Ir al contenido principal

Pues parece que “refregca”



Aparte de una frase para entablar conversación en el ascensor, el frescor significa que ya hemos llegado a ese fatídico (mola esta palabra) momento en el que las mujeres hacen el cambio de armario.  Para los que no estéis familiarizados con esta época del año, tenéis mucha suerte.   Pasamos a la explicación.

El cambio de armario no es que vayas a ver a los amigos suecos, compres unas cuantas tablas y una llave Allen y te pongas a hacer el susodicho (palabra casi tan fea como exquisita o ambrosía), armario.  Por supuesto, un hombre de verdad lo hará sin necesidad del manual de instrucciones.  Tampoco significa que tengas que mover el jodío armario. Se trata de cambiar lo que hay dentro del armario (que os lo tengo que contar todo).  Cuando parece que “refregca” (se nota que soy de “Madrí”) llega ese momento.  Se guarda la ropa de verano en el trastero, en cajas, en otro armario (al que le sobren)… Advertencia, esto del cambio es aplicable únicamente a las mujeres.  Para nosotros es básicamente poner la rebequita o los “jerseyses” más a la vista y mirar si nos vale el abrigo del año pasado.

En el caso de las mujeres, esto es un trabajo en sí mismo. La frase “Habría que hacer el cambio de armarios” supone que te toca A TI hacer el cambio (como bajar la basura, comprar el periódico y el pan).  A ti, que sólo tienes que echar un ojo para saber dónde está el jersey, te toca mover “cienes y cienes” de tops, camisetas, shorts y guardarlos para el verano que viene, donde puedas, claro está.  Luego hay que sacar esos pantalones de otoño-invierno, las faldas largas, las chaquetitas, los zapatos de invierno, las botas, los bolsos de entretiempo (si, amigos, hay bolsos para diferentes épocas del año.  Por eso una mujer como Dios manda, necesita una media de 3000 bolsos y nunca son suficientes). Por supuesto que esto es una generalización y no siempre es así.  Cuenta una vieja leyendo ebria, digo… vieja leyenda hebrea  (homenaje a Les Luthiers - cuando digo homenaje es que se lo he copiado a ellos), que una mujer sólo tenía 30 bolsos.

Para los tíos no hay más cambios. El pantalón vaquero (otros le llamaréis tejanos o “jins”, pero a mí me suena como el gato de los “marditos” roedores), es el mismo que te has puesto para el verano.  A la camisa, le “desarremangas” las susodichas mangas. El polo de manga corta, también vale, el jersey va encima (o por los hombros si prefieres. Pero que sepas que queda muy malamente y te hace parecer el hermano pequeño de Aznar), y a correr.

El otoño sucks (que en inglés, es lo contrario de cool). No lo puedo evitar, es una de las épocas más tristes del año. No sólo supone que tu “txurri” ya no se pondrá de corto, sino que el resto de la humanidad tampoco.  Que los tíos vayan tapados, está bien (nos evitamos esos modelos de señor con las canillas al aire y las bermudas de colores violeta y amarillo piolín).  Pero ¿las señoras tapadas? Y es que las mujeres, mira que están bien acabadas y suelen salir bastante buenas, pero tienen un defecto de fábrica.  El termostato lo tenéis jodido.

Me explico, no puede ser que a 20 grados centígrados (si lo quieres en grados Fahrenheit o en Julios por Metro cuadrado, le preguntas al señor Goo o al señor Gle que uno de los dos seguro que te contestan en un periquete. ¡Qué bonita es la palabra periquete!) tengáis frío.  Al menos las españolas.  Las guiris también tienen el termostato estropeado… o llevan anticongelante. No puede ser que a 5 bajo cero salgan de fiesta con un camisón.



Volvemos a generalizar.  Estás en casa a 22 grados, el hombre está en camiseta y la mujer tan sexi, con la bata, la manta (o la batamanta) y llegado un punto te dice.  “¿Tú no tienes frío?”  Deberíamos poner la calefacción”.  Y lo siguiente que recuerdas es despertarte del desmayo porque estás a 30 grados y sudando como un pollo, mientras ella sigue acurrucada y enrollada en la manta.  Nos saldría más barato arreglar el termostato interno femenino que pagar la factura del gas.

Llega un día, en que sale el sol, y tú que eres hombre precavido, te quitas el jersey y llevas el polo de manga corta debajo, o te quedas en mangas de camisa (que expresión tan feérrima).  Pero ahí la tienes a ella, aguantando como una campeona con el jersey de cuello vuelto y sin protestar, porque las camisas de manga corta están todas guardadas… Es como una pequeña venganza.

Pero de nuevo vuelve el fresquito.  Hay un momento del día en el que abres la ventana para que salgan unos cuantos grados de los 30 que tienes en el salón.  En menos de 5 milisegundos llega la siguiente frase: “Deberíamos cerrar la ventana un poquito”. En este caso ¿Qué entendéis?:
a-      ¿Que la cierres 5 minutos?
b-      ¿Qué no la vuelvas a abrir?
c-       ¿Qué la dejes entreabierta?
d-      ¿Ninguna de las anteriores?

Voy a utilizar el comodín de la llamada. Yo he llegado a llamar por teléfono a Iker de Cuarto Milenio para que me resuelva el misterio.

A ver si Apple inventa el iTemperature o venden en el Play Market el “Android Termosteitor” y nos soluciona el problema.  Bueno chavales, vamos a abrigarnos un poquito que parece que refresca. Nos ponemos la batamanta, un ratito de tele, cigarrito y a la cama.

Comentarios

  1. Sencillamente genial. Me quedo con la frase:

    "Para nosotros es básicamente poner la rebequita o los “jerseyses” más a la vista y mirar si nos vale el abrigo del año pasado."

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Patry! En los piti time me das más de una idea para las tonterías que escribo ;)

      Eliminar

Publicar un comentario

¡Gracias por leer el blog y dejarme un comentario!

Entradas populares de este blog

Carta del Ministerio de Hacienda y otras 9 cosas que dan más miedo que Halloween

Ya os conté hace mucho, mucho tiempo, cosas sobre el Jalogüín, y cómo se había puesto de moda lo de que la gente se disfrazara de calabazas, te metieran un truco, y que los niños hicieran tratos… Quizá no sea exactamente así, pero ya sabéis a lo que me refiero.
Cuando en España no había McDonalds, sí amigos, éramos un país muy pobre, y las hamburguesas se llamaban filetes rusos (lo único ruso que nos dejaban hacer en aquel entonces), la noche de Halloween no había disfraces ni truco, ni trato, ni hostias. Y el día siguiente a llevar flores al cementerio. No me digáis que no da mucho más miedo que plantar tres telarañas y vestirte de bruja piruja (siempre quise escribir lo de bruja piruja todo junto).

Y es que no hace falta que sea Halloween ni que vengan los americanos a decirte cuándo pasar miedo. Como si no tuviéramos nosotros nuestras cosas para cagarnos por la pata abajo (en el extranjero no tienen una expresión que describa el terror mejor que esta). ¿Quieres ejemplos de cosas que…

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


Empanaos sin fronteras

Antes de nada vamos con la definición de empanao. Es muy probable que seas uno de ellos y no lo sepas. Es como los zombis, que no lo saben, como no tienen televisión ni van al cine... O los cansinos, que no se dan cuenta que lo son. La RAE recoge empanada mental como confusión de ideas, pero no define el término empanao.

No es aquel que está recubierto de pan rallado y huevo antes de realizar una fritura con aceite o estas guarrerías que hacen algunos con la mantequilla. Seguimos hablando de la cocina y freír cosas, que ya os veo venir y empezáis a imaginar a gente usando mantequilla para…. Paro que si no os lo estábais imaginando, ya os doy ideas. El caso es que un empanao es el que no se entera, el que está distraído, que está más pallá que pacá (esta definición no es la más técnica, pero es la que más se acerca a la definición real).

Y hay empanaos en todas partes del mundo. Aquí no hay discriminación por sexo, raza, religión, credo o avemaría cuando serás mía. ¿Pero cómo reconocerl…