Ir al contenido principal

¿Quién puso la b y la v juntas en los teclados?


Hace poco os contaba que soy más de letras que de números. No es que odie los números.  Hay algunos muy bonitos, como el 2 (que es un patito que está tomando el sol. Ojo que esto no me lo he inventado yo, aquí tenéis la explicación), Pi (han hecho hasta una peli de su vida y la han dado un cerro de “Óscares”), los primos (que son números raros como entre ellos solos y entre uno -ufff, broma matemática)) o los números de la lotería (sobre todo si te tocan). Pero a lo que vamos. Me gustan más las letras, pero hay que saber cómo usarlas y dónde ponerlas.

Ahí está la madre del cordero (lo que sea que signifique esta expresión). Por lo que cuenta la Wikipedia (niños, no os fiéis de todo lo que digan estos señores) que fue un americano el culpable de que la b y la v estén juntas. ¿No tenía otro sitio dónde ponerlas? ¡Coño! ¡Que había hueco suficiente en el teclado! Claro, como él no escribía en español, que se jodan los demás. ¿Qué pasaría si juntáramos la W y la G? Eso no os gustaría ¿no?  A ver si no os equivocaríais poniendo Güere en vez de Where. Lo de la m y la n, es un delito menor, pero también  tiene su aquél. Vamos a ver (o “bamos haber” como también se suele escribir, mal, pero se suele hacer). ¿No es suficientemente complicado escribir correctamente (lo de hacerlo bién es otra cosa), que nos lo tienen que poner más difícil?

En un artículo reciente de El País el titular era “El que escriba “habrir” no debería graduarse”. Y yo añadiría algo más, ni graduarse ni salir a la calle hasta que no escriba 100 veces (sin ordenador, que los hay muy listos): “No volveré a escribir la palabra “habrir” nunca jamás en la vida por los siglos de los siglos, amén”.  ¿No has leído lo que pone en las puertas?  No, lo de empujar y tirar, no, que también tiene su miga (yo siempre hago lo contrario de lo que pone), sino lo de abierto o cerrado. Vale que no es la misma palabra, pero tiene la misma raíz. Habrir, como haver, hiba, y haiga no existen. Aunque los veas, no son reales, son como los fantasmas (upss, igual no es el mejor ejemplo, hay más fantasmas que faltas de ortografía). 



Yo suspendí un examen en la Universidad. Sólo uno y ¿Sabéis por qué?  Se me olvidó poner “las hernias de hiato” (o diéresis) a la u en lingüística.  Lo peor es que el examen era de lingüística y la “seño” me dijo que si no sabía escribir la asignatura, no podía aprobarme.  Tenía un 7 en el examen, pero me puso un 4 (que es una silla que invita a descansar).

En mi casa y la mayoría de la familia, somos un poco payasetes. Como los Aragón, pero sin la presión de ganarnos la vida con ello. Nos gusta inventarnos palabras. Mi padre por ejemplo está yendo a un quiropráctico, pero para abreviar dice que va al pirómano o al psicópata (según el daño que le haga en los masajes). Mi tío va al Supermercado PagaMenos (¿por qué ir al Ahorramás?)  Mi suegra cuando viaja le entra el gran slam (sabe perfectamente lo que es el jet-lag, pero la palabra es más chula). Los mensajes de mi madre son para descojonarse y a veces cuando lee el blog me manda alguno tipo ¿Estás jugando a las chapas con tus amiguitos? O le digo que estoy leyendo, y me dice que ya hablará con mi madre y que deje de leer que ya sé “muxo” (todo ello salpicado de emoticonos). Lo de mi hermana ya es de traca y os recomiendo seguirla en Twitter.  Escribe poco, pero merece la pena. He aquí un ejemplo:


Hay patadas al diccionario que me encantan, como los de Nadar en la Ambulancia, que por motivos “ebrios”, deberían ser aceptados por la Real Academia.Vamos a poner algunos ejemplos.
  • Esquí albino (debe ser un tipo de esquí en el que la nieve es blanquísima. Diríase sin pigmentación).
  • El Doctor Rino (dícese del doctor especializado en oídos, nariz y laringe).  Otro doctor famoso es el Nurólogo (no sabemos si te cura los trastornos nerviosos o te mira la zona cojonera y sus alrededores con lo que los nervios también te los pone a flor de piel). La mayoría de las enfermedades se curarían con una “redundancia” magnética que te deja “refollante” de salud.
  • Televisión In Extremis (ver la televisión o vídeos a través de Internet sin  necesidad de descargar los contenidos, y por supuesto, en el último momento :-) ).
  • El chivo respiratorio (aquél que paga las culpas de los demás, mediante respiración boca a boca o asistida). También está la variante del archivo expiatorio (que me da que tiene algo que ver con datos que pueden ser utilizados en contra de alguien).
  • Escuálido (tiburón que hace mucho que no come nada, ni un triste jurelillo).
  • De súbito supino (no me hagáis mucho caso, pero creo que es ponerse de repente en una situación muy incómoda).
  • Estar como una sífilis (que también te puede dejar en los huesos, pero no es lo mismo).
  • Año selvático (tomarte una temporada a lo Tarzán, pero sin taparrabos y sin Chita).
  • A todo cerdo le llega su San Benito (¡Verídico!  Una amiga francesa se hace un poco de lío con los refranes y las frases hechas en español). También autora de “Me he quedado patifusa” y “las apariencias no son lo que parecen”. ¡Un beso Fabi! ¡Eres muy grande! Ya me gustaría hablar la cuarta parte de francés que tú español.
  • Pedir peras al horno (ni siquiera a los pirolíticos, que dicen que son muy buenos).
  • Carreteras de circuncisión (chicos, cuidado con estas vías que te pueden meter un buen susto).
Hay muchísimas más como éstas, pero tampoco os voy a “abreviar” con mis “desconocimientos”.   Y ya, sin más “dilatación”, me despido (esta vez yo solito) hasta el próximo post. 

Comentarios

  1. Te doy un 10!!! (que es un tiovivo
    para pasarlo bien).

    ResponderEliminar
  2. jajajajaja... genial y gracias por el aporte!

    PD: yo tambien, de paro... avisa si conseguis entrar a la plantilla.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Gracias por leer el blog y dejarme un comentario!

Entradas populares de este blog

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


Yo os maldigo, jodíos móviles

No sé si os acordáis de Charlton Heston en El Planeta de los Simios en la escena final, más cabreao que una mona y “maldijiendo” a todos. Pues yo igual, maldigo a los móviles, que tienen la culpa de todo lo que sucede. Antes no había teléfonos inteligentes, ni siquiera un poco listos, y no pasaba lo que está pasando ahora. Si no, cómo os explicáis, que haya llegado Trump a ser Presidente. Pues por los móviles.

Y no sólo lo digo yo. También lo dicen los programas de la tele, y los de la radio y en los artículos de revistas y periódicos (por si no lo recuerdas, son esas cosas que venden en las tiendas con hojas… las lechugas, no, lo otro).

Pues eso, que lo dice todo el mundo. Todo el día nada más que “de mirar” el móvil y no hacemos otras cosas, no como antes que hacíamos…. por ejemplo… Dejadme pensar y ahora vengo.

¿Si pruebo con poesía aunque sea sólo un día?

En el blog he escrito sobre muchos temas. 6 años dan para muchas chorradas.  Cosas que me ocurren, otras que me podrían haber ocurrido, alguna que otra invención, noticias, entrevistas de actualidad, temas candentes (que vete tú a saber qué significa candente… Es algo sobre cómo cocinar los espaguetis para que queden perfectos ¿No?).

Pero nunca he escrito poesía. Jamás. Never, ever. Ni en el blog, ni en un cuaderno, ni ná de ná. Ni siquiera en el cole cuando me gustaba una niña (que se llamara Carlota, no ayudaba en las rimas), o en las puertas de los baños cuando era adolescente, que es cuando se escriben poesías con sentimiento.

Alguna vez tenía que ser la primera. Así que vamos a intentarlo, pero eso sí, no pidáis virguerías… No esperéis sonetos, romances, o versos enciclopédicos (o como quiera que se llamen los versos)… Eso sí, también prometo que no voy a tirar de rimas fáciles, usando el número 5 o con agua Bezoya y partes del cuerpo masculinas.

Dejadme que utilice algunas licenc…

Las cosas de la edad

Hace unos años un grupo llamado Modestia Aparte, también conocido como “molestia, aparta”, “cantaba” una canción llamada Cosas de la Edad. Digo “cantaba” y en el vídeo vais a entender por qué. No os perdáis la actitud del público y la voz melodiosa del “cantante”.
El caso es que las “personas humanas” nunca estamos contentos con lo que tenemos. Y entre las cosas que tenemos está lo de la edad y sus cosas. Si tenemos mucha edad queremos tener menos. Cuando tenemos pocos años, queremos tener más. Llega un momento en el que no queremos cumplir más, que incluso nos quitamos años. Un lío, ¿no? A ver si os explico bien lo de las edades del hombre, la mujer, la temporada otoño-invierno… Vamos allá. Tres meses, dos semanas, un día y un desayuno En el principio no hay años. La edad se cuenta en días, luego pasamos a semanas, meses… Que parecen condenas de la cárcel. Hay tiernos infantes que tienen 124 semanas y como no seas experto en matemáticas, no sabes si sigue en la cuna o está a punto de cas…

Carta del Ministerio de Hacienda y otras 9 cosas que dan más miedo que Halloween

Ya os conté hace mucho, mucho tiempo, cosas sobre el Jalogüín, y cómo se había puesto de moda lo de que la gente se disfrazara de calabazas, te metieran un truco, y que los niños hicieran tratos… Quizá no sea exactamente así, pero ya sabéis a lo que me refiero.
Cuando en España no había McDonalds, sí amigos, éramos un país muy pobre, y las hamburguesas se llamaban filetes rusos (lo único ruso que nos dejaban hacer en aquel entonces), la noche de Halloween no había disfraces ni truco, ni trato, ni hostias. Y el día siguiente a llevar flores al cementerio. No me digáis que no da mucho más miedo que plantar tres telarañas y vestirte de bruja piruja (siempre quise escribir lo de bruja piruja todo junto).

Y es que no hace falta que sea Halloween ni que vengan los americanos a decirte cuándo pasar miedo. Como si no tuviéramos nosotros nuestras cosas para cagarnos por la pata abajo (en el extranjero no tienen una expresión que describa el terror mejor que esta). ¿Quieres ejemplos de cosas que…