Ir al contenido principal

Yo también corrí detrás de los grises

Muchos pensaréis que me equivocado y que la frase es correr delante de los grises y no detrás. Suelo confundir izquierda y derecha, no sólo en las direcciones, también me pasa en política y cada vez más, pero no confundo delante y detrás, a menos que sea en inglés, y el pollo es casi siempre mayúsculo entre before y after.

Otros podéis creer que soy tan viejuno que llegué a hacer footing (que palabra tan horrible) con aquel cuerpo de policía tan simpático que se creó en la época de Franco tras la guerra civil y que fue sustituida por la Policía Nacional en 1978 (como molas, Wikipedia :-) ) y siempre iba el último en las carreras de entrenamiento.  Algunos,  de todo hay en la viña del señor, diréis: “¿Grises? Seguro que era un grupo yeyé que iban de teloneros de los Pekenikes”.

Para que véais que me documento, hasta para escribir chorradas, también he visto que se llama grises a los extraterrestres de Rosswell y Zetas reticulianos (que también hay etiquetas para los marcianos).

A lo que iba, yo corrí detrás de los grises. En realidad empezaba corriendo delante, pero pasaban delante de mí, para pegar a los más mayores.  Me explico.   Allá por el 73 o 74, en mi tierna infancia, con 5 o 6 años, yo vivía en Carabanchel, muy cerquita de General Ricardos y la Avenida de Oporto y cada dos por tres pasaban los grises a repartir hostias como panes de pueblo a los pocos que se atrevían a protestar o hacer cualquier demostración de oposición al régimen de Franco, o simplemente les parecía que tenían cara de sospechosos.  Yo veía a los hermanos mayores de mis amigos correr (y a gran velocidad a pesar de aquellos pantalones de campana),  y nosotros, los pequeños, imitábamos a los demás.  Lo recuerdo más como un juego, porque nunca recibimos palos por parte de los grises (seguramente porque éramos tan bajitos que no llegaban a darnos).  Aun así, todo lo que tuviera que ver con uniformes nos daba bastante miedo. Policía, guardia civil, guardias urbanos, árbitros, jugadores del Real Madrid… (siendo del Atleti, todavía sigo teniendo miedo a los del Madrid :-))

Con el paso de los años, aquel miedo se nos ha ido pasando, o al menos a mí, y creo que hemos llegado a, quizá siguiendo con mi inocencia, tenerles un respeto y pensar que están para protegernos.  Ahora que vuelven momentos de descontento, protestas sindicales, estudiantiles y de la población en general por la crisis, sus motivos y consecuencias, espero que también la policía y en general, que bonita es esta expresión, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, también lo tengan claro y estén ahí para velar por la seguridad de todos y no sólo a los que mandan.  Y que no haya nadie corriendo detrás o delante de otros.  

Comentarios

  1. Me mola tu memoria.. como te llevo unos añitos pensé que solo yo en la familia se acordaba de eso.
    Y me mola el post. Bss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En la familia hay gente más mayor que nosotros ;), pero sólo se acuerdan de lo malo. Nosotros somos un poco más positivos.

      Eliminar
  2. Yo en aquellos años vivía en la C/Luna, en pleno centro de Madrid, junto a la Gran Vía. Recuerdo las manifestaciones ilegales que pasaban por la calle y que veíamos desde el balcón, a las que inevitablemente seguían los grises repartiendo caña. Y me recuerdo a mi hermana y a mí corriendo de un balcón a otro de la casa y cantando las consignas que decían: ¡Amnistía! ¡Libertad! No teníamos ni idea de lo que significaban esas palabras, pero las repetíamos con el mismo ritmo que ellos y caminabamos por el pasillo, como desfilando, cantando contentos. Mi madre nos miraba aterrorizada de que nos escuchara algún vecino y nos pedía que callaramos. Mi padre, con una sonrilla cómplice, no decía nada.

    ResponderEliminar
  3. @Suave: Algo de memoria tengo, y por suerte, casi siempre me acuerdo de lo bueno
    @Nacho: Yo tenía a mi abuela diciendo que teníamos que estar muy calladitos y que mejor no dijéramos nada. Siempre tenía miedo de todo. Bonita historia Nacho!

    ResponderEliminar
  4. Desgraciadamente la gente vuelve a correr detrás de los CCFFSE... personalmente creo que prácticamente nadie les respeta; eso sí, a la hora del "dónde está mi radiocassette y el c***** que me ha reventado el coche?" o peores, bien que nos acordamos de Santa Bárbara (bueno, que eso es sólo para Artillería; también de la Virgen del Pilar en el caso de la Guardia Civil, o de los Ángeles Custodios, en caso de la Policía Nacional...)

    ResponderEliminar
  5. Aunque las circunstancias no eran las mismas, a mí me paró una reflexión que leí una vez de Pasolini (el cineasta). Cuando Mayo del 68 estaba en ebullición, dijo algo como "Los auténticos trabajadores son los policías, que en algo tienen que currar para llegar a fin de mes, mientras que los que tiran adoquines son unos pijos niños de papá que juegan a ser rebeldes"

    Visto como nos ha ido, no le faltaba razón en buena parte

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Gracias por leer el blog y dejarme un comentario!

Entradas populares de este blog

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


¿Has visto las noticias? ¿Las de dónde?

Según el mundo en el que vivas puede que las noticias más importantes sean que Cristiano Ronaldo se ha “enfurruñao” con sus compañeros. O que Isabel Pantoja sale de la cárcel. Que a Paquirrín, Pantojín Jr,  habría que meterle en la cárcel por la música que hace, y que la próxima semana seguiremos hablando del gobierno.


Pero en otros mundos, que también los hay, no saben si Paquirrín es el próximo Presidente. Si les dicen que Cristiano Ronaldo está en la cárcel, no sabrán de quién le hablamos y no les extrañaría que Pantoja fuera la máxima goleadora de la liga de fútbol, o participará en las próximas Olimpiadas o si se ha “enfurruñao”.

Las noticias que, como ahora se dice, hacen arder las redes, puede que no merezcan ni una línea en “The Country” (El País en Estados Unidos) o un comentario en “The Reason” (La Razón de UK)y ni siquiera dirán nada en “Antenna Three” de Australia. Mejor te cuento algunos ejemplos

¡Qué haríamos sin vosotras! 10 cosas que existen gracias a las mujeres

¡Menuda historia! ¡Qué injusta ha sido con las mujeres! Los historiadores venga a hablar de señores que han hecho poco, tirando a nada. Por ejemplo, la de reyes que hay en los libros de historia. Todos con el mismo nombre, pero con su numerito (como las señoras mayores en el mercado… cuando no se cuelan). Felipe I, II, III, VI (el del Atleti Ortiz) y González (no es rey pero vive mejor que ellos), o Papas... Hay hasta 16 Benedictos y 23 Juanes... ¿Y las mujeres qué? ¿Cuántas Juanas famosas hay? Sólo dos. Una que terminó loca del todo y la otra, la del arco (y sin flechas), quemada en la hoguera. Qué malamente se portan con las mujeres.

Como os iba diciendo, no se ha dado importancia al papel de la mujer en la historia. Han pasado de vosotras completamente. Si no fuera por las mujeres, el mundo sería muy distinto. Y no es sólo con vuestro papel de madres, que también. Es mucho más que eso. Y como alcalde vuestro que soy, os voy a dar la explicación que os debo.


Imaginad por un momento qu…

Cosas de los americanos

Según los americanos muy americanos, el resto de americanos deberían irse fuera de América… Aunque los otros sean más americanos y desde hace mucho más tiempo.
A ver si me explico. En el post de hoy os voy a contar cosas de los americanos de Estados Unidos. No de todos y cada uno de ellos porque sería un post larguísimo y tampoco los conozco a todos. En mi defensa tengo que decir que tenerlos a todos de amigos de Facebook no sería muy práctico… Roberto Carlos, el que no jugaba al fútbol, decía que quería tener un millón de amigos, pero es que 300 millones (4 mil billones, según los organizadores), ya me parecen muchos para invitarles a un cumpleaños.
A pesar de no conocerlos a todos, me voy a arriesgar y os voy a contar algunas cosas sobre ellos.
Son grandes Muy grandes. Muchos de ellos son 3D. Alto, ancho y más anchos. Por eso necesitan esos coches tamaño autobús. Como tuvieran que aparcar en Toledo con un coche de los suyos, iban listos. Y es que no son mucho de andar, ni de hacer ejerc…

Vuelve la vuelta al cole

Quizá el título no lo aprobarían en un periódico serio. También es verdad que cada vez quedan menos periódicos serios. Realmente,  tampoco es que haya demasiados periódicos y es mejor no tomarse las cosas demasiado en serio.
El caso es que estamos otra vez con la vuelta al cole. Cualquier producto es bueno para aprovechar la idea. Aquí no tenemos muy claro cuál es el público potencial. ¿Los padres? ¿Los profesores? ¿Los tiernos infantes? El caso, es que no está mal de precio.


Hoy vamos a hablar de las cosas que pasan cada vez que nos referimos a la vuelta al cole. Es como la vuelta a España. Tiene cuestas, gente sufriendo, uniformes… pero aquí no te puedes echar la siesta como cuando ves el ciclismo.

10 superpoderes que me gustaría tener

Hace tiempo os decía que no me gustan los superhéroes. Sigo en mis trece. No me gustan. Ni ellos, ni sus películas, ni sus series de televisión, ni los cómiz (sí, lo escribo como suena, ¿qué pasa?), ni sus trajes, ni sus problemas y movidas. Que todos tenemos problemas y no vamos disfrazados de mamarrachos por la calle… ¿o sí?

Sinencambio (también se escribe como suena… mal, pero así suena), sí me gustaría tener algunos de sus superpoderes. Y no, seguro que no acertáis con mis preferidos.
Estoy convencido de que todo el mundo diría que le gustaría volar (pues no hace frío arriba), o ser invisible (y nada más que los utilizaríais para hacer maldades o ver a la gente sin ropa ni nada) o tener la fuerza de los mares, o el ímpetu del viento (creo que me estoy confundiendo de canción).

¿Quieres saber qué superpoderes me pido? Vamos allá.