Ir al contenido principal

Animaladas y perrerías (II), el “retonno”

La semana pasada os contábamos lo injusto que es el mundo con algunos animales. Entre las cosas que les hacemos, y las cosas con las que vienen ya de serie, pues lo pasan muy malamente.


Vamos con la segunda parte, el “retonno”. ¿Preparados? ¿Listos? ¡Allá vamos!


No les vistas, ellos nunca lo harían

¿Qué es eso de poner ropa a los animales? Y algunos hasta les disfrazarán para celebrar “jalogüin. ¿No habéis visto con la cara que te miran cuando llevan esos vestiditos? Si parece que estuvieran diciendo, ¡Quítame esto ya! No me saques así a la calle. Y no me vale lo de vestirle de marca, ni ropa de diseño… Yo tampoco me pondría nada que Agatha Ruiz de la Prada… A ver si tienes cojones de ponerle un chalequito a un cocodrilo (vivo) o un pantalón pitillo a un oso polar… Con los pobres perros sí que nos atrevemos…


No juzgaré a los animales

Está muy feo eso de estar todo el día juzgando a los animales. Que si las hienas son desagradables y se ríen… también lo son los políticos y los tenemos patrocinaos. Por lo menos las hienas comen lo que hay por la selva. Igual habría que dejar a los políticos en la selva un tiempo a ver cómo se apañan… ¿Te imaginas a Rajoy vestido como Tarzán?


Más prejuicios

Hablando de políticos, ¿Qué me decís de los perezosos? Que igual ese bicho no es perezoso ni nada, sino que tiene su propio ritmo, o que está pensando en sus cosas y nosotros ahí intentando estresarle. ¿Le habéis preguntado cómo se siente? Es que es muy fácil juzgar a los demás… Como decía un filósofo, antes de ponerte los zapatos de uno, anda unos 50 kilómetros con sus pies… O algo así. El caso es que está muy feo reírse de los perezosos (ya hemos dejado de hablar de Rajoy… que igual no te habías dado cuenta).


¿Por qué no les enseñamos cosas útiles?

Habéis visto esos espectáculos de loros o cacatúas montando en bici ¿no? ¡Pero que c#€/!!. ¿Cuándo van a necesitarlo? ¡¡Que son bichos que vuelan!!! Que no van a correr el Tour… Que van más deprisa ellos solos sin que se monten en esas mierdas de bici que les dan en los zoos… ¡Dales una moto, o algo que no tengan que hacer esfuerzo!


¿Y si dejamos de quitarles sus cosas?

¿A nadie más le parece muy feo que les quitan cosas a los bichos? Que si a uno le quitas la leche, a otro la lana, y al otro la mantequilla para toda la semana… ¿Y las ostras? Están ahí las ostras tan tranquilas debajo del mar, matarile (que ya me diréis qué significa eso) y vamos nosotros a quitarles la perla. Con lo redondas que les salen. Lo de comértelas, tiene un pase (las ostras, no las perlas)… y sobre todo si las ostras son la marca Pedrín J


Dietas

Otra cosa que hacemos mucho es criticar las dietas de los animales. Que si uno come insectos, otro se carga a pobres cervatillos, otros se comen las sobras de lo que dejan otros… El caso es que ninguno tiene una dieta equilibrada. Mira las vacas, tan veganas ellas, que no comen ni carne roja, ni bollería industrial y están gordas… Así les pasa, que algunas se vuelven locas.


Gastando energía a lo loco

¿Sabías que el colibrí gasta casi toda su energía batiendo las alas mientras se alimenta? Que también son ansiosos estos pájaros. ¿No es más fácil sentarse tranquilamente y comer como es debido? Agonías, que sois unos agonías. Menos mal que siempre hay alguno que medita las cosas.


Creo que ya os he dado suficientes ejemplos para ver que la naturaleza se ha portado muy mal con algunos animales. Y que hay personas que son muy animales, pero esa es otra historia.

De todas maneras me quedan muchas preguntas sobre este tema, como por ejemplo:
  •  ¿De qué religión es la mantis religiosa. ¿Es católica? ¿O depende de la zona en la que haya crecido? ¿Hay mantis ateas?
  •   Si  un búho se mueve mucho, ¿Es el búho dinámico?

  • ¿No podrían variar un poco la receta las abejas?¿No se hartan de tanta miel? Podrían probar con Nocilla, flan o arroz con leche.


  • Por cierto ¿Cómo se elige a la reina? ¿Cómo votan para ver a quién le toca? O es como el resto de reyes, que no hay elecciones, ni nada.


  •  ¿Hay animal menos ergonómico que el camello? No sé porque la gente se sigue empeñando en sentarse encima si el animal ya viene de serie para que no se le suban.

  •  ¿Al final volvieron las oscuras golondrinas a tu balcón sus nidos a colgar? Es que con el trajín que llevan de un lado para otro, nunca se sabe.

  •  ¿Cómo sabe la paloma mensajera a quién tiene que entregar el mensaje?
  • Y lo más importante. ¿Quién ganó? ¿Los tigres o los leones? ¿Quiénes fueron los campeones?

A ver si alguien se hace cargo de todo esto cuanto antes. Tiene que haber algún responsable ¿no? ¿Alguien ha tomado nota?


Bueno, pues ahora a esperar a que esto se solucione… Pero con paciencia, como los perezosos, sin estresarnos. 


Comentarios

Entradas populares de este blog

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


Yo os maldigo, jodíos móviles

No sé si os acordáis de Charlton Heston en El Planeta de los Simios en la escena final, más cabreao que una mona y “maldijiendo” a todos. Pues yo igual, maldigo a los móviles, que tienen la culpa de todo lo que sucede. Antes no había teléfonos inteligentes, ni siquiera un poco listos, y no pasaba lo que está pasando ahora. Si no, cómo os explicáis, que haya llegado Trump a ser Presidente. Pues por los móviles.

Y no sólo lo digo yo. También lo dicen los programas de la tele, y los de la radio y en los artículos de revistas y periódicos (por si no lo recuerdas, son esas cosas que venden en las tiendas con hojas… las lechugas, no, lo otro).

Pues eso, que lo dice todo el mundo. Todo el día nada más que “de mirar” el móvil y no hacemos otras cosas, no como antes que hacíamos…. por ejemplo… Dejadme pensar y ahora vengo.

¿Si pruebo con poesía aunque sea sólo un día?

En el blog he escrito sobre muchos temas. 6 años dan para muchas chorradas.  Cosas que me ocurren, otras que me podrían haber ocurrido, alguna que otra invención, noticias, entrevistas de actualidad, temas candentes (que vete tú a saber qué significa candente… Es algo sobre cómo cocinar los espaguetis para que queden perfectos ¿No?).

Pero nunca he escrito poesía. Jamás. Never, ever. Ni en el blog, ni en un cuaderno, ni ná de ná. Ni siquiera en el cole cuando me gustaba una niña (que se llamara Carlota, no ayudaba en las rimas), o en las puertas de los baños cuando era adolescente, que es cuando se escriben poesías con sentimiento.

Alguna vez tenía que ser la primera. Así que vamos a intentarlo, pero eso sí, no pidáis virguerías… No esperéis sonetos, romances, o versos enciclopédicos (o como quiera que se llamen los versos)… Eso sí, también prometo que no voy a tirar de rimas fáciles, usando el número 5 o con agua Bezoya y partes del cuerpo masculinas.

Dejadme que utilice algunas licenc…

Las cosas de la edad

Hace unos años un grupo llamado Modestia Aparte, también conocido como “molestia, aparta”, “cantaba” una canción llamada Cosas de la Edad. Digo “cantaba” y en el vídeo vais a entender por qué. No os perdáis la actitud del público y la voz melodiosa del “cantante”.
El caso es que las “personas humanas” nunca estamos contentos con lo que tenemos. Y entre las cosas que tenemos está lo de la edad y sus cosas. Si tenemos mucha edad queremos tener menos. Cuando tenemos pocos años, queremos tener más. Llega un momento en el que no queremos cumplir más, que incluso nos quitamos años. Un lío, ¿no? A ver si os explico bien lo de las edades del hombre, la mujer, la temporada otoño-invierno… Vamos allá. Tres meses, dos semanas, un día y un desayuno En el principio no hay años. La edad se cuenta en días, luego pasamos a semanas, meses… Que parecen condenas de la cárcel. Hay tiernos infantes que tienen 124 semanas y como no seas experto en matemáticas, no sabes si sigue en la cuna o está a punto de cas…

Carta del Ministerio de Hacienda y otras 9 cosas que dan más miedo que Halloween

Ya os conté hace mucho, mucho tiempo, cosas sobre el Jalogüín, y cómo se había puesto de moda lo de que la gente se disfrazara de calabazas, te metieran un truco, y que los niños hicieran tratos… Quizá no sea exactamente así, pero ya sabéis a lo que me refiero.
Cuando en España no había McDonalds, sí amigos, éramos un país muy pobre, y las hamburguesas se llamaban filetes rusos (lo único ruso que nos dejaban hacer en aquel entonces), la noche de Halloween no había disfraces ni truco, ni trato, ni hostias. Y el día siguiente a llevar flores al cementerio. No me digáis que no da mucho más miedo que plantar tres telarañas y vestirte de bruja piruja (siempre quise escribir lo de bruja piruja todo junto).

Y es que no hace falta que sea Halloween ni que vengan los americanos a decirte cuándo pasar miedo. Como si no tuviéramos nosotros nuestras cosas para cagarnos por la pata abajo (en el extranjero no tienen una expresión que describa el terror mejor que esta). ¿Quieres ejemplos de cosas que…