Entradas

Mostrando las entradas etiquetadas como Mercadona

Cualquier tiempo pasado…

Imagen
Se suele decir que cualquier tiempo pasado fue mejor. El pretérito perfecto, que llaman. Si ya te ha ido de puta madre, es el pretérito pluscuamperfecto. Otros dicen que lo mejor está siempre por llegar, como el “mineralismo”. Que te lo explique el señor perjudicao, que lo cuenta muy bien.

En el post de hoy os voy a dar algunas razones por que los señores antiguos, los de las cavernas (no confundir con Federico Jiménez Losantos y algunos de sus colegas), vivían mejor que nosotros. ¿Un cafetito? Empezamos bien. Te levantas y no hay café. ¿Pero tu sabes lo que sube la tensión? Y que todavía no había llegado George Clooney a explicarnos lo de las cápsulas. Estos señores no se despertaban con el dilema de que se les quemen las tostadas, si tomar Cola Cao o Nesquick o si el café era late macchiato Adolfo Suárez Madrid Barajas. Nada, ni aguacate, ni zumo de naranja. No perdían el tiempo en chorradas. Leche del primer bicho que encuentres (por eso se extinguieron los dinosaurios) y nada de moja…

Horror en el Supermercado

Imagen
Con el título no me refiero a las cajeras y cajeros del Día (bastante tienen con lo suyo y su, de sobra conocidos por todos, buen humor y amabilidad), sino a la sensación que tuve el otro día al hacer la compra. ¡Me habían cambiado por completo la distribución de todos los productos en el Supermercado.  Yo que siempre hago el mismo recorrido (da igual lo que necesite) para que no se me olvide lo que debo comprar.  Ya nada era lo mismo. Mi vida no tenía sentido. Me sentía más perdido que “Charton Jeston” al final de El Planeta de los Simios.  ¿Dónde están los “yugures”? ¿”Ande” andan los embutidos!

Pensaréis que estoy exagerando, y lleváis razón, pero hay que darle un poco de emoción a la cosa. Estaban remodelando el centro al que suelo ir a comprar. Permitidme que obvie el nombre del supermercado para no hacerles publicidad gratis, pero es un sitio que cada vez que lo decimos, los gabachos se descojonan por nuestra pronunciación. Amigos franceses, el nombre se lo habéis puesto nada más…

Rivales y sin embargo enemigos

Imagen