Ir al contenido principal

Entradas

Si es que te tienes que reír, aunque no tenga gracia

Quedarte sin pensión no es que sea un tema de mucha risión que digamos. Menos gracia que un guiri bailando flamenco o que el recibo de la luz. Lo que sí es para descojo esbozar una sonrisa, son las soluciones que han dado los señores que mandan.

¡Que ahorres! Si es que sois unos manirrotos, estáis gastando por encima de vuestras posibilidades. Y no sólo te dan solución, que ya es todo un detalle, sino que te dan diferentes alternativas. Y yo, que mando poco, también os voy a dar algunas ideas. No, no me deis las gracias. Es lo menos que puedo hacer por vosotros.

Eso sí, os tenéis que leer el post. Es el precio que tenéis que pagar.

Vamos con las ideas

Juegos Olímpicos de invierno: ¿Por qué?

Se me agolpan las preguntas cuando veo a esas criaturas en la tele con el frío que hace. Me refiero a los Juegos de Invierno, no a los presentadores del tiempo cada vez que nieva, que también me hago preguntas. ¿Es que no se fían del muchacho cuando dice que hace frío y tienen que ponerle a punto de nieve?

Todo se podría resumir a ¿Por qué hay Juegos Olímpicos de Invierno? Es probable que no tengas sentimientos y te parezca bien que la juventud se dedique a pegar brincos en la nieve, y andar con “esquises” o trineos en mitad de la ventisca, expuestos a una gripe y ponerse enfermos. Que vale, que es mejor eso que la droga, pero es que algunos también se ponen jeringas con porros o fuman cafeína para ir más rápido patinando. O para no caerse.

En estilo le daría un menos 5, pero el mérito de no caerse y las calorías que ha gastado para mantenerse en pie…le damos un 8.5 en total.

Aquí te expongo mis razones para estar en contra de los Juegos Olímpicos Invernales de Invierno.

Manuales de instrucciones para hombres

Siento defraudar a los que esperabais que escribiera un manual de instrucción para saber cómo manejar a los hombres. Realmente tampoco hacen falta muchas instrucciones para eso. Somos muy simples.

La mayoría de los hombres no necesitan leer las instrucciones de ningún electrodoméstico. Quizá debería comenzar la frase otra vez. La mayoría de los hombres piensan que no necesitan leer las instrucciones de nada. Ni electrodoméstico, ni un coche, ni un “cobete”, ni nada. Que un tío llega a una nave espacial y da a cuatro botones y aquello comienza a funcionar. Y si no, le damos un par de golpes que así se arregla todo. Para eso somos hombres.

A pesar de que estoy seguro de que muchos no lo vais a leer, (de hecho ni siquiera un 0.0001 % de la población masculina leerá este post, lo que refuerza mi teoría), yo por si acaso os voy a contar algunos de los problemas que tenemos los hombres con las instrucciones. Parece mentira que os tenga que instruir.

Palabras equivocadas o que no significan lo que deberían

Creo que es momento para utilizar este blog para denunciar hechos que están sucediendo desde hace mucho tiempo y que nadie, repito NADIE, está haciendo nada para solucionarlo. (Léase con tono de indignación, como si te importara de verdad lo que estás leyendo)

Siempre he sido una persona que me ha gustado luchar contra la injusticia y espero que me apoyéis en este tema. Necesitamos acabar con cosas así. Como ya habréis visto en el título me gustaría convencer a una serie de palabras que reconsideren su actitud y que de una vez por todas, signifiquen lo que tienen que significar. ¿Quién está conmigo?



Espero que los señores y señoras de la RAE se tomen su trabajo con seriedad y tomen nota sobre lo que ya es un clamor en las redes (igual clamor es algo exagerado, pero hay que meterles presión).  


Estas son las palabras que deberían deponer su actitud y cambiar de significado

¿Si pruebo con poesía aunque sea sólo un día?

En el blog he escrito sobre muchos temas. 6 años dan para muchas chorradas.  Cosas que me ocurren, otras que me podrían haber ocurrido, alguna que otra invención, noticias, entrevistas de actualidad, temas candentes (que vete tú a saber qué significa candente… Es algo sobre cómo cocinar los espaguetis para que queden perfectos ¿No?).

Pero nunca he escrito poesía. Jamás. Never, ever. Ni en el blog, ni en un cuaderno, ni ná de ná. Ni siquiera en el cole cuando me gustaba una niña (que se llamara Carlota, no ayudaba en las rimas), o en las puertas de los baños cuando era adolescente, que es cuando se escriben poesías con sentimiento.

Alguna vez tenía que ser la primera. Así que vamos a intentarlo, pero eso sí, no pidáis virguerías… No esperéis sonetos, romances, o versos enciclopédicos (o como quiera que se llamen los versos)… Eso sí, también prometo que no voy a tirar de rimas fáciles, usando el número 5 o con agua Bezoya y partes del cuerpo masculinas.

Dejadme que utilice algunas licenc…

11 Señores (o señoras) que puedes ver en un estadio de fútbol

No te voy a hacer una lista de futbolistas, que para eso ya están los señores del As y del Marca, o cualquier informativo (¿Os habéis dado cuenta que hablan más de fútbol que de todas las noticias juntas? 30 minutos de política, sucesos, internacional, vídeos de Youtube, el tiempo y 45 minutos de deportes… Bueno, del Madrid, el Barcelona, alguien jugando al tenis y cualquier otro deportista). ¡Ya está bien!

Tampoco voy a enumerar (¡Qué bonita palabra!) a todos y cada uno de los que van a los estadios. Con la de campos de fútbol que hay en el mundo y la de gente que va a cada uno de ellos, sería imposible. Y aburrido, muy aburrido.

Lo que sí voy a hacer es agruparlos en grupos, que es como se agrupan las cosas, para que reconozcas a algunos de los que van al fútbol. Si no has ido nunca, ya sabes a qué atenerte, y si ya has estado, puede que seas uno o una de ellos.

Vamos con los grupos agrupados:

Frases que has dicho, o dirás, en alguna ocasión en Navidad

¡Feliz Año! ¿Qué tal se está portando el 2018? Vaya por delante que estás dos primeras frases no cuentan para lo del título, pero es que no os había saludado a través del blog todavía en este año.

Y si os estáis preguntando si hay un protocolo para saber qué día puedes dejar de felicitar el año, ya te digo que no lo hay. Que hagas lo que quieras. Si el día 30 de diciembre conoces a alguien, o le ves por primera vez en todo el año, también le puedes felicitar. Si se quejan, le dices que vas de mi parte. No sirve para nada, pero les dejarás pensando.

Ya te aviso que las frases será complicado que las encuentres en los Christmas navideños, que por cierto, están en peligro de extinción. A mí no me lo ha mandado ni el Corte Inglés.
Vamos con las frases: