Ir al contenido principal

No me saludes, que no te veo

Para los jovenzuelos hay que explicar que hace unos años se estrenó una película que en España se titulaba No me chilles que no te veo. Digo en España porque en otros países era sordos, ciegos y locos.


El otro día escuchaba en la radio una noticia sobre una… Mejor que lo leáis vosotros mismos.


Podría parar aquí y no escribir nada más. No hace falta. Pero hay cosas que no se pueden evitar. Allá vamos.
Preguntas inevitables que no puedo evitar
  • ¿No era más fácil fingir ser sorda?
  • ¿Qué clase de vecinos tenía esa mujer que no eran nada “saludables”?
  • ¿No le contó nadie que los ciegos oyen?
  • ¿Nadie se dio cuenta de que veía? ¿No tenía amigos ni familiares?
  • ¿No sospechó nadie de una persona que no pisó un charco en 28 años siendo ciega? ¿Y aunque no seas ciega? 


No estás sola

Que no es la primera persona ni la última que finge una enfermedad, todos conocemos al que tenía gripe cuando había exámenes, al que se le moría un abuelo para no ir a trabajar, o el que le surgía un viaje para no quedar a comer con los padres de ella… 


Excusas sin fronteras

El mundo de las excusas no tiene fronteras, los perros extranjeros también se comen los deberes de los niños chinos, accidentes de tráfico en el Polo Norte evitan que llegues a tiempo (en el sur también), enfermedades que vienen cuando menos te lo esperas… (hay enfermedades que llegan cuando más las necesitas)


¡Qué rabia! No puedo hacer gimnasia

Todos teníamos aquel compañero de clase que no podía hacer gimnasia por cualquier motivo. Tenía asma, o las piernas no le llegaban al suelo y no podía saltar, odiaba saltar el potro y el médico le había prohibido acercarse a los animales… Cualquier cosa era buena para saltarse la clase. Pues ese mismo ahora es el campeón del Ultramaratón Challenge Superman Advanced Premium (no sigo que ya habréis pillado la idea), y recorre el mundo trota que te trota, y nada 50 kilómetros y va en bici del Polo Sur al Norte y es siete veces más fuerte que tú y veloz… y siempre está de buen humor. 


Estoy muy malito

Siempre enferman cuando hay que hacer algo que no les gusta. Y tosen, y tienen una fiebre altísima (más de 50 grados centrífugos) y vuelven a toser, y les entran escalofríos. Suele coincidir con exámenes, visitas familiares, salir con gente, reuniones de vecinos… Si al final era buena idea lo de ser ciego…


¡Siéntese por favor!

En el metro hay gente que finge estar embarazada (ser hombre y tener la barba más poblada que China e India no es motivo para que no te cedan el sitio). Otros se echan años encima para que les dejen sentarse, o les entra una cojera transitoria….



¡Qué cojera más tonta!

¿Quién no ha fingido una cojera alguna vez? Los futbolistas lo hacen para justificar que han fallado un penalti, los atletas para no ganar una carrera, no ir a clase de gimnasia, no salir a correr con el vecino runner… El caso es que no puedo andar, imposible, ¡Qué rabia!


¿Qué? ¡¡No te oigo!!

Lo que viene siendo hacerse el sueco. Nada, que no oigo. Y mira que pongo atención a lo que me dicen, pero nada. Imposible. La sordera puede curarse si comienzan a insultarte… o cuentan algo que te interesa de verdad.


Más abuelos que en una residencia

¿No conoces a gente que ha ido a los entierros de sus cuarenta abuelas, sus 120 tías, y tiene primos en el pueblo que tienen menos suerte que la familia Kennedy? Y no falta a ninguna misa, ni entierro, funerales o lo que haga falta para justificar que no puede hacer otra cosa… Y claro, no les puedes pedir el justificante porque queda mal, pero cuando ya es el quinto abuelo que se le muere en un mes, comienzas a sospechar.


Acompañar al médico

No irías al médico para ti en la vida, pero eso sí, puedes ir con tu vecino que se ha puesto muy malito, o con tu abuelo (el que falleció hace poco) y parece que va algo mejor pero tiene una revisión, o vas con tu hijo el pequeño. Todo muy normal si no fuera porque no tienes hijo pequeño… ni mayor.


Hay muchas más excusas que utilizar cuando necesitas librarte de algo. A lo mejor no hace falta ir tan  lejos como la señora que odiaba a sus vecinos Probablemente hubiera sido más fácil cambiar de piso, y de vecinos, o hacerse la sorda… Mejor no damos ideas, ahora que sabemos que nos puede leer.




 Basta de excusas :-)  


Comentarios

  1. Si. El disimular para no saludar según a quién es un arte, o una artimaña? Leamos con atención.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Gracias por leer el blog y dejarme un comentario!

Entradas populares de este blog

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


Yo os maldigo, jodíos móviles

No sé si os acordáis de Charlton Heston en El Planeta de los Simios en la escena final, más cabreao que una mona y “maldijiendo” a todos. Pues yo igual, maldigo a los móviles, que tienen la culpa de todo lo que sucede. Antes no había teléfonos inteligentes, ni siquiera un poco listos, y no pasaba lo que está pasando ahora. Si no, cómo os explicáis, que haya llegado Trump a ser Presidente. Pues por los móviles.

Y no sólo lo digo yo. También lo dicen los programas de la tele, y los de la radio y en los artículos de revistas y periódicos (por si no lo recuerdas, son esas cosas que venden en las tiendas con hojas… las lechugas, no, lo otro).

Pues eso, que lo dice todo el mundo. Todo el día nada más que “de mirar” el móvil y no hacemos otras cosas, no como antes que hacíamos…. por ejemplo… Dejadme pensar y ahora vengo.

Empanaos sin fronteras

Antes de nada vamos con la definición de empanao. Es muy probable que seas uno de ellos y no lo sepas. Es como los zombis, que no lo saben, como no tienen televisión ni van al cine... O los cansinos, que no se dan cuenta que lo son. La RAE recoge empanada mental como confusión de ideas, pero no define el término empanao.

No es aquel que está recubierto de pan rallado y huevo antes de realizar una fritura con aceite o estas guarrerías que hacen algunos con la mantequilla. Seguimos hablando de la cocina y freír cosas, que ya os veo venir y empezáis a imaginar a gente usando mantequilla para…. Paro que si no os lo estábais imaginando, ya os doy ideas. El caso es que un empanao es el que no se entera, el que está distraído, que está más pallá que pacá (esta definición no es la más técnica, pero es la que más se acerca a la definición real).

Y hay empanaos en todas partes del mundo. Aquí no hay discriminación por sexo, raza, religión, credo o avemaría cuando serás mía. ¿Pero cómo reconocerl…

¿Has visto las noticias? ¿Las de dónde?

Según el mundo en el que vivas puede que las noticias más importantes sean que Cristiano Ronaldo se ha “enfurruñao” con sus compañeros. O que Isabel Pantoja sale de la cárcel. Que a Paquirrín, Pantojín Jr,  habría que meterle en la cárcel por la música que hace, y que la próxima semana seguiremos hablando del gobierno.


Pero en otros mundos, que también los hay, no saben si Paquirrín es el próximo Presidente. Si les dicen que Cristiano Ronaldo está en la cárcel, no sabrán de quién le hablamos y no les extrañaría que Pantoja fuera la máxima goleadora de la liga de fútbol, o participará en las próximas Olimpiadas o si se ha “enfurruñao”.

Las noticias que, como ahora se dice, hacen arder las redes, puede que no merezcan ni una línea en “The Country” (El País en Estados Unidos) o un comentario en “The Reason” (La Razón de UK)y ni siquiera dirán nada en “Antenna Three” de Australia. Mejor te cuento algunos ejemplos

¿Si pruebo con poesía aunque sea sólo un día?

En el blog he escrito sobre muchos temas. 6 años dan para muchas chorradas.  Cosas que me ocurren, otras que me podrían haber ocurrido, alguna que otra invención, noticias, entrevistas de actualidad, temas candentes (que vete tú a saber qué significa candente… Es algo sobre cómo cocinar los espaguetis para que queden perfectos ¿No?).

Pero nunca he escrito poesía. Jamás. Never, ever. Ni en el blog, ni en un cuaderno, ni ná de ná. Ni siquiera en el cole cuando me gustaba una niña (que se llamara Carlota, no ayudaba en las rimas), o en las puertas de los baños cuando era adolescente, que es cuando se escriben poesías con sentimiento.

Alguna vez tenía que ser la primera. Así que vamos a intentarlo, pero eso sí, no pidáis virguerías… No esperéis sonetos, romances, o versos enciclopédicos (o como quiera que se llamen los versos)… Eso sí, también prometo que no voy a tirar de rimas fáciles, usando el número 5 o con agua Bezoya y partes del cuerpo masculinas.

Dejadme que utilice algunas licenc…