Ir al contenido principal

Cosas que no quieres ni oír, ni escuchar.

En estas fechas tan señaladas… Ya, ya sé que no estamos en Navidad, pero como vi al Rey el otro día en la tele, pues me he “liao”. He mezclado la navidad con el ácido “sulfídrico”, total que se está liando parda.


No, no te preocupes. ¡Quédate! Yo no voy a hablar del tema que estás pensando. Para eso están los políticos, que son los que deberían arreglar todo esto… Si es que quieren sentarse a hablar, y a escuchar, por que hablar, no han parado.


Vamos allá:

Oír y escuchar

Quiero comenzar por diferenciar. Y es que no es lo mismo oír que escuchar. Hay gente que oye, pero no escucha. Otros escuchan, pero nada, que no oyen. Otros escuchan y oyen, pero les entra por un oído y les sale por el otro. Y hay personas que oyen, escuchan, entienden, o hacen por entender, piensan, y luego ya eligen si dicen algo o no. Hay muchas variaciones y permutaciones de estos elementos (seguimos hablando de oír, escuchar, entender y demás… no es que llame elementos a los políticos, que también).



Y ahora que os he explicado la diferencia, vamos a mezclar las cosas que no me gusta oír, ni escuchar. Vaya vuelta de tuerca ¿eh?


Voy a ser breve

Estás viendo la tele, escuchando la radio o en una conferencia y alguien dice voy a ser breve, prepárate, ponte cómodo y reza lo que sepas porque va a ser lo más aburrido que te cuenten nunca…. Y no va a ser breve. O al menos se te va a hacer más largo que Pau Gasol subido a hombros de su hermano.


Volvemos en unos instantes

Seguimos escuchando la tele, o viendo la radio (que todo puede ser) y si no nos hemos dormido escuchando al “breve”, te dicen, la famosa frase para dar paso a la publicidad. Y los instantes son eternos, te da tiempo a hacer la cena, poner dos lavadoras, dormir a los niños (si no los tienes, también te da tiempo a ponerte a ello) y sigue la publicidad. Cuando vuelve la película te tienen que poner aquello de “priviusly” o “en capítulos anteriores” para que te recuerden qué estabas viendo.



Seré sincero

Cada vez que lo oigo o lo escucho o percibo, o… El caso es que es que cuando alguien lo dice, me enciendo. ¿Qué pasa que el resto del tiempo no has sido sincero? ¿Desde cuándo has estado engañándome? Cuándo ibas a decirme la verdad? Igual estoy exagerando un poco… o quizá no.


No es por criticar pero…

Suele ir acompañado por un “no me gusta criticar”, y sí, el que te lo dice le encanta criticar. Además, ya sabéis la teoría de todo lo que va antes del pero, no sirve de nada. Te quiero pero… como amigo… (es sólo un ejemplo, no te quiere, y tampoco como amigo).  Me imagino a los de los programas del corazón empezando todas las frases diciendo lo de no es por criticar, pero otra vez se ha divorciado esta… o qué mal gusto tiene este otro para vestir, o qué feos son todos los novios de tal actriz… Pero no les gusta criticar…


Yo siempre voy de frente

No es que no me guste que la gente vaya de frente. De hecho creo que es mucho más práctico que andar para atrás, o de lado. A lo que me refiero es que los que suelen decir eso, es que te van a soltar cualquier burrada, sin que les hayas pedido opinión, porque ellos son así, les gusta decir las verdades. Y eso estaría bien si también aceptaran que les dijéramos que hay gente que no quiere oír o escuchar la verdad, y toda la verdad y nada más que la verdad. Son los de “pues te estás poniendo un poco ternasco…” o “esa falda no te sienta nada bien,  José Antonio…” ¡Déjale a Jose Antonio que se ponga falda o se ponga ternasco!


Lo sé de buena tinta

Ni lo saben, ni es buena tinta, ni ná de ná. Y qué tiene que ver la tinta con lo que se escribe con ella. Porque mira si es buena la tinta de las impresoras, o al menos debería por el precio que tienen y hay gente que escribe cada cosa… Otros, sin embargo, escriben con la gorra…


¡Señor!

Una de las cosas peores es que te llamen señor. ¡Eh, señor! ¡Deja pasar al señor! No es que prefiera que me confundan de sexo y me llamen señora. Y que te lo digan niños bueno, que para ellos son señores los de 14 años, ¿Pero gente mayor? Si te deja pasar una señora en la cola del supermercado, ahí ya sí que te tienes que preocupar. Estás muy mayor y muy mal conservado. Que tienes peor aspecto que la nevera de un divorciado.


Tengo confianza plena

Esto necesita contexto. Si ves a un presidente de fútbol decir. “Tengo confianza plena en este entrenador”, sabes que el entrenador tiene menos futuro que un vídeo Beta.


¿Estoy guapa?

En realidad no es que odie la frase, sino lo que viene después. La reacción una vez contestes. Porque digas lo que digas la respuesta es incorrecta. “Tienes el derecho a guardar silencio. Cualquier cosa que diga puede y será usada en su contra en un tribunal de justicia. Tiene el derecho de hablar con un abogado y que un abogado esté presente durante cualquier interrogatorio. Si no puede pagar un abogado, se le asignará uno pagado por el gobierno. ¿Le han quedado claro los derechos previamente mencionados?". Lo mejor es salir corriendo. 


Hay muchas más cosas que no me gusta oír, como el despertador, a los comentaristas deportivos cuando le marcan un gol a tu equipo, una tiza chirriando en una pizarra, un tenedor en el plato y sobre todo, la Tuna, no puedo evitarlo. Y si ya los veo, peor todavía. No me gusta la Tuna, nada, ni siquiera La Tuna Turner… ya me callo, lo prometo.





Comentarios

  1. Pues es verdad, cada vez nos gusta menos escuchar, la mezcla de tantos elementos...es inaguantable. Mejor reírnos con éste blog.

    ResponderEliminar
  2. Yo pondría también: ¡¡A ver que me dices..!! que te diría un listillo sabelotodo nada más empezar a decirle algo interesante, por lo menos, para mi. El blog, estupendo, como siempre.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Gracias por leer el blog y dejarme un comentario!

Entradas populares de este blog

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


Yo os maldigo, jodíos móviles

No sé si os acordáis de Charlton Heston en El Planeta de los Simios en la escena final, más cabreao que una mona y “maldijiendo” a todos. Pues yo igual, maldigo a los móviles, que tienen la culpa de todo lo que sucede. Antes no había teléfonos inteligentes, ni siquiera un poco listos, y no pasaba lo que está pasando ahora. Si no, cómo os explicáis, que haya llegado Trump a ser Presidente. Pues por los móviles.

Y no sólo lo digo yo. También lo dicen los programas de la tele, y los de la radio y en los artículos de revistas y periódicos (por si no lo recuerdas, son esas cosas que venden en las tiendas con hojas… las lechugas, no, lo otro).

Pues eso, que lo dice todo el mundo. Todo el día nada más que “de mirar” el móvil y no hacemos otras cosas, no como antes que hacíamos…. por ejemplo… Dejadme pensar y ahora vengo.

Empanaos sin fronteras

Antes de nada vamos con la definición de empanao. Es muy probable que seas uno de ellos y no lo sepas. Es como los zombis, que no lo saben, como no tienen televisión ni van al cine... O los cansinos, que no se dan cuenta que lo son. La RAE recoge empanada mental como confusión de ideas, pero no define el término empanao.

No es aquel que está recubierto de pan rallado y huevo antes de realizar una fritura con aceite o estas guarrerías que hacen algunos con la mantequilla. Seguimos hablando de la cocina y freír cosas, que ya os veo venir y empezáis a imaginar a gente usando mantequilla para…. Paro que si no os lo estábais imaginando, ya os doy ideas. El caso es que un empanao es el que no se entera, el que está distraído, que está más pallá que pacá (esta definición no es la más técnica, pero es la que más se acerca a la definición real).

Y hay empanaos en todas partes del mundo. Aquí no hay discriminación por sexo, raza, religión, credo o avemaría cuando serás mía. ¿Pero cómo reconocerl…

¿Has visto las noticias? ¿Las de dónde?

Según el mundo en el que vivas puede que las noticias más importantes sean que Cristiano Ronaldo se ha “enfurruñao” con sus compañeros. O que Isabel Pantoja sale de la cárcel. Que a Paquirrín, Pantojín Jr,  habría que meterle en la cárcel por la música que hace, y que la próxima semana seguiremos hablando del gobierno.


Pero en otros mundos, que también los hay, no saben si Paquirrín es el próximo Presidente. Si les dicen que Cristiano Ronaldo está en la cárcel, no sabrán de quién le hablamos y no les extrañaría que Pantoja fuera la máxima goleadora de la liga de fútbol, o participará en las próximas Olimpiadas o si se ha “enfurruñao”.

Las noticias que, como ahora se dice, hacen arder las redes, puede que no merezcan ni una línea en “The Country” (El País en Estados Unidos) o un comentario en “The Reason” (La Razón de UK)y ni siquiera dirán nada en “Antenna Three” de Australia. Mejor te cuento algunos ejemplos

¿Si pruebo con poesía aunque sea sólo un día?

En el blog he escrito sobre muchos temas. 6 años dan para muchas chorradas.  Cosas que me ocurren, otras que me podrían haber ocurrido, alguna que otra invención, noticias, entrevistas de actualidad, temas candentes (que vete tú a saber qué significa candente… Es algo sobre cómo cocinar los espaguetis para que queden perfectos ¿No?).

Pero nunca he escrito poesía. Jamás. Never, ever. Ni en el blog, ni en un cuaderno, ni ná de ná. Ni siquiera en el cole cuando me gustaba una niña (que se llamara Carlota, no ayudaba en las rimas), o en las puertas de los baños cuando era adolescente, que es cuando se escriben poesías con sentimiento.

Alguna vez tenía que ser la primera. Así que vamos a intentarlo, pero eso sí, no pidáis virguerías… No esperéis sonetos, romances, o versos enciclopédicos (o como quiera que se llamen los versos)… Eso sí, también prometo que no voy a tirar de rimas fáciles, usando el número 5 o con agua Bezoya y partes del cuerpo masculinas.

Dejadme que utilice algunas licenc…