Ir al contenido principal

Consejos para no indignar a nadie, nunca, jamás, never ever, and forever

Iba a comenzar preguntando si no teníais la sensación de que estamos todos indignados. Pero no, no es una sensación. Estamos indignados. Todos. Tú también. No te hagas el chulito o chulita.


Da igual si estamos a favor de una cosa, o de otra, o de ninguna. Indignados sin fronteras. Porque sí, porque no, por “tugal”, y por si acaso.


Estamos todos muy suscpet, supesti, suspecti…. Que no aguantamos ná, pero ná de ná (medida para medir la indignación). Voy a daros unos consejos para no indignar a nadie.  Al menos que este blog sirva para algo. ¿Qué hacer?, ¿Cómo actuar? ¿Preparados?




¿Ya os habéis puesto cómodos y estáis preparados, listos, ya, para los consejos? Pues allá vamos.

Consejos para no indignar a nadie


Sentimos comunicarles que ha habido un fallo de la transmisión y pasamos a ofrecer unos minutos musicales.


Perdón por el fallo. He estado buscando en todas partes y no, no hay consejo posible para no indignar a nadie… Ni en Google, ni la Wikipedia, ni en las páginas amarillas, ni en el cajón ese donde metemos los hilos, las pilas y todas las mierdas que no sabemos dónde meter… o en la caja de las galletas danesas. Nada, que no encuentro cómo no indignar a la gente.


Ya, ya sé, ahora estáis indignados conmigo porque os había dicho que iba a hacer algo y no lo he hecho… Pero eso hacen los políticos y no os enfadáis con ellos… Bueno sí, también, que los políticos no son el mejor ejemplo de “indignadores”.


Da igual lo que hagas, o incluso que no hagas. Vas a indignar a alguien en algún momento. La gente se va a indignar con cualquier cosa que digas. O con cualquier cosa que no digas, pienses, o ellos piensen que tú pienses…


A pesar de todo, sí os voy a dar unos temas a evitar para que la gente se indigne. Y estos temas valen para cualquier país, región, comunidad autónoma, pueblo, vecindario o ascensor (que ahí también nos indignamos).


Vamos con cosas que indignan.  

Opinión

Dar tu opinión sobre algo es apostar sobre seguro. Alguien se va a indignar. Sobre cualquier cosa, da igual. Hay gente que se indigna porque hay opiniones distintas. Otros incluso se indignan porque la gente tenga opinión. Eso sí, si alguien opina como tú, entonces es que es una persona cabal y con sentido común… ¿Qué es lo contrario de cabal? ¿Descabalgado?

Política

Si mezclas opinión y política ahí ya sí que te la estás jugando. Si quieres indignar, sólo tienes que decir algo como “pues anda que la que está liando el Partido de los Ciudadanos Unidos Jamás Serán Vencidos Socialistas Populares”. Y saldrán los defensores del partido,  y el tú más, y anda que tú, pues anda que aquel, nosotros, vosotros y ellos… Y ya es cuando nos liamos a repartir a diestro y siniestro, izquierda, centro y derecha.

Fútbol

Aquí hay varias subcategorías y puedes indignar por diferentes razones. Por hablar del árbitro, por no hablar del árbitro, por no ser del equipo correcto,  por pensar que un jugador es mejor que otro, por decir que es penalti, por no decir que es penalti, por decir que no te gusta el fútbol, Cualquier razón es buena… Para indignarse.  Y si un futbolista opina de política, ya ni te cuento. Un triple salto mortal con tirabuzón de la indignación.


Religión

Os acordáis de una canción que decía “al jardín de la alegría quiere mi madre que vaya…”. Pues en este jardín no te metas, que tiene poca alegría. Si crees malo, si no crees peor… creo que voy a salir de aquí cuanto antes. ¿No crees?

Música

¿Os podéis creer que hay gente que le gusta Enrique Iglesias? ¿O la tuna? ¿O la tuna cantando canciones de Enrique Iglesias? No me digáis que no es para indignarse… Hasta el punto de que hay gente capaz de pelearse por los gustos musicales. ¿Os imagináis a los amantes de la música de Mozart quedar para pegarse con los que escuchan a Beethoven? Seguro que sería algo así.



Realmente podríamos incluir cualquier tema. El cine, el teatro, las series de Televisión, los seguidores de Star Trek, los de la Guerra de las Galaxias… todos se van a indignar. Aunque a Yoda le dé un poco igual. 


La buena noticia es que hay cosas que no indignan.

Cosas que no indignan

Dejadme pensar… Vamos a ver…


Parece que hay algo que no funciona… Esto es INDIGNANTE J





Comentarios

  1. Pues yo creo que me indigno poco. pero cuando me indigno, como soy muy Madrileña y me encanta la zarzuela exclamo: ! DITAS SEAN LAS CIRCUNSTANCIAS!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Gracias por leer el blog y dejarme un comentario!

Entradas populares de este blog

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


Yo os maldigo, jodíos móviles

No sé si os acordáis de Charlton Heston en El Planeta de los Simios en la escena final, más cabreao que una mona y “maldijiendo” a todos. Pues yo igual, maldigo a los móviles, que tienen la culpa de todo lo que sucede. Antes no había teléfonos inteligentes, ni siquiera un poco listos, y no pasaba lo que está pasando ahora. Si no, cómo os explicáis, que haya llegado Trump a ser Presidente. Pues por los móviles.

Y no sólo lo digo yo. También lo dicen los programas de la tele, y los de la radio y en los artículos de revistas y periódicos (por si no lo recuerdas, son esas cosas que venden en las tiendas con hojas… las lechugas, no, lo otro).

Pues eso, que lo dice todo el mundo. Todo el día nada más que “de mirar” el móvil y no hacemos otras cosas, no como antes que hacíamos…. por ejemplo… Dejadme pensar y ahora vengo.

¿Si pruebo con poesía aunque sea sólo un día?

En el blog he escrito sobre muchos temas. 6 años dan para muchas chorradas.  Cosas que me ocurren, otras que me podrían haber ocurrido, alguna que otra invención, noticias, entrevistas de actualidad, temas candentes (que vete tú a saber qué significa candente… Es algo sobre cómo cocinar los espaguetis para que queden perfectos ¿No?).

Pero nunca he escrito poesía. Jamás. Never, ever. Ni en el blog, ni en un cuaderno, ni ná de ná. Ni siquiera en el cole cuando me gustaba una niña (que se llamara Carlota, no ayudaba en las rimas), o en las puertas de los baños cuando era adolescente, que es cuando se escriben poesías con sentimiento.

Alguna vez tenía que ser la primera. Así que vamos a intentarlo, pero eso sí, no pidáis virguerías… No esperéis sonetos, romances, o versos enciclopédicos (o como quiera que se llamen los versos)… Eso sí, también prometo que no voy a tirar de rimas fáciles, usando el número 5 o con agua Bezoya y partes del cuerpo masculinas.

Dejadme que utilice algunas licenc…

Las cosas de la edad

Hace unos años un grupo llamado Modestia Aparte, también conocido como “molestia, aparta”, “cantaba” una canción llamada Cosas de la Edad. Digo “cantaba” y en el vídeo vais a entender por qué. No os perdáis la actitud del público y la voz melodiosa del “cantante”.
El caso es que las “personas humanas” nunca estamos contentos con lo que tenemos. Y entre las cosas que tenemos está lo de la edad y sus cosas. Si tenemos mucha edad queremos tener menos. Cuando tenemos pocos años, queremos tener más. Llega un momento en el que no queremos cumplir más, que incluso nos quitamos años. Un lío, ¿no? A ver si os explico bien lo de las edades del hombre, la mujer, la temporada otoño-invierno… Vamos allá. Tres meses, dos semanas, un día y un desayuno En el principio no hay años. La edad se cuenta en días, luego pasamos a semanas, meses… Que parecen condenas de la cárcel. Hay tiernos infantes que tienen 124 semanas y como no seas experto en matemáticas, no sabes si sigue en la cuna o está a punto de cas…

Carta del Ministerio de Hacienda y otras 9 cosas que dan más miedo que Halloween

Ya os conté hace mucho, mucho tiempo, cosas sobre el Jalogüín, y cómo se había puesto de moda lo de que la gente se disfrazara de calabazas, te metieran un truco, y que los niños hicieran tratos… Quizá no sea exactamente así, pero ya sabéis a lo que me refiero.
Cuando en España no había McDonalds, sí amigos, éramos un país muy pobre, y las hamburguesas se llamaban filetes rusos (lo único ruso que nos dejaban hacer en aquel entonces), la noche de Halloween no había disfraces ni truco, ni trato, ni hostias. Y el día siguiente a llevar flores al cementerio. No me digáis que no da mucho más miedo que plantar tres telarañas y vestirte de bruja piruja (siempre quise escribir lo de bruja piruja todo junto).

Y es que no hace falta que sea Halloween ni que vengan los americanos a decirte cuándo pasar miedo. Como si no tuviéramos nosotros nuestras cosas para cagarnos por la pata abajo (en el extranjero no tienen una expresión que describa el terror mejor que esta). ¿Quieres ejemplos de cosas que…