Ir al contenido principal

10 razones para no ser presidente del gobierno… De ningún gobierno

Se nota, se siente, nadie quiere ser Presidente. Que vosotros pensáis que sí, que hay mucha gente que quiere, pero nos están engañando. A Rajoy le dijo el Rey que se animara y no se animó. Pedro Sanchez que se anima, pero poco y junto a Albert Rivera. Pablo Iglesias que quiere ser vicepresidente. En Irlanda tampoco se ponen de acuerdo y en Estados Unidos que si Donald Clinton, Hillary Trump, pero en el fondo, fondo, no están muy convencidos.


Es como ser Presidente de la comunidad de vecinos pero peor. Que los vecinos te llaman porque se ha fundido una bombilla o que no funciona el telefonillo, que al vecino de arriba se le salido el agua de la lavadora. Lo mismo, pero te tienes que ir, pongamos a Oklahoma, porque se han quedado sin luz, hablar como Movistar porque han subido el precio del teléfono, o ir a Galicia por una inundación. Y en fin de semana todo. O por la noche, que esas cosas no respetan horarios ni nada.


Y claro esto no está “pagao”. Por eso y por otras cosas que te cuento ahora por lo que nadie quiere ser Presidente.

Casa incluida

Pocos trabajos incluyen la casa. Antes a los porteros les daban la portería, ahora no les dan ni los postes… A lo que vamos. Que sí, que tienen casa, pero que está muy retirada y no puedes salir a dar una vuelta a comprar el pan y el periódico en chándal como todo hijo de vecino un domingo por la mañana. Tienes que ir todo el día vestido de presidente del gobierno. No tiene un kiosko ni un chino cerca para comprar cosas de urgencia. Y luego que cualquiera limpia una casa tan grande y como tienes que hacer cosas de presidente pues no te da tiempo a pasar el polvo ni limpiar los baños ni nada.



Coche de empresa

Vaaale, tienes coche de empresa. Que será un coche muy grande y muy negro y con los cristales blindados y oscuros para que no vea que vas dentro. Pero si no puedes conducirlo. ¿Que tienes un coche de 300 caballos de vapor y que corre a 2.000 millas por megahercio y no te dejan que lo lleves por muy presidente que seas? Pues vaya…


¿Ir a ver a los Reyes otra vez?

Estar con los reyes no es tan molón como parece. No, no son los Reyes Magos. Eso sí estaría bien, ir a verles y que traigan cosas… Es a los otros reyes. A los que no traen cosas… a los que se las llevan. Y tienes que ir a su Palacio, que los otros reyes vienen a tu casa. Y te hacen esperar y luego foto dándoles la mano y haciendo la reverencia. Que la primera vez no está mal y tienes cotilleos que contar. Que si la reina en persona está más delgada, que qué alto es su Majestad (y eso que ha dejado de ser Alteza Real)... Pero luego ya no impresiona tanto.


Mandar no es lo que era

Antes los que mandaban, mandaban mucho. Ahora ya no es igual. Que si los bancos tienen más poder, que si la prensa (aunque ya mandan poquito), los empresarios… El presidente es un “mandao”. Y aunque puedas nombrar ministros y decirles lo que hacer a cada uno, pero tampoco es para tanto. Al de Educación que eduque, Ministro de Defensa, a defender, al de sanidad que cure y sanitice a la gente, el de hacienda que saque dinero (de algunos), y al Ministro de Deporte a deportar… A lo mejor el de Deporte hace otras cosas, pero que van a deportar gente, eso está claro.


¿Ir al fútbol gratis?

Y a cualquier campo que quieras. Que eres del Barcelona, pues vas de gorra al Camp Nou o Nou Camp. ¿Del Madrid? Sentadito al lado de Florentino. Pero no es oro todo lo que reluce, al final no disfrutas del partido. Que si hay que hablar de los impuestos de mi empresa y la de mis socios.. que si te yo te ayudé a ganar las elecciones, que si hazme una reforma laboral…. Total, que no te enteras del partido y ni siquiera puedes gritar cuando meten un gol. Y así, pues mejor lo ves en casa en el salón de casa, tan tranquilo… o no. 


Hablar en público

Que habrá gente que le guste hablar delante de todo el mundo, pero les dejan llevar su presentación powerpoint con sus chistes y sus bromitas y las imágenes chulis… Pero a los presidentes no les dejan hablar con “petitpoint” ni nada. Que a veces lo llevan escrito y más o menos se apañan, pero a veces tienen un cortocircuito o algo (véase el guiño del ojo) y se lían.


¿Otro desfile?

Hay personas que disfrutan viendo andar a otros, pero no tengo muy claro que sea de las cosas que más le guste a un presidente. Estar ahí de pie viendo como un montón de gente va a toda leche, y ahora mirar para arriba que pasan los aviones y luego tanques… Mucha tranquilidad tampoco tiene que dar, teniendo en cuenta que hay un montón de gente armada y el Presidente no es de las personas más queridas... no digo el actual (en funciones), me refiero a cualquier de ellos.


Comidas de trabajo

El puesto de presidente no es el mejor si quieres guardar la línea. Todo el día de comidas de trabajo. O desayunos… o meriendas cenas de trabajo. Y con gente que a lo mejor habla otros idiomas, y no se les entiende. Y encima con la boca llena, menos todavía. Que tú estarías tan agustito en casa comiéndote un sándwich y un yogur para cenar y te ponen platos de esos que tardas 10 minutos en leer lo que lleva.


Ropa de trabajo

Sí, también llevan uniforme. Todo el día con traje, como los dependientes de El Corte Inglés, pero a todas horas. Por si acaso tienen una comida con algún presidente de otro país… Seguimos hablando del Presidente. Los de El Corte Inglés de El Corte Inglés no suelen comer con presidentes del gobierno. Y a veces, les dan un traje para correr. Que claro con las comilonas que se pegan, pues tendrán que hacer ejercicio, y les ponen un pantalón corto y una camiseta. Cuando dejan de ser presidentes, ya no les patrocinan y pasa lo que pasa….


Gente que te guarda las espaldas, los costados y las frentes.

Constantemente acompañado de señores con cara de enfadados con un pinganillo en la oreja… Que a lo mejor lo que les enfada es llevar el pinganillo y no poder escuchar música, ni Carrusel Deportivo, ni a Iñaki Gabilondo, ni nada. Y así todos los días. No pueden ir a ningún sitio sin ellos, a todas partes les acompañan, a las meriendas de trabajo, a correr, al fútbol, a los desfiles, a ver a los reyes, conducen el coche de empresa….



¿Veis cómo se juntan muchas cosas? Y así no hay quien quiera ser presidente. Si al menos te dejaran conducir el coche, vivir en un sitio que estuviera menos retirado, ver los partidos en la grada como la gente normal, y comer con tu familia y no con señores que hablan en otros idiomas… Y sobre todo sin corbata, ni guardaespaldas con pinganillos. Ni así, sería presidente, pero igual se presentaba alguien mejor que los de ahora.
  

Comentarios

  1. Yo tenía entendido que les jode mucho pensar en que, justo cuando se han envuelto en la batamanta y sacan las palomitas, apaercen los marcianos a invadirnos, pero no en la TV...

    ResponderEliminar
  2. Pues como siempre,me convenciste,estaba pensando en presentarme, con bastantes apoyos, por cierto, pero después de leer tu blog, creo que no me compensa...

    ResponderEliminar
  3. Y yo que creo que estás equivocado, Javier, y que a pesar de todos los tremendos y molestos inconvenientes que comporta ser presidente --y que tan bien has descrito-- más de uno vendería a su abuela por llegar (o permanecer) en el sillón. De momento, uno ya ha negado a su abuelo... y eso que era solo para ser vicepresidente, y ni siquiera de Estados Unidos, que mola más porque, como se ve en las pelis de Harrison Ford, ser presidente es muy peligroso y el vice tendría alguna posibilidad más.
    La vida es lo que tiene. Es dura...
    Besotes,
    Isabel

    ResponderEliminar
  4. Javi, muchas gracias porque me has quitado de la cabeza una idea que tenia "in mente", que era hacerme presidente de lo que fuera, incluso de mi país, pues creía que molaba, pero veo que no mola, ni siquiera como el general, que ese
    sí que molaba

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Gracias por leer el blog y dejarme un comentario!

Entradas populares de este blog

Yo os maldigo, jodíos móviles

No sé si os acordáis de Charlton Heston en El Planeta de los Simios en la escena final, más cabreao que una mona y “maldijiendo” a todos. Pues yo igual, maldigo a los móviles, que tienen la culpa de todo lo que sucede. Antes no había teléfonos inteligentes, ni siquiera un poco listos, y no pasaba lo que está pasando ahora. Si no, cómo os explicáis, que haya llegado Trump a ser Presidente. Pues por los móviles.

Y no sólo lo digo yo. También lo dicen los programas de la tele, y los de la radio y en los artículos de revistas y periódicos (por si no lo recuerdas, son esas cosas que venden en las tiendas con hojas… las lechugas, no, lo otro).

Pues eso, que lo dice todo el mundo. Todo el día nada más que “de mirar” el móvil y no hacemos otras cosas, no como antes que hacíamos…. por ejemplo… Dejadme pensar y ahora vengo.

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


Sara Carbonero, se hace de noche y el Vicente Calderón

Vamos a empezar por el principio y a explicar quién es Sara Carbonero y Vicente Calderón. Algunos ya sabéis quiénes son, pero es muy probable que no le veáis la relación. Y aún mucho menos en el título de un post. Si ya le juntamos lo de la noche, la cosa se pone más complicado que ver a un culturista con gafas de cerca. (Ver de cerca a un culturista no es muy difícil, me refiero a un culturista que lleve este tipo de gafas)

Sara Carbonero es una periodista que presentaba las noticias deportivas en Tele Cinco, conoció a Iker Casillas y se casaron y es muy probable que sean felices y que alguna vez hayan comido perdices.
Vicente Calderón fue presidente del Atlético de Madrid, y dio nombre y apellido al estadio en el que, hasta este año, ha jugado el equipo. Así, de generoso era el señor. Pudiendo haberle dado otro nombre, le prestó el suyo a un campo de fútbol. Lo de la noche, ya lo explico ahora, y la relación entre Sara Carbonero y el señor Calderón. Ponte cómodo que allá voy.

Reinventando las canciones del verano

Igual debería cambiar el título y poner reventando las canciones del verano, pero no me gusta hacer spoilers (lo que antes era joder el final, ahora lo llaman spoiler).
El caso es que estamos a punto de llegar a la época estival (el calorcito, para los que no tienen estudios) y aún no hay canción del verano. ¡Qué tiempos aquellos en los que Georgie Dann o su primo King África nos daban la turra! ¿No lo echáis de menos?

¿Has visto las noticias? ¿Las de dónde?

Según el mundo en el que vivas puede que las noticias más importantes sean que Cristiano Ronaldo se ha “enfurruñao” con sus compañeros. O que Isabel Pantoja sale de la cárcel. Que a Paquirrín, Pantojín Jr,  habría que meterle en la cárcel por la música que hace, y que la próxima semana seguiremos hablando del gobierno.


Pero en otros mundos, que también los hay, no saben si Paquirrín es el próximo Presidente. Si les dicen que Cristiano Ronaldo está en la cárcel, no sabrán de quién le hablamos y no les extrañaría que Pantoja fuera la máxima goleadora de la liga de fútbol, o participará en las próximas Olimpiadas o si se ha “enfurruñao”.

Las noticias que, como ahora se dice, hacen arder las redes, puede que no merezcan ni una línea en “The Country” (El País en Estados Unidos) o un comentario en “The Reason” (La Razón de UK)y ni siquiera dirán nada en “Antenna Three” de Australia. Mejor te cuento algunos ejemplos