viernes, 22 de febrero de 2013

¿Oportunidades? En la 7ª planta


Los que seguís la página de Facebook de Un Cigarrito, os acordaréis de que os pedía ayuda para el post de esta semana. El tema era sobre lo mal que nos expresamos tanto escribiendo como hablando.  Lo que pasa es que hablando no se notan (tanto) las faltas de ortografía.  Pero lo dejaremos para otra semana que en ésta, no estoy muy católico (Benedicto XVII dixit).

Y como os debo una explicación, esta explicación que os debo, os la voy a dar. Esta semana me han invitado a dejar la empresa en la que llevaba trabajando 12 años.  No voy a entrar en detalles porque al blog se viene a leer chorradas y no para amargar la vida a nadie.  Del blog no me pueden echar y se viene llorado, cagado y meado y como todos tenemos lo nuestro, tampoco ahondaremos en penas, ni utilizaremos palabras malsonantes sobre el tema. ¡Recórcholis!

Además, no soy especialista en dar malas noticias, ya hay profesionales que cobran por ello como los políticos y los periodistas y que están acostumbrados a hacerlo todos los días. Y no debemos olvidarnos que hay cosas más importantes en la vida.  Esta semana por ejemplo el maravilloso grupo Camela ha anunciado su separación. Esto sí que es trágico, y lo demás tonterías. ¿Qué no conocéis a Camela?  Lo vuestro tiene delito. Aquí os dejo su gran éxito, Sueño contigo.  Ellos no salen en el vídeo.  Ya es bastante castigo escucharles. 

Seguramente no todos los que me leéis sabéis que quiero decir con el título de oportunidades y 7ª planta.  Hace años, muchos muchos años en un reino muy lejano, en la 7ª planta de El Corte Inglés (grandes almacenes en España) había una sección de oportunidades.  Básicamente eran artículos a precios rebajados y allí podías encontrar los pantalones o las camisas que no quería nadie, a muy buen precio. 

¿Y qué tiene que ver esto con que ahora no esté trabajando?  Pues básicamente en que es la palabra que más he escuchado en estos días.  “No veas esto como un paso atrás, es una oportunidad”.  “Ahora se abre todo un mundo de posibilidades”.  Seguramente cuando eche la vista atrás en el futuro (jodé que frase más enrevesada), lo que quiero decir es que más adelante probablemente lo vea así, pero (con todo el cariño) ahora mismo mataría a todos los que me lo dicen. Chicos, sé que lo decís de corazón y con la intención de darme ánimos.  De momento, no os mataré, pero no tentéis a la suerte J.

No voy a desproti…drespoti…jodé, hablar mal de nadie, porque no es mi estilo, y además el mundo es muy pequeño y nunca sabes dónde puedes volver a encontrarte a la gente.  Les deseo todo lo mejor, de verdad, y no deseo mal a nadie.  En el fondo soy un gominolas.

Seguramente lo de tomarse las cosas con humor (a pesar de que sea con mal humor) sea una forma de autoprotegerme, y perdonad si este post parece más un capítulo de un libro de autoayuda (nunca mejor dicho lo de autoayudarme). Ahora no queda otra que verlo como una oportunidad.  Tócate los cojones Mariloli, hasta yo mismo me lo digo.  No puedes evitar sentir rabia y pensar si hubiera hecho, si no hubiera dicho, pero ya no hay vuelta atrás y hay que pensar en positivo. Como dice Serrat, nunca es triste la verdad, lo que no tiene es remedio.

No sé si os acordáis de la canción Ironic de la canadiense Alannis Morrissette (vaya nombrecito, no se podía llamar Mary Johnson).  Y es que las semanas previas al suceso han sido un cúmulo de situaciones extrañas. Paso a relatarlo.

  • Mi banco me había ofrecido un servicio para el aviso a través de mensaje del ingreso de la nómina por parte de la empresa.  Pues, tenía que firmar un papel y fui al banco una hora antes de que me comunicaran el despido.  ¿No me digas que no es irónico?
  • Hablando con una compañera me dijo. “Hoy están todos los jefazos en Madrid, malo”.  Y yo, por hacer una broma, le dije. “Ya sabes, reunión de pastores, ovejas muertas”.  Y poco después, aquí estoy balando como un corderillo.
  • Me he pasado las últimas semanas haciendo entrevistas y moviendo por redes sociales un puesto de trabajo para trabajar conmigo.  Como no sea a acompañarme a ir a la oficina del paro, no veo en qué me puede ayudar.
  • El fin de semana pasado mi novia (un saludo, que me estará escuchando), me regaló por San Valentín un móvil de los listos. Es más que un Smartphone, es inteligente, guapo y sabe más que los ratones coloraos.  Yo tan contento, porque lo podía utilizar para el trabajo.  Ya veis, soy un chorra, en vez de pedir uno mejor (la BlackBerry que tenía la usó Noé para avisar a los animales cuando empezó a chispear y meterse en el arca) en el trabajo como hacen los listos, yo lo pido de regalo. Y es que el teléfono es muy listo, pero yo, no tanto.
  • La semana pasada también estuve con mis compañeros de Bilbao para ver temas pendientes y organizar la forma de trabajo.  ¡Txabales, de lo dicho nada, que estuvimos perdiendo el tiempo!… Bueno no, así me dio tiempo a veros y hablar un rato.  Por cierto, que sois más majos que los billetes de 500.  A los billetes no les conozco, pero vosotros sí que moláis.  Los de Madrid también (celosones), pero a ellos sí que he podido verlos a todos.  ¡Abrazos a todos! 

No sé vosotros, pero yo siempre tengo la imagen del despido como la de un tío que sale de una oficina con una caja y con las fotos de los churumbeles, una planta con su maceta y un par de carpetas.  ¡Pues no me han dado la caja! ¡Esto es indignante! La planta no la tenía, y si me llegan a dar la foto con los chavales, me da un infarto.  A estas alturas, enterarme de que tengo hijos, no sé yo si me lo tomaría demasiado bien.


Probablemente éste sea el post que más tiempo me ha llevado escribir por diferentes razones.  Es el más personal, aunque siempre me baso en mis propias experiencias, y estaba más quemado que el motor del coche de Carlos Sáinz.  Antes de escribirlo he pasado por diferentes fases: 1.- Cabreo y rabia 2.- Tranquilo que todo tiene arreglo 3.- Mejor será darme un descanso con el blog 4.- Me debo a mis lectores 5.- Fuera pensamientos negativos.


Hay que pensar en positivo, y al menos durante una temporada, confío en que sea corta, podré tener más tiempo para escribir mis tonterías, pensarlas mejor antes de publicarlas y escuchar vuestras sugerencias para hacerlo mejor.  Mientras me voy echando un cigarrito.   


12 comentarios:

  1. Pues, de momento, estás INVITADO "sólo" - si quieres autointrospeccionar) o "acompañado" de quien quieras (cuantos más seamos más nos reiremos) a CASA LUCÍA (ver en FB). Un poco de alejamiento te dará perspectiva. Y aquí estás a una horita de Bilbao (podrás despedirte de tus ex-compañeros...)Te ofrezco cama , desayunos y marco incomparable, que diría mi cuñada. Por lo demás, hay actividades a manta para distraerte y relajarte.Y la oportunidad de cambiar de aires, si te apetece. Que no es poco.

    ResponderEliminar
  2. Me encanta la foto del reciclaje...y debería ser tu máxima ahora Javitxu!!!!! Por lo demás que te voy a decir que no sepas....

    ResponderEliminar
  3. Javier, ser enviado a casa despues de haber trabajado tantos años para todos esos churros (dimelo a mi que me ha pasado lo mismo que a ti)es un problema inevitable cuando quieren "hacer cambios para mejorar" siempre he dicho que las empresas hacen esos "cambios" para idiotizar a otro como algun dia nos idiotizaron ...pero bueno seguro que dentro de tu plan la derrota no tiene cabida; ser derrotados por ellos es opcional! adelante. me encanta tu blog :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por leerme!!! Todo tiene solución, habrá que trabajar en ella. Muchísimas gracias!!

      Eliminar
  4. Javier, si tus jefes son tan idiotas de no saber qué tipo tenían consigo, no te merecen...
    Muchos hemos pasado por ese jodido momento (yo incluida). Seguramente no dormirás bien las tres primeras noches, pero mírate dentro y verás --estoy segura-- un magnífico profesional. Así es que algún cigarrito más, currículos a todas las empresas del ramo y ya verán ellos quién ríe el último.
    Mi solidaridad y mi abrazo,
    Isabel Blas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Isabel!!! El Cigarrito seguirá pase lo que pase. El humor no hay que perderlo nunca.

      Gracias!

      Besos

      Javier

      Eliminar
  5. Javi...no saben lo que han hecho!!
    Un beso grande grande y no pierdas el humor, eso no.
    Belén S.

    ResponderEliminar

¡Gracias por leer el blog y dejarme un comentario!