Ir al contenido principal

Cifras y letras



Los que somos de letras siempre tenemos una excusa cuando no nos sabemos la tabla de multiplicar. 

-¿Seis por Siete?
-  Y tú con cara de haber descubierto la fórmula de la Coca-Cola respondes: ¡37!
-¿Cómo?
-Jodé tío, es que yo soy de letras. 

¿Os imagináis un profe de matemáticas haciendo la siguiente pregunta en un examen? (a lo mejor no hace falta tanta imaginación):

-“Hun tren zale de Sebilla acia Varcelona a 100 kilométros por ora.”
- Macho, vigila, la ortografía
- Es que yo soy de números

Ahora no voy a entrar de quién es la culpa, pero seguro que Zapatero o Rajoy no andan muy lejos.  En mi caso, que soy de letras odio los números.  Y creo que es por descarte y por vaguería. Letras hay ¿25? ¿28?, no lo tengo claro, pero pocas comparadas con tanto número que a veces tiende a infinito. Las letras pueden ser finitas si las escribes con bic naranja (no no voy a decir lo de bic cristal porque se notaría demasiado que tengo más años que la peluca de Sara Montiel). Si hasta los romanos que eran listos como ellos solos escribían con letras. Uve, palito, palito  VII=7. Si no es tan complicado.


Lo malo es que en muchas ocasiones, muchas más de las que puedes pensar, no te queda más remedio que utilizar los números.  Para llamar por teléfono, la tarjeta del crédito, el pin, tarjeta de Seguridad Social, contraseñas para todo lo que utilizamos en Internet, los numeritos que montan los políticos y pagar las letras del banco (qué irónico ¿no?).

¿Os acordáis de cuando nos acórdabamos (a lo mejor tampoco soy tan bueno con las letras) de los números de teléfono?  Yo aún me sé de memoria los números de mis amigos.  Bueno, el número de la casa de los padres de mis amigos. Incluso de amigos de la infancia. Ahora, no es broma, no me sé ni el teléfono de casa.  Pierdo el móvil y sólo sabría llamar al 091 (jodó, aquí ya se me ha visto la edad). Yo creo que el cerebro (el de otros) es “múlisto” y dice. ¿Para qué voy a guardar esta información que ya está apuntada en otro sitio?  También es verdad que antes sólo tenías que acordarte de 7 números (y el 91 delante si llamabas desde fuera de Madrid) y en algunos casos de menos. Los teléfonos de Tres Cantos empezaban por 803 y nos aprendíamos los otros cuatro restantes… y aún así, tampoco era fácil (había más de 3 millones de combinaciones… ¿o no son tantas?)

¿Y las contraseñas?  Sin exagerar, utilizo más de 20. Exagerando más de dos millones, pero tampoco es plan de sacar la vena andaluza.  Suelo utilizar un patrón en el que utilizo letras mayúsculas y “midrúsculas”, números, signos, un rabo de tritón irisado y sangre de murciélago pirenáico (aquí me he pasado. No hace falta que sea de los Pirineos, basta con que vuele).

Lo feliz que era de pequeño cuando no tenía más que aprenderme las cuatro reglas, cinco si contamos la regla de tres, que los libros tenían las páginas numeradas y el dorsal de los jugadores de fútbol, del 1 al 15. Luego vinieron los señores del Marketing (que todo lo hacen para complicar la vida al resto de los mortales) y los de la NBA a poner números del 1 al 100 en las camisetas.  ¿Paqué? Para joder a los de letras, no hay duda.

Luego ya se van complicando las cosas y tienes que aprender las raíces cuadradas, las permutaciones de 10 elementos cuando n tiende en la terraza, el conjunto vacío (algo así como Milli Vanilli), etc.  Y otra vez me vuelvo a preguntar.  ¿Y todo esto para qué? Si luego suelo usar la regla de tres, la suma con los dedos y poco más.  ¡Qué puta obsesión con encontrar la X!.  Si ya sé dónde está, y luego la encuentras y cada vez vale una cantidad distinta. Todo por joder.


También estaba lo del tren que sale de cualquier ciudad, que solía ser Barcelona, y el otro tren, que podía partir desde Cádiz y había que calcular dónde se encontrarían. Ahora con el “Internez” todo es mucho más fácil.  Te vas a la web de Renfe y lo miras (y si te funciona me dices. Serías el primero en conseguir ver algo en esa puta web).  O lo de tiro un proyectil con una inclinación de X grados.  ¿No te han dicho que tirar cosas está muy feo? Pues no hay más que hablar.

Lo más parecido a los números que necesito en el trabajo es mi querido (por los cojones) Excel.  Dicen que se ha creado para facilitarnos la vida, pero yo no paso de la autosuma y del promedio. Todo lo demás no vale para nada.  ¿Para qué quiero saber el coseno, la hipotenusa y demás puñetas?  Lo de hallar el seno tiene su explicación (el humor cacaculopedopis nunca me ha ido demasiado, ¡Qué coño! TETAS), pero aparte de para mejorar tus habilidades sexuales y saber qué estás tocando, no se me ocurre para qué otra cosa puede servir. Lo de la tangente, para un político, también está bien, ya sabes por dónde salirte.

Y si hay un ejemplo claro de personas que no saben contar son las madres.  Ella te pregunta.  ¿Cuántas “almondigas” quieres? Da igual lo que le contestes que te van a echar X al cuadrado cuando las bolas de carne tienden a salirse del plato.

Yo creo que ya os habéis hecho una idea de mis conocimientos matemáticos. Cero elevado al cubo (que creo que es poco, pero no estoy seguro). Ahora sin más “dilatación”, paso a fumarme, uno y sólo un cigarrito, y ya si eso, me voy a la cama.

Comentarios

  1. Tío yo también me acuerdo de los números de teléfono de mis amigos. Y lo que es más, de la melodía que hacían los tonos al marcar. Los números de ahora me sé algunos pero al no marcarlos cada vez y ligarlos a un sonsoniquete no se me quedan en la memoria, jajaa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es porque somos tíos. Tenemos una habilidad especial para acordarnos de gilipolleces :-)

      Eliminar

Publicar un comentario

¡Gracias por leer el blog y dejarme un comentario!

Entradas populares de este blog

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


¿Has visto las noticias? ¿Las de dónde?

Según el mundo en el que vivas puede que las noticias más importantes sean que Cristiano Ronaldo se ha “enfurruñao” con sus compañeros. O que Isabel Pantoja sale de la cárcel. Que a Paquirrín, Pantojín Jr,  habría que meterle en la cárcel por la música que hace, y que la próxima semana seguiremos hablando del gobierno.


Pero en otros mundos, que también los hay, no saben si Paquirrín es el próximo Presidente. Si les dicen que Cristiano Ronaldo está en la cárcel, no sabrán de quién le hablamos y no les extrañaría que Pantoja fuera la máxima goleadora de la liga de fútbol, o participará en las próximas Olimpiadas o si se ha “enfurruñao”.

Las noticias que, como ahora se dice, hacen arder las redes, puede que no merezcan ni una línea en “The Country” (El País en Estados Unidos) o un comentario en “The Reason” (La Razón de UK)y ni siquiera dirán nada en “Antenna Three” de Australia. Mejor te cuento algunos ejemplos

¡Qué haríamos sin vosotras! 10 cosas que existen gracias a las mujeres

¡Menuda historia! ¡Qué injusta ha sido con las mujeres! Los historiadores venga a hablar de señores que han hecho poco, tirando a nada. Por ejemplo, la de reyes que hay en los libros de historia. Todos con el mismo nombre, pero con su numerito (como las señoras mayores en el mercado… cuando no se cuelan). Felipe I, II, III, VI (el del Atleti Ortiz) y González (no es rey pero vive mejor que ellos), o Papas... Hay hasta 16 Benedictos y 23 Juanes... ¿Y las mujeres qué? ¿Cuántas Juanas famosas hay? Sólo dos. Una que terminó loca del todo y la otra, la del arco (y sin flechas), quemada en la hoguera. Qué malamente se portan con las mujeres.

Como os iba diciendo, no se ha dado importancia al papel de la mujer en la historia. Han pasado de vosotras completamente. Si no fuera por las mujeres, el mundo sería muy distinto. Y no es sólo con vuestro papel de madres, que también. Es mucho más que eso. Y como alcalde vuestro que soy, os voy a dar la explicación que os debo.


Imaginad por un momento qu…

Cosas de los americanos

Según los americanos muy americanos, el resto de americanos deberían irse fuera de América… Aunque los otros sean más americanos y desde hace mucho más tiempo.
A ver si me explico. En el post de hoy os voy a contar cosas de los americanos de Estados Unidos. No de todos y cada uno de ellos porque sería un post larguísimo y tampoco los conozco a todos. En mi defensa tengo que decir que tenerlos a todos de amigos de Facebook no sería muy práctico… Roberto Carlos, el que no jugaba al fútbol, decía que quería tener un millón de amigos, pero es que 300 millones (4 mil billones, según los organizadores), ya me parecen muchos para invitarles a un cumpleaños.
A pesar de no conocerlos a todos, me voy a arriesgar y os voy a contar algunas cosas sobre ellos.
Son grandes Muy grandes. Muchos de ellos son 3D. Alto, ancho y más anchos. Por eso necesitan esos coches tamaño autobús. Como tuvieran que aparcar en Toledo con un coche de los suyos, iban listos. Y es que no son mucho de andar, ni de hacer ejerc…

Vuelve la vuelta al cole

Quizá el título no lo aprobarían en un periódico serio. También es verdad que cada vez quedan menos periódicos serios. Realmente,  tampoco es que haya demasiados periódicos y es mejor no tomarse las cosas demasiado en serio.
El caso es que estamos otra vez con la vuelta al cole. Cualquier producto es bueno para aprovechar la idea. Aquí no tenemos muy claro cuál es el público potencial. ¿Los padres? ¿Los profesores? ¿Los tiernos infantes? El caso, es que no está mal de precio.


Hoy vamos a hablar de las cosas que pasan cada vez que nos referimos a la vuelta al cole. Es como la vuelta a España. Tiene cuestas, gente sufriendo, uniformes… pero aquí no te puedes echar la siesta como cuando ves el ciclismo.

10 superpoderes que me gustaría tener

Hace tiempo os decía que no me gustan los superhéroes. Sigo en mis trece. No me gustan. Ni ellos, ni sus películas, ni sus series de televisión, ni los cómiz (sí, lo escribo como suena, ¿qué pasa?), ni sus trajes, ni sus problemas y movidas. Que todos tenemos problemas y no vamos disfrazados de mamarrachos por la calle… ¿o sí?

Sinencambio (también se escribe como suena… mal, pero así suena), sí me gustaría tener algunos de sus superpoderes. Y no, seguro que no acertáis con mis preferidos.
Estoy convencido de que todo el mundo diría que le gustaría volar (pues no hace frío arriba), o ser invisible (y nada más que los utilizaríais para hacer maldades o ver a la gente sin ropa ni nada) o tener la fuerza de los mares, o el ímpetu del viento (creo que me estoy confundiendo de canción).

¿Quieres saber qué superpoderes me pido? Vamos allá.