Ir al contenido principal

Cosas que no quieres ni oír, ni escuchar.

En estas fechas tan señaladas… Ya, ya sé que no estamos en Navidad, pero como vi al Rey el otro día en la tele, pues me he “liao”. He mezclado la navidad con el ácido “sulfídrico”, total que se está liando parda.


No, no te preocupes. ¡Quédate! Yo no voy a hablar del tema que estás pensando. Para eso están los políticos, que son los que deberían arreglar todo esto… Si es que quieren sentarse a hablar, y a escuchar, por que hablar, no han parado.


Vamos allá:

Oír y escuchar

Quiero comenzar por diferenciar. Y es que no es lo mismo oír que escuchar. Hay gente que oye, pero no escucha. Otros escuchan, pero nada, que no oyen. Otros escuchan y oyen, pero les entra por un oído y les sale por el otro. Y hay personas que oyen, escuchan, entienden, o hacen por entender, piensan, y luego ya eligen si dicen algo o no. Hay muchas variaciones y permutaciones de estos elementos (seguimos hablando de oír, escuchar, entender y demás… no es que llame elementos a los políticos, que también).



Y ahora que os he explicado la diferencia, vamos a mezclar las cosas que no me gusta oír, ni escuchar. Vaya vuelta de tuerca ¿eh?


Voy a ser breve

Estás viendo la tele, escuchando la radio o en una conferencia y alguien dice voy a ser breve, prepárate, ponte cómodo y reza lo que sepas porque va a ser lo más aburrido que te cuenten nunca…. Y no va a ser breve. O al menos se te va a hacer más largo que Pau Gasol subido a hombros de su hermano.


Volvemos en unos instantes

Seguimos escuchando la tele, o viendo la radio (que todo puede ser) y si no nos hemos dormido escuchando al “breve”, te dicen, la famosa frase para dar paso a la publicidad. Y los instantes son eternos, te da tiempo a hacer la cena, poner dos lavadoras, dormir a los niños (si no los tienes, también te da tiempo a ponerte a ello) y sigue la publicidad. Cuando vuelve la película te tienen que poner aquello de “priviusly” o “en capítulos anteriores” para que te recuerden qué estabas viendo.



Seré sincero

Cada vez que lo oigo o lo escucho o percibo, o… El caso es que es que cuando alguien lo dice, me enciendo. ¿Qué pasa que el resto del tiempo no has sido sincero? ¿Desde cuándo has estado engañándome? Cuándo ibas a decirme la verdad? Igual estoy exagerando un poco… o quizá no.


No es por criticar pero…

Suele ir acompañado por un “no me gusta criticar”, y sí, el que te lo dice le encanta criticar. Además, ya sabéis la teoría de todo lo que va antes del pero, no sirve de nada. Te quiero pero… como amigo… (es sólo un ejemplo, no te quiere, y tampoco como amigo).  Me imagino a los de los programas del corazón empezando todas las frases diciendo lo de no es por criticar, pero otra vez se ha divorciado esta… o qué mal gusto tiene este otro para vestir, o qué feos son todos los novios de tal actriz… Pero no les gusta criticar…


Yo siempre voy de frente

No es que no me guste que la gente vaya de frente. De hecho creo que es mucho más práctico que andar para atrás, o de lado. A lo que me refiero es que los que suelen decir eso, es que te van a soltar cualquier burrada, sin que les hayas pedido opinión, porque ellos son así, les gusta decir las verdades. Y eso estaría bien si también aceptaran que les dijéramos que hay gente que no quiere oír o escuchar la verdad, y toda la verdad y nada más que la verdad. Son los de “pues te estás poniendo un poco ternasco…” o “esa falda no te sienta nada bien,  José Antonio…” ¡Déjale a Jose Antonio que se ponga falda o se ponga ternasco!


Lo sé de buena tinta

Ni lo saben, ni es buena tinta, ni ná de ná. Y qué tiene que ver la tinta con lo que se escribe con ella. Porque mira si es buena la tinta de las impresoras, o al menos debería por el precio que tienen y hay gente que escribe cada cosa… Otros, sin embargo, escriben con la gorra…


¡Señor!

Una de las cosas peores es que te llamen señor. ¡Eh, señor! ¡Deja pasar al señor! No es que prefiera que me confundan de sexo y me llamen señora. Y que te lo digan niños bueno, que para ellos son señores los de 14 años, ¿Pero gente mayor? Si te deja pasar una señora en la cola del supermercado, ahí ya sí que te tienes que preocupar. Estás muy mayor y muy mal conservado. Que tienes peor aspecto que la nevera de un divorciado.


Tengo confianza plena

Esto necesita contexto. Si ves a un presidente de fútbol decir. “Tengo confianza plena en este entrenador”, sabes que el entrenador tiene menos futuro que un vídeo Beta.


¿Estoy guapa?

En realidad no es que odie la frase, sino lo que viene después. La reacción una vez contestes. Porque digas lo que digas la respuesta es incorrecta. “Tienes el derecho a guardar silencio. Cualquier cosa que diga puede y será usada en su contra en un tribunal de justicia. Tiene el derecho de hablar con un abogado y que un abogado esté presente durante cualquier interrogatorio. Si no puede pagar un abogado, se le asignará uno pagado por el gobierno. ¿Le han quedado claro los derechos previamente mencionados?". Lo mejor es salir corriendo. 


Hay muchas más cosas que no me gusta oír, como el despertador, a los comentaristas deportivos cuando le marcan un gol a tu equipo, una tiza chirriando en una pizarra, un tenedor en el plato y sobre todo, la Tuna, no puedo evitarlo. Y si ya los veo, peor todavía. No me gusta la Tuna, nada, ni siquiera La Tuna Turner… ya me callo, lo prometo.





Comentarios

  1. Pues es verdad, cada vez nos gusta menos escuchar, la mezcla de tantos elementos...es inaguantable. Mejor reírnos con éste blog.

    ResponderEliminar
  2. Yo pondría también: ¡¡A ver que me dices..!! que te diría un listillo sabelotodo nada más empezar a decirle algo interesante, por lo menos, para mi. El blog, estupendo, como siempre.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Gracias por leer el blog y dejarme un comentario!

Entradas populares de este blog

¡Qué haríamos sin vosotras! 10 cosas que existen gracias a las mujeres

¡Menuda historia! ¡Qué injusta ha sido con las mujeres! Los historiadores venga a hablar de señores que han hecho poco, tirando a nada. Por ejemplo, la de reyes que hay en los libros de historia. Todos con el mismo nombre, pero con su numerito (como las señoras mayores en el mercado… cuando no se cuelan). Felipe I, II, III, VI (el del Atleti Ortiz) y González (no es rey pero vive mejor que ellos), o Papas... Hay hasta 16 Benedictos y 23 Juanes... ¿Y las mujeres qué? ¿Cuántas Juanas famosas hay? Sólo dos. Una que terminó loca del todo y la otra, la del arco (y sin flechas), quemada en la hoguera. Qué malamente se portan con las mujeres.

Como os iba diciendo, no se ha dado importancia al papel de la mujer en la historia. Han pasado de vosotras completamente. Si no fuera por las mujeres, el mundo sería muy distinto. Y no es sólo con vuestro papel de madres, que también. Es mucho más que eso. Y como alcalde vuestro que soy, os voy a dar la explicación que os debo.


Imaginad por un momento qu…

10 cosas positivas de la caída de Whatsapp

¿No hay guasap? ¿Ni Instagram? ¿Qué se ha caído Facebook? ¿Desde muy alto? ¿Se ha roto? Es muy posible que vivas en otro planeta y no te hayas enterado de que la semana pasada Facebook, Messenger, Instagram y WhatsApp tuvieron algún problemilla durante unas horas. La gente entró en pánico. Hubo familias que no pudieron ver el último vídeo del nieto tirando los macarrones. ¿Cómo sabremos ahora si toda esa gente que publica fotos de comida está viva? Personas que no pudieron criticar al partido al que nunca votarán… Incluso alguno tuvo que hablar, ¡en persona! con sus amigos. Pensaréis que exagero, pero hubo gente que descubrió cómo funcionaba un libro. Que en su casa vivía más gente, sí, personas humanas, incluso que se puede vivir sin tener que contestar en menos de un minuto a ese mensaje poniendo jajajaja (los hay que ponen ajajajaj y no se sabe si están riendo o ahogándose). Es mejor pensar en positivo, nunca en negativo. No hay necesidad de pasar un mal rato. Y como todo tiene su pa…

Estar malito no es estar o cosas que pasan cuando estás enfermito

Dicen que el cuerpo humano es muy sabio. No sé en qué se basan, pero hay gente muy lista que lo dice y tampoco es plan de empezar el año (por cierto ¡Feliz 2016!) llevando la contraria a la gente. Pues debe ser el cuerpo de los demás, porque lo que es el mío no es muy listo que se diga. ¿Pues no va y se pone malo en vacaciones? En plenas Navidades, cuando más rico está todo, y te pones hasta arriba de turrón, mazapán, y bolitas de anís (como el ratón de Susanita).
Y es que estar malito no es estar. Como la canción de Sergio Dalma. Y cuando te encuentras mal se te pone la misma voz que al cantante de canciones musicales. Ronca, muy ronca. Pero no tienes ganas de cantar, ni de bailar pegado, ni despegado, ni ná de ná.

Y es que una navidad sin un constipado, una pequeña gripe, una indigestión, resaca o aunque sea un padrastro, no es Navidad. ¿No os habéis fijado que en le tele sólo había anuncios de colonia o de medicinas? Casi todas para gente con la nariz tapada. La colonia para oler b…

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


10 superpoderes que me gustaría tener

Hace tiempo os decía que no me gustan los superhéroes. Sigo en mis trece. No me gustan. Ni ellos, ni sus películas, ni sus series de televisión, ni los cómiz (sí, lo escribo como suena, ¿qué pasa?), ni sus trajes, ni sus problemas y movidas. Que todos tenemos problemas y no vamos disfrazados de mamarrachos por la calle… ¿o sí?

Sinencambio (también se escribe como suena… mal, pero así suena), sí me gustaría tener algunos de sus superpoderes. Y no, seguro que no acertáis con mis preferidos.
Estoy convencido de que todo el mundo diría que le gustaría volar (pues no hace frío arriba), o ser invisible (y nada más que los utilizaríais para hacer maldades o ver a la gente sin ropa ni nada) o tener la fuerza de los mares, o el ímpetu del viento (creo que me estoy confundiendo de canción).

¿Quieres saber qué superpoderes me pido? Vamos allá.

San Patricio ¿Por qué?

No era irlandés, no se llamaba Patricio y los méritos que se le atribuyen tampoco están muy claros. Nació en Escocia, se llamaba Maewyn y lo de expulsar a las serpientes de la verde Irlanda… hummm. Es como si a San Isidro le atribuyéramos que expulsó a los canguros de Madrid, a San Fermín que no haya llamas en Pamplona o a San Mamés que hayan desaparecido los diablos de Tasmania de la ría de Bilbao.
¡Empezamos bien!  De verdad que no tengo nada en contra de este hombre. Es más, incluso me cae bien, como casi todos los santos, sobre todo si en su día es festivo.  No he tenido el gusto de conocerle, y me parece estupendo que sea un día dedicado para darse a la bebida (como los peces del Villancico, los irlandeses beben y beben y vuelven a beber… y no sólo durante San Patricio), pero creo que nos estamos pasando con la celebración.  Es una de las fiestas más internacionales del mundo y se me ocurre porqué.  Básicamente consiste en hacer un desfile con gente vestida de verde y beber (alco…