Ir al contenido principal

No hay cárcel para tanta gente

“¡A todos estos les metía yo en la cárcel!” Seguro que has oído esto de les metía en la cárcel y no salían nunca. O a lo mejor lo has dicho tú, y seguramente, como tienes criterio, tendrás razón y se merecen estar en la cárcel. 


Pero, y es que siempre hay peros, no todos los que merecen estar en la cárcel van a prisión y no todos los que están, se lo merecen. En el post de esta semana, te voy a contar gente que, probablemente la pena de cárcel sea demasiado castigo, pero un ratito al rincón de pensar, sí que les ponía.

Vamos a meter en la cárcel a…

El de las patatas fritas

Me explico. Metería en la cárcel al señor o señora que llena de aire las bolsas de patatas fritas y no deja sitio para las patatas. ¿O soy yo el único que abre una bolsa y tiene que buscar abajo (la ley de la gravedad tiene estas cosas) para encontrar alguna patata?  ¿Y de dónde sacarán tanto aire para llenar tantas bolsas?


 
El que puso calorías en las cosas ricas

No podían poner todas las calorías en las hojas de lechuga o en el brócoli, no. Las ponen en las tartas, en el cocido, en las patatas fritas (en la parte que no tiene aire). Y a este cadena perpetua de rincón de pensar… ¿En qué cojones estaría pensando?

El que puso las cuestas arriba

Y no me vengáis ahora que depende de cómo lo mires una cuesta es para arriba o para abajo. Son cuestas y punto… y cuestan. Si no costaran no se llamarían cuestas.


El que pone los anuncios en la tele

Entiendo perfectamente que tiene que haber publicidad, pero es que la ponen justo cuando yo estoy viendo la tele y cuando hay cosas que me gustan. Podían avisar con tiempo. De 5 a 6 vamos a poner publicidad, y ya estamos todos prevenidos. Pues no, en medio de la película que te gusta, o en el mejor momento de la serie. No es justo… Y nunca paran cuando quieres ir al baño. Estos señores tienen muy mala idea y “se merecen su merecido”.


A los personajes de las películas que se mueren

Otra vez me tengo que explicar. ¿Encima que se mueren, les quieres meter en la cárcel? Pensaréis. Y sé lo que me digo. Son actores, no se mueren de verdad, pero hacen como si se murieran, pero los muy cabrones (es que esto me saca de quicio) deciden cortar una frase a la mitad y dejarnos a todos sin saber quién es el asesino, dónde han enterrado el tesoro y movidas por el estilo. ¿Es para matarlos o no?


El de la cal y la arena

La frase ésa de una de cal y otra de arena. ¿Qué es lo bueno? ¿La cal? ¿La arena? Que seguro que el señor o señora soltó la frase, se quedó tan ancho. Ahora que piensen los demás que significa.

El que llenó de arena las playas

O me vais a decir que no hay señores que por las noches llenan de arena las playas. Que los he visto. No, no están allanándola o limpiando. Están echando más arena a la playa. Que luego vas perdido a todas partes y te tienes que quitar la arena. Hombre, asfaltad o poner césped o algo, pero ¿arena?


¿Dónde se han llevado mis megas?

Que tú contratas la conexión de Internet y te dicen que tienes 300 megavatios por metro cuadrado o como quiera que se llamen las cosas de las conexiones de Internet y cuando vas a medirlo te han quitado un montón de voltios. Eso se lo ha llevado el señor de Telefónica, o Jazztel… Ese mismo que te llama a la hora de la siesta para ofrecértelo. Me parece que se lo está quitando a otros para dártelo a ti…



El de las ruedas de los carritos

Estoy convencido de que los señores que ponen las ruedas a los carritos del Carredona o Mercafour lo hacen adrede. Les ponen ruedas bizcas para que no vayan por donde tú quieras. Tienen amaestrados a los carros para llevarte a la zona de los jamones caros o los “güisquis” con muchos años.


El que escribe las letras pequeñas

Hay dos tipos de letras pequeñas y en ambos casos los que las escriben se merecen lo peor. Me he dado cuenta que cada vez las letras son más pequeñas y me cuesta más leer. Y no me digáis que es porque me estoy haciendo mayor y no veo (puede ser verdad, pero no me lo digáis). Y otro tipo de letra pequeña es la que ponen para que no se vea. No porque sea pequeña, sino porque la esconden. Es la que ponen en la hipoteca del banco, en los seguros del coche y de la casa y en los contratos de Internet en los que te avisan que los megas que crees que te van a dar, que mejor te olvides de ellos.



¿Se merece toda esta gente la cárcel? Quizá la cárcel no es el mejor sitio, que allí no se aprende nada bueno y seguro que se cuentan los secretos unos a otros, pero algún castigo habrá que darles…. A estos y a los que se dejan el grifo abierto, el que se mea fuera, el que inventó el abrefácil, el que cambia el semáforo para que no pase, el que llama por la noche preguntando por otra persona y sobre todo al que inventó la rueda de repuesto que no sirve de repuesto.




Comentarios

  1. Genial Javi, lo bordas. Espero que tires del grifo de esta temática porque hay muchos que meteríamos en la cárcel para siempre, pero "a pan y agua".

    ResponderEliminar
  2. Genial Javi, lo bordas. Espero que tires del grifo de esta temática porque hay muchos que meteríamos en la cárcel para siempre, pero "a pan y agua".

    ResponderEliminar
  3. La verdad es que algunas hay situaciones, personas y cosas, que para que vayan a la carcel...nos sobran los motivos. Como siempre, tienes razón

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Gracias por leer el blog y dejarme un comentario!

Entradas populares de este blog

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


¿Has visto las noticias? ¿Las de dónde?

Según el mundo en el que vivas puede que las noticias más importantes sean que Cristiano Ronaldo se ha “enfurruñao” con sus compañeros. O que Isabel Pantoja sale de la cárcel. Que a Paquirrín, Pantojín Jr,  habría que meterle en la cárcel por la música que hace, y que la próxima semana seguiremos hablando del gobierno.


Pero en otros mundos, que también los hay, no saben si Paquirrín es el próximo Presidente. Si les dicen que Cristiano Ronaldo está en la cárcel, no sabrán de quién le hablamos y no les extrañaría que Pantoja fuera la máxima goleadora de la liga de fútbol, o participará en las próximas Olimpiadas o si se ha “enfurruñao”.

Las noticias que, como ahora se dice, hacen arder las redes, puede que no merezcan ni una línea en “The Country” (El País en Estados Unidos) o un comentario en “The Reason” (La Razón de UK)y ni siquiera dirán nada en “Antenna Three” de Australia. Mejor te cuento algunos ejemplos

¡Qué haríamos sin vosotras! 10 cosas que existen gracias a las mujeres

¡Menuda historia! ¡Qué injusta ha sido con las mujeres! Los historiadores venga a hablar de señores que han hecho poco, tirando a nada. Por ejemplo, la de reyes que hay en los libros de historia. Todos con el mismo nombre, pero con su numerito (como las señoras mayores en el mercado… cuando no se cuelan). Felipe I, II, III, VI (el del Atleti Ortiz) y González (no es rey pero vive mejor que ellos), o Papas... Hay hasta 16 Benedictos y 23 Juanes... ¿Y las mujeres qué? ¿Cuántas Juanas famosas hay? Sólo dos. Una que terminó loca del todo y la otra, la del arco (y sin flechas), quemada en la hoguera. Qué malamente se portan con las mujeres.

Como os iba diciendo, no se ha dado importancia al papel de la mujer en la historia. Han pasado de vosotras completamente. Si no fuera por las mujeres, el mundo sería muy distinto. Y no es sólo con vuestro papel de madres, que también. Es mucho más que eso. Y como alcalde vuestro que soy, os voy a dar la explicación que os debo.


Imaginad por un momento qu…

Cosas de los americanos

Según los americanos muy americanos, el resto de americanos deberían irse fuera de América… Aunque los otros sean más americanos y desde hace mucho más tiempo.
A ver si me explico. En el post de hoy os voy a contar cosas de los americanos de Estados Unidos. No de todos y cada uno de ellos porque sería un post larguísimo y tampoco los conozco a todos. En mi defensa tengo que decir que tenerlos a todos de amigos de Facebook no sería muy práctico… Roberto Carlos, el que no jugaba al fútbol, decía que quería tener un millón de amigos, pero es que 300 millones (4 mil billones, según los organizadores), ya me parecen muchos para invitarles a un cumpleaños.
A pesar de no conocerlos a todos, me voy a arriesgar y os voy a contar algunas cosas sobre ellos.
Son grandes Muy grandes. Muchos de ellos son 3D. Alto, ancho y más anchos. Por eso necesitan esos coches tamaño autobús. Como tuvieran que aparcar en Toledo con un coche de los suyos, iban listos. Y es que no son mucho de andar, ni de hacer ejerc…

Vuelve la vuelta al cole

Quizá el título no lo aprobarían en un periódico serio. También es verdad que cada vez quedan menos periódicos serios. Realmente,  tampoco es que haya demasiados periódicos y es mejor no tomarse las cosas demasiado en serio.
El caso es que estamos otra vez con la vuelta al cole. Cualquier producto es bueno para aprovechar la idea. Aquí no tenemos muy claro cuál es el público potencial. ¿Los padres? ¿Los profesores? ¿Los tiernos infantes? El caso, es que no está mal de precio.


Hoy vamos a hablar de las cosas que pasan cada vez que nos referimos a la vuelta al cole. Es como la vuelta a España. Tiene cuestas, gente sufriendo, uniformes… pero aquí no te puedes echar la siesta como cuando ves el ciclismo.

10 superpoderes que me gustaría tener

Hace tiempo os decía que no me gustan los superhéroes. Sigo en mis trece. No me gustan. Ni ellos, ni sus películas, ni sus series de televisión, ni los cómiz (sí, lo escribo como suena, ¿qué pasa?), ni sus trajes, ni sus problemas y movidas. Que todos tenemos problemas y no vamos disfrazados de mamarrachos por la calle… ¿o sí?

Sinencambio (también se escribe como suena… mal, pero así suena), sí me gustaría tener algunos de sus superpoderes. Y no, seguro que no acertáis con mis preferidos.
Estoy convencido de que todo el mundo diría que le gustaría volar (pues no hace frío arriba), o ser invisible (y nada más que los utilizaríais para hacer maldades o ver a la gente sin ropa ni nada) o tener la fuerza de los mares, o el ímpetu del viento (creo que me estoy confundiendo de canción).

¿Quieres saber qué superpoderes me pido? Vamos allá.