

¿Quieres saber qué superpoderes me pido? Vamos allá.