Ir al contenido principal

Entradas

10 superpoderes que me gustaría tener

Hace tiempo os decía que no me gustan los superhéroes. Sigo en mis trece. No me gustan. Ni ellos, ni sus películas, ni sus series de televisión, ni los cómiz (sí, lo escribo como suena, ¿qué pasa?), ni sus trajes, ni sus problemas y movidas. Que todos tenemos problemas y no vamos disfrazados de mamarrachos por la calle… ¿o sí?

Sinencambio (también se escribe como suena… mal, pero así suena), sí me gustaría tener algunos de sus superpoderes. Y no, seguro que no acertáis con mis preferidos.
Estoy convencido de que todo el mundo diría que le gustaría volar (pues no hace frío arriba), o ser invisible (y nada más que los utilizaríais para hacer maldades o ver a la gente sin ropa ni nada) o tener la fuerza de los mares, o el ímpetu del viento (creo que me estoy confundiendo de canción).

¿Quieres saber qué superpoderes me pido? Vamos allá.

¿Sabes que hay un montón de cosas que no sabemos?

No sé si os pasa lo mismo, pero yo es oír ¿sabías qué? e inmediatamente soy todo oídos. Lo que venga detrás ya da un poco igual. Puede que sea un cotilleo o un dato  interesantísimo, me da lo mismo. Tengo los oídos, y las orejas, abiertas. 

Somos curiosos por naturaleza. No lo podemos evitar. Los hay que además de curiosos, son también cotillos, pero eso es otra historia. Aunque no a todo el mundo le atraen las mismas cosas, a todos nos interesa algo. Puede que te de igual lo que se publica en una revista del corazón, o en un periódico deportivo, pero basta con que una frase empiece por “sabías qué” y todos, de una manera o de otra, le prestamos atención.

En el post de esta semana os voy a hablar de esas cosas inútiles que me gustaría saber. También me encantaría saber algunas cosas útiles, pero ya me pasé estudiando mucho tiempo y me he dado cuenta de que no se puede saber de todo.

La verdad verdadera de los Reyes Magos

¿Sabías que hubo un cuarto Rey Mago? ¿Los pajes son siempre los mismos o los van cambiando? ¿Camellos o dromedarios? ¿Qué hacen el resto del año?
Estas y muchas más preguntas sobre los Reyes Magos por fin tienen respuesta. ¿Qué cómo las he conseguido? He podido hablar con Baltasar. Y sí, ya sé lo que estáis pensando. No, no he cogido al primer concejal que se ha pintado la cara con betún como hacen algunos ayuntamientos. Es el verdadero. El único e inimitable Baltasar. Verdad, verdadera. Y ha accedido a responder mis preguntas. Lo único que me ha pedido es que no le haga fotos, que le he pillado en chándal y tiene una reputación que guardar.

Rechace imitaciones. 
Me hubiera gustado tener tiempo para que me enviarais vuestras preguntas. Seguro que se me ha escapado alguna, pero era una ocasión que no podía rechazar y sólo tuve 15 minutos para hablar con él. Vamos con la entrevista.

Diez cosas que les pasan a los Almendros

No es que me haya dado por la “arbolistería”. Tampoco voy a hablar de poesía, aunque me haya salido un título muy bucólico (que aunque lo parezca, no es una enfermedad).  Muchos ya sabéis lo que es un almendro, pero por si acaso, lo explico. Lo de los Almendros viene por la gente que vuelve a casa por Navidad. Pero sobre todo, a los que vuelven de fuera de España. Sí amiguitos, hay vida más allá.  

Hay versiones más antiguas del anuncio, pero viene siendo lo mismo
En el anuncio de El Almendro vemos un claro ejemplo de los que vuelven. Vamos a evitar “confusionismos” e ir descartando personajes. La madre tiene bastante con arreglar el sombrero que se va a zampar el perro.  Hablamos del joven que llega a casa por Navidad. Pero hay muchos más, y a casi todos les pasa lo mismo. Que les ceban como si se lo fuera a comer la bruja de Hansel y Gretel y les abrazan y dan vueltas y un perro se les quiere subir encima…
Igual lo de dar vueltas y que el perro pegue brincos no es lo más significativo…

El pequeño Tim y otros once personajes que no conocías hasta que les viste en las películas

Probablemente es uno de los títulos más largos que haya escrito para un post. Otros, con menos, te escriben un libro de autoayuda (que son esos libros que escriben los autores para ganar pasta, de ahí la autoayuda).

Ya os comenté que en el cine hay muchas cosas que no son verdad. Pero también hay muchas que son ciertas y que nos han servido para conocer a algunos personajes que, al menos, en mi barrio, no existían (también es verdad que mucha gente de mi barrio no salía en las películas y seguro que dan para una trilogía).
Vamos con estos personajes que no puedes encontrar en tu barrio pero que tuviste el placer de conocer a través de las películas. (¿Véis? Siempre puede haber alguien que alargue las cosas. Y no hablo del “yesestender”) 

¿Y si viviéramos dentro de un periódico deportivo?

Probablemente no hayáis leído nunca el AS o el Marca o cualquier otro ¿periódico? deportivo. A lo mejor, tampoco habéis dedicado demasiado tiempo viendo lo interesante que es la sección de deportes de las cadenas de Televisión. Puede que nunca hayáis escuchado a José María García, ni a su amigo Jose “Marrón Marimorena” o a los Manolos (a los de “olmailovin” no. A los que cantan peor todavía). Y eso que salís ganando.

Y es que en este tipo de programas son un poco exagerados. Es como la Casa de Gran Hermano. Todo lo magnifican. ¿Que Messi se corta el pelo? Es noticia. ¿Que Cristiano Ronaldo se depila las cejas? 2 horas para explicar cómo se llama el “depilady”. ¿Que han encontrado al peluquero de Simeone? ¡Que lo vuelvan a encerrar! Y que no lo suelten hasta que aprenda a cortar el pelo. 

Y es que estos señores son un poco cansinos. No me refiero a CR7, Messi o Simeone…, o también, ¡Qué diantres! (¿Pensabais que esta expresión solo se podía utilizar en las novelas de piratas o por Mortad…

¿Jura decir la verdad? ¿Puedo pedir el comodín de la llamada?

Nunca me han preguntado si juro decir la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad. La verdad (qué facilidad de palabra ¿eh?) es que no sabría muy bien qué contestar. Y eso que yo no soy muy mentiroso. Lo normal. Ni tanto como un político en campaña, ni tan poco como un niño borracho (igual la frase es diferente, pero es algo de niños y borrachos y decir la verdad).

Y es que todo el mundo miente. Pocas o muchas veces, pero todos lo hacemos. Pueden ser mentiras piadosas o, de las de ir al infierno de cabeza. Todos. Los niños que no han bebido, las señoras mayores con cara de buenas personas (Paul McCartney incluido), los de izquierdas, de derechas, los altos, los bajos y los que beben Coca-Cola. 

Para que no creas que te engaño, te voy a poner algunos ejemplos. Vamos allá con las Edades del Hombre, de la Mujer y las mentiras...