Entradas

Mostrando las entradas etiquetadas como hijo

El niño de la piscina

Imagen
Hay historias tristes como la de El Niño con el Pijama de Rayas, algo más alegres como La Niña de tus Ojos o ésta de El niño de la piscina, que podría estar a mitad de camino. O es posible que sea un drama, una comedia o una historia de superación. Yo os la cuento, y luego ya decidís vosotros mismos. Este post es algo así, como elige tu propia aventura. Érase una vez en una piscina de un hotel en Estados Unidos. Año dos mil y trece de nuestro señor. Padre e hijo jugando a lanzarse una pelota de plástico de pequeño tamaño. De plástico y de pequeño tamaño, la pelota. No tengo nada en contra de los padres o los hijos de plástico, pero en este caso eran reales. El padre era un americano medio de gran tamaño. Tirando a muy grande, que suele ser la media de los padres de Estados Unidos. El niño de la piscina, nuestro protagonista, tampoco es de pequeño tamaño. Diríamos que es talla XXL. Imaginad ese actor infantil de las películas americanas. Ese chavalín que no suele ser el más popular,

Me gusta, no me gusta, esta sí, esta no y otros botones de Facebook

Imagen
Como si no hubiera habido suficientes artículos sobre Facebook y el me gusta, no me gusta, me quiere, no me quiere, yo también voy a dar mi opinión. Ya sé que no me va a hacer mucho caso el señor Zuckerberg, pero hay que intentarlo. Por cierto, que vaya apellido se gasta el chico éste que inventó el Facebook. Parece un nombre de enfermedad de los nervios. "No puedo dormir y me cuesta mucho estar quieto en ningún sitio… Tiene usted el síndrome de Zuckerberg... eso, o debería dejar la cocaína". A lo que vamos, que os distraéis con cualquier cosa. Ahora en los post de Facebook puedes poner un me gusta, que es una mano como si estuvieras haciendo autostop, un comentario, que ahí eres libre para poner lo que quieras (aunque jajaja o lol son muy socorridos para decir algo sin decir nada… te he visto y no te has reído), o compartirlo con el mundo entero, o con tus amigos. Se han vertido ríos de tinta (que tópico tan horrendo y tan poco ecológico) sobre el tema. Que si h

En el nombre del Padre…

Imagen
Esta semana no me voy a meter con las cosas religiosas, a pesar del título (y de que a veces te ponen las cosas a huevo). Aunque los que pintan algo en la iglesia (no me refiero a la señora que hizo el garabato en Borja), se metan en las cosas de los demás, no lo voy a hacer yo. No hagas a los demás que te hagan como yo quiero al prójimo… (Creo que es algo parecido, pero es que ese día me cambié a Ética y me perdí la clase de “Reli”). Esta semana os quería hablar sobre los nombres. Pero no el nombre del padre o del hijo (de verdad que hay nombres de hijos que son para matar al padre y para que le dé un ataque al Espíritu Santo. No tenéis más que pensar en algún Kevin Costner de Jesús, “Yosuas” y Samantas). Hablaremos de los nombres comunes. Hay padres hijos de… Porque vamos a ver ¿Quién pone el nombre de las cosas?  A los animales, a las flores, a las ciudades… ¿Dónde está el responsable? ¿Con quién hay que hablar para que se ponga orden? ¿Y qué es este sindiós de