Ir al contenido principal

El pequeño Tim y otros once personajes que no conocías hasta que les viste en las películas

Probablemente es uno de los títulos más largos que haya escrito para un post. Otros, con menos, te escriben un libro de autoayuda (que son esos libros que escriben los autores para ganar pasta, de ahí la autoayuda).


Ya os comenté que en el cine hay muchas cosas que no son verdad. Pero también hay muchas que son ciertas y que nos han servido para conocer a algunos personajes que, al menos, en mi barrio, no existían (también es verdad que mucha gente de mi barrio no salía en las películas y seguro que dan para una trilogía).

Vamos con estos personajes que no puedes encontrar en tu barrio pero que tuviste el placer de conocer a través de las películas. (¿Véis? Siempre puede haber alguien que alargue las cosas. Y no hablo del “yesestender”) 



El pequeño Tim
Tampoco hay que tomarse las cosas al pie de la letra. Puede que no fuera tan pequeño, ni se llamara Tim. Probablemente es gordito, o tiene gafas, pero lo que está claro es que juega al béisbol. Mal, pero lo intenta. Y para una vez que da a la pelota con el palo (en las pelis dicen batear), su padre no está allí para ver cómo pasa de ser un “luser” (pringado decíamos en el barrio) a convertirse en el chico más popular. Y todos los del equipo, que hasta entonces no le hacían ni puñetero caso, ahora le vitorean (que viene a ser gritar y decir Guau Tim, eres el mejor). Pero Tim está triste porque su padre se lo ha perdido... Tampoco es para que os lo toméis a la tremenda. Tim era un paquete. ¿Cómo iba a pensar el padre que iba a acertar? 


El profesional de deportes raros
En España poca gente se dedica al rugby con hombreras o a dar a la pelota con un palo (hay versión de gente vestida del PP, que juegan al golf, y otros que van en pijama para jugar al béisbol). Pues resulta que en otros sitios sí que juegan. Y se ganan la vida con eso. Y siempre ganan la Copa Intercontinental del Mundo o la Liga Interestatal de Carreteras, o algo así. Y suelen ser fuertes, y altos y delgados como su madre… Bueno, todos, todos no. 


La animadora
Que a los señores esos tan grandes y tan altos les hace falta que les animen. Y no vale cualquiera, no. Tienen que ser jóvenes, guapas, que sepan pegar brincos, y decir dame una A, una Y, una Ñ (en Cifras y Letras íbamos a ir muy jodíos). Y además llevar minifaldas o pantalones muy ajustaditos, y pompones… Se conoce que eran imprescindibles porque también han llegado hasta aquí. A mi barrio, todavía no, pero todo se andará. ¡Adelante Cheerleaders!


El club de ajedrez o de poesía o de … malditos tíos raros
¿Pues no van en los colegios y tienen club de debate? ¿O de aprender a deletrear palabras largas y en extranjero? Algunos incluso juegan al ajedrez. Y es que en las pelis, si no eres popular, animadora y tienes gafas y te ponen jerseys de los que pican, estás predestinado a ser de un club de gente rara. Son esos niños que salen en las pelis con aparatos en los dientes, pantalones de tergal (no llevan vaqueros), jerseys de pico con rombos (¿o es de rombos con pico?), guantes de lana y cara de panoli (los granos y espinillas van de serie). 


No hay butaneros, pero hay lecheros
En las películas extranjeras no salen butaneros. Debe ser que no hay gas butano fuera de España… o sí hay, pero no salen en las pelis. Pero “sin en cambio” (que bonita expresión para dejar de utilizarla) hay lecheros. En mi barrio tenías que ir tú a por la leche. ¿Qué es eso de que venga un señor a traerte las cosas a casa? Porque pasa lo que pasa, aquí, en América y en la China Popular…

 La última vez me invitó a entrar, Mrs. Jones – Lo siento Joe, pero eso era cuando bebía vodka

El vendedor de coches
En mi barrio no había vendedores de coches. Bueno, sí que los había, pero no eran como los de las películas. En las pelis igual te venden un Cadillac del 54, que un Chevy del 67 o un Pontiac a estrenar. En mi barrio también iban por números, pero era distinto. Un 127 o un R5. Y los vendedores no llevaban sombreros de cowboy, ni decían ¡Qué me aspen! o Córcholís y otras cosas que dicen los señores que llevan gorros de vaquero. Ni tampoco tienen la tienda de coches llena de globos, ni ponen los precios en los cristales del coche, que luego no hay quien lo borre y todo el mundo sabe lo que te ha costado tu vehículo. Y luego ni papeles, ni nada, te dan las llaves y santas pascuas. 


Los reyes del baile
Mira que ahora tenemos reyes y reinas en España. 4 nada menos. Pues rey y reina del baile no hay. Ni siquiera en los años del ballet zoom. Tampoco había fiesta de graduación. Ni los niños se visten con trajes de señor que se casa, ni las niñas con vestidos como los de sevillana pero sin volantes ni lunares. Tampoco tomamos ponche ni zumo de jengibre. ¡Qué envidia! O no… Total sólo ganaba una pareja y casi siempre eran los mismos. Mary Jane, la jefa de las animadoras y Tommy, el capitán del equipo de los Broncos de Grizzlies de Sunnyvalle. O si no, ganaba la niña protagonista de la peli y Mary Jane quería arrastrarle de los pelos. Y todos bailan tal que así. Aunque estos se graduaron hace muchos, muchos años, incluso antes de la película. 


El ayudante del sheriff del condado
Sheriff no había en mi barrio. Ni condados. Ni gente con pistolas. Bueno, eso, a lo mejor sí, que había algún chungo, pero no la enseñaba. Y como no había “chérif”, tampoco había ayudante. Y no penséis que sólo hay sheriff en las pelis del oeste. En las que no son de señores con gorros vaqueros, también los hay, y siempre tienen movida con la CIA y con el FBI y con otros condados. Y es que estos señores no se ponen casi nunca de acuerdo entre ellos. Y los malos, mientras, se les escapan. 


El conserje “salao”
Conserjes sí que había, pero simpáticos, lo que se dice simpáticos, sólo en las películas. ¿Qué la protagonista se ponía a llorar y se le caían los mocos? Ahí estaba el conserje del hotel, casi siempre de color (el conserje, bueno y el hotel también), para sacar el pañuelo. Antes de que necesitaran un taxi, ahí está el conserje para silbar (¡Qué bien silban los conserjes de las películas!) y aparecer el taxista. Quieres ir al mejor restaurante? Ellos te dicen dónde ir, llaman, hacen la reserva… Haz eso en Madrid, que ni silba el conserje, ni llega el taxi, te mandan a un “Burrikin” y a la protagonista se le caen los mocos sin un mal pañuelo que llevarse a la nariz.


El niño de los periódicos
¿Tú has visto en España algún niño en bici repartiendo periódicos? Yo he visto alguno llevándoselo (sin pagar ni nada) los periódicos del kiosko y luego cogiendo la bicicleta, pero no es lo mismo. Los niños iban por las casas (que son todas iguales en todas partes de todas las ciudades de todos los Estados de los Estados Unidos) y tiran el periódico al jardín con el césped recién cortado porque le ha tocado al pringado de Tim. El mismo que no sabía jugar al béisbol.

Pastor Americano
No, no es una raza de perros ni tiene nada que ver con César Millán. Dios me libre de faltarle el respeto a los reverendos o pastores y este tipo de señores y a su religión cualquiera que sea. Apostólicos, Romanos, Mormones, Episcopalianos, Luteranos, Cristianos, Ronaldos. Hay cientos de miles de millones. Y me parece bien. En la variedad está el gusto. Y algunos hasta tienen reverendas y pastoras. Mejor todavía. Y hay predicadores que salen en la tele, y hasta se casan. Con otra gente. Que si se casaran entre ellos, también me parecería bien. 


¿A qué piso va?
Eso sí que era un curro. Todo el día subiendo y bajando. 8 horas sin parar. Pimpam, pimpam. Y nunca una mala cara. ¿Que quiere ir al piso 55? El ascensoristo o ascensorista (dependiendo del género) siempre presto a darle al botón. Porque claro, los que se suben al ascensor, no saben darle al botón ellos solos. En mi barrio, el piso más alto era el 6º. Teníamos ascensor, pero no señor que le diera a los botones. Teníamos que hacerlo nosotros. Por eso hay tanto paro. Si hubiera gente para traerte la leche, ayudantes del sheriff, animadoras… otro gallo nos cantaría. 


¿Se os ocurre alguno más? Por cierto, no valen los Papá Noeles, también los tenemos aquí, y a los Reyes (que se me había olvidado contar a los Magos). 

¡Feliz Navidad amiguitos!

PD: Si la semana que viene, no hay post, no vayáis a llamar a la poli ni nada. Seguramente no me haya dado tiempo a escribir en el blog con esto de celebrar cosas con la familia y amigos.  

Comentarios

Entradas populares de este blog

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


Yo os maldigo, jodíos móviles

No sé si os acordáis de Charlton Heston en El Planeta de los Simios en la escena final, más cabreao que una mona y “maldijiendo” a todos. Pues yo igual, maldigo a los móviles, que tienen la culpa de todo lo que sucede. Antes no había teléfonos inteligentes, ni siquiera un poco listos, y no pasaba lo que está pasando ahora. Si no, cómo os explicáis, que haya llegado Trump a ser Presidente. Pues por los móviles.

Y no sólo lo digo yo. También lo dicen los programas de la tele, y los de la radio y en los artículos de revistas y periódicos (por si no lo recuerdas, son esas cosas que venden en las tiendas con hojas… las lechugas, no, lo otro).

Pues eso, que lo dice todo el mundo. Todo el día nada más que “de mirar” el móvil y no hacemos otras cosas, no como antes que hacíamos…. por ejemplo… Dejadme pensar y ahora vengo.

Vuelve la vuelta al cole

Quizá el título no lo aprobarían en un periódico serio. También es verdad que cada vez quedan menos periódicos serios. Realmente,  tampoco es que haya demasiados periódicos y es mejor no tomarse las cosas demasiado en serio.
El caso es que estamos otra vez con la vuelta al cole. Cualquier producto es bueno para aprovechar la idea. Aquí no tenemos muy claro cuál es el público potencial. ¿Los padres? ¿Los profesores? ¿Los tiernos infantes? El caso, es que no está mal de precio.


Hoy vamos a hablar de las cosas que pasan cada vez que nos referimos a la vuelta al cole. Es como la vuelta a España. Tiene cuestas, gente sufriendo, uniformes… pero aquí no te puedes echar la siesta como cuando ves el ciclismo.

Una Navidad “inmóvil”

Nos quieren “inmovilizar” estas Navidades. Y esta vez no es culpa de Carmena… O no sólo culpa de ella. ¿Pues no quieren que dejemos de utilizar el móvil? No sé si habéis visto alguna de estas campañas en las que te dicen que tenemos que vernos más (hay gente a la que me gustaría ver menos, pero eso es otra historia) o que sabemos muy poco de la familia. Eso pasa porque la gente pone cada vez menos cosas suyas en Facebook o en Twitter. ¿Qué queréis? ¿Que hablemos entre nosotros? Como si estuviéramos en la Edad Media. ¿Qué será lo próximo? ¿Que nos mandemos cartas? ¿O que hablemos por teléfono? Hablando un poco más en serio. ¿De verdad pensáis que es culpa del teléfono que sepamos muy poco de las cosas importantes de la familia? ¿O que pasamos tanto tiempo conectados a las redes sociales, que hemos desconectado de la gente que tenemos a nuestro alrededor? Sinceramente, creo que no hay una respuesta única. No todo es blanco o negro, como las cebras o los pingüinos. Hay gente que gracias a l…

Empanaos sin fronteras

Antes de nada vamos con la definición de empanao. Es muy probable que seas uno de ellos y no lo sepas. Es como los zombis, que no lo saben, como no tienen televisión ni van al cine... O los cansinos, que no se dan cuenta que lo son. La RAE recoge empanada mental como confusión de ideas, pero no define el término empanao.

No es aquel que está recubierto de pan rallado y huevo antes de realizar una fritura con aceite o estas guarrerías que hacen algunos con la mantequilla. Seguimos hablando de la cocina y freír cosas, que ya os veo venir y empezáis a imaginar a gente usando mantequilla para…. Paro que si no os lo estábais imaginando, ya os doy ideas. El caso es que un empanao es el que no se entera, el que está distraído, que está más pallá que pacá (esta definición no es la más técnica, pero es la que más se acerca a la definición real).

Y hay empanaos en todas partes del mundo. Aquí no hay discriminación por sexo, raza, religión, credo o avemaría cuando serás mía. ¿Pero cómo reconocerl…