Ir al contenido principal

Hospitales hospitalarios

¿Los hospitales son hospitalarios? Yo creo que no. No me resultan lugares demasiado agradables y acogedores, ni siquiera para los enfermos. Si te dieran a elegir un lugar al que ir, voluntariamente, no creo que estuviera en los primeros puestos de la guía “Loli” Planet. 

Por motivos ajenos a mi voluntad, estas Navidades he pasado más tiempo del que me hubiera gustado en el hospital. Realmente no querría haber pasado ni 5 minutos, pero es que mi suegro, que también estaba en el hospital por motivos ajenos a su voluntad, nos había dado un pequeño susto.

Como seguro que alguien pregunta, os diré que ya está en casa dando guerra (en la suya. Me refiero en su casa, no en su guerra). ¡Gracias por preguntar! Para que luego se lleven la fama las suegras. (Mejor voy a acabar este párrafo, antes de que diga algo que pueda utilizarse en mi contra. Un beso a mi suegro que me estará escuchando).


Como no hay bien que venga por mal sitio…Quiero decir que No hay quién no venga haciendo el mal pero bien… (Siempre he sido muy malo con los refranes y me estoy liando). Lo que quiero decir es que como he estado bastantes días allí, pues me ha dado tiempo a escribir sobre algunas cosas que tienen que ver con los hospitales. Vamos allá.

Los pacientes

En un hospital, y más si están ingresados, se les suele reconocer por tener cara de enfermos e ir ataviados con un pijama, o camisón y una bata. No confundir con el que tiene mala cara y no lleva bata. Estos son los que tienen que pagar la factura del hospital (El caso que nos ocupa es uno privado). Si no están ingresados, ya es más difícil de adivinar, aunque hay casos claros. Por ejemplo, tú ves al marido de Alaska en un hospital y sabes seguro que no es un cirujano, ni un enfermero. Pensarías que no está muy bien (y seguro que aciertas).


Por si no le conocéis, este es Mario Vaquerizo, marido de Alaska.

No sé si este año ya no se llevan, pero no he visto a ningún paciente con el modelo de bata “ojo que te veo” (de escote muy pronunciado). He aquí un modelito.


Las enfermeras

Hay películas en las que hay chicas que se hacen pasar por enfermeras. Te darás cuenta de que no lo son porque llevan trajes que no son de su talla. Siempre les queda el vestido muy corto. ¿A quién pretenderán engañar?


Para distinguir a las enfermeras de verdad, aquí os dejo unas pistas. Son las que entran en la habitación y suelen decir ¡Buenos días! (si es por la mañana), por la tarde, dicen buenas tardes, y por la noche no dicen nada para que los enfermos puedan dormir. Si con esto no aciertas… yo ya no puedo hacer mucho más. Tenéis que poner un poquito de vuestra parte. ¡Jolín! (por si leéis en horario infantil). 

Si mide 2 metros, tiene barba y saluda a todo el mundo, puede que sea un enfermero…. O el Príncipe Felipe. Últimamente se pasa más tiempo visitando a su padre que en casa (en la suya. Además de pagarle el sueldo, no le vamos a tener durmiendo con nosotros).


Los médicos

Cada vez es más difícil distinguirles. Antes eran señores muy mayores, con bata, que escribían muy malamente y que solían meterte un palo (sin helado ni nada) por la boca. Ahora ni bata, ni palo (no es que lo eche de menos).  Seguro que escriben en el ordenador y la mayoría son muy jóvenes. Yo creo que se camuflan para que la gente no les pregunte.


¿A qué huelen los hospitales?

No es que conozca muchos hospitales, pero todos huelen igual. No me preguntes a qué, pero es un olor característico. Es como… es una sensación como si… Ni puta idea y además ¿No te he dicho que no me preguntes? (Si es que al final, me tengo que cabrear y todo).



La comida

Las enfermeras te regañan si no te lo comes todo. Bueno, sólo a los enfermos. A los acompañantes no. Si estás por la calle y no te terminas tu bocadillo y te ve una enfermera, seguro que tampoco te dice nada. En un restaurante, creo que tampoco. Pero tienen un genio que… Pero es que comerte de primero la verdura hervida, el pescadito sin sal… Y de postre yogur de agua caliente…


¿Por qué tanto calor?

A los 10 minutos de estar en el hospital te cambiarías por el enfermo. Matarías por poder quedarte en bata (aunque fuera el modelo del escote pronunciado). ¿Porque están todos los hospitales a 40ºC?  Luego dicen que las enfermeras llevan ropa provocativa…

¡Ofú que caló!

La cama Lego

Yo no sé a vosotros, pero yo es ver una cama de esas articuladas y me dan ganas de tocar los botones (hasta desarticularlas). Con enfermo encima o no. No lo puedo evitar. Es como ver el papel burbuja de embalar y no explotar un par de ellas. 

Los cables

Nunca me ha dado demasiado impresión el tema de las agujas, pero ver a alguien conectado a tanto cable sí que me da un poco de mal rollo. El oxígeno, el suero, 100 miligramos de inmunoglobulina, empurión en fascículos, 20 mililitros de janderklander y un chupito de bisolvón on the rocks. Me parece que tengo que dejar de ver tantas series de hospitales: Anatomía de House, Hospital de Urgencias…


Los putos pasillos

¿Nunca te has perdido en un hospital? Eso es que lo has probado poco. Todo buen hospital tiene que tener al menos 3 millones de pasillos de miles de kilómetros cada uno. Hay gente que fue a visitar a un familiar el año pasado y aún sigue buscando la habitación (se alimenta de verdura hervida y pescado sin sal). Lo bueno de los pasillos es que puedes hacer amigos y es un lugar de encuentro para hablar de las dolencias de cada uno.  


Las visitas

Algo bueno tenía que tener el pasar tiempo en el hospital (como “acompañaor”). Ves a toda la familia. El enfermo es el que no está tan contento. Ahí le tienes con carita de “¿Me dejarán descansar en algún momento?”, pero oye… ¡No haberte puesto malo!

Algunos momentos, la habitación tenía el mismo aspecto.

Hay muchas otras cosas que llaman la atención, como las teles con hucha (las utilizan para guardar el dinero de los de la habitación), la conexión WiFi del hospital (ya que vas a estar tiempo allí, al menos poder enviar “guasas” a los colegas y poner qué te duele en el “feisbu”) y los periodistas y paparazzi a la puerta del hospital (¿En el vuestro no?). No estoy muy seguro, pero creo que suele haber gente más famosa que yo en el hospital del que os hablo.  

Espero que os hayáis hecho una idea de qué encontrar en un hospital y si podéis evitarlos mucho mejor… ¡Pero id a visitar a vuestros familiares!


Comentarios

  1. ¡Cuánta razón tienes, Javier! ¡Marditos roedo... digo, hospitales! Aunque, en el fondo, si te curan... Besotes a ti y tu suegro.
    Isabel

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Gracias por leer el blog y dejarme un comentario!

Entradas populares de este blog

Yo os maldigo, jodíos móviles

No sé si os acordáis de Charlton Heston en El Planeta de los Simios en la escena final, más cabreao que una mona y “maldijiendo” a todos. Pues yo igual, maldigo a los móviles, que tienen la culpa de todo lo que sucede. Antes no había teléfonos inteligentes, ni siquiera un poco listos, y no pasaba lo que está pasando ahora. Si no, cómo os explicáis, que haya llegado Trump a ser Presidente. Pues por los móviles.

Y no sólo lo digo yo. También lo dicen los programas de la tele, y los de la radio y en los artículos de revistas y periódicos (por si no lo recuerdas, son esas cosas que venden en las tiendas con hojas… las lechugas, no, lo otro).

Pues eso, que lo dice todo el mundo. Todo el día nada más que “de mirar” el móvil y no hacemos otras cosas, no como antes que hacíamos…. por ejemplo… Dejadme pensar y ahora vengo.

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


Perrerías y otras putadas que les hacemos a los animales

Una perrería no es dónde se venden perros, sino algo que se hace con maldad, jugarreta (bonita palabra también, suena como un jugador de la Real Sociedad o del Alavés). Aunque vender perros también está muy feo.  Estamos de acuerdo ¿No?


A todos nos gustan mucho los animales pero os voy a dar algunos ejemplos de lo malamente que nos portamos con ellos, y no sólo nosotros sino también la madre naturaleza, que a veces se pasa un poco. 

13 cosas que pasan en las películas de miedo

Seguro que vosotros sí que os habíais dado cuenta de que en las películas de miedo, (horror movies que dicen en inglés, y que tampoco es que sean tan horrorosas) pasan siempre las mismas cosas. También podríais decir que en casi todas las películas pasan las mismas cosas. Estamos de acuerdo que en todos los géneros cinematográficos hay elementos comunes. En las pelis del oeste, la gente está en el oeste y los indios casi siempre llevan las de perder. En las bélicas la gente suele estar en guerra y de nuevo, casi siempre ganan los americanos. En las de acción salen actores con muchos músculos. En realidad tienen los mismos músculos que el resto de la gente, pero se les nota que se apuntaron al gimnasio y además van a menudo. Las musicales se caracterizan porque la gente en cuanto tiene ocasión se pone a cantar y a bailar. En los dramas, sin embargo, la gente no está de humor y bailan poco. Luego hay películas de género tonto, pero ahí no me voy a meter. Pero como acabamos de pasar de pa…

¿Has visto las noticias? ¿Las de dónde?

Según el mundo en el que vivas puede que las noticias más importantes sean que Cristiano Ronaldo se ha “enfurruñao” con sus compañeros. O que Isabel Pantoja sale de la cárcel. Que a Paquirrín, Pantojín Jr,  habría que meterle en la cárcel por la música que hace, y que la próxima semana seguiremos hablando del gobierno.


Pero en otros mundos, que también los hay, no saben si Paquirrín es el próximo Presidente. Si les dicen que Cristiano Ronaldo está en la cárcel, no sabrán de quién le hablamos y no les extrañaría que Pantoja fuera la máxima goleadora de la liga de fútbol, o participará en las próximas Olimpiadas o si se ha “enfurruñao”.

Las noticias que, como ahora se dice, hacen arder las redes, puede que no merezcan ni una línea en “The Country” (El País en Estados Unidos) o un comentario en “The Reason” (La Razón de UK)y ni siquiera dirán nada en “Antenna Three” de Australia. Mejor te cuento algunos ejemplos