Ir al contenido principal

Frases que has dicho, o dirás, en alguna ocasión en Navidad


¡Feliz Año! ¿Qué tal se está portando el 2018? Vaya por delante que estás dos primeras frases no cuentan para lo del título, pero es que no os había saludado a través del blog todavía en este año.


Y si os estáis preguntando si hay un protocolo para saber qué día puedes dejar de felicitar el año, ya te digo que no lo hay. Que hagas lo que quieras. Si el día 30 de diciembre conoces a alguien, o le ves por primera vez en todo el año, también le puedes felicitar. Si se quejan, le dices que vas de mi parte. No sirve para nada, pero les dejarás pensando.


Ya te aviso que las frases será complicado que las encuentres en los Christmas navideños, que por cierto, están en peligro de extinción. A mí no me lo ha mandado ni el Corte Inglés.

Vamos con las frases:
Frases de Prenavidad
  • ¿Ya hay anuncios de turrón? Pero si estamos en (inserta un mes al “azahar”, puede variar entre mayo y diciembre)
  • Un año de estos van a dejar las luces de Navidad puestas para el año que viene.
  • ¿Cuándo se pone el árbol de navidad? ¿Y el belén? Seguro que en los chinos lo venden ya todo adornado.
  • La terraza del vecino tan iluminada es para avisar a los aviones ¿no?
  • ¿Es necesario el Papá Noel entrando a robar por la terraza?
  • Caganet ¿Sí o no?
  • ¿Pero hay gente que sigue comprando peladillas?
  • No hay quien vaya al centro. Está hasta arriba (a diferencia del resto de años, en los que también estaba hasta arriba y cuando no es Navidad, también) 

  • Va a ver que ir pensando en comprar los regalos. Y así pasas buena parte de la Navidad, pensando en comprar y en qué comprar… y para luego no comprar.
  • Estas fiestas no me lío, lo compro todo hecho y ya está….
  • ¿Y estos pobres (léase los que trabajan en cualquier centro comercial) dos meses aguantando que los peces beban en el río y que la virgen se peine entre cortina y cortina?
  • ¿Qué cojones es el anafre que lleva la burra junto al molinillo, y quién tiene tiempo para estar remendándose, y quitándose el remiendo durante toda una canción?
  • Es el último año que compramos tanto turrón. Cometerás el mismo error el año siguiente y al otro también… Es una tradición navideña
  • Ya verás que me pasa siempre como a José Tomas, que al final me pilla el toro.
  • No he comprado nada, es que soy más de Reyes Magos.   
Nochebuena feliz, navidad jubilosa…
  • Al final ¿Cuántos vamos a ser para la cena? ¿305 o 310? 
  • Qué pena que no haya podido venir fulanito…. (que no se te escape la risa al decir que sientes pena, que entonces deja de ser creíble la frase)

  • Ya te dije que al final faltarían sillas.
  • A ver qué vas a decir hoy. No la líes (esto se puede aplicar a madres y niños, matrimonios, cuñados, primos, amigos y parejas de la guardia civil, por no dejarles olvidados en un día como el de Navidad).
  • Como saques el dichoso temita, cojo la puerta y me voy (el temita puede ser cualquiera.
  • No, este vino no es para mezclar son gaseosa. No seas paleto.
  • ¡Qué mayor está el Rey! Alguien te preguntará. ¿Cuál de ellos?
  • ¿Otra vez Rafael en la tele? ¿Pero cuántos años tiene este hombre?
  • 20 kilos de langostinos no serán muchos para 10 personas ¿no?

  • ¿¿¿Qué todavía queda el plato principal????
  • ¿Que no he comido? Si estoy a punto de reventar
  • Un polvorón más y ya…
  • El último año que compramos los roscones de vino. No se los comen ni las hormigas
  • Ya me han pasado el mismo mensaje de Whatsapp en 20 grupos distintos.
  • ¿Queréis quitar el puto silbidito del “guasap”? ¿Sabéis que se puede quitar el aviso ¿verdad? ¿VERDAD?

  • ¡Tengamos la fiesta en paz! Nunca una frase tuvo más sentido que esto ante las discusiones familiares en Nochebuena.
  • A mí el instrumento de percusión que más me gusta es la botella de anís. Anís del mono, dando la turra, desde tiempos inmemoriales.

  • Vamos yéndonos a la cama, que esta gente querrá irse. (hay gente que no coge las indirectas).

Nochevieja (aplíquense las relativas a comida de Nochebuena)
  • ¿Dónde nos toca cenar hoy? No sé, ni en qué día vivo.
  • ¿Alguien ha comprado las uvas?. ¡No me jodas!

  • Como no nos demos prisa, nos van a dar las uvas (frase típica de cuñado, que tarde o temprano dirás)
  • ¿En qué canal vemos las campanadas?
  • Pues a mí la Pedroche (inserta aquí tu opinión). A mí me gusta más Anne Igra, Ibar, Igatri… ¡Ramón García!
  • Todavía estoy buscando la gracia a lo de tirar petardos (esto vale para cuando no es Navidad)
  • Como los especiales de Martes y 13 no hay nada (también te cansaron los de Martes y 13).
  • Yo soy más de cava el Gaitero (aquí vas un poco Lacasito ya).
  • Cada vez conozco a menos cantantes de los programas de Nochevieja (llegará un momento que sólo conozcas a Raphael).

El día después
  • Por qué salen toda esa gente en la tele con pajarita dando palmas en la tele
  • No vuelvo a beber.
  • ¿Lo de dejar de fumar era para hoy o después de Reyes?
  • No he empezado muy bien con lo de no enfadarme en este año. No llevamos ni un día y ya estoy más cabreado que una mona.


Reyes
  • ¿Y por qué salen en la cabalgata los power rangers, un astronauta y el hombre del tiempo?
  • Si no te gusta, tengo el ticket regalo.
  • ¿Descambiar está aceptado por la RAE? Por el Corte Inglés, sí, que es lo que importa.
  • Este reportaje de la tele con los niños madrugando para abrir los regalos de Reyes es el mismo de todos los años ¿no?
  • ¿Otro roscón? Sí, pero éste está relleno de otro roscón.
  • ¿Quién es tan mala persona para escarchar la fruta del roscón?
  • Hasta que no salga la sorpresa no voy a parar de comer
  • ¿Lo del haba era que me toca pagar o que me pagáis la hipoteca entre todos los demás? (vale, esta puede que no sea muy típica, pero alguno lo habrá pensado)
  • No he comprado nada, es que soy más de Papá Noel (véase el apartado de Nochebuena, para justificar que se te ha olvidado comprar un regalo)

¿Ya “sanacabao”?
  • No puede ser. La báscula tiene que estar mal. Y esta también. A ver si me compro una de las que funcionan bien.
  • Ahora ya sí que voy al gimnasio… A ver si entro.

  • Este paquete y ya es el último. No fumo más… Yo lo dije hace ya tiempo… aunque no fuera Navidad, y ahí sigo.
  • ¿Hasta qué día es aceptable dejar el árbol de Navidad sin que parezca que ya no vives en tu casa?
  • ¿Qué hago con la bandeja de los turrones y polvorones? Deberían crear la asociación donapolvorón.com.
  • Tengo que pensar en algún tema para escribir en el blog… (ésta sí que es personal e intransferible, aunque sí se os ocurre algo o queréis escribir, siempre estáis a tiempo). 
  • ¿Cuándo cae Semana Santa?

Había muchas más, pero tampoco es cuestión de ser cansino desde primeros de año. Por cierto, ¡Feliz Año! que sólo o lo he dicho una vez!


Pues nada, que habrá que empezar a pensar en más temas. Esto es un sinvivir :-)



Comentarios

  1. Pues lo has explicado estupendamente:Repetiremos las felicitaciones y comentarios,menos los inmensos roscones, que sospecho que la sorpresa es cuando subimos a la báscula...

    ResponderEliminar
  2. Tienes razón, Javier. Me he sentido reconocida en dos o tres ocasiones. ¡Encantada de tu vuelta!
    ibb

    ResponderEliminar
  3. Qué canción dicen los enanitos de Blancanieves?. Ayllon, ayllon, a casa a descansar ó al blog a trabajar?. Bienvenido. Ah!!, mis felicitaciones por este blog.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Gracias por leer el blog y dejarme un comentario!

Entradas populares de este blog

Carta del Ministerio de Hacienda y otras 9 cosas que dan más miedo que Halloween

Ya os conté hace mucho, mucho tiempo, cosas sobre el Jalogüín, y cómo se había puesto de moda lo de que la gente se disfrazara de calabazas, te metieran un truco, y que los niños hicieran tratos… Quizá no sea exactamente así, pero ya sabéis a lo que me refiero.
Cuando en España no había McDonalds, sí amigos, éramos un país muy pobre, y las hamburguesas se llamaban filetes rusos (lo único ruso que nos dejaban hacer en aquel entonces), la noche de Halloween no había disfraces ni truco, ni trato, ni hostias. Y el día siguiente a llevar flores al cementerio. No me digáis que no da mucho más miedo que plantar tres telarañas y vestirte de bruja piruja (siempre quise escribir lo de bruja piruja todo junto).

Y es que no hace falta que sea Halloween ni que vengan los americanos a decirte cuándo pasar miedo. Como si no tuviéramos nosotros nuestras cosas para cagarnos por la pata abajo (en el extranjero no tienen una expresión que describa el terror mejor que esta). ¿Quieres ejemplos de cosas que…

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


Empanaos sin fronteras

Antes de nada vamos con la definición de empanao. Es muy probable que seas uno de ellos y no lo sepas. Es como los zombis, que no lo saben, como no tienen televisión ni van al cine... O los cansinos, que no se dan cuenta que lo son. La RAE recoge empanada mental como confusión de ideas, pero no define el término empanao.

No es aquel que está recubierto de pan rallado y huevo antes de realizar una fritura con aceite o estas guarrerías que hacen algunos con la mantequilla. Seguimos hablando de la cocina y freír cosas, que ya os veo venir y empezáis a imaginar a gente usando mantequilla para…. Paro que si no os lo estábais imaginando, ya os doy ideas. El caso es que un empanao es el que no se entera, el que está distraído, que está más pallá que pacá (esta definición no es la más técnica, pero es la que más se acerca a la definición real).

Y hay empanaos en todas partes del mundo. Aquí no hay discriminación por sexo, raza, religión, credo o avemaría cuando serás mía. ¿Pero cómo reconocerl…