Ir al contenido principal

Nunca digas nunca


Empiezo bien. Dando consejos y el primero que no los cumplo soy yo, y encima lo pongo por escrito.  ¿Nunca digas nunca?  Pues ya lo he dicho dos veces y las que vendrán.



Ahora es cuando me explico, casi siempre mal, pero me explico. Todo esto viene a cuento por las veces que te prometes que NO harás o NO volverás a hacer o decir algo.  ¡Nunca jamás! (los que hablan inglés dicen never ever que significa nunca, unca). Pero como todas las promesas, casi nunca (ya lo he vuelto a decir) se cumplen.  Basta que digas o incluso prometas una vez que no harás algo, para que en poco tiempo, te estés arrepintiendo de haberlo hecho.  (Jodó que trabalenguas). Creo que tengo que esforzarme algo más en la explicación.

A ver si es más fácil con un ejemplo.  Tienes dos objetos.  El objeto A es para tirarlo al cubo de la basura, por ejemplo el papel de un caramelo. En la otra mano, tienes el objeto B.  Por poner un suponer, puede ser el móvil, las llaves de casa o la cartera.  ¿Cuál tiras?  Según el cálculo de probabilidades, debería ser el objeto A ¿verdad?  Pues no, no y no, yo tiro el objeto B. Y luego es cuando levantando la vista al cielo y emulando a Escarlata O’Hara (es algo simbólico, no me pongo falda para hacerlo) declamo: Pongo a Dios por testigo que nunca volveré a tirar las llaves a la basura (y ya lo he hecho un par de veces). 


¿Cuántas cosas has jurado no volver a hacer o decir?  Yo muchísimas, y  casi siempre - always forever and ever que quiere decir algo así como siempre toda la vida por siempre jamás (tengo que advertir que es una traducción libre como el sol cuando amanece (Bravo Nino… uff, prometo que no volveré a repetir un chiste tan malo… ) Aquí os dejo unas cuentas de ellas.

  • Yo de política no entiendo, pero… Cuando alguien empieza así, es que va a decir algo que no te gusta. Siempre digo que no discutiré  sobre política, religión o fútbol. Incluso me convenzo yo mismo y me doy mis propias razones. No voy a conseguir que la otra persona piense como yo, y tampoco hará que cambie mi opinión. ¿Por qué discutir? Es como darte cabezazos contra la pared.  Bueno, pues siempre lo incumplo.  Y es que siempre creemos (y yo el primero) que tus ideas son las correctas. 
  • No compraré nada relacionado con un equipo de fútbol. Ya sabéis lo que pienso sobre los mayores de 10 años que llevan camisetas de fútbol.  Pues lo he incumplido varias veces, con mi sobrino.  La primera vez, lo prometo, me convencieron para regalarle una zamarra (qué bonita palabra) del Atlético de Madrid.  Al fin y al cabo soy el único de la familia que le llevaría al fútbol (nunca lo hice).   Este año, el niño, que tiene más criterio que su tío, se ha hecho del Real Madrid, y ahí me ves gastándome una pasta en una camiseta de mi, digamos, equipo menos favorito.
  •  No saludaré a ese vecino maleducado.  Te cruzas con un vecino. Tú sonríes y le das los buenos días, y él baja la cabeza y no responde. Y allí te quedas con cara de imbécil hasta que reaccionas y te dices a ti mismo. Pues que le den, paso de saludarle… La próxima vez, vas y le saludas. Al fin y al cabo el maleducado es él.
  • No volveré a perder el tiempo con “realities” de TV. La verdad es que no soy mucho de ver programas de este tipo, ni de los que entrevistan al chofer de la prima de una novia de un torero, pero a veces, (SÍ,LO CONFIESO), he visto alguno.  A los 5 minutos piensas ¿Pero qué hago viendo esto? Y apago la tele o cambio de canal.  Pero no es la primera vez, ni será la última que lo vea. Eso sí, me niego a ver a Falete tirándose desde un trampolín (os juro que hay un programa en el que los famosos se tiran a la piscina. Esperad, que me dicen por el pinganillo que hay dos.  Uno que se llama Famosos que saltan en bañador y otro Mira cómo me tiro a bomba (en realidad no tengo ni idea de cómo se llaman, pero me gustan mis títulos). Y como tampoco lo voy a cumplir, y por motivos de investigación, aquí os dejo un vídeo.  (Es muy cortito, y para los que no sois de España y no conocéis a este tipo, sí es un hombre, creo).

 

  • ¿Al Pato Feliz? Ni de coña. Vas a un bar o a un restaurante y te han tratado fatal o te han puesto garrafón.  Nunca mais volveré. Pues bien es el restaurante favorito o el garito del hermano de la chica con la que quieres pillar.  ¿Qué hacer? Pues volver, con la cabeza gacha, pero vuelves.
  • ¡Qué buena es esta peli! ¿No os ha pasado al ver una película que se supone que gusta a todo el mundo y a ti te parece horrible? La crítica (nunca os fieis de un crítico) la pone por las nubes, es éxito en taquilla y todos los que te rodean te la recomiendan.  Puede ser que me guste llevar la contraria, pero no me suele gustar. A veces intento darle una segunda oportunidad, y es cuando de verdad me cabreo. ¿Por qué veo de nuevo algo que no me ha gustado?  Voy aprendiendo, pero me cuesta. Tengo la suerte de que mi novia me conoce, y sabe lo que me gusta.  A veces a ella le encanta una película y me dice: “Tú mejor no la veas”. ¡Y siempre acierta! También tengo a mis propios críticos para saber si me va a gustar. Si me dicen que hay que ver tal película, ya sé que cuál es la última en la lista. 
  • La música de nuestra vida. No estoy de acuerdo con la frase que “sobre gustos no hay nada escrito”.  ¡Hay mucho escrito! Y casi todo es subjetivo.  Lo que para unos es una obra maestra, para mí es como escuchar al vecino con un taladro un domingo a las 7 de la mañana.  Y volvemos al punto de no discutir sobre fútbol, religión o política y al que habría que añadir la música.  Hay mucho ultra musical… y yo seguramente sea uno de ellos.  No volveré a discutir sobre música…o sí. 
  • RyanFail.  La verdad es que no he volado demasiado con ellos. Prefiero pagar más (sin pasarse) en cualquier otra compañía.  Y no es por seguridad (te puede pasar algo con otra compañía, sino por la forma en que te tratan.  Suelo volar bastante a Dublín y Ryanair es siempre la última opción.  No diré que nunca viajaré con ellos, pero procuraré viajar con otra línea en la que no hagan una rifa para ver quién pilota el avión. 

  • Colega, ¿Dónde está mi coche? Siempre me digo: ¡Apúntate dónde has dejado el coche!  ¿No me digáis que soy el único que me he pasado un buen rato dando vueltas por el parking para encontrar el coche?  Y ahora no vengáis con lo de utilizar el navegador o Google Maps, o las recetas de Arguiñano. Yo sé dónde estoy.  Lo que no me acuerdo es dónde está el coche.  Si lo dejo fuera, miro la calle una y otra vez para asegurarme de que... se te olvidará de cómo se llama una vez tengas que recoger el coche. Conozco gente que incluso ha denunciado la desaparición del vehículo a la policía por no acordarse de dónde lo ha dejado (pero aquí entraba la variable de la noche me confunde o el efecto garrafón). Ni aunque me torturéis, diré quién es… Aunque ya sabéis que no suelo cumplir lo que prometo.
  • Guarda bien ese papel que es importante. Y yo, que soy muy obediente guardo tan bien ese documento, que no lo encontraré en la vida.  No suelo perder demasiadas cosas, pero cuando lo hago siempre digo, lo pondré aquí. Pero es que aquí no es siempre el mismo sitio, y puede ser acá, allá, allí… y ahí me tienes rebuscando en todos los bolsillos, hasta que logro encontrarlo. Mientras tanto, mi novia ha sufrido varios infartos. Ya se ha acostumbrado y cuando me pilla en tal situación, sonríe y muy dulcemente me dice: “¿Qué cojones has perdido ahora? (estoy exagerando un poquito. No dice cojones). 
  • Un cigarrito y a la cama. Los que no fumáis no sé qué excusa tenéis para no iros a la cama.  Nunca tengo sueño por la noche (hay una frase que siempre me ha hecho mucha gracia: Ojalá tuviera por la noche el sueño que tengo por la mañana). Nunca cumplo la frase, suelen ser dos por lo menos… y ya en la cama, abro el libro que esté leyendo y puede, sólo puede, que caiga otro. 

Así que ya lo véis, no soy una persona en la que podáis confiar. Realmente sí, pero si digo que NO o SI haré algo, me pasará igual que a todos.  De hoy no pasa y voy al gimnasio, tengo que apuntarme a la academia de inglés, hoy llamo a fulanito que llevo ya meses sin saber nada de él, mañana me pongo a dieta… son sólo algunas de las cosas que te prometes que harás, y al final…

Nota del autor: Los personajes y situaciones referidas en este post no se corresponden con la realidad, son meramente ilustrativos de la imaginación del descerebrado que suele escribir... o no.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Carta del Ministerio de Hacienda y otras 9 cosas que dan más miedo que Halloween

Ya os conté hace mucho, mucho tiempo, cosas sobre el Jalogüín, y cómo se había puesto de moda lo de que la gente se disfrazara de calabazas, te metieran un truco, y que los niños hicieran tratos… Quizá no sea exactamente así, pero ya sabéis a lo que me refiero.
Cuando en España no había McDonalds, sí amigos, éramos un país muy pobre, y las hamburguesas se llamaban filetes rusos (lo único ruso que nos dejaban hacer en aquel entonces), la noche de Halloween no había disfraces ni truco, ni trato, ni hostias. Y el día siguiente a llevar flores al cementerio. No me digáis que no da mucho más miedo que plantar tres telarañas y vestirte de bruja piruja (siempre quise escribir lo de bruja piruja todo junto).

Y es que no hace falta que sea Halloween ni que vengan los americanos a decirte cuándo pasar miedo. Como si no tuviéramos nosotros nuestras cosas para cagarnos por la pata abajo (en el extranjero no tienen una expresión que describa el terror mejor que esta). ¿Quieres ejemplos de cosas que…

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


Empanaos sin fronteras

Antes de nada vamos con la definición de empanao. Es muy probable que seas uno de ellos y no lo sepas. Es como los zombis, que no lo saben, como no tienen televisión ni van al cine... O los cansinos, que no se dan cuenta que lo son. La RAE recoge empanada mental como confusión de ideas, pero no define el término empanao.

No es aquel que está recubierto de pan rallado y huevo antes de realizar una fritura con aceite o estas guarrerías que hacen algunos con la mantequilla. Seguimos hablando de la cocina y freír cosas, que ya os veo venir y empezáis a imaginar a gente usando mantequilla para…. Paro que si no os lo estábais imaginando, ya os doy ideas. El caso es que un empanao es el que no se entera, el que está distraído, que está más pallá que pacá (esta definición no es la más técnica, pero es la que más se acerca a la definición real).

Y hay empanaos en todas partes del mundo. Aquí no hay discriminación por sexo, raza, religión, credo o avemaría cuando serás mía. ¿Pero cómo reconocerl…