Ir al contenido principal

El traje de boda y la final de la Champions, con spoilers

Seguro que habéis recibido el mensaje del que había comprado una Champions para casarse… Creo que lo estoy contando mal. Le había tocado una novia en una final… Tampoco era así. Se casaba por “penaltiles”… Calla que tampoco… Del que tenía una boda y no se había dado cuenta de que necesitaba un traje… Esperad que lo busco en el móvil. 


Muy gracioso todo. Pero, y esto sí que es un spoiler que ríete tú de John Nieve o el final del Sexto Sentido, el amigo ni fue a la final, ni vendió el traje, ni pudo ver el partido, ni se canceló la boda.


Y ahora os cuento la verdad verdadera.

Todo empezó por un “¿A que no hay cojones”. Que ya sabemos que esto son sólo cosas de hombres. Lo de los cojones y la frasecita en cuestión. A un tío le dices, que no hay cojones y se tira desde “tó lo alto”, se mete en la jaula de los leones, o se presenta como candidato a Presidente de los Estados Unidos.


Pues ahí tienes a G.I.L. (sus familiares y allegados me han pedido que mantengamos su nombre en el anonimato) comprando una entrada para la final de la Champions League. Pero de las de reventa, de las que cuestan una pasta. De esas que te regalan con un boli bic (ni siquiera del fino, sino del cristal, que escribe normal). Y lo peor es que a él ni le gusta el fútbol ni nada. Sólo por un “a que no hay cojones” en su despedida de soltero, cuando ya se encontraba un poco perjudicado por la ingesta de bebidas espirituosas (traducción: más borracho que un grupo de ingleses en Mallorca un sábado a las cuatro de la mañana).
 

Sus amigos, que le invitan porque sabe cómo se pone y porque sería feo no invitar al novio en la despedida de soltero, vinieron con la historia. ¿sabes que la final de la Champions es el mismo día de tu boda? ¿A que no hay huevos de comprar una entrada para la final de la Champions y dejar plantada a la Jessi?


Y G.I.L, ni corto ni perezoso (corto, sí que es un poco y perezoso también), va y se pone a mirar en su teléfono inteligente (bastante más inteligente que él) y después de unos cuantos “¿Que no hay huevos? ¿Que no hay cojones? ¡Pues claro que los hay! ¿Quién juega? Me da igual, ¿Dónde hay que comprar la entrada? Y paso de mi boda. Ya me casaré otro día. Vamos a ver… final de la Champions el día de mi boda… ¿Qué día me caso Charly? ¿Es el sábado 28? Aquí está Milán, Real Madrid vs Atlético de Madrid. ¿Qué cojones significa vs? ¿Y esto dónde es? Milán. Eso pilla por Italia ¿no?


Y G.I.L. tan contento “Pues ya la he comprado, Mil eurazos. Con un par. Que me da igual cómo se ponga la Jessi. Que me voy al fútbol. Si se enfada es que no me quiere. Me voy y que gane… ¿Quién tiene que ganar?”

Y los amigos casi todos a coro. “GIL” (no siempre le llaman así, a veces le llaman cosas peores). “¿En serio que la has comprado? Tío que era una broma. ¡La hemos liao parda…! ¡No me jodas…! Buah chaval, se nos ha caído el pelo… ¡Cancela! ¿No se puede “descambiar”? ¡Haz algo!! Y G.I.L, por hacer algo, se desmayó. No sabemos si antes discutió con su propio reflejo, como este borracho ruso (Iván Troikacientos Vodkas)


Lo malo de estas cosas son los días siguientes… Tuvo suerte de que Jessi volvió de su despedida de soltera a casa algo más tarde que él. Porque G.I.L. y Jessi vivían juntos ya desde hace un par de años. Tan mona ella con su vestido rojo apretado, que parece un pimiento relleno…relleno de Jessi. Con sus zapatos de tacón y su bolso de piel marrón. Y su diadema con un miembro viril (tan viril como un pene) en lo alto de la cabeza.


El caso es que ella también llegó algo perjudicada, pero no tanto como para no leer los mensajes en el teléfono. Le llamó la atención que en el Grupo de Whatsapp, llamado Colegas de mi gordi había uno muy gracioso de un tío que iba a la final de la Champions y no sé qué de unas entradas. “Ay que me LOL” dijo la Jessi”.


El caso es que a la mañana siguiente, se despertaron temprano como todos los domingos (a las 2 de la tarde) y estuvieron comentando las mejores jugadas de sus respectivas despedidas de soltero. Realmente fue Jessi la que habló por que G.I.L. sólo recordaba haber salido de casa, y tampoco estaba muy seguro de en qué estado volvió (en estado calamitoso). Y ahí salió otra vez el tema del mensaje de las entradas de la final de la Champions.

Según le estaba enseñando el mensaje a G.I.L. este iba cambiando de color. Como los camaleones, pero sin camuflaje ni nada. Del rojo, al verde, del amarillo al azul marino… “Menos mal que a ti no te gusta el fútbol ni la Champions, ni la copa de la “Uerfana” ni nada. Me haces tú esto y te mato”  Y el pobre hombre otorgando todo el rato (o lo que viene siendo estar callado) e intentando sonreír.


¿Sabéis lo rápido que corre Usain Bolt? Pues nuestro protagonista le hubiera doblado en la carrera de los 100 metros. “Voy a por tabaco y vuelvo en un momento” y tiró para casa de su amigo Charlie, el informático, que lo arregla todo. Es como el padre de la niña del anuncio del banco.


 En menos de media hora vendieron la entrada, por 1,500 eurazos a alguien que sí quería ir al fútbol, y que no tenía que casarse ese día. Lo único es que la transferencia sería desde la empresa para no sé qué del IVA.

Y el mensaje se hizo viral, y no, nuestro amigo no fue a la final, ni vendió el traje, ni le gusta el fútbol. Eso sí, la Jessi y G.I.L. se casaron hace algo más de una semana y no sabemos si comieron perdices pero que andarán de luna de miel por las Malvinas… Sí, las Malvinas. Y es que los colegas del gordi, o del G.I.L, son un poco cabroncetes y uno de ellos tiene una agencia de viajes y muy mala leche. Y en vez de mandarles a las Maldivas, pues a las Falkland Islands como también las llaman los británicos… total está también muy lejos y hay que ir en avión. Ya se darán cuenta cuando lleguen y vean en la playa algunos pingüinos.


Lo que aún no sabemos es cómo reaccionará Jessi cuando vea el extracto de la tarjeta del banco y vea un cargo de 1.000 euros por un boli BIC (BIC cristal que escribe normal) y un ingreso de 1500 entregado por El Conejo de la Loles S.L. … 


Pero esa es otra historia.

Comentarios

  1. Eso pasa por comprar entradas "Revendidas" y con boda "Excluida" y encima "Ex-aficionado". !!!Casi ná!!!!😂😂😂😆😆😆😆😆

    ResponderEliminar
  2. Naturalmente. Bien explicado. Para casarse cualquier día es bueno ¿? Pero la Champion... no se puede perder.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Gracias por leer el blog y dejarme un comentario!

Entradas populares de este blog

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


Yo os maldigo, jodíos móviles

No sé si os acordáis de Charlton Heston en El Planeta de los Simios en la escena final, más cabreao que una mona y “maldijiendo” a todos. Pues yo igual, maldigo a los móviles, que tienen la culpa de todo lo que sucede. Antes no había teléfonos inteligentes, ni siquiera un poco listos, y no pasaba lo que está pasando ahora. Si no, cómo os explicáis, que haya llegado Trump a ser Presidente. Pues por los móviles.

Y no sólo lo digo yo. También lo dicen los programas de la tele, y los de la radio y en los artículos de revistas y periódicos (por si no lo recuerdas, son esas cosas que venden en las tiendas con hojas… las lechugas, no, lo otro).

Pues eso, que lo dice todo el mundo. Todo el día nada más que “de mirar” el móvil y no hacemos otras cosas, no como antes que hacíamos…. por ejemplo… Dejadme pensar y ahora vengo.

¿Si pruebo con poesía aunque sea sólo un día?

En el blog he escrito sobre muchos temas. 6 años dan para muchas chorradas.  Cosas que me ocurren, otras que me podrían haber ocurrido, alguna que otra invención, noticias, entrevistas de actualidad, temas candentes (que vete tú a saber qué significa candente… Es algo sobre cómo cocinar los espaguetis para que queden perfectos ¿No?).

Pero nunca he escrito poesía. Jamás. Never, ever. Ni en el blog, ni en un cuaderno, ni ná de ná. Ni siquiera en el cole cuando me gustaba una niña (que se llamara Carlota, no ayudaba en las rimas), o en las puertas de los baños cuando era adolescente, que es cuando se escriben poesías con sentimiento.

Alguna vez tenía que ser la primera. Así que vamos a intentarlo, pero eso sí, no pidáis virguerías… No esperéis sonetos, romances, o versos enciclopédicos (o como quiera que se llamen los versos)… Eso sí, también prometo que no voy a tirar de rimas fáciles, usando el número 5 o con agua Bezoya y partes del cuerpo masculinas.

Dejadme que utilice algunas licenc…

Las cosas de la edad

Hace unos años un grupo llamado Modestia Aparte, también conocido como “molestia, aparta”, “cantaba” una canción llamada Cosas de la Edad. Digo “cantaba” y en el vídeo vais a entender por qué. No os perdáis la actitud del público y la voz melodiosa del “cantante”.
El caso es que las “personas humanas” nunca estamos contentos con lo que tenemos. Y entre las cosas que tenemos está lo de la edad y sus cosas. Si tenemos mucha edad queremos tener menos. Cuando tenemos pocos años, queremos tener más. Llega un momento en el que no queremos cumplir más, que incluso nos quitamos años. Un lío, ¿no? A ver si os explico bien lo de las edades del hombre, la mujer, la temporada otoño-invierno… Vamos allá. Tres meses, dos semanas, un día y un desayuno En el principio no hay años. La edad se cuenta en días, luego pasamos a semanas, meses… Que parecen condenas de la cárcel. Hay tiernos infantes que tienen 124 semanas y como no seas experto en matemáticas, no sabes si sigue en la cuna o está a punto de cas…

Carta del Ministerio de Hacienda y otras 9 cosas que dan más miedo que Halloween

Ya os conté hace mucho, mucho tiempo, cosas sobre el Jalogüín, y cómo se había puesto de moda lo de que la gente se disfrazara de calabazas, te metieran un truco, y que los niños hicieran tratos… Quizá no sea exactamente así, pero ya sabéis a lo que me refiero.
Cuando en España no había McDonalds, sí amigos, éramos un país muy pobre, y las hamburguesas se llamaban filetes rusos (lo único ruso que nos dejaban hacer en aquel entonces), la noche de Halloween no había disfraces ni truco, ni trato, ni hostias. Y el día siguiente a llevar flores al cementerio. No me digáis que no da mucho más miedo que plantar tres telarañas y vestirte de bruja piruja (siempre quise escribir lo de bruja piruja todo junto).

Y es que no hace falta que sea Halloween ni que vengan los americanos a decirte cuándo pasar miedo. Como si no tuviéramos nosotros nuestras cosas para cagarnos por la pata abajo (en el extranjero no tienen una expresión que describa el terror mejor que esta). ¿Quieres ejemplos de cosas que…