Entradas

Mostrando las entradas etiquetadas como boda

Corasón, corasón de andar por casa

Imagen
Esta semana vamos un poco más tarde, pero es por una buena razón. Y esta buena razón que os debo, os la voy a dar. Necesitaba preparar el tema sobre el que vamos a tratar en el post de esta semana. Tiempo de estudio, investigación, preparación, ampliar conocimientos… A ver si os creéis que uno se pone a escribir sin conocimiento, como un tertuliano en la tele. Yo me preparo las cosas. Las analizo, investigo, las escudr, escrudi , que me las preparo, vamos. ¿Os habéis fijado (parece el comienzo de un monólogo del Club de la Comedia) en el lenguaje de las revistas del Corazón? Yo no. Por eso he tenido que estudiar, porque solo veo las fotos. No me paro a leer. Aunque a veces, veo Corasón Corasón.(¿O es sólo un corasón?) Y me resulta curioso lo que dan de sí las imágenes. Con un par de posts (¿o son postes?) de Instagram, una señora no queriendo hablar a un micrófono o una presentación de una película, te hacen un programa diario, en verano, en invierno, despacio o deprisa. En mi es

Pues yo a ti tampoco te invito

Imagen
Seguro que habéis oído, visto, y leído por tierra mar y aire noticias sobre la boda de SR4 con Pilar Rubio. Que no es que la chica se haya casado con un modelo de coche o con un robot de la Guerra de las Galaxias, que también podría ser, sino con Sergio Ramos. No os voy a engañar, ni inventarme que he estado en la boda y escribir sobre las intimidades de los invitados. Soy muy respetuoso con la vida de los demás. Esta ve no me han invitado. La ilusión que me hacía ir a Sevilla, ponerme una mantilla y estar rodeado de famosos. Aunque no pudiera hacer fotos. Yo creo que ha sido cosa de Correos que no tenían bien la dirección y no ha llevado la invitación. O es posible que SR4 y PR5 (no estoy seguro del dorsal de Pilar Rubio) sean unos rencorosos y como yo no les invité a mi boda, pues ellos se han enfurruñado (qué me gusta el verbo enfurruñar) y me han pagado con la misma moneda. Leyendo las cosas que han hecho en su boda, lo de prohibir usar los móviles, vestir con determin

Rafaella Carrá bailando un pasodoble en un Tractor Amarillo o la música en las bodas

Imagen
La música es una de esas cosas de las que todo el mundo entiende. Da igual que te guste la clásica, seas un yeyé con el pelo largo, e incluso si disfrutas con la Oreja de Van Gogh. No me voy a poner a juzgar si disfrutas jugando con orejas de señores difuntos. Todos creemos que tenemos buen gusto musical. Pasa como con la ropa. Tú te pones unos leggins de leopardo (no os recomiendo que le quitéis los pantalones al bicho… y al leopardo tampoco) y una camiseta ajustada y vas tan elegante como para ir a un concierto (en algunos puede que tengas problemas para entrar… y para salir), o salir de compra, o incluso ir a una boda. Que a las bodas va gente muy elegante. Seguro que causas sensación. A lo que iba. Que estábamos hablando de música y bodas. Ya puede ser el enlace de los Altomontano-Quijoso de los Valles con los Gil de Biedma-Oriol (por poner apellidos largos, que esta gente suele tener pasta) o la boda de la Jenny con el Yonatan. Siempre hay el mismo tipo de música.