Ir al contenido principal

En el nombre del Padre…

Esta semana no me voy a meter con las cosas religiosas, a pesar del título (y de que a veces te ponen las cosas a huevo). Aunque los que pintan algo en la iglesia (no me refiero a la señora que hizo el garabato en Borja), se metan en las cosas de los demás, no lo voy a hacer yo. No hagas a los demás que te hagan como yo quiero al prójimo… (Creo que es algo parecido, pero es que ese día me cambié a Ética y me perdí la clase de “Reli”).


Esta semana os quería hablar sobre los nombres. Pero no el nombre del padre o del hijo (de verdad que hay nombres de hijos que son para matar al padre y para que le dé un ataque al Espíritu Santo. No tenéis más que pensar en algún Kevin Costner de Jesús, “Yosuas” y Samantas). Hablaremos de los nombres comunes.


Hay padres hijos de…

Porque vamos a ver ¿Quién pone el nombre de las cosas?  A los animales, a las flores, a las ciudades… ¿Dónde está el responsable? ¿Con quién hay que hablar para que se ponga orden? ¿Y qué es este sindiós de poner nombres distintos dependiendo del idioma?

Lo fácil que sería que león fuera igual en todos los idiomas. O al menos cambiarlo siguiendo el sentido común.  En ruso leonov, en polaco leonosky y en portugués o mais grande gato rugiente das sabanas africanas. Pues no, cada uno pone una palabra distinta. Por joder básicamente.


Si quieres ver cómo se dicen “cosas” en otros idiomas, puedes verlo aquí. Prueba en inglés y te la traduce en cada uno de ellos. 

Y a veces no sólo en diferentes idiomas, sino que dependiendo de la zona, las cosas se llaman de otra manera. Por ejemplo el pescado que se llama palometa en unos sitios, en otros se llama japuta. En otros las japutas no hace falta que las llamen, ya vienen ellas solas.

Bob Dylan (el señor que se tragó una pinza de la ropa y no le deja respirar como es debido) hizo una canción para explicar que el hombre puso nombre a los animales. Sabina hizo una versión en español de la bella tonada, pero ya en español. Aquí explica uno de los nombres de animales: “Vió un bicho nadando en el canal de Suez, y le puso pez. ¡Qué gilipollez!) Y seguramente la historia real no fuera tan distinta.


Lo de Sandro Pertini, también puede cantarse como “con su bikini”

LOS NOMBRES DE LOS ANIMALES

Como ya os he comentado, sería mucho más fácil que los bichos tuvieran un nombre y punto pelota. Qué es eso de que te cambien el nombre en cada sitio. Si te llamas Mari Loli, pues Mari Loli y no hay más que hablar. ¿Que a los guiris les cuesta pronunciarlo? También es difícil decir esternocleidomastoideo y nos tenemos que aguantar.

¿Y a los dinosaurios? ¿Es que no son animales de Dios? ¿Por qué esos nombres tan largos? Claro, como ya no hay, no se pueden defender. Tiranosaurus, Diplodocus… Con lo bonito que es María Leocadia o Jacinto. Pero no, a los señores científicos se les plantó ponerles nombres difíciles. 


El Riojasaurus era conocido por pisar las uvas durante un tiempo, guardar el líquido y luego ponerse hasta las trancas.

Me diréis que sí, que los bichos tienen un nombre científico para evitar estos problemas que os estoy comentando. Pero es poco práctico el nombre en latín, griego o ruso tradicional. Un ejemplo:

-      ¡Corra Profesor Brown! ¡Acabo de ver una Eleutherodactylus hobarismithi!
-      ¿Voy a correr para ver una puta rana?  ¡Que te pires!

LAS PLANTAS

O sea que a un dinosaurio no le puede poner Jacinto, pero a una planta sí. Hombre por favor, que hay señores que se llaman así… y les habéis jodido la vida. ¿No molaría más llamarte Tiranosaurio como un animal de 300 toneladas y con una cola de 3 metros? El bicho, no el señor.

Pues hay señores que también ponen nombres a las plantas. Pero me parece que aquí también funciona el sistema CMSDLP (Como Me Sale De Las Pelotas). Dentro ejemplos.

Esta es de color celeste y la encontraron sobre las 9 de la noche... Muy bien, la llamaremos “Azulcena”. Esta la encontró una chica que iba caminando por la calle de Alcalá con la falda almidoná y la lleva apoyada en la cadera. Ya está, le llamaremos Nardo (no confundan con otras partes del cuerpo en el que se apoyan cosas).


LAS COSAS

Hay cosas que tienen el nombre que tienen que tener. Carnicero, persona que se ocupa de la venta de carne y productos derivados de la misma. Pescadero, igual pero con la pesca. Cenicero, lo mismo pero con la ceniza… (y así sustantivamente).  

Otras palabras casi ya te dicen su significado. Por ejemplo Chocolate. El mismo nombre ya te cuenta qué es.  Viene del azteca y es: bebida que está muy rica calentita con churros. Esto está documentado, no vengáis ahora con teorías revolucionarias o con cigarritos de la risa de “droga porro”.


LOS PAÍSES

Esto sí que es un despropósito. Llega un señor a un sitio, dice que él lo ha visto primero y le pone un nombre. ¿Y los que ya estaban allí?  O sea que en Colombia no había nadie antes. Tuvieron que esperar a que llegara Colón. O los de Costa Rica a los señores de las galletas (ufff, espero podáis perdonarme). Lo de Antigua y Barbuda espero que no fuera por la Pantoja…

¿Nueva Zelanda? Seguramente habría una vieja Zelanda, pero nadie se acuerda ya de las personas mayores… ¡Qué ingratos son los jóvenes!  Al menos, tienen un buen equipo de fútbol (algunos muy bajitos, pero valientes).


LAS CIUDADES Y LOS PUEBLOS

Aquí tres cuartos de lo mismo. Llega un pollo y se le planta poner el nombre de un santo a la ciudad. San Francisco, San Sebastián, Santander (no es coña, aquí podéis ver la derivación del nombre… luego decís que no aprendéis nada con el blog).

Otras veces el nombre proviene de otros más viejos que llegaron allí. Los árabes, los cartagineses, los fenicios o el hijo pequeño de la Duquesa de Alba…. Por ejemplo Tarifa significa Punta. Así en castellano no mola tanto, pero pasa lo mismo con los pueblos en inglés  Blackrock es chulo ¿no? Pero pedrusco negro ya no es tan “cool”.

Ha llegado usted a Clímax. ¿Quiere que le lleve a otro sitio?

LAS CALLES

Seguro que habréis oído movidas por el nombre de tal o cual calle. Llega un alcalde nuevo y cambia el nombre por el de un político de su “cuerda”. O lo llena todo de vírgenes y santos (me sigo refiriendo a los nombres de las calles), Calle Cristo de los Faroles, Virgen de la Cueva que llueva que llueva o cosas por el estilo como Mártires de la Tuna de Farmacia (o por cualquier tuna del mundo), Caídos de un Guindo…

Hay otros nombres que se las traen. No puedo evitar pensar en una de Madrid. La Avenida del Ventisquero de la Condesa. ¿En qué parte de la condesa está el Ventisquero? (Mejor no me lo digáis).

Lo mejor es como hacen los americanos. Le ponen números y ya está. Así no se enfada nadie…. Calle Number One (y va Mourinho y se cabrea porque dice que le han robado el nombre).

Yo tengo la suerte, o no, de vivir en el Barrio de la Alegría (sí, a ese que quería mudarse Joaquín Sabina desde la Calle Melancolía). Todas las calles son de buen rollo: Avenida de la Magia, de la Ilusión, Calle del Hechizo, Sonrisa, Felicidad, Sueños…

LOS GRUPOS DE MÚSICA

Aquí hay para todos los gustos. ¿Cantas con 150 hermanos y os apellidáis Kelly? Pues la Kelly Family. Sois todos iguales y tenéis 2000 años, pues Mocedades… Calla no, que ahora son el Consorcio (empezaron siendo las hermanas Uranga, pero sonaba más a tienda de ultramarinos).

Otros están condenados al fracaso desde el nombre. Maniobras Orquestales en la Oscuridad. Anda, vete a comprar al disco a la tienda (aquí se nota la edad del autor), entre lo que tardas en dar con el nombre, José Luis Rodríguez ya se ha “forrao”. ¡Qué bien eligió el nombre el jodío! Lo del Puma ya no me gusta tanto (y lo de no abrocharse las camisas tampoco).


LAS PELIS

No digo yo que las películas tenga malos nombres, ni mucho menos. Una peli de monos pues El Planeta de los Simios. Un tío pegando brincos y chorreando de agua, Cantando bajo la Lluvia. Un superhéroe que se llama Supermán, pues no nos complicamos y le llamamos igual. Batman lo mismo. Si vuelve, pues Batman Returns, y así con Iron man, Spiderman o “Mérman” (el increíble hombre menguante)…



Si lo malo no es eso, es que luego las traducen y ahí ya sí que no hay nada que hacer. El Sonido de la Música. ¿Por qué no le llamamos Sonrisas y Lágrimas para joder?  ¿Que se llama Eyes Wide Shut? Pues esta no la traducimos y ya verás que risa cuando la gente pida entradas para verla en el cine.


¿Tengo o no tengo razón en lo de poner orden… Ya está bien de libertad y liberalismo y libertinaje… (artístico o sobre hielo).





Comentarios

Entradas populares de este blog

Yo os maldigo, jodíos móviles

No sé si os acordáis de Charlton Heston en El Planeta de los Simios en la escena final, más cabreao que una mona y “maldijiendo” a todos. Pues yo igual, maldigo a los móviles, que tienen la culpa de todo lo que sucede. Antes no había teléfonos inteligentes, ni siquiera un poco listos, y no pasaba lo que está pasando ahora. Si no, cómo os explicáis, que haya llegado Trump a ser Presidente. Pues por los móviles.

Y no sólo lo digo yo. También lo dicen los programas de la tele, y los de la radio y en los artículos de revistas y periódicos (por si no lo recuerdas, son esas cosas que venden en las tiendas con hojas… las lechugas, no, lo otro).

Pues eso, que lo dice todo el mundo. Todo el día nada más que “de mirar” el móvil y no hacemos otras cosas, no como antes que hacíamos…. por ejemplo… Dejadme pensar y ahora vengo.

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


Sara Carbonero, se hace de noche y el Vicente Calderón

Vamos a empezar por el principio y a explicar quién es Sara Carbonero y Vicente Calderón. Algunos ya sabéis quiénes son, pero es muy probable que no le veáis la relación. Y aún mucho menos en el título de un post. Si ya le juntamos lo de la noche, la cosa se pone más complicado que ver a un culturista con gafas de cerca. (Ver de cerca a un culturista no es muy difícil, me refiero a un culturista que lleve este tipo de gafas)

Sara Carbonero es una periodista que presentaba las noticias deportivas en Tele Cinco, conoció a Iker Casillas y se casaron y es muy probable que sean felices y que alguna vez hayan comido perdices.
Vicente Calderón fue presidente del Atlético de Madrid, y dio nombre y apellido al estadio en el que, hasta este año, ha jugado el equipo. Así, de generoso era el señor. Pudiendo haberle dado otro nombre, le prestó el suyo a un campo de fútbol. Lo de la noche, ya lo explico ahora, y la relación entre Sara Carbonero y el señor Calderón. Ponte cómodo que allá voy.

Reinventando las canciones del verano

Igual debería cambiar el título y poner reventando las canciones del verano, pero no me gusta hacer spoilers (lo que antes era joder el final, ahora lo llaman spoiler).
El caso es que estamos a punto de llegar a la época estival (el calorcito, para los que no tienen estudios) y aún no hay canción del verano. ¡Qué tiempos aquellos en los que Georgie Dann o su primo King África nos daban la turra! ¿No lo echáis de menos?

¿Has visto las noticias? ¿Las de dónde?

Según el mundo en el que vivas puede que las noticias más importantes sean que Cristiano Ronaldo se ha “enfurruñao” con sus compañeros. O que Isabel Pantoja sale de la cárcel. Que a Paquirrín, Pantojín Jr,  habría que meterle en la cárcel por la música que hace, y que la próxima semana seguiremos hablando del gobierno.


Pero en otros mundos, que también los hay, no saben si Paquirrín es el próximo Presidente. Si les dicen que Cristiano Ronaldo está en la cárcel, no sabrán de quién le hablamos y no les extrañaría que Pantoja fuera la máxima goleadora de la liga de fútbol, o participará en las próximas Olimpiadas o si se ha “enfurruñao”.

Las noticias que, como ahora se dice, hacen arder las redes, puede que no merezcan ni una línea en “The Country” (El País en Estados Unidos) o un comentario en “The Reason” (La Razón de UK)y ni siquiera dirán nada en “Antenna Three” de Australia. Mejor te cuento algunos ejemplos