Ir al contenido principal

Perrerías y otras putadas que les hacemos a los animales

Una perrería no es dónde se venden perros, sino algo que se hace con maldad, jugarreta (bonita palabra también, suena como un jugador de la Real Sociedad o del Alavés). Aunque vender perros también está muy feo.  Estamos de acuerdo ¿No?



A todos nos gustan mucho los animales pero os voy a dar algunos ejemplos de lo malamente que nos portamos con ellos, y no sólo nosotros sino también la madre naturaleza, que a veces se pasa un poco. 


Los ñus

¿O se dice ñuses? ¿O ñues? No es el primer animal que se te viene a la cabeza cuando hablamos de maltrato. Y ahí está el problema, que nos da igual. Esos pobres bichos intentando cruzar el río infestado (que siempre suena como si lo dijeras mal) de cocodrilos. ¿Nadie ha pensado hacer un puente para que esos animales puedan cruzar? Aunque lo haga Calatrava, pero alguien que haga algo. No estoy muy seguro si los ñuses cruzarían algo que al final también se va a caer…


Pingüinos y otros bichos que cogen frío

¡Criaturas! ¿No les pueden llevar a otro sitio que haga mejor tiempo? Que en esos sitios no se puede pillar nada bueno. Por eso están todo el día juntos y andan como andan los pingüinos. Ponte tú en bolas a 30 grados bajo cero y ya veríamos cómo andabas tú con todo helado. Todo, incluidas las partes bajas.



Y los osos bipolares ¿Qué? Que esos osos no saben muy bien si tienen frío o calor, ¿o bipolar es que pueden vivir en los dos polos? El caso es que también están jodidos los pobres.


Cambiad el agua al cocodrilo

¿No habéis visto como está el agua en la que están los cocodrilos? Que ahí no quien se bañe ni nada. Por eso lo tienen tan difícil los pobres para comer. A ver quién es el guapo, o feo, que se mete en esa agua. Y los cocodrilos esperando que entre alguien a bañarse. Eso sí, pacientes sí que son. Hasta que dejan de serlo.


Las tortugas

Bonitas, lo que se dice bonitas no son las tortugas. Con esa cara que parecen el señor que salía en los billetes de 100 pesetas pero sin gafas. Que igual por eso van tan despacio, porque no ven una mierda y son muy precavidas. Y las tortugas marinas, también sin gafas, que así seguro que no ven nada de nada. ¿Habéis probado a bucear sin gafas y los ojos abiertos? Pues así les pasas a las tortugas.


¿La serpiente de cascabel?

¿No les podían haber dado otro instrumento? No te digo yo que le den un piano. Que ir cargando con él por el desierto no debe ser fácil. Pero al menos un violín, una guitarra… o una flauta que pesa poco. ¿Pero un cascabel? “Amos no me jodas”.  Pobres bichos, la turra que tienen que dar todo el día.


Pez martillo

¿Por qué? Que si se juntan con el pez sierra pueden montar un Ikea… Pero que tampoco veo yo mucha salida al tema debajo del mar.  Lo bonitos que son algunos peces, menos el rape, que es más feo que una nevera por detrás… Al menos el rape se puede comer, pero ¿Qué haces con un pez martillo? Que esos bichos son muy grandes y muy poco manejables para clavar cualquier cosa.


Medusas

Seguimos en el mar y a mí las medusas me dan mucha pena. No las quiere nadie. Bueno, sí las tortugas marinas sí que se las comen, pero debe ser porque tienen pocas cosas a mano. También es verdad que no se hacen querer. Cariñosas no son. Son bastante ariscas y no se dejan tocar ni nada. Dejaremos que se las sigan comiendo las tortugas.


Canguro

¿Sabías que marsupial significa en griego que tiene un bolsillo? Como las chaquetas, o los pantalones, pero en animales. Hay más bichos con bolsa, y mi queja es ¿Por qué no nos han hecho a nosotros con bolsa también? Que te vas a bañar y para guardar el tabaco o el móvil, pues a la bolsa. Que te cobran la bolsa en el Carrefour, pues lo echas en la marsupia (o como se llame el bolso de los canguros). Yo no le veo más que ventajas… y además es muy cuqui y te tapa la barriga cervecera.


La extraña pareja

¿Un oso hormiguero? No me quiero imaginar quién conquistó a quién. ¿El oso? ¿La hormiga? Porque el perro pastor… todavía, pero no veo yo cómo empezó aquella relación. Me imagino a los padres del oso, diciéndole que no les gusta esa chica para él… Y la madre hormiga explicándole lo de la semillita… No quiero ni pensarlo. Normal que el bicho se dé a la bebida.


Caballos

Ahora corre, ahora da un salto, ahora lleva gente desde Wisconsin hasta el otro lado del Mississippi. ¡Hasta los huevos tienen que estar los caballos! Que igual ni les apetece echar carreras entre ellos ni nada, que no son competitivos, ni les apetece saltar, ni ir a Wisconsin… ¡Que eso debe estar muy “retirao” de todas partes! Porque yo lo valgo :-)


Perro

Me sacas a mear cuando a ti te viene bien. Que llevo encerrado todo el día y ahora no quiero salir… Y además ¿Otra vez tengo que ir a por el puto palito? Paso, este me lo quedo.

No os extrañe que los gatos no os hagan caso y pasen de todo. Viendo cómo tratamos a otros animales… Mejor vamos a llevarnos bien.





Comentarios

  1. Cuanto he aprendido leyendo tu blog, el cascabel era algo muy buscado para ponérselo al gato, y claro, resulta que lo tienen las serpientes...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Gracias por leer el blog y dejarme un comentario!

Entradas populares de este blog

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


Yo os maldigo, jodíos móviles

No sé si os acordáis de Charlton Heston en El Planeta de los Simios en la escena final, más cabreao que una mona y “maldijiendo” a todos. Pues yo igual, maldigo a los móviles, que tienen la culpa de todo lo que sucede. Antes no había teléfonos inteligentes, ni siquiera un poco listos, y no pasaba lo que está pasando ahora. Si no, cómo os explicáis, que haya llegado Trump a ser Presidente. Pues por los móviles.

Y no sólo lo digo yo. También lo dicen los programas de la tele, y los de la radio y en los artículos de revistas y periódicos (por si no lo recuerdas, son esas cosas que venden en las tiendas con hojas… las lechugas, no, lo otro).

Pues eso, que lo dice todo el mundo. Todo el día nada más que “de mirar” el móvil y no hacemos otras cosas, no como antes que hacíamos…. por ejemplo… Dejadme pensar y ahora vengo.

¿Si pruebo con poesía aunque sea sólo un día?

En el blog he escrito sobre muchos temas. 6 años dan para muchas chorradas.  Cosas que me ocurren, otras que me podrían haber ocurrido, alguna que otra invención, noticias, entrevistas de actualidad, temas candentes (que vete tú a saber qué significa candente… Es algo sobre cómo cocinar los espaguetis para que queden perfectos ¿No?).

Pero nunca he escrito poesía. Jamás. Never, ever. Ni en el blog, ni en un cuaderno, ni ná de ná. Ni siquiera en el cole cuando me gustaba una niña (que se llamara Carlota, no ayudaba en las rimas), o en las puertas de los baños cuando era adolescente, que es cuando se escriben poesías con sentimiento.

Alguna vez tenía que ser la primera. Así que vamos a intentarlo, pero eso sí, no pidáis virguerías… No esperéis sonetos, romances, o versos enciclopédicos (o como quiera que se llamen los versos)… Eso sí, también prometo que no voy a tirar de rimas fáciles, usando el número 5 o con agua Bezoya y partes del cuerpo masculinas.

Dejadme que utilice algunas licenc…

Las cosas de la edad

Hace unos años un grupo llamado Modestia Aparte, también conocido como “molestia, aparta”, “cantaba” una canción llamada Cosas de la Edad. Digo “cantaba” y en el vídeo vais a entender por qué. No os perdáis la actitud del público y la voz melodiosa del “cantante”.
El caso es que las “personas humanas” nunca estamos contentos con lo que tenemos. Y entre las cosas que tenemos está lo de la edad y sus cosas. Si tenemos mucha edad queremos tener menos. Cuando tenemos pocos años, queremos tener más. Llega un momento en el que no queremos cumplir más, que incluso nos quitamos años. Un lío, ¿no? A ver si os explico bien lo de las edades del hombre, la mujer, la temporada otoño-invierno… Vamos allá. Tres meses, dos semanas, un día y un desayuno En el principio no hay años. La edad se cuenta en días, luego pasamos a semanas, meses… Que parecen condenas de la cárcel. Hay tiernos infantes que tienen 124 semanas y como no seas experto en matemáticas, no sabes si sigue en la cuna o está a punto de cas…

Carta del Ministerio de Hacienda y otras 9 cosas que dan más miedo que Halloween

Ya os conté hace mucho, mucho tiempo, cosas sobre el Jalogüín, y cómo se había puesto de moda lo de que la gente se disfrazara de calabazas, te metieran un truco, y que los niños hicieran tratos… Quizá no sea exactamente así, pero ya sabéis a lo que me refiero.
Cuando en España no había McDonalds, sí amigos, éramos un país muy pobre, y las hamburguesas se llamaban filetes rusos (lo único ruso que nos dejaban hacer en aquel entonces), la noche de Halloween no había disfraces ni truco, ni trato, ni hostias. Y el día siguiente a llevar flores al cementerio. No me digáis que no da mucho más miedo que plantar tres telarañas y vestirte de bruja piruja (siempre quise escribir lo de bruja piruja todo junto).

Y es que no hace falta que sea Halloween ni que vengan los americanos a decirte cuándo pasar miedo. Como si no tuviéramos nosotros nuestras cosas para cagarnos por la pata abajo (en el extranjero no tienen una expresión que describa el terror mejor que esta). ¿Quieres ejemplos de cosas que…