Entradas

Mostrando las entradas etiquetadas como Ryanair

10 consejos para llevarnos bien. Carta de una maleta.

Imagen
¿Cómo te sentirías si te metieran todo el año en un lugar oscuro junto a un montón de trastos? Sin ventilación, sin luz. ¿Tan fea me he vuelto que no quieres que nadie me vea? Bien que presumías hace poco cuando me compraste. Ya nada es como antes. Me ponías esos plásticos para protegerme de esos señores que nos golpean en los aeropuertos. Ahora, ni plásticos ni nada. Si me araño, a tí da igual. Me empujas, me tratas sin respeto… Ya sólo te sirvo para meter esa ropa espantosa (que porcierto, tendrías que renovar. Te queda estrecha y está pasada de moda), para guardar ese neceser lleno de cremas antiedad, antiarrugas y antiestéticas, y a la vuelta de tus viajes… llenarme de “suvenires” horrendos.

Dices que me llevas a conocer mundo. ¿Mundo? Del aeropuerto al autobús, o al taxi y de ahí al hotel. ¡Que sí! Que te preocupas por mi peso constantemente. Eso es verdad. ¡Pero lo haces por no pagar más! Esto no hay quien lo soporte. El día menos pensado, me planto en la puerta y me voy.


Perdón. …

El gym II, ¿Hay alguien ahí?

Imagen
“Priviusly” en Un Cigarrito y a la Cama (qué me gusta cuando empieza así un episodio de una serie. Es lo que viene siendo un “pues como te iba diciendo”, pero en versión TV) os contaba las aventuras y desventuras de apuntarse, por primera vez o ser reincidente, al gimnasio
Llegó el día, no hay más excusas, aunque las busques. Has decidido ir al gimnasio y nada ni nadie puede detenerte (parece una canción de Los Dinaramos y los  Pegamoides contra Fangoria en Alaska). Realmente estás deseando que alguien te detenga, incluso la policía. 
Pagarías porque tu jefe te pusiera una reunión de trabajo a las 8 de la tarde o que hubiera una invasión extraterrestre (olvídalo, los señores marcianos y de planetas aledaños sólo van a Estados Unidos y preferentemente a la zona de Nueva York). Tampoco te importaría encontrarte con aquel tío al que evitas en cualquier otra circunstancia y tomarte esa cervecita de la que llevas años hablando (la de “a ver si quedamos y nos tomamos una cerveza”). 

No, no y…

Nunca digas nunca

Imagen
Empiezo bien. Dando consejos y el primero que no los cumplo soy yo, y encima lo pongo por escrito.  ¿Nunca digas nunca?  Pues ya lo he dicho dos veces y las que vendrán.



Ahora es cuando me explico, casi siempre mal, pero me explico. Todo esto viene a cuento por las veces que te prometes que NO harás o NO volverás a hacer o decir algo.  ¡Nunca jamás! (los que hablan inglés dicen never ever que significa nunca, unca). Pero como todas las promesas, casi nunca (ya lo he vuelto a decir) se cumplen.  Basta que digas o incluso prometas una vez que no harás algo, para que en poco tiempo, te estés arrepintiendo de haberlo hecho.  (Jodó que trabalenguas). Creo que tengo que esforzarme algo más en la explicación.
A ver si es más fácil con un ejemplo.  Tienes dos objetos.  El objeto A es para tirarlo al cubo de la basura, por ejemplo el papel de un caramelo. En la otra mano, tienes el objeto B.  Por poner un suponer, puede ser el móvil, las llaves de casa o la cartera.  ¿Cuál tiras?  Según el cál…

Rivales y sin embargo enemigos

Imagen

Teoría de la relatividad

Imagen