Ir al contenido principal

Horror en el Supermercado

Con el título no me refiero a las cajeras y cajeros del Día (bastante tienen con lo suyo y su, de sobra conocidos por todos, buen humor y amabilidad), sino a la sensación que tuve el otro día al hacer la compra. ¡Me habían cambiado por completo la distribución de todos los productos en el Supermercado.  Yo que siempre hago el mismo recorrido (da igual lo que necesite) para que no se me olvide lo que debo comprar.  Ya nada era lo mismo. Mi vida no tenía sentido. Me sentía más perdido que “Charton Jeston” al final de El Planeta de los Simios.  ¿Dónde están los “yugures”? ¿”Ande” andan los embutidos!


Pensaréis que estoy exagerando, y lleváis razón, pero hay que darle un poco de emoción a la cosa. Estaban remodelando el centro al que suelo ir a comprar. Permitidme que obvie el nombre del supermercado para no hacerles publicidad gratis, pero es un sitio que cada vez que lo decimos, los gabachos se descojonan por nuestra pronunciación. Amigos franceses, el nombre se lo habéis puesto nada más que para joder a los españoles. No sabéis pronunciar la erre y ¡Toma le metéis tres al nombre del establecimiento en cuestión! Tratad de decir Parra tenía una perra. Guerra tenía una parra. La perra de Parra subió... ya verás que risas nos echamos nosotros.

¿Os acordáis de cuando el único Súper que existía era el de Mortadelo y Filemón? Ese señor con bigote, primo de Vicente del Bosque, que en casi todas las historietas terminaba corriendo detrás de ellos, mientras Mortadelo decía “Calle y corra jefe”. Por cierto, trabajando juntos durante tantos años y aún se siguen tratando de usted.


A lo que iba, que antes no había supermercados.  Había tiendas en las que encontrabas casi de todo. ¿Necesitabas una lata de tomate frito? ¿Se acabó el Mimosín? Pues ahí estaba Angelines (la dueña de la tienda de debajo de casa). Era como los chinos de ahora pero con más maquillaje y a ella se la entendía cuando hablaba. Eso sí, no abría a todas horas, ni tenía esas cosas tan útiles como banderas de España con el toro, disfraces de princesa, pipas con sal, pipas sin sal, sal sin pipas (vamos, cosas imprescindibles para el día a día). 


En aquellas tiendas de ultramarinos (¡Qué nombre tan bonito a la par que embustero! Ya me dirás que tiene una lata de espárragos de Tudela o aceitunas de Campo Real de ultramar. Si estuviéramos hablando de sardinas, todavía…) podías comprar de casi todo, menos pan, leche, el periódico, carne… (vamos que no comprabas más que tontás para picar).

Primero llegaron los holandeses con sus Spar (lo he tenido que mirar en la Wikipedia porque creía que eran alemanes y ya iba a echarle la culpa a la Merkel), en el que había casi de todo y no tenías que ir de tienda en tienda para hacer la compra.  Allí ya se podían comprar más cosas que en las tiendas de Ultramarinos. No voy a entrar si era más o menos romántico ir al mercado y pasar por 200 sitios y comprar los ingredientes para hacer una fabada (como si supiera hacer tal cosa). Comprabas el tocino en la charcutería, la verdura en la verdulería, el chorizo en la choricería y las fabes (¿Dónde cojones se compraban las fabes?). Ahora vas a cualquier tienda, compras una lata de Litoral y en 5 minutos tienes una fabada…. mucho peor que la que hace una madre, pero es lo que hay.  Aunque la abuela del anuncio diga que es natural. 


Después llegaron los franceses con sus “Carrefoures” (ya se me ha escapado el nombre), y sus Alcampos, y nosotros, un poco más tarde con el Mercadona, El Corte Inglés, Eroski y otros (como no me va a pagar ninguno, espero que no se cabreen el resto, y además, seguro que los nombraría mal porque no me apetece seguir mirando en la Wiki).  El que más gracia me hace es el Ahorramás, al que mi tío, siempre llama Pagamenos (como véis la tontería es cosa de familia).  No os pongáis muy pijos con el orden en que llegaron los supermercados, es como yo lo recuerdo en mi barrio, y seguramente en otros sitios fue distinto. Y por último los chinos, que no han inventado nada más que la pólvora y lo hicieron para hacer fuegos artificiales (tan románticos ellos), que nos han traído de nuevo los ultramarinos de toda la vida, pero en los que venden hasta a la señora del anuncio de la Fabada Litoral.

En todos los supermercados, hay un orden, el que ellos quieran, pero un orden. Hay gente “mu lista” que estudia como colocar los productos para que se compren más unas cosas que otras, pero en mi Carrefour me han jodido y ya no encuentro nada (debía ser que los primeros que colocaron las cosas no eran muy listos o han cambiado de opinión los listos que ordenaban los productos).  Os prometo que di más vueltas que un político explicando la subida de impuestos   Eso sí, la Coca Cola en el mismo sitio de siempre (producto de primera necesidad). Los yogures ya no saben dónde colocarlos desde que el ministro Arias Cañete dice que nos los podemos comer cuando a él le salga de los huevos.  


Ayer volví de nuevo al mismo supermercado; no aprenderé nunca, y seguí el nuevo orden para hacer la compra. Y… me vuelven a faltar cosas y por más que pregunté a los amables cajeros (por los cojones), me volví triste y compungido a mi chino de confianza (ninguno) para encontrar lo que me faltaba. Como decía Trillo “¡Manda huevos!”, que por cierto, los chinos los tienen más baratos (y no valen bromas con el tamaño).

Comentarios

  1. Perdón por el retraso. Ando algo liada.
    Yo tuve la misma experiencia con el nuevo Caggggefougg. Se me apareció como un comercio con trastorno bipolar. Tan pronto ordenado como siempre (bebidas, aceites...) como enloquecido con novedades de... ¿shushi? (¿como demonios se escribe atún a lo crudo?), ensaladas casi de flores y tumbonas cutres para playa "abarrotá". ¡Menos mal que, cerca de los libros, encontré un asiento para descansar un poco de tamaño desaguisado. Pero te aseguro que esa noche soñé con los cambios. ¡Se me aparecían las morcillas de Burgos que no había logrado encontrar!
    Besotes,
    Isabel Blas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso sí que es una pesadilla:-)

      Gracias por ser tan fiel al blogs.

      Besos

      Eliminar

Publicar un comentario

¡Gracias por leer el blog y dejarme un comentario!

Entradas populares de este blog

10 cosas positivas de la caída de Whatsapp

¿No hay guasap? ¿Ni Instagram? ¿Qué se ha caído Facebook? ¿Desde muy alto? ¿Se ha roto? Es muy posible que vivas en otro planeta y no te hayas enterado de que la semana pasada Facebook, Messenger, Instagram y WhatsApp tuvieron algún problemilla durante unas horas. La gente entró en pánico. Hubo familias que no pudieron ver el último vídeo del nieto tirando los macarrones. ¿Cómo sabremos ahora si toda esa gente que publica fotos de comida está viva? Personas que no pudieron criticar al partido al que nunca votarán… Incluso alguno tuvo que hablar, ¡en persona! con sus amigos. Pensaréis que exagero, pero hubo gente que descubrió cómo funcionaba un libro. Que en su casa vivía más gente, sí, personas humanas, incluso que se puede vivir sin tener que contestar en menos de un minuto a ese mensaje poniendo jajajaja (los hay que ponen ajajajaj y no se sabe si están riendo o ahogándose). Es mejor pensar en positivo, nunca en negativo. No hay necesidad de pasar un mal rato. Y como todo tiene su pa…

¡Qué haríamos sin vosotras! 10 cosas que existen gracias a las mujeres

¡Menuda historia! ¡Qué injusta ha sido con las mujeres! Los historiadores venga a hablar de señores que han hecho poco, tirando a nada. Por ejemplo, la de reyes que hay en los libros de historia. Todos con el mismo nombre, pero con su numerito (como las señoras mayores en el mercado… cuando no se cuelan). Felipe I, II, III, VI (el del Atleti Ortiz) y González (no es rey pero vive mejor que ellos), o Papas... Hay hasta 16 Benedictos y 23 Juanes... ¿Y las mujeres qué? ¿Cuántas Juanas famosas hay? Sólo dos. Una que terminó loca del todo y la otra, la del arco (y sin flechas), quemada en la hoguera. Qué malamente se portan con las mujeres.

Como os iba diciendo, no se ha dado importancia al papel de la mujer en la historia. Han pasado de vosotras completamente. Si no fuera por las mujeres, el mundo sería muy distinto. Y no es sólo con vuestro papel de madres, que también. Es mucho más que eso. Y como alcalde vuestro que soy, os voy a dar la explicación que os debo.


Imaginad por un momento qu…

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


Estar malito no es estar o cosas que pasan cuando estás enfermito

Dicen que el cuerpo humano es muy sabio. No sé en qué se basan, pero hay gente muy lista que lo dice y tampoco es plan de empezar el año (por cierto ¡Feliz 2016!) llevando la contraria a la gente. Pues debe ser el cuerpo de los demás, porque lo que es el mío no es muy listo que se diga. ¿Pues no va y se pone malo en vacaciones? En plenas Navidades, cuando más rico está todo, y te pones hasta arriba de turrón, mazapán, y bolitas de anís (como el ratón de Susanita).
Y es que estar malito no es estar. Como la canción de Sergio Dalma. Y cuando te encuentras mal se te pone la misma voz que al cantante de canciones musicales. Ronca, muy ronca. Pero no tienes ganas de cantar, ni de bailar pegado, ni despegado, ni ná de ná.

Y es que una navidad sin un constipado, una pequeña gripe, una indigestión, resaca o aunque sea un padrastro, no es Navidad. ¿No os habéis fijado que en le tele sólo había anuncios de colonia o de medicinas? Casi todas para gente con la nariz tapada. La colonia para oler b…

San Patricio ¿Por qué?

No era irlandés, no se llamaba Patricio y los méritos que se le atribuyen tampoco están muy claros. Nació en Escocia, se llamaba Maewyn y lo de expulsar a las serpientes de la verde Irlanda… hummm. Es como si a San Isidro le atribuyéramos que expulsó a los canguros de Madrid, a San Fermín que no haya llamas en Pamplona o a San Mamés que hayan desaparecido los diablos de Tasmania de la ría de Bilbao.
¡Empezamos bien!  De verdad que no tengo nada en contra de este hombre. Es más, incluso me cae bien, como casi todos los santos, sobre todo si en su día es festivo.  No he tenido el gusto de conocerle, y me parece estupendo que sea un día dedicado para darse a la bebida (como los peces del Villancico, los irlandeses beben y beben y vuelven a beber… y no sólo durante San Patricio), pero creo que nos estamos pasando con la celebración.  Es una de las fiestas más internacionales del mundo y se me ocurre porqué.  Básicamente consiste en hacer un desfile con gente vestida de verde y beber (alco…

10 superpoderes que me gustaría tener

Hace tiempo os decía que no me gustan los superhéroes. Sigo en mis trece. No me gustan. Ni ellos, ni sus películas, ni sus series de televisión, ni los cómiz (sí, lo escribo como suena, ¿qué pasa?), ni sus trajes, ni sus problemas y movidas. Que todos tenemos problemas y no vamos disfrazados de mamarrachos por la calle… ¿o sí?

Sinencambio (también se escribe como suena… mal, pero así suena), sí me gustaría tener algunos de sus superpoderes. Y no, seguro que no acertáis con mis preferidos.
Estoy convencido de que todo el mundo diría que le gustaría volar (pues no hace frío arriba), o ser invisible (y nada más que los utilizaríais para hacer maldades o ver a la gente sin ropa ni nada) o tener la fuerza de los mares, o el ímpetu del viento (creo que me estoy confundiendo de canción).

¿Quieres saber qué superpoderes me pido? Vamos allá.