Ir al contenido principal

No hay peros que valgan… o sí

¿Os habéis fijado en la palabra pero? Seguro que no demasiado. Es una palabra corta, con dos vocales y dos consonantes. Si cambiamos las vocales, podemos formar muchísimas palabras.  (Ya os estoy viendo: para, paro, piro, puro, poro, pera y así hasta… un huevo…), y ya no sería la misma palabra. Si ya cambiamos las consonantes es otra cosa. No me toques las consonantes que me conozco.



A pesar de ser una de las palabras más utilizadas, no está bien vista. De hecho, fijaos en el título. No hay peros que valgan. ¿Cómo que no valen los peros? Sirven para un montón de cosas, incluso es una palabra que anula todo lo que vaya antes que ella.

Es una persona buena, honrada, amigo de sus amigos, pero….

Pues bien, el jodío pero ya ha anulado lo anterior. Sí, es una persona buena, pero, no sé yo… Tiene sus cosas. Es honrado pero a veces no se nota… y no será tan amigo de sus amigos cuando hay un pero… Hay gente que dice que todo lo que va detrás de la palabra pero, no cuenta. ¡Qué palabra tan cabrona! Ya puedes decir millones de cosas buenas que si luego pones un pero…

“Nada de lo que alguien diga después de la palabra pero, realmente cuenta”.

Pero toda teoría, tiene sus excepciones. Por ejemplo si PERO va precedida de POROMPON, todo cambia. De todas formas, esta regla se la inventó Manolo Escobar y dudo que tenga demasiado alguna base científica.


Algunos diréis (aquí hay libertad de expresión, podéis decir lo que queráis) que después de pero, también puede ir un insulto como en el caso de Pepero. Hoy no me voy a meter en política ni con los del Partido Popular que mi madre me regaña. Estos peperos de la foto molan más, PERO, tampoco se les entiende.


Son unos dulces coreanos del sur… Del Sur de Corea del Sur… ¡Coño, ya! De Corea del Sur.

Pero estábamos hablando de la palabra. Sí, esa que tiene como primos a aunque, más, pero, sino, no obstante y, sin embargo. Conjunciones adversativas las llamábamos antes. Ahora vete a saber cómo se llaman. Seguro que son CAFES (Complementos Adversativos Funcionales Emocionales Sintácticos) o algo parecido similar parejo o semejante (esto es para impresionar con mi utilización de los sinónimos… o para que veáis que bien funciona Google que te lo encuentra todo).

A lo que iba que siempre me pasa igual y me puede la tendencia al desvarío. Yo venía a hablar de algunas formas de utilizar la palabra PERO. Allá vamos.

Sin posibilidad de conjunción copulativa
No hay nada que hacer. No hay copulación posible. Te quiere, sí, PERO como amigo. Aléjate de él o de ella. Y creo que tampoco te quiere ni como amigo, te está engañando… Es el pero más doloroso, pero cuanto antes te lo digan más rápido dejarás de ser un pagafantas.

Puede ser que no entiendas del todo la frase

Sin Peros en la lengua
Son frases que suelen comenzar con un pero. Y no es adversativo ni copulativo, ni nada, es directo. Viene a ser el WTF en inglés o el Qué Cojones en español, pero comenzando con un PERO, que mola mucho más.


Ni peros ni peras
Ponte en situación. Llevas 10 minutos intentando convencer a tu madre que te deje hacer algo. Ya te ha dicho por las buenas que no. Pero tú sigues, y sigues, “pero mamá, pero es que..” ¿Qué termina diciendo la madre que te parió? Pues eso… Normalmente va acompañado de un exabrupto y/o un bofetón.


Ni “cocacola” ni “cocacolo” o ni “pesicola” ni “pesicolo” (la frase tiene muchas variantes)

Pero exculpatorio
Normalmente va seguido de un es que… La frase completa sería “pero es que”.  Y tengo una teoría, que estoy convencido de que es una gilipollez, pero es mi teoría. A saber: “es que” tiene la misma raíz que “excusa”, pero fue variando con el tiempo. Como tal, no es más que un intento de justificarte y no cuela. Pero es que=te han pillado chaval. Este pero suele ir acompañado con un ligero tartamudeo. Algo como “pe pero es que…”.


¿Y si?
Es una variante del pero. Viene siendo lo que te dice tu jefe a última hora. Son las 10 de la noche, has terminado el informe. Lo entregas y te dice. “Está muy bien, PERO ¿y si hacemos….?” . Ese hacemos es una de las mayores putadas del mundo. No es segunda persona del plural. No lo va a hacer nadie contigo. Te va a tocar a ti solito. Y vas a tener que cambiar el informe por completo. De arriba a abajo.



Podríamos…
Es muy similar a la variante del Y Sí, pero en formato familiar y casero. Has terminado de limpiar o hacer cualquier otra tarea en casa. Estás roto y es cuando llega tu pareja y te dice con una gran sonrisa. ¡Está genial! Pero además PODRÍAMOS. No te engañes. El podríamos significa que te ha tocado. Seguro que has oído lo de Tendríamos que tirar la basura. ¿Quién la va a tirar?  Pues eso.


Pero no podemos descartar
Un pero de un médico es peor pero. Da igual lo que te esté contando. Te dice que sólo tienes una gripe pero…. Después de ese PERO ya sólo piensas en operaciones, hospitales... Rebobinas en tu cabeza todos los capítulos de House y piensas que tienes Lupus mezclado con peste bubónica y una variante de malaria del Congo. Todo esto en 5 milisegundos. El médico sólo dice… Pero no es nada. Mañana a trabajar (un cachondo el señor doctor).


Pero si estás hecho un chaval
Te sientes muy malamente. Estás al borde de pedir que te extremauncien (o como se conjugue el verbo dar la extremaunción). Tienes la misma cara que la bisabuela de Papá Pitufo. Y siempre llega alguien a verte cuando estás enfermito y te dice: PERO si estás fenomenal. Estás hecho un chaval. ¿Por qué lo hacen? ¿No les enseñaron de pequeños que mentir está muy feo?


Perogrullo
Este es uno de los peros más conocidos. No está muy claro si realmente existió. Yo creo que sí y tiene muchos seguidores. Yo creo que se ha reencarnado y le tenemos en el Gobierno… Lo siento Mamá. Me había propuesto no decir nada de los políticos pero es que….
Nuestro Presidente tratando de hacer la O con un canuto.

¿Pero ya se ha acabado? Pues ya va siendo hora de ir terminando. No podemos estar toda la vida poniendo peros. Así que hasta la semana que viene amiguitos. 


Comentarios

Entradas populares de este blog

Carta del Ministerio de Hacienda y otras 9 cosas que dan más miedo que Halloween

Ya os conté hace mucho, mucho tiempo, cosas sobre el Jalogüín, y cómo se había puesto de moda lo de que la gente se disfrazara de calabazas, te metieran un truco, y que los niños hicieran tratos… Quizá no sea exactamente así, pero ya sabéis a lo que me refiero.
Cuando en España no había McDonalds, sí amigos, éramos un país muy pobre, y las hamburguesas se llamaban filetes rusos (lo único ruso que nos dejaban hacer en aquel entonces), la noche de Halloween no había disfraces ni truco, ni trato, ni hostias. Y el día siguiente a llevar flores al cementerio. No me digáis que no da mucho más miedo que plantar tres telarañas y vestirte de bruja piruja (siempre quise escribir lo de bruja piruja todo junto).

Y es que no hace falta que sea Halloween ni que vengan los americanos a decirte cuándo pasar miedo. Como si no tuviéramos nosotros nuestras cosas para cagarnos por la pata abajo (en el extranjero no tienen una expresión que describa el terror mejor que esta). ¿Quieres ejemplos de cosas que…

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


Empanaos sin fronteras

Antes de nada vamos con la definición de empanao. Es muy probable que seas uno de ellos y no lo sepas. Es como los zombis, que no lo saben, como no tienen televisión ni van al cine... O los cansinos, que no se dan cuenta que lo son. La RAE recoge empanada mental como confusión de ideas, pero no define el término empanao.

No es aquel que está recubierto de pan rallado y huevo antes de realizar una fritura con aceite o estas guarrerías que hacen algunos con la mantequilla. Seguimos hablando de la cocina y freír cosas, que ya os veo venir y empezáis a imaginar a gente usando mantequilla para…. Paro que si no os lo estábais imaginando, ya os doy ideas. El caso es que un empanao es el que no se entera, el que está distraído, que está más pallá que pacá (esta definición no es la más técnica, pero es la que más se acerca a la definición real).

Y hay empanaos en todas partes del mundo. Aquí no hay discriminación por sexo, raza, religión, credo o avemaría cuando serás mía. ¿Pero cómo reconocerl…