Ir al contenido principal

Las listas y las tontas

Para los que no sois de Madrid deciros que hoy (15 de mayo) es el patrón de la ciudad. Ya os dije en uno de los post en el que hablaba sobre San Patricio que San Isidro, era un santo que, digamos, no es un buen ejemplo. Los ángeles y los bueyes araban mientras él se quedaba frito o rezaba. No le veo yo mucho milagro al asunto. Es como el gobierno, todos curran o intentan trabajar, y ellos nos dicen que debemos ser pacientes o rezar para que las cosas vayan mejor.


Pero no os voy a enfadar con las cosas que hace o no el gobierno, éste o los anteriores, y tampoco contaré nada sobre San Isidro, aunque el título así lo parezca. Lo de las listas y las tontas no tiene nada que ver con que sean las rosquillas típicas que se hacen en Madrid durante la festividad del santo. Curiosa tradición. Para celebrar algo tenemos que acompañarlo con comida. Roscón de Reyes, huesos de Santo, buñuelos, torrijas, jugo de zarzaparrilla (que bonita palabra), lo que sea; pero hay que comer o beber, y si es posible mucho, y todo a la vez. Y siempre habrá un reportaje en la tele para explicarte cuántos kilos de lo que sea se necesitan para hacer la receta para mil personas (muy práctico si tenemos invitados en casa), entrevista con un experto buñolero o torrijero, el político bailando con una señora mayor, y un jubilado comiendo a dos carrillos y demostrar que la tradición sigue viva.


Aunque lo parezca, no os voy a hablar de lo que tenéis que comer, ni de qué están hechas las rosquillas, ni siquiera sobre San Isidro o Madrid.  El título va más por lo de las listas. Porque vamos a ver. ¿Cuantas veces al día en la tele, radio, periódicos, páginas web, anuncios…nos aconsejan seguir unas instrucciones?  Las 10 mejores páginas web, los 3 consejos para ser feliz, las 5 playas más limpias, los 20 restaurantes mejores del mundo, los 10 hombres más macizos de Albacete… Todo son listas, consejos y recomendaciones sobre qué tienes que ver, leer, comer… ¿No estáis un poco hartos?

Yo sí. Y esto creo que tienen la culpa los americanos (Parezco un Castrista cualquiera). Quizá no tengan toda la culpa, pero sí que es verdad que es muy anglosajón lo de las listas o como ellos dicen los tops.  No hay ciudad o pueblo o barrio, o país que no sea el mejor en algo. Y si no tienen nada, se lo inventan. La ciudad con la torre más alta, el barrio con más semáforos del mundo, el señor con el bigote blanco más largo o el pueblo con los melones más gordos (que cada uno se imagine lo que quiera)… Y así con todo. Internet está lleno de listas sobre cualquier cosa, los mejores programas de la tele, los libros más vendidos, la música más descargada, las 10 personas a las que te gustaría abrazar, a las que más les huelen los pies, las peores ciudades para vivir. Incluso hay una lista de las maneras más tontas de morir (no creo que al que se muera le haga ni puta gracia). 


El cine no se libra de esto, y como es algo que me gusta mucho, pues vamos a hablar de ello, poco, para no cansaros en un día de fiesta. Hay listas para elegir la mejor película muda, la de mejor banda sonora, la más divertida, la más larga, la más corta (para los que os habéis incorporado más tarde, seguimos hablando de películas), la película francesa con más miradas al infinito por minuto, la más ñoña… 

Nunca he sido muy amigo de este tipo de listas, ya que habría que ver todas las películas del mundo de todos los tiempos para que esto fuera cierto, y aun así, dependería de los gustos. Os prometo que hay gente que tiene como película favorita alguna de Stallone, Titanic (en la que sabes cómo va a terminar antes de que empiece) o moñadas como “Crepugculo” (es que así lo decimos los madrileños).


A pesar de que no me gustan las listas, todos las hemos hecho, incluso los que no creemos que sirvan para mucho. Hay una película, High Fidelity, que es el ejemplo perfecto de listas. 


Como os iba diciendo, yo también hice hace tiempo la lista de mis 20 películas favoritas. Ni siquiera tiene el orden real, y la hice en un momento determinado, sin tomarme demasiado tiempo en pensarla, pero sí que sirve como ejercicio para saber qué tipo de películas te llenan más o menos (nunca meteré una de “Yancló Bandam” o “Estiben Sigal”). Muchas sí son mis preferidas, pero no todas son las que más me han gustado, ya que como os decía antes, depende de cuándo hagas esa lista, qué recuerdos tengas de la película, tu estado de ánimo, si en ella sale tu actor o actriz preferida, de tu memoria en ese momento, y de un montón de variables.  Con ustedes mis 20 películas.


  1. El Padrino (I, II y III)
  2. La Guerra de las galaxias
  3. Ciudadano Kane
  4. El Gran Dictador
  5. Kill Bill
  6. La princesa Prometida
  7. Un lugar en el Mundo
  8. Nueve Reinas
  9. Amanece que no es poco
  10. La venganza de Don Mendo
  11. Psicosis
  12. Poltergeist
  13. Uno de los nuestros
  14. El cazador
  15. El Precio del Poder
  16. Indiana Jones y el Templo Maldito
  17. Ben-Hur
  18. Cantando bajo la lluvia
  19. High Fidelity
  20. Pulp Fiction
Volviendo a ver la lista, se me ocurren otras 20 que podrían entrar, pero estoy un poco perezoso y prefiero que este post sea algo más interactivo y le deis vueltas a la cabeza (como la niña del exorcista).

Sólo recordé dos películas españolas, y otras dos argentinas. Las otras 16 son americanas, y muchas de ellas sobre la mafia o aventuras.  Si hay algún psiquiatra o psicólogo en la sala, prefiero que no me evalúe por mis gustos sobre el cine. No quiero que  me diga que tengo un desequilibrio (eso ya lo sé yo) o que puedo tener impulsos asesinos (no mato ni marcianitos en los videojuegos).

¿Os animáis a hacer vuestra propia lista? De las tontas no os preocupéis, que ya las colocan como Ministras.   

Comentarios

  1. Pues venga, entre rosquilla tonta, lista o de santa Clara (siempre me hago un lío con cual es cual), te escribo mi lista. Verás coincidencias y asumo también las tuyas restantes excepto "La princesa prometida" porque no la he visto.
    Al grano:

    01. Casablanca
    02. El gran dictador
    03. El padrino (I, II, y III)
    04. Ciudadano Kane
    05. Los santos inocentes
    06. Pulp Fiction
    07. Bienvenido Mr. Marshall
    08. El verdugo
    09. El crepúsculo de los dioses
    10. Eva al desnudo
    11. Jezabel
    12. El acorazado Potemkin
    13. La quimera del oro
    14. Irma la dulce
    15. El gran carnaval
    16. En bandeja de plata
    17. Con faldas y a lo loco
    18. La leyenda de la ciudad sin nombre
    19. Million dollar baby
    20. Las bicicletas son para el verano

    Buen día de san Isidro.
    Besotes,
    Isabel Blas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tiene usted mal gusto. ¡Vaya peliculones! La princesa prometida es una peliculita, pero es muy divertida.

      No conocía El Gran Carnaval (mea culpa), pero tiene una pinta estupenda.

      Feliz San Isidro

      Besos

      Javi

      Eliminar
    2. Y como solamente eran veinte, no podía poner "Arsénico por compasión", "Serpico", "El secreto de sus ojos", "Jezabel", "El gatopardo", "Apocalypse Now" y otras muchas más que se me olvidan ahora. El cine es una de las mejores cosas que el ser humano ha inventado (bueno, que inventaron los hermanos Lumière, no les quitemos protagonismo) y que luego, otros muchos locos de la vida catapultaron a la categoría de obra de arte. Nunca serán dadas bastante gracias a Chaplin, Ford, Coppola, Hitchcook, Houston o mi adorado Billy Wilder. Claro que también cuentan algo Tracy, Lancaster, Laughton, Davis, Burton, Grant, Douglas, Hepburn... y no sigo que me emociono...
      Besotes,
      Isabel Blas

      Eliminar
  2. La fiera de mi niña, Historias de Filadelfia, La Condesa Descalza, Ava Gardner, Audrey Hepburn, Sofia Loren, Almodóvar...

    Estoy contigo, el cine es lo más grande.

    Besos

    Javi

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Gracias por leer el blog y dejarme un comentario!

Entradas populares de este blog

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


Yo os maldigo, jodíos móviles

No sé si os acordáis de Charlton Heston en El Planeta de los Simios en la escena final, más cabreao que una mona y “maldijiendo” a todos. Pues yo igual, maldigo a los móviles, que tienen la culpa de todo lo que sucede. Antes no había teléfonos inteligentes, ni siquiera un poco listos, y no pasaba lo que está pasando ahora. Si no, cómo os explicáis, que haya llegado Trump a ser Presidente. Pues por los móviles.

Y no sólo lo digo yo. También lo dicen los programas de la tele, y los de la radio y en los artículos de revistas y periódicos (por si no lo recuerdas, son esas cosas que venden en las tiendas con hojas… las lechugas, no, lo otro).

Pues eso, que lo dice todo el mundo. Todo el día nada más que “de mirar” el móvil y no hacemos otras cosas, no como antes que hacíamos…. por ejemplo… Dejadme pensar y ahora vengo.

¿Si pruebo con poesía aunque sea sólo un día?

En el blog he escrito sobre muchos temas. 6 años dan para muchas chorradas.  Cosas que me ocurren, otras que me podrían haber ocurrido, alguna que otra invención, noticias, entrevistas de actualidad, temas candentes (que vete tú a saber qué significa candente… Es algo sobre cómo cocinar los espaguetis para que queden perfectos ¿No?).

Pero nunca he escrito poesía. Jamás. Never, ever. Ni en el blog, ni en un cuaderno, ni ná de ná. Ni siquiera en el cole cuando me gustaba una niña (que se llamara Carlota, no ayudaba en las rimas), o en las puertas de los baños cuando era adolescente, que es cuando se escriben poesías con sentimiento.

Alguna vez tenía que ser la primera. Así que vamos a intentarlo, pero eso sí, no pidáis virguerías… No esperéis sonetos, romances, o versos enciclopédicos (o como quiera que se llamen los versos)… Eso sí, también prometo que no voy a tirar de rimas fáciles, usando el número 5 o con agua Bezoya y partes del cuerpo masculinas.

Dejadme que utilice algunas licenc…

Las cosas de la edad

Hace unos años un grupo llamado Modestia Aparte, también conocido como “molestia, aparta”, “cantaba” una canción llamada Cosas de la Edad. Digo “cantaba” y en el vídeo vais a entender por qué. No os perdáis la actitud del público y la voz melodiosa del “cantante”.
El caso es que las “personas humanas” nunca estamos contentos con lo que tenemos. Y entre las cosas que tenemos está lo de la edad y sus cosas. Si tenemos mucha edad queremos tener menos. Cuando tenemos pocos años, queremos tener más. Llega un momento en el que no queremos cumplir más, que incluso nos quitamos años. Un lío, ¿no? A ver si os explico bien lo de las edades del hombre, la mujer, la temporada otoño-invierno… Vamos allá. Tres meses, dos semanas, un día y un desayuno En el principio no hay años. La edad se cuenta en días, luego pasamos a semanas, meses… Que parecen condenas de la cárcel. Hay tiernos infantes que tienen 124 semanas y como no seas experto en matemáticas, no sabes si sigue en la cuna o está a punto de cas…

Carta del Ministerio de Hacienda y otras 9 cosas que dan más miedo que Halloween

Ya os conté hace mucho, mucho tiempo, cosas sobre el Jalogüín, y cómo se había puesto de moda lo de que la gente se disfrazara de calabazas, te metieran un truco, y que los niños hicieran tratos… Quizá no sea exactamente así, pero ya sabéis a lo que me refiero.
Cuando en España no había McDonalds, sí amigos, éramos un país muy pobre, y las hamburguesas se llamaban filetes rusos (lo único ruso que nos dejaban hacer en aquel entonces), la noche de Halloween no había disfraces ni truco, ni trato, ni hostias. Y el día siguiente a llevar flores al cementerio. No me digáis que no da mucho más miedo que plantar tres telarañas y vestirte de bruja piruja (siempre quise escribir lo de bruja piruja todo junto).

Y es que no hace falta que sea Halloween ni que vengan los americanos a decirte cuándo pasar miedo. Como si no tuviéramos nosotros nuestras cosas para cagarnos por la pata abajo (en el extranjero no tienen una expresión que describa el terror mejor que esta). ¿Quieres ejemplos de cosas que…