Ir al contenido principal

10 superpoderes que me gustaría tener

Hace tiempo os decía que no me gustan los superhéroes. Sigo en mis trece. No me gustan. Ni ellos, ni sus películas, ni sus series de televisión, ni los cómiz (sí, lo escribo como suena, ¿qué pasa?), ni sus trajes, ni sus problemas y movidas. Que todos tenemos problemas y no vamos disfrazados de mamarrachos por la calle… ¿o sí?


Sinencambio (también se escribe como suena… mal, pero así suena), sí me gustaría tener algunos de sus superpoderes. Y no, seguro que no acertáis con mis preferidos.

Estoy convencido de que todo el mundo diría que le gustaría volar (pues no hace frío arriba), o ser invisible (y nada más que los utilizaríais para hacer maldades o ver a la gente sin ropa ni nada) o tener la fuerza de los mares, o el ímpetu del viento (creo que me estoy confundiendo de canción).


¿Quieres saber qué superpoderes me pido? Vamos allá. 

Supervisión de madre

Esto hay que explicarlo. No es que quiera que una madre supervise lo que hago, sino tener los poderes de una madre. De cualquier madre. Esos poderes que hacen que estén hablando contigo, haciendo la comida, cantando una copla, sacando cosas de la nevera y aun así, se han dado cuenta de que te ha salido un grano detrás de la oreja o que tienes una mancha en el jersey… Y son capaces de oler a 500 metros si has fumado. Supervisión, superolfato, super-ación…


Capacidad de detectar humo

A ver, que oler huelo bien. En todos los sentidos. Y desde que no fumo, mucho mejor (también en todos los sentidos).  Me gustaría ser capaz de ver a todos aquellos vendedores de motos o de humo y pintamonas (female monkey painters en extranjero) en general. A todos no, que eso es trabajo de muchos superhéroes. Me conformaría con que no se arrimaran demasiado. Y es que estamos rodeados.


Encontreitor

Este es uno de mis superpoderes favoritos. ¿No os hace especial ilusión encontrar cosas? Sobre todo las que habéis perdido. Tengo que confesar que si me encuentro dinero por la calle, también me hace ilusión, pero eso es poco probable. Por ejemplo los políticos se encuentran dinero en sitios insospechados (sobres, estando en la cárcel…). Aunque a lo mejor tendría que haber incluido este poder junto al de las madres, que casi todo lo encuentran, pero hay veces que ni siquiera ellas son suficientes. Ser como una especie de Google, pero para encontrar mis cosas. ¿Dónde he puesto las llaves? (matarile) ¿Y ese billete de metro de 10 viajes? ¿Y ese libro que le dejé a…? Y es que me encanta que la gente se encuentre bien…


Don Proper

¿O era Míster Limpio? Da igual, lo que sea. Terminas de comer y lo que más te apetece es ponerte a recoger la mesa y fregar los platos. ¡PLC! (abreviatura de Por Los Cojones). Ahí es cuando echas de menos la velocidad de Don Proper, o como quiera que se llame este señor con las cejas como dos “hamsters acostaos”. El caso es que en un pispás (medida de tiempo que viene a ser una media de entre pocos y escasos segundos) tienes la casa reluciente y con olor a Jabón de Marbella (o de algún sitio con agua) a las finas hierbas.


Convertirte en cualquiera

Esto hay que matizarlo. No es que quiera convertirme en una persona de mala reputación en lo moral. Me refiero a transformarte en cualquier persona. No me digáis que no tiene que ser divertido ser Rey por un día (el que no trabaja… bueno, el padre…. Juan Carlos, quiero decir) o Cristiano Ronaldo (antes de que lo dejara con la novia a ser posible) o una estrella del Rock.

Aún sin saber cantar, puedes aparecer en un vídeo con Whitney Houston

Supermemoria

No pido mucho… Con acordarme de lo que he leído o lo que estudié en el cole tengo bastante. Y de las películas o libros que he visto. De saber dónde he puesto las llaves ya nos hemos ocupado antes. A lo que voy es que me gustaría no ser como Dori, la amiga de Nemo.

Seguro que no lo has oído con este doblaje

¿Olvidar?

No, no me he vuelto loco. En el párrafo anterior os digo que quiero acordarme de todo y en el siguiente ya me he olvidado. Lo que me gustaría es tener un botón para olvidarme de según qué cosas. Como ese cacharro que tenían los Hombres de Negro (el del Hormiguero no, el otro) que se olvidaba todo (como lo que utilizan los políticos durante las elecciones). ¿O no os gustaría poder borrar de tu mente el próximo vídeo?

Lo siento, ha sido cruel, pero es para que veáis que este superpoder sería muy útil.

Manitas-man

Los que me conocéis sabéis que mis conocimientos de bricolaje son los suficientes para coger el teléfono y llamar a alguien para que me arregle cualquier cosa…. Bueno, igual exagero y sé utilizar un destornillador y clavar un clavo con él (¿o no era así?). El caso es que me gustaría saber hacer algunas cosas más que hacer la mesa esa de Ikea que sólo hay que enroscar las patas.


Bello Durmiente

Si hay algo que envidio es a la gente que tiene un botón de off para dormir. Es acercar la cabeza a la almohada y quedarse sopinstant. Tampoco es que pase las noches en vela, pero sí que estaría bien caer de la misma manera.


¿Has visto a algún Superhéroe en el gimnasio?

¿No, verdad? Y es que por eso son superhéroes. Ya pueden comer lo que quieran que no engordan. Y es que hacer el bien debe quemar muchas calorías. Ni un abdominal, ni una flexión, nada. Y ahí les tienes; bíceps, triceps cuádriceps y así hasta el infinito y más allá. Y tú mientras, tienes que apuntarte al gimnasio, y además, ir.


Podría pensar en muchos más superpoderes, pero tampoco es plan de abusar y  lanzar rayos, truenos, centellas y todo tipo de crustáceos. 


Comentarios

Entradas populares de este blog

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


¿Has visto las noticias? ¿Las de dónde?

Según el mundo en el que vivas puede que las noticias más importantes sean que Cristiano Ronaldo se ha “enfurruñao” con sus compañeros. O que Isabel Pantoja sale de la cárcel. Que a Paquirrín, Pantojín Jr,  habría que meterle en la cárcel por la música que hace, y que la próxima semana seguiremos hablando del gobierno.


Pero en otros mundos, que también los hay, no saben si Paquirrín es el próximo Presidente. Si les dicen que Cristiano Ronaldo está en la cárcel, no sabrán de quién le hablamos y no les extrañaría que Pantoja fuera la máxima goleadora de la liga de fútbol, o participará en las próximas Olimpiadas o si se ha “enfurruñao”.

Las noticias que, como ahora se dice, hacen arder las redes, puede que no merezcan ni una línea en “The Country” (El País en Estados Unidos) o un comentario en “The Reason” (La Razón de UK)y ni siquiera dirán nada en “Antenna Three” de Australia. Mejor te cuento algunos ejemplos

¡Qué haríamos sin vosotras! 10 cosas que existen gracias a las mujeres

¡Menuda historia! ¡Qué injusta ha sido con las mujeres! Los historiadores venga a hablar de señores que han hecho poco, tirando a nada. Por ejemplo, la de reyes que hay en los libros de historia. Todos con el mismo nombre, pero con su numerito (como las señoras mayores en el mercado… cuando no se cuelan). Felipe I, II, III, VI (el del Atleti Ortiz) y González (no es rey pero vive mejor que ellos), o Papas... Hay hasta 16 Benedictos y 23 Juanes... ¿Y las mujeres qué? ¿Cuántas Juanas famosas hay? Sólo dos. Una que terminó loca del todo y la otra, la del arco (y sin flechas), quemada en la hoguera. Qué malamente se portan con las mujeres.

Como os iba diciendo, no se ha dado importancia al papel de la mujer en la historia. Han pasado de vosotras completamente. Si no fuera por las mujeres, el mundo sería muy distinto. Y no es sólo con vuestro papel de madres, que también. Es mucho más que eso. Y como alcalde vuestro que soy, os voy a dar la explicación que os debo.


Imaginad por un momento qu…

Cosas de los americanos

Según los americanos muy americanos, el resto de americanos deberían irse fuera de América… Aunque los otros sean más americanos y desde hace mucho más tiempo.
A ver si me explico. En el post de hoy os voy a contar cosas de los americanos de Estados Unidos. No de todos y cada uno de ellos porque sería un post larguísimo y tampoco los conozco a todos. En mi defensa tengo que decir que tenerlos a todos de amigos de Facebook no sería muy práctico… Roberto Carlos, el que no jugaba al fútbol, decía que quería tener un millón de amigos, pero es que 300 millones (4 mil billones, según los organizadores), ya me parecen muchos para invitarles a un cumpleaños.
A pesar de no conocerlos a todos, me voy a arriesgar y os voy a contar algunas cosas sobre ellos.
Son grandes Muy grandes. Muchos de ellos son 3D. Alto, ancho y más anchos. Por eso necesitan esos coches tamaño autobús. Como tuvieran que aparcar en Toledo con un coche de los suyos, iban listos. Y es que no son mucho de andar, ni de hacer ejerc…

Vuelve la vuelta al cole

Quizá el título no lo aprobarían en un periódico serio. También es verdad que cada vez quedan menos periódicos serios. Realmente,  tampoco es que haya demasiados periódicos y es mejor no tomarse las cosas demasiado en serio.
El caso es que estamos otra vez con la vuelta al cole. Cualquier producto es bueno para aprovechar la idea. Aquí no tenemos muy claro cuál es el público potencial. ¿Los padres? ¿Los profesores? ¿Los tiernos infantes? El caso, es que no está mal de precio.


Hoy vamos a hablar de las cosas que pasan cada vez que nos referimos a la vuelta al cole. Es como la vuelta a España. Tiene cuestas, gente sufriendo, uniformes… pero aquí no te puedes echar la siesta como cuando ves el ciclismo.