Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas etiquetadas como perogrullo

No hay peros que valgan… o sí

¿Os habéis fijado en la palabra pero? Seguro que no demasiado. Es una palabra corta, con dos vocales y dos consonantes. Si cambiamos las vocales, podemos formar muchísimas palabras.  (Ya os estoy viendo: para, paro, piro, puro, poro, pera y así hasta… un huevo…), y ya no sería la misma palabra. Si ya cambiamos las consonantes es otra cosa. No me toques las consonantes que me conozco.


A pesar de ser una de las palabras más utilizadas, no está bien vista. De hecho, fijaos en el título. No hay peros que valgan. ¿Cómo que no valen los peros? Sirven para un montón de cosas, incluso es una palabra que anula todo lo que vaya antes que ella.
Es una persona buena, honrada, amigo de sus amigos, pero….
Pues bien, el jodío pero ya ha anulado lo anterior. Sí, es una persona buena, pero, no sé yo… Tiene sus cosas. Es honrado pero a veces no se nota… y no será tan amigo de sus amigos cuando hay un pero… Hay gente que dice que todo lo que va detrás de la palabra pero, no cuenta. ¡Qué palabra tan cabro…