Experiencia religiosa

Hace unos años Enrique Iglesias “cantaba” una bella tonada que rezaba (¿hay una expresión más viejuna que ésta?) así:

Casi una experiencia religiosa
Contigo cada instante en cada cosa
Besar la boca tuya merece un aleluya
Es una experiencia religiosa

Es sólo una estrofa de la canción. No os voy a hacer pasar por el trago de escuchar al retoño de Julio Iglesias. Ya tenemos bastante con saber que el chaval había tenido una experiencia. El padre, Julio, también tiene algo de experiencia.
Tampoco os voy a hablar de la rima, lo de besar la boca tuya merece un aleluya. Digamos que está a la altura de los mejores versos de Leonardo Dantés. Un baile nuevo, un baile nuevo, el baile del pañuelo. No, tampoco lo voy a poner. ¡Dantesco!
Lo que sí que voy a hacer hoy es hablar de una experiencia religiosa y de Iglesias. Ni Julio, ni Enrique (ni el otro, Julio José, Jose Julio o Jorge Jesús, ¡Yo qué sé!… Seguro que tiene hijos con todos los nombres que se te puedan ocurrir).
Y es que hace poco fui a misa. No es la primera vez, y espero que no sea la última. Aunque tampoco es que sea yo muy fan porque cambian poco el repertorio. También es cierto que hay gente que va a los conciertos de Raphael a escuchar siempre lo mismo y no se cansan. Y también es verdad que tiene mejor voz que muchos curas… Aunque algunos son “paverlos”. Yo creo que es playback ¿No?
Los cantantes
Hace tiempo que se decía que los curas cantaban misa. Ahora se han vuelto unos sosos y no cantan casi nada. A veces tienen un coro, que a decir verdad, suele cantar mejor que un cura, y tienen más voces. A no ser que la misa la cante un cura ventricu, vientri, ventriluco…. Como Mari Carmen y su muñeco José Luis Moreno… (creo que me estoy liando).
Vestido para la ocasión
Todos nos vestimos para ir a la iglesia. No está bien ir sin vestir. Y lo de la ocasión también hay que explicarlo. No es aconsejable ir en ropa de deporte a la iglesia, aunque siempre es mejor que ir desnudo. Dependiendo del tipo de acto se puede ir vestido de una manera u otra. Por ejemplo en una boda no está bien que todo el mundo vaya vestido de novia. O de novio, que le distinguirás porque es el que no se sabe si sonríe o le está dando un ataque al corazón. Tampoco está bien ir disfrazado de marinero si no estás haciendo la comunión o formas parte del casting de una película de Gene Kelly y Frank Sinatra.
Más vestimentas
Si ves un grupo de gente vestido de novias bajitas, es probable que sean niñas de comunión. No descartes que sea una novia bajita, que también tienen derecho a contraer matrimonio. Si llevan la falda más larga, es probable que estés ante el cura. Si ya le ves detrás del altar, es el sacerdote. De ahí para arriba, porque podría ser arcipreste (como el de Hita pero de otro sitio), un obispo, arzobispo, cardenal, o el jefazo, que sería un Papa. Es muy probable que el Papa no vaya a la misma iglesia que tú. Que no es porque no quiera, pero es que tiene cosas que hacer.
El nombre del padre
Aunque vayan vestidos de forma parecida, el nombre del padre cambia. Los hay mayores, cada vez menos. También los hay jóvenes, cada vez menos aún. Algunos te echan la bronca por no ir nunca. A otros no les importa que no vayas mucho y son más comprensivos. Poca afición hay ya como para perder a los que van. Y entonces te suelen ayudar y te explican las cosas.
Riega por nosotros y otras cosas que dicen
Como os iba diciendo, en la misa hay cosas que se repiten. Se leen las cartas que se han escrito unos a otros como por ejemplo, San Pablo a los Corintios (muy buenas las pasas), los evangelios (según quién lo haya escrito), y lo que yo de pequeño entendía como riega por nosotros pescadores. 
Estrellas invitadas
A veces hay cameos como en las películas. Y sale un señor o una señora a leer un trozo de un libro. Casi siempre libros religiosos, no os penséis que se ponen a leer cosas de Harry Potter, o el Nombre de la Rosa, aunque ahí también salían frailes y monjes).
A orar
Ahí es cuando se distingue a los profesionales de los novatos. Unos que se saben todas las canciones, y las frases (lo de y con tu espíritu y cuando decir amén a tiempo) y otros que no sabemos diferenciar las oraciones, ni el sujeto ni el predicado. Los hay peores. Los que creen que sí, pero no., Los que parecen Milli y Vanilli, porque mueven los labios, pero ni cantan ni nada (anda que si se pusieran a bailar igual).
Agradecimientos
Hay una parte de la misa en la que se de las gracias y se reza por el obispo, por el papa (no hay mención para el arcipreste ni el arzobispo) y se da las gracias a los santos. Entre ellos a Santa Montes (que es una que pega unos brincos de escándalo, hermana de San Timbanqui).
La parte de Santa Montes y San Timbanqui no es cierta. No hay santos con este nombre… Pero ya escribí yace tiempo sobre ellos… Hasta dos veces  

Me pongo de pie, me vuelvo a sentar
Otra parte en la que se ve que hay asiduos es cuando se juega a lo de levantarse y sentarse. El cura, que ve que no nos enteramos, nos suele avisar de que ahora viene la parte de estar sentado. Solo se está de pie en los “jailaits”. Es decir cuando se bautiza, o se da la comunión, la primera o la que toque en ese momento (hay gente muy ansiosa y comulga muchas veces). No sé cuál será el protocolo en un exorcismo. Da igual, tampoco es muy importante. No creo que haya que darle demasiadas vueltas a la cabeza
Despedida y cierre
Ya va tocando irse y dejar de dar la lata. Cuanto más breve, mejor sombra te cobija. Es probable que tenga que repasar los refranes. El caso es que el mismo cura te dice para irte que le dejes en paz. O algo parecido… 
La Paz os dejo, mi paz os doy, hasta otro día que yo me voy.


Comentarios

Entradas populares de este blog

10 ejemplos de críticas de cine si no las escribiera un crítico de cine.

¿Has visto las noticias? ¿Las de dónde?

Problemas del primer mundo